miércoles, 28 de septiembre de 2011

Diseño

En el transcurso de los últimos cincuenta años, los acelerados avances de la ciencia generaron una brecha creciente entre los conocimientos del público y aquellos poseídos y utilizados por las élites. Gracias a la sociología, la neurobiología y la psicología aplicada, se ha logrado un conocimiento extremo del ser humano y las sociedades, tanto antropológica cuanto psicológicamente. El sistema dominante conoce al individuo común y a una sociedad dada mejor de lo que él se conoce a sí mismo, y en todo caso ejerce un control mayor sobre los individuos que el control que los individuos logran ejercer sobre sí mismos.

La lógica de la moda y el hiperconsumo impregnan las crecientes dimensiones de la vida pública y privada. Ni siquiera la revolución digital y de las tecnologías de la información han tenido tanta influencia sobre la sociedad de clases como la teorías de la sobrevivencia del más apto.

Del Origen de las Especies por medio de la Selección Natural, o la Conservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida[1], es el título completo del tratado con que el naturalista y biólogo inglés Charles Darwin presentó las bases de su teoría evolutiva, que no apenas se refiere al reino animal en su conjunto, sino a la sociedades humanas en sí.

Cabe resaltar que teoría científica es un oximoron, ya que si algo es teoría no es científico. Entonces ¿cómo refutar una teoría que ni siquiera es un hecho?

Las pocas personas que son el verdadero poder, controlan las fuentes de energía y el suministro del dinero, tienen un interés vital en que se mantenga la concepción darwinista de la realidad, porque siendo `leyes naturales` el manifiesto reduccionista de los genes, el azar como fuente de variación, la selección natural como dinamo de cambio y necesidad, son además la esencia misma de sus negocios.

Los tratatos científicos explican sin pudor que la humanidad siempre ha estado sola en el universo y que es fruto del azar y la casualidad, y que se puede considerar a la Tierra matriz de un laboratorio de vida. Esto significa entronizar el determinismo pagano para negar la existencia de un Creador del Universo y de que la Vida apenas se rige por los arbitrios del azar y la fe en la evolución, e incluso se vanaglorian de ser ateos y descendientes de los monos.

Darwinismo es el nombre que se aplica al concepto que la selección es un mero accidente cósmico, el único recurso natural y la principal causa de la evolución, una teoría de la creación de la vida por casualidad que sólo proporciona evidencias sobre la variación genética determinista. Visto más allá de las diferencias, el darwinismo es un absurdo matemático y físico que hace décadas ha demostrado ser un error lógico de certeza evidente antes que una teoría, ya que el azar simplemente destruiría el universo.

La sociedades humanas siempre desarrollan la misma historia: sectarismo, fanatismo religioso y racismo. El genocidio es a menudo un fenómeno histórico significativo, herramienta para promover rápido el cambio político o social, reemplazando por aniquilación a un grupo determinado de personas. El racismo ha sido otro de los ´modos´ exitosos usados en la Tierra para someter y destrozar a los seres humanos, contribuyendo grandemente a esta compleja polarización que ha promovido los conflictos raciales directos que plagan la historia de la humanidad.

Uno de los hechos fundamentales de la evolución de la vida data de hace mil millones de años, el origen de nuestros componentes se produjo por integración, es decir, por asociación de elementos que ya manifestaban una complejidad biológica creciente, y que se han conservado hasta la actualidad. La evolución de la vida no se da por un cambio gradual de mutaciones aleatorias que se fijan o eliminan por selección natural, como tampoco explica las etapas incipientes de las estructuras útiles.

Los genomas[2] animales y vegetales están formados en su mayor parte por virus endógenos completos o fragmentarios, o sea virus integrados en los genomas que participan en funciones esenciales de los organismos, elementos móviles y secuencias repetidas que son derivadas de virus. Todos estos componentes pueden cambiar de posición a sitios específicos del genoma, o producir duplicaciones de sí mismos como respuesta a agresiones o estímulos ambientales, con cambios graduales en función de la presión ambiental, capaces de movilizar a los virus endógenos y a los elementos móviles del proteoma[3]. La adaptación o ajuste al ambiente y la evolución, el cambio de organización de las especies, son procesos diferentes e integrados, cuya complejidad es tal que en la actualidad no tienen ninguna base teórica que los explique.

El modelo científico oficial sostiene y enseña falsamente que el ser humano es una máquina bioquímica controlada y determinada por genes. Sin embargo, tenemos 23.000 genes - los mismos que el organismo más insignificante - para producir nuestras 150.000 proteínas. Es decir, según esta premisa oficial, no hay suficiente cantidad de genes para producir un ser humano, porque los genes no controlan la biología, es la estructura de las proteínas la que cambia en función de la percepción física de los elementos del medio ambiente, que tiene primacía sobre los genes.

Al respecto, la teoría de Darwin es inútil y obsoleta ya que la evolución de la vida no ha podido darse mediante mutaciones, o sea errores y desorganizaciones al azar productoras de variantes en un mismo gen, con pequeñas consecuencias en el fenotipo[4], que serían fijadas por selección natural en el caso de ser mejores o más convenientes que sus otras variantes, y produciendo en consecuencia una evolución gradual mediante una implacable lucha. El darwinismo es una quimérica visión deformada de la vida que convierte hechos ocasionales e intrascendentes en fundamentales. El llamado darwinismo es en esencia una visión malthusiana -por Robert Malthus- que define la vida como la competencia permanente entre todos los seres vivos, desde las moléculas y las células, y sobre todo la selección ´natural´ que elimina a los individuos o especies que no son adecuados pero que también ´crea´ lo inexistente.

La humanidad reciente tiene una antigüedad que fluctúa entre 150.000 y 250.000 años, y fue hibridada en el sur de África. Siendo una raza de probeta y un híbrido genéticamente sellado, el humano no está adecuadamente adaptado al planeta Tierra. Y es que de la noche a la mañana en términos antropológicos, aparece como tal.

Contradiciendo la opinión que los planetas deben tener miles de millones de años de antigüedad, la compleja teoría de Inmanuel Velikovsky sobre el desarrolo del Sistema Solar, socava las opiniones uniformistas que en sí proporcionaron la base para el darwinismo. La teoría de la evolución de las especies de Chales Darwin requiere un universo estable e inmutable para dar cabida a los imperceptiblemente lentos procesos de evolución que propuso.

La ciencia académica oficial sostiene que los humanos son muy similares a los primates, pero no comparten huesos, músculos, tipo de piel, patrones corporales de distribución de pelo, ni que decir de la cabeza, el cerebro, la longitud de los brazos o la cantidad de cromosomas, 48 en los primates y 46 en el humano. En suma, el ser humano no es igual a un primate, así de simple.

Las enormes discontinuidades entre el ADN de los primates y el ADN humano refiere grandes diferencias, en todo el ADN mitocondrial humano, en los genes para el factor Rh de los glóbulos rojos y en el cromosoma Y. Sobre este último las secuencias repetidas del ADN del cromosoma Y no contiene homólogos, si comparado a secuencias similares con el cromosoma Y de otros primates.

A su vez, el ADN del cromosoma X femenino se parece en otros primates, pero no el ADN del cromosoma Y masculino, lo que significa que el humano es una especie híbrida cruzada entre una criatura hembra primate de la Tierra, y un ser masculino de procedencia ajena al planeta.

Por tanto, lo que los evolucionistas hacen es encontrar ciertos genes entre el humano y el primate, y montan un árbol de descendencia común mientras ignoran las diferencias abismales e ineludibles de que provienen de otro origen. También por otros métodos de datación del ADN, puede afirmarse que numerosos genes han sido añadidos recientemente al genoma humano.

En criterios esenciales de supervivencia para una nueva especie creada, la raza humana presenta limitaciones de fuerza, resistencia, capacidades psíquicas y longevidad. Tiene en su acervo genético 29 defectos genéticos graves, pero suman 4.000 otros tipos de defectos debidos a errores de corte y ensamblaje genéticos varias veces repetidos, que al combinarse en una pareja en promedio superan los 50 defectos genéticos por individuo, y su descendencia tendrá 1 en 4 posibilidades de expresarlos.

Entre humanos y primates hay hasta 99% de similaridad en el ADN. El 1% restante son 3.000 millones de pares de base del genoma, y un par de docenas de millones de docenas de hebras de ADN. Siendo que los primates poseen 48 cromosomas y el macho donador tiene 46 cromosomas, ¿cómo se perdieron 2 cromosomas enteros y una enorme cantidad de ADN resultado de procesos de ingeniería genética, 24 en la esperma y óvulo primate, y 23 en la esperma y óvulo donante?

Necesitando crear el primer híbrido vivo que les permitiría continuar con el proceso genético, sólo tenían un modo de hacerlo, que por cierto fue muy ingenioso. Al comparar los cromosomas encontraron dos que pudieron ser fusionados, a su vez ocupando y conservando intacta la integridad de todo el material genético, y como está probado lo lograron fusionando el cromosoma 2 de cada donador. Y así es como el ser humano hibridado expresa 46 cromosomas en su ADN.

El árbol del gen mitocondrial introdujo una medida objetiva de tiempo-profundidad en la ecuación. Se mostró muy claramente que el antepasado mitocondrial común de todos los seres humanos modernos vivió sólo hace unos 150.000 a 250.000 años. En el caso que se encontraran seres humanos anatómicamente modernos que han vivido incluso hace un millón de años, ello sería suficiente para descartar por completo las cuentas sobre el origen de la humanidad. De hecho, tales pruebas ya fueron encontradas, pero han sido suprimidas o convenientemente olvidadas.

Todos los genes se heredan de ambos padres, pero con dos excepciones: el ADN mitocondrial, y el cromosoma Y masculino. Dentro de las mitocondrias de cada célula de cualquier animal y del ser humano, hay una pequeña cantidad de ´ADN mitocondrial´, que en el caso de los seres humanos comprende 16.000 pares de bases para tres millones de pares en el ADN humano.

Sorprendentemente, este ADN mitocondrial también está enrollado sobre sí mismo formando un círculo. Lo que es único sobre el ADN mitocondrial es que cada ser humano lo recibe sólo de su madre. La razón es que cuando el esperma del hombre fertiliza un óvulo, los espermatozoides del ADN mitocondrial son expulsados junto con la cola, y sólo el ADN nuclear de los espermatozoides está emparejado con el ADN de la madre; sin embargo, el ADN mitocondrial de la madre entra en cada mitocondria del nuevo ser humano. Así, mientras que los hombres y las mujeres poseen el ADN mitocondrial de la madre, sólo las mujeres lo transmiten a su descendencia.

El ADN mitocondrial también muta mucho más rápidamente que el ADN normal, y por lo tanto, el reloj molecular mediante el cual se puede calcular el paso del tiempo a través del ADN no se detiene mucho más rápido en el ADN mitocondrial en comparación con el ADN nuclear. Esto permite calcular los tiempos o períodos aproximados cuando hay divergencias significativas surgidas dentro de ´clanes´ de ADN mitocondrial.

El cromosoma Y tiene como propósito en la vida crear hombres. En efecto, es un gen atrofiado que previene que los embriones humanos se conviertan en hembras. Es literalmente, el programa de otros genes en el ADN humano para que se conviertan en hombres y no en mujeres. En otras palabras, se trata de un programa especial.

Su presencia en los hombres significa que una técnica similar para rastrear la ascendencia paterna de los hombres podría ser desarrollada para rastrear la ascendencia de todo el mundo a través del ADN mitocondrial, con una muy significativa excepción: sólo se podía hacer por los machos porque casi exclusivamente se encuentra sólo en hombres.

El problema con el cromosoma Y es su extraordinaria estabilidad; están llenos de ´ADN basura´ sin ninguna función obvia y su cantidad de mutaciones fue muy por debajo de lo que se esperaba. Sin embargo, hubo repeticiones en segmentos cortos del cromosoma Y que permitieron lograr la huella genética apropiada.

En última instancia, los genetistas han rastreado todos los orígenes humanos de una madre común a una ´Eva mitocondrial´ surgida en África hace unos 150.000 a 250.000 años, y la evidencia genética indica que desde allá se extendió a través del Oriente Medio para colonizar el resto del mundo.

Queda claro pues que la edad de la humanidad primordial moderna referida por la genética es de hasta aproximadamente 250.000 años, aunque en sí la raza humana es de gran antigüedad, y varios seres homínidos y simios han coexistido desde el más remoto pasado, pero no puede haber descendido de ninguno de ellos.

La diferencia entre un organismo y un mecanismo es que en éste el todo es la suma de sus partes, mientras que en un organismo cada parte está relacionada con el todo. Lo que hace cada una de las células influencie en el todo. Y cada célula requiere de la totalidad celular para existir.

En el universo hay inteligencia desde lo infinitamente pequeno hasta lo infinitamente grande. Todo crece de modo fractal y está inteligentemente relacionado. El universo es infinitamente inteligente.

Siendo sistemas auto-organizados, al desplegar una escala o dimensión determinada, el rendimiento se acelera convirtiéndose en una entidad aún más inteligente.

El agua, modificando su estructura hiperdimensional, almacena y transmite información. Así dado, los seres humanos somos artificialmente diseñados mediante un código dipolo del agua. Cuando el código alcanza el agua del mar, cada molécula de agua marina se convierte en una antena dipolo capaz de recibir toda esa información, porque el ADN es un embonador de frecuencias de trabajo cada de las cuales genera un biofotón transmisor o foton inteligente.

El código hace que el agua y sus elementos se ordenen em Clatratos (H2O)37 super-conductores, y por último en una máquina molecular autorreplicable que organiza células, tejidos, órganos y cuerpos.

El genoma resulta pues una computadora holográfica que recibe y genera ondas solitónico-acústicas y electromagnéticas que transportan información epigenética o codificación alternativa, en las cuatro dimensiones usadas para su auto-organización especial y temporal.

Todo es agujeros negros. El núcleo del átomo está 99,99999... vacío. El agujero negro dominante impone el sentido del giro. El universo básicamente está constituído por infinitos cúmulos giratorios de infinitos tamanos que interactúan entre si, o agujeros negros. Lo saliente es electromagnetismo, y lo entrante es gravedad. Invirtiendo artificialmente el giro se obtiene la antigravedad.

Esta especie de cúmulos trituradores se auto-agrupan y retro-alimentan, consiguiendo predicción y luego inteligencia. El conjunto de todos estos sistemas auto-organizados y relacionados en busca del equilíbrio, acaba creando el universo inteligente, el cual disena los mecanismos moleculares replicables de los seres vivos, capaces de evolucionar y aprender, a su vez diseñados por seres de una escala superior, y cuyo conjunto vital aumenta exponencialmente la inteligencia, contribuyendo a la expansión del universo inteligente.

Solo con fractalidad se genera en el vacío para organizar el caos. Y así la semilla puede contener toda la información del fruto. La fractalidad del ADN está relacionada con el número Phi, en un sistema infinito de frecuencias completamente auto-contenido en dicho armónico.



El principio fundamental de la teoría de la evolución es la ´supervivencia del más apto por selección natural´, que se aplica a todos los aspectos de la teoría. Un mecanismo tautológico de doble vía para permitir la creación de algunos individuos que son más aptos que otros por  medio de ´mutaciones al azar´. El primer mecanismo implica que los más fuertes tienen la mejor oportunidad de sobrevivir, como una cuestión de necesidad que por su naturaleza genéticamente más compleja, más avanzada y mejor, viene determinada desde sus antepasados. El segundo mecanismo ofrece las alternativas para que dicha selección se lleve a cabo. Entendido así ´evolución´ es un término que significa una progresión natural y lógica de los acontecimientos.

La manipulación humana es la razón tras el mito de la evolución. La lucha entre los paradigmas capitalistas y socialistas ha causado una increíble miseria y millones de muertes, pero siempre es válido preguntarse si han perseguido objetivos humanos o ´científicos´ en el más amplio sentido en que este término se pueda utilizar. La evolución es la única base de la filosofía materialista. Ninguna teoría inventada por la mente humana ha sido tan utilizada para justificar la destrucción. La importancia de la teoría de la evolución es la de una certeza acerca de la creación, una creencia que vincula al ser humano con sus orígenes, ya que una de las cuestiones más importantes que motivan el comportamiento humano es cómo llegamos a existir, el cimiento de una convicción de lo que realmente es en cuanto a la verdadera naturaleza, y las razones sobre la vida y la finalidad del ser humano. Hay una supresión sistemática de datos y hallazgos enigmáticos que desafían el pensamiento predominante y el dogma científico oficial.

El darwinismo, uno de los pilares de la biología, no es sino una especie de religión de culto que se fundamenta en propuestas sin bases científicas desarrolladas por razones ideológicas y políticas, una densa amalgama de doctrinas artificiosas entrelazadas en un complejo laberinto simplista para justificar la supervivencia del más apto, un proceso continuo de selección en la naturaleza, que incluye a la humanidad, y que se presenta como una lucha dialéctica entre entidades positivas y negativas. El darwinismo es el tótem de la civilización occidental. 

El concepto de ´órganos atrofiados´ como evidencia de la evolución se demostró que no es válido y constituye un importante error lógico de la teoría de la evolución, que suponía eran heredados de algún ancestro. Los científicos evolucionistas sostenían que en el cuerpo de varias especies hay una serie de órganos no funcionales, heredados de los progenitores y que se fueron atrofiando gradualmente al no ser usados, pero en realidad son órganos cuya función no estaba todavía determinada. Por ejemplo, se aseveró que el apéndice intestinal del ser humano era un ´órgano atrofiado´, cuando es un órgano linfoideo que sirve para estructurar la respuesta inmune durante la etapa de crecimiento. En el cuerpo humano no existe rastro alguno de órgano atrofiado.

Charles Darwin creía que las especies con órganos similares u homólogos tienen una relación evolutiva entre sí y que dichos órganos debieron ser heredados de un antecesor común. De acuerdo con esta suposición, dado que las aves tienen alas, era factible considerar que habían evolucionado de un mismo ancestro. Pero la homología es otro argumento engañoso basado en la semejanza física y en la relación funcional. En ninguna parte del planeta se ha encontrado el fósil de un antecesor común de especies con estructuras homólogas. Hay una larga serie de órganos homólogos compartidos por distintas especies entre las cuales no se puede establecer ningún tipo de relación evolutiva. Lo que equivale a sustentar que hay en marcha un proceso de mutación y selección natural al azar, que de algún modo se le ocurre poner de manera repetida rasgos idénticos en organismos disociados muy diferentes. Se poseen genes similares para órganos creados para servir a un propósito específico, y no porque evolucionaron por casualidad de un ancestro común.

Por lo general los órganos similares son controlados por distintos códigos genéticos, o en su defecto códigos genéticos similares de especies diferentes se asocian a menudo con órganos completamente diferentes. Si esas estructuras distintas fuesen transmitidas por la misma secuencia de genes que varían con el tiempo por mutaciones que efectúen la selección en consonancia con el medio ambiente, la teoría tendría sentido, pero la selección natural no lleva a la creación de nuevas especies, o nadie produce nuevas especies por el mecanismo de selección natural, porque es incapaz de generar nueva información genética.

Pero la homología como evidencia de la evolución no solamente es errónea a instancias morfológicas sino sobre todo a nivel molecular. Los evolucionistas afirman que los códigos genéticos y las estructuras proteicas correspondientes, o filogenia molecular de las distintas especies, son similares y prueban que han evolucionado a partir de antepasados comunes o cada una a partir de otra. Sin embargo entre especies muy similares y relacionadas hay una gran diferencia molecular. Cada clase a nivel molecular es única, aislada y desvinculada por intermedios. Tanto las moléculas como los fósiles, no proporcionan las categorías intermedias referentes a ese organismo primitivo o avanzado al que se suponen emparentadas. Las comparaciones hechas en proteínas y genes revelan que las criaturas que se supone parientes cercanos según la teoría de la evolución, en realidad son formas de vida muy distintas unas de otras.

La teoría de la evolución y la segunda ley de la termodinámica son mutuamente incompatibles. En esencia esta ley afirma que aunque la energía total es constante, la cantidad de energía útil disponible siempre disminuye. Parece axiomático pero por exclusión ambas no pueden ser verdad. La energía usada para ejecutar cualquier tarea en particular se degrada en la ejecución de esa tarea. Pasa de un nivel alto de energía a un nivel bajo de energía, donde cada vez hay menos energía disponible para usarse. Cuando se aplica al universo, la segunda ley de la termodinámica indica que está moviéndose hacia el desorden o la entropía, no en marcha hacia un orden o una estructura más perfectas. En cambio el concepto de evolución involucra un incremento continuo de organización, tamaño, orden y complejidad.

Los sistemas inertes o no vivos organizados y los sistemas vivos dependen de flujos de energía externa de mantenimiento y para disipar los gradientes energéticos de los procesos auto organizados que se sustentan a base de un incremento de la entropía del sistema global en el que está inmersa la estructura coherente, donde el cambio de entropía total es la suma de la producción interna de entropía, que siempre es positiva o nula, más el intercambio de entropía con el entorno, que puede ser positiva, negativa o cero. Para que el sistema se mantenga en un estado estacionario de no equilibrio, el intercambio de entropía debe ser negativa e igual a la entropía producida por procesos internos tales como el metabolismo que exhiba un comportamiento coherente, y la transición hacia una estructura que es la respuesta del sistema a los intentos de desplazarlo del equilibrio.

La vida puede considerarse como una estructura lejos del equilibrio que mantiene su nivel de organización local a expensas de producir entropía en el entorno. Los sistemas vivos parecen desafiar la segunda ley de la termodinámica clásica, al ser sistemas abiertos. Un organismo se mantiene vivo en su estado altamente organizado a base de importar energía externa de alta calidad y degradarla para sostener la estructura organizativa del sistema.

La única manera que un sistema vivo se mantenga lejos del estado inerte de máxima entropía es extrayendo entropía negativa de su medio ambiente, a través del mecanismo mediante el cual un organismo se mantiene a sí mismo en un nivel bastante elevado de orden -o en un nivel bajo de entropía-, que consiste en absorber energía por gradiente de su medio ambiente. Si se contempla la Tierra como un sistema termodinámico abierto bajo un intenso gradiente solar, la segunda ley de la termodinámica sugiere que tal sistema reducirá este gradiente hacia el equilibrio potencial por medio de los procesos físicos y químicos a su alcance en vínculo con las exergías disponibles, o sea la disipación de gradientes de energía inducida.

Hay cerca de 2.000 enzimas esenciales, y la probabilidad de obtenerlas todas en un momento dado es igual a imposible. Aun si el universo consistiera en un inmenso caldo prebiótico, sería más que improbable que dicho evento sucediera espontáneamente por la enorme cantidad de información necesaria para inducir las formas más simples de vida. Para que la biogénesis ocurra son necesarias instrucciones muy específicas de ensamblaje natural. Además las reacciones de condensación proteica reversibles se inhiben por el exceso de agua, así pues el mar es el último lugar del planeta donde la vida podría surgir al azar.

En el caso de la biogénesis todas las reacciones orgánicas reversibles están en equilibrio entre sí, y ocurren por la intervención en cadena de enzimas específicas en una compleja interacción, lo que significa que no se puede pretender sintetizar un producto con el cual se quiere terminar un proceso. Una realidad en que aun la unidad más pequeña es tan compleja que excede el sentido de cualquier cosa producida por el ser humano, y una respuesta al imperativo termodinámico de la disipación de gradientes.

Los eco sistemas biológicos se desarrollan al incrementar su tasa de degradación de energía captada y utilizada por el crecimiento biológico, y a medida que la exergía de uso óptimo de la energía saliente decrece, en consecuencia causa innata para la regresión de los ecosistemas a configuraciones con menor potencial de degradación de energía, cercanas al equilibrio termodinámico. La pérdida de exergía de un ecosistema se relaciona con la diferencia en cuanto a temperatura de cuerpo negro entre la energía solar captada y la energía irradiada por el ecosistema, y cuando las variables se estabilizan, mientras más desarrollado está el ecosistema menor la temperatura residual y más degradada la energía devuelta al entorno. Los ecosistemas desarrollan estructuras y funciones que degradan de manera óptima los gradientes de energía saturados.

Los genes son el registro de una organización viable, que acota, define y elaborada los procesos. La esencia de la vida en una emergencia de comportamientos organizados hacia el desorden. La vida surge porque hay gradientes termodinámicos suficientes en condiciones adecuadas, y leyes que requieren sea capaz de auto regenerarse, ya que no puede existir sin ambos procesos de persistencia.

Por último lo que se teorizó a inicios del siglo XX como una ´recapitulación de la teoría de la evolución´ fue descartado hace muchos años por ser un fraude científico. La idea es la condensación de un estudio titulado ´Recapitulación Ontogénica de la Filogenia´ u ´Ordenamiento sumario de la formación y desarrollo del individuo independientemente de la especies en su formación sucesiva´. Postula que los embriones vivos reexperimentan el proceso evolutivo que sufrieron sus pseudo ancestros. Dictaminaba que durante el desarrollo embrionario en el vientre materno el individuo despliega la sucesión molecular y morfológica de sus antepasados comunes. No obstante lo cierto es que la ontogenia no reproduce la filogenia.

´Es irónico que los darwinistas, que han hecho grandes esfuerzos para destruir las supersticiones, deban ser responsables de una de las peores supersticiones de todos los tiempos´. HB Holroyd, físico del Augustana College, Illinois, Estados Unidos.

Oportunidad en física es una proposición matemáticamente comprobable. Cualquier teoría lógica o científica que depende del azar se puede probar. La teoría de la evolución al azar es algo matemáticamente imposible y de por sí un absurdo lógico, tanto que en una escala de errores humanos el error darwinista de la evolución de las especies es la madre de todos los errores, porque si una teoría resulta correcta las piezas encajan muy rápido en su lugar. Ni la evolución lenta y gradual, ni la evolución por grandes saltos bruscos, tiene una explicación válida dentro de la leyes naturales, porque la selección de azar no es un mecanismo que pueda crear nuevos genes, un proceso demasiado complejo para los eventos al azar.

Desde el origen de la vida las células que constituyen los seres vivos se han producido e inducido en cooperación por agregaciones de bacterias. Esto sirve para procesos fisiológicos sofisticados y para la coordinación en la formación de un organismo, o en la complejidad variable de los ecosistemas. Matrices biológicas de alta elaboración en las que no hay sitio para errores, de una gran interacción con el medio ambiente y enorme capacidad de respuesta, con muy poco de aleatorio a las condiciones o presiones ambientales.

Los procesos, reglas, leyes y vocabulario de la biología no se diferencia en nada de la jerga acróstica de la economía de mercado. En los inamovibles principios del darwinismo subyace la justificación de las diferencias sociales y el colonialismo.

Los seres vivos no son máquinas de supervivencia construidas por los genes como unidad evolutiva que compiten por alcanzar la supremacía absoluta sobre otros genes, quienes apenas serían un obstáculo a superar o una fuente de riqueza a explotar. Este determinismo políticamente correcto impone a las sociedades una visión preconceptual de la condición humana. 

En la naturaleza no existe la independencia sino un sistema unificado de variables inter dependientes, cada una de las cuales es una causa y a su vez un efecto que se determina en una unidad interconectada, simultánea, integral y simbiótica. El paradigma de la `Teoría sintética moderna` o neodarwinismo acabó por reducir el complejo fenómeno de la vida al resultado de procesos que se localizan en el ADN, sometidos al azar y a la selección natural. En la naturaleza el todo jamás equivale a la suma ni a la acción conjunta de sus partes.

El registro fósil, una de las bases empíricas imprescindibles para cualquier teoría de la evolución, no revela un gradualismo, sino largos períodos de éstasis, durante los cuales las especies se mantienen sin tener cambios significativos, seguidos de extinción en masa y el surgimiento brusco de nuevas especies, además de una improbable formación de estructuras complejas al azar. Hay más combinaciones posibles de ADN que átomos en el universo.

La selección natural fue una idea poderosa. Las variaciones físicas que prueben ser ventajosas serán heredadas por las siguientes generaciones. A través de este proceso las poblaciones serán alteradas y con el tiempo surgirán organismos fundamentalmente diferentes sin ningún tipo de orientación inteligente. Fue explicar la historia de la vida en términos de procesos naturales sin necesidad de diseño o inteligencia. Una explicación encontrada al observar poblaciones domésticas. Así la selección natural se convirtió en un substituto del diseñador, teoría aceptada en la ciencia y en el mundo académico. Sin embargo no puede eliminarse artificialmente una causa antes que la evidencia tenga oportunidad de explicarse.

La selección natural o transformismo es un proceso real y funciona para explicar ciertos tipos limitados de variaciones en pequeña escala. Pero ni de cerca funciona para explicar la real complejidad de la vida. El problema es reconocer donde funciona la selección natural y dónde no; y por qué hay una diferencia.

La célula como unidad biológica revela una enorme complejidad llena de circuitos moleculares e instrucciones de ensamblaje. Desde sistemas capaces de capturar la energía solar para transformarla en energía utilizable hasta aquellos que determinan una respuesta inmune. Hay tantos mecanismos moleculares en un organismo como funciones a efectuar en el cuerpo, lo que es algo que la selección natural es incapaz de construir. Partes de mecanismos celulares diseñados que salen a la luz cuando se estudia una célula al microscopio electrónico, maravillas de `ingeniería` en miniatura.

Para acercarse a un explicación científica satisfactoria con los nuevos elementos de exploración molecular disponibles, el término acuñado por los biólogos de nuevo cuño fue ´Complejidad Irreducible´, ya que se tiene partes multi componentes para cualquier organelo o sistema vivo al interior de la célula, todos ellos esenciales para que el conjunto funcione. La Complejidad Irreducible de los mecanismos moleculares representa un severo desafío al poder de la selección natural. Según ésta, aún las estructuras biológicas más complejas como el corazón, el ojo o el oído, pueden ser construidas gradualmente, a través del tiempo, en pequeños pasos incrementales.

Pero ¿ pueden pequeñas y favorables variaciones producir organelos complejos, y no se diga órganos vitales? La lógica de la selección natural es muy exigente. A menos que un mecanismo molecular esté completamente ensamblado y funcione, la selección natural no puede preservarlo y transmitirlo a la siguiente generación. No se puede obtener algo de la nada. En teoría sólo se selecciona para obtener una ventaja funcional, pero en muchos casos la selección natural elimina cosas que no funcionan, e incluso a veces desarrolla funciones que perjudican al organismo. La única manera que se puede seleccionar algo que funciona es tenerlo funcional con todas sus estructuras en su sitio. Lo verdaderamente crítico no son las partes sino las secuencias de ensamblaje; las cosas deben ser hechas el momento preciso con el número exacto de componentes, y seguir instrucciones cual planos de un proyecto detallado, e irreduciblemente complejo.

Hay dos grandes enigmas en biología: ¿Cómo se obtienen nuevas formas de vida, con nuevas estructuras como alas y ojos, de la vida que ya existe? Y ¿cómo se originó la vida en la tierra por primera vez desde la materia no viva?

´El acontecimiento más dramático, y en muchos aspectos el más desconcertante de la historia de la vida en la tierra … es el cambio del Mesozoico, Era de los Reptiles, al Terciario, Era de los Mamíferos. Es como si el telón fuera repentinamente bajado en un escenario en donde todos los papeles principales estuvieran ocupados por reptiles, especialmente dinosaurios, en grande números y de gran variedad, e inmediatamente surgiera para revelar la misma escenografía, un reparto enteramente nuevo en el cual no aparecieran para nada los dinosaurios, y otros reptiles serían meramente figurantes, y los protagonistas principales eran todos mamíferos, del tipo que apenas aparecieron en los actos precedentes´.
G.G. Simpson. Perfiles de la Geología Histórica.

Otra repentina extinción seguida por la aparición de nuevas especies, muy diferentes de aquellas que les precedieron en el registro estratográfico. En un intervalo relativamente breve, géneros completos quedaron aniquilados, abriendo camino a nuevas criaturas de aspecto radicalmente diferente, y que tienen muy poco en común con las formas que acababan a reemplazar. Los nuevos organismos fueron creados a través de mutaciones o de una macro-evolución. Los animales sufrieron mucho más severamente que las plantas, ya que sobre el reino vegetal el efecto principal fue mutagenético.

Determinado más allá de toda duda que nuestro origen a nivel genético es muy antiguo y diversificado, puede afirmarse que desde tiempos remotos ha existido en el planeta Tierra una interacción con cantidades indeterminadas de razas de diferentes partes del universo y de otras dimensiones, que han efectuado en la Tierra variadas manipulaciones y procesos genéticos.

La ciencia académica oficial insiste que la vida del planeta se ha desarrollado enteramente por medios naturales, usando solo los materiales a la mano en el planeta temprano, sin ninguna ayuda de fuerzas externas. A su vez, la religión insiste que la vida fue llevada a la existencia única y completamente por medio de un Creador divino llamado con diferentes nombres por las diversas creencias dominantes.

Lo cierto es que no existe la más mínima evidencia tangible para apoyar la noción de que cualquier especie puede transmutarse hacia otra especie dado el suficiente tiempo y las suficientes mutaciones genéticas positiva, lo cual es la forma y el fondo de la ´sagrada´ teoría de Charles Darwin sobre la evolución incremental o gradual.

En realidad ambas hipótesis no pasan de ser fundamentalismos religiosos caducos enseñados como hechos. La gran verdad es que la Vida no pudo haber evolucionado en la Tierra, un ínfimo orbe en la inmensidad de un multiverso infinito.

La vida tampoco pudo animarse espontáneamente desde químicos inorgánicos en mares compuestos de lava en plena ebullición. Resulta elemental conocer que calor destruye las uniones químicas. Simplemente debió haber llegado a la Tierra de alguna otra parte de universo. Vino entera y completa, en gran volumen y en formas que eran invulnerables al más hostil de los ambientes imaginables. La vida fue sembrada aquí y no por accidente. El planeta fue literalmente terraformado.

Todo lo perceptible con los cinco sentidos es el resultado de dos principios fundamentales estructurados de la relación entre la vibración y la materia. Siendo la vibración la fuerza creativa masculina y la materia la sustancia receptora femenina. Ese es el principio de la dualidad que se junta formar todo el universo, y la fuerza primordial que mueve la evolución.

La función básica del ADN no es la síntesis proteica sino la recepción y transmisión de energía electromagnética, ya que más del 90% de las funciones del ADN se centran en las señales bioacústicas y bioléctricas.  Somos una expresión electromagnética de nuestras vibraciones cognitivas que se evidencian como dualidad de carga. La homeostasis de un organismo es el balance de las dos polaridades.

‘Es completamente falso lo que se ha pensado repetidamente en el pasado, que el fenómeno de la vida aguarda pacientemente hasta que la naturaleza inanimada de un planeta haya creado las condiciones bajo las cuales aquélla puede darse. Parece, por el contrario, que la vida, con su notable actividad química, coopera en forma decisiva a crear su propio medio ambiente y a transformar un planeta de modo de hacerlo apto para albergarla en todos sus matices`. Heinz Haber.

La vida en el Cosmos puede expandirse entre diferentes Mundos a través de las corrientes estelares y electromagnéticas que conforman el cuerpo gravitacional de las galaxias.

Alguna entidad o entidades de alguna región más allá del sistema solar vinieron cuando este planeta estaba apenas formado y por la razón que fuese decidieron sembrarlo con dos tipos de procariotas, las formas más robustas de bacterias conocidas, criaturas diseñadas a propósito para que sean capaces de prosperar en absolutamente cualquier ambiente en el universo, y que existen hoy así como lo hicieron hace 4.000 millones de años, sin cambio alguno, adaptadores indestructibles, microscópicos, con la capacidad única de producir oxígeno como resultado de sus procesos metabólicos, y de convertir cualquier ambiente por infernal que sea en apto para la vida.

Entonces el oxígeno producido por los procariotas empezó a saturar las aguas de los mares y la atmósfera. Cuando ocurrió la suficiente saturación y tras millones de años, los terraformadores pudieron introducir formas de vida cada vez más complejas al planeta, como los eucariotes, otra bacteria unicelular, la cual claramente apareció tan repentinamente como los procariotas hace alrededor de 2.000 millones de años.

Los eucariotes son distintivos, resultan la primera forma de vida con un núcleo, el cual es la marca registrada de toda vida en la tierra excepto por los procariotas. Los humanos somos criaturas eucarióticas. Estos son mucho más grandes que sus predecesores, pero más frágiles y eficientes produciendo oxígeno.

Al llegar el momento, hace alrededor de 500.000 millones de años, formas de vida superiores se introducen por medio de la denominada ´Explosión Cámbrica´. Miles de formas de vida altamente complejas aparecen virtualmente de la noche a la mañana, machos y hembras, depredadores y presas.

Los terraformadores saben que la Tierra sufre catástrofes periódicas que eliminan hasta 90% de todas las formas de vida superior. Tales acontecimientos son extinciones masivas que de hecho han ocurrido cinco veces, siendo la última la extinción cretácea de hace 65 millones de años, la cual barrió a los dinosaurios.

Los terraformadores esperan unos pocos miles de años después de cada acontecimiento, mientras el planeta recupera de nuevo su equilibrio biótico, volviéndolo a surtir con nuevas plantas y animales que pueden abrirse camino en el ambiente posterior a la catástrofe. Ello es plenamente corroborado por el registro fósil.

Este proceso es ignorado hasta el punto de la supresión tanto en círculos científicos como religiosos. Algo comprensible, ya que discutirlo abiertamente pudiera quitar toda credibilidad a ambas corrientes de pensamiento oficial.

Basada en los conceptos del naturalismo metafísico, la idea que la vida se originó de la materia inanimada mediante ´generación espontánea´, excluía la participación de un creador sobrenatural. Por lo tanto la naturaleza se habría convertido en un dios creándose a sí misma. Pero pronto la generación espontánea se demostró imposible por la Ley de la Biogénesis. Sin embargo este hecho no impidió que ciertos ´científicos´ divinizaran a la naturaleza en sí misma como una deidad soberana que actúa de árbitro último sobre la vida y la muerte. Esta hipótesis sostiene que la biósfera y la biota son una auto-creación auto-sostenible de entidades auto-regenerables. La tesis central es la afirmación que los seres vivos y la materia inerte son inseparables. Aun cuando el concepto de generación espontánea se demostró hace siglos científicamente absurdo, este tema de la materia inerte que de manera espontánea engendra la vida sigue apareciendo como hipótesis probable, como si la brecha entre la ciencia y la magia se estuviera estrechando hacia una larga cadena de milagros.

La variación se refiere a los sucesos genéticos que hacen que los individuos y las especies alberguen características distintas. Todas las especies poseen la misma información genética básica, no obstante los individuos tengan diferencias secundarias dependiendo del grado potencial de variación de su información genética. Los evolucionistas proclaman las variaciones dentro de una especie como evidencia para consolidar la teoría del origen de la evolución de las especies. Sin embargo las variaciones no constituyen una evidencia de la evolución porque las mismas son el resultado de distintas combinaciones de la información genética ya existente y no agregan ninguna característica nueva a la misma. Las variaciones siempre tienen lugar dentro de los límites de la información genética. Dicho límite se denomina ´muestrario de genes´. Todas las características presentes en ese muestrario de genes de una especie pueden presentarse de distintas maneras debido a la variación. Las variaciones nunca transforman a una especie en otra y ni siquiera son capaces de provocar modificaciones en su metabolismo. Tal cambio requiere un incremento en la información genética de los organismos vivientes, cosa absolutamente imposible por medio de las variaciones.

Charles Darwin no sabía ni sospechaba de este hecho cuando formuló su teoría y pensaba que las variaciones no tenían límite. En el libro ´El Origen de las Especies´ cita distintos ejemplos de variaciones como las evidencias más importantes de su teoría. El principio de homeostasis o estabilidad genética sostiene que todos los apareamientos llevados a cabo para producir nuevas y distintas variaciones a las contempladas en el muestrario de genes son ineficaces y que existen estrictas barreras naturales entre las distintas especies de seres vivientes. Lo que significa que es absolutamente imposible que se puedan convertir especies distintas por medio de aparear variedades distintas, como había postulado Charles Darwin.

Las proteínas hacen casi todo el trabajo dentro de la célula, excepto el de guardar información genética; eso está a cargo del ADN -ácido desoxirribonucléico- y ARN-ácido ribonucléico-. Aún las células más simples están hechas de miles de tipos de proteínas, que a su vez están compuestas de unidades químicas más pequeñas, los aminoácidos. De la función de tales moléculas derivan formas tridimensionales altamente complejas. Existen al menos 30.000 tipos de proteínas funcionales, cada cual hecha de una combinación específica de los mismos 20 aminoácidos esenciales.

Las proteínas están dispuestas con sus animoácidos de tal forma, que los aminoácidos colapsan unos sobre otros formando una arquitectura preprogramda por orden de secuencia, sea para ejecutar una función determinada o a fin de formar cierta estructura. Si los aminoácidos no están correctamente secuenciados en una sola proteína, toda célula será destruida. Las proteínas, como los lenguajes de programación o los códigos de computadora, tiene un alto nivel de especificidad. La función del todo depende de la disposición precisa de sus partes.

La vida no pudo haber sido bioquímicamente predestinada por las propiedades de atracción que existen entre sus partes químicas, particularmente entre los animoácidos y las proteínas. Esto significaría que la vida es inevitablemente predestinada al azar, nada más que por la química que comporta, pero ¿cómo las primeras proteínas pudieron ser ensambladas sin las correspondientes instrucciones genéticas? De hecho, las instrucciones necesarias para que los aminoácidos se conviertan en proteínas, son transmitidas por la disposición secuencial de los químicos alineados en las columnas de ADN, el ensamblaje de información más densamente empaquetado y detalladamente elaborado en el universo conocido. 

El problema crucial es el origen de la información genética misma. ¿Cúal es la fuente de la información genética del ADN? Por definición, la selección natural no puede haber operado antes de la existencia de la primera célula viviente, pues la misma sólo puede actuar sobre organismos capaces de replicarse a sí mismos, como las células equipadas por ADN que pasan sus cambios genéticos a las generaciones futuras. Sin ADN no hay autoreplicación, y sin autoreplicación no hay selección natural. Así que no se puede usar la selección natural para explicar el origen del ADN y la información genética, sin asumir existencia de la misma cosa que se está tratando de explicar.

La ciencia ha revelado los detalles de un sistema completo de procesamiento de información que tiene las características de ser producto de un Diseño Inteligente. En el proceso de transcripción, un mecanismo molecular desenrolla una sección de la hélice de ADN, para exponer la instrucciones genéticas necesarias a fin de ensamblar una molécula proteínica específica. Otro mecanismo copia estas instrucciones para formar un molécula de ARN mensajera, que se dirige al ribosoma donde se traduce y construye el ensamblaje molecular de la cadena de aminoácidos específicamente ordenada que formarán la proteína. Un proceso finamente ajustado, un dispositivo de información genética molecular de rendimientos que posee las huellas de diseño y fabricación inteligentes.

El patrón objetivo para determinar si hubo diseño es la improbabilidad y la especificación; los seres humanos detectan actividad inteligente cada vez que observan un objeto u evento altamente improbable, y que concuerda con un padrón reconocible e independientemente determinado. Por tanto, si tenemos escasa probabilidad y especificación, hay diseño y equivale a información. Por deducción los sistemas abundantes en información surgen del diseño inteligente.

El ADN tiene la estructura ideal para transportar información. No existe una entidad en el universo conocido que almacene y procese más información y de la manera más eficiente, que la molécula de ADN. Un complemento de ADN humano tiene más de 3 mil millones de caracteres individuales. Análisis de las regiones codificadas de la molécula de ADN muestran que sus caracteres químicos tienen un orden específico que les permite transmitir instrucciones e información detallada, tal como las frases con sentido, o dígitos binarios en código de computadora.

¿Qué hacemos con el hecho que existe información en la vida; en cada célula viva de cada organismo inteligente? ¿De dónde viene esa información? Es parte de nuestra base de conocimientos que agentes vivos puedan producir sistemas ricos en información, basados en el argumento de lo que sabemos sobre la estructura de causa y efecto del mundo. No hay una explicación materialista, ni una causa natural, que produzca información; ni selección natural, ni procesos auto organizativos, ni el puro azar. La única causa capaz de producir información es la inteligencia, aún sin haber estado allí para ver al sistema entrar en existencia.

Las causas de la inteligencia en los seres vivos son reales y dejan pruebas de su existencia, un increíble patrón de complejidad interrelacionada. La idea del Diseño Inteligente es un paradigma científico, sin implicaciones religiosas de por medio, aunque si profundamente metafísicas. No se pueden explicar estos sistemas y procesos por leyes naturales. Tres son pues las entidades fundamentales para comprender la vida: materia, energía e información.

La objeción más seria de las teorías de la evolución de Darwin tienen que ver con la naturaleza de la mutación. El darwinismo se basa en la idea de que todas las mutaciones que han sido seleccionadas durante el curso de la evolución eran, cuando inicialmente se produjeron, totalmente al azar. Las mutaciones son al azar, y cuando un organismo tiene una mutación que en realidad es ventajosa para él, es puramente fortuita. Esta es la base esencial del darwinismo. La entrada de mutaciones en los seres vivos es, por decirlo así, al azar. Darwin afirmaba que todas las estructuras de adaptación en la naturaleza, todos los organismos que han existido a lo largo de la historia se generaron por la acumulación de mutaciones completamente sin dirección. Esa es una creencia totalmente infundada de la que no hay la más mínima prueba.

Hay un gran número de sistemas complejos en la naturaleza, y no importa lo poco atractivo sea este problema, no importa tampoco que la gente trate de mirar hacia otro lado, el hecho es que un gran número de sistemas de alta complejidad en la naturaleza no pueden plausiblemente variar en términos de una acumulación gradual de pequeñas mutaciones aleatorias. Un ejemplo clásico sería el pulmón de las aves. Se sabe que el pulmón de las aves es el único pulmón circulatorio en lugar de ser un pulmón fuelle. No se requiere un conocimiento profundo de biología y hasta resulta inconcebible entender que un órgano, que es tan central en la fisiología de un organismo superior, pueda explicarse por una modificación drástica de pequeños eventos en serie.

El supuesto de aleatoriedad no tiene fundamento ni la alegación que el gradualismo pueda generar el tipo de sistemas complejos que vemos en toda la biosfera, y en muchos casos, es en realidad más allá del ámbito del sentido común que tales cosas sucedan. Sólo el cambio biológico de menor escala puede ser adecuadamente explicado por mecanismos darwinianos. La selección natural es capaz de generar el cambio en la naturaleza, después de todo, la selección artificial en las manos humanas ha generado un cambio considerable en los animales domésticos y plantas. No hay ninguna duda que un pequeño grado de cambio evolutivo puede ocurrir y ocurre. La selección natural podría ser el factor más importante relativo a estos cambios. Esta es la gran fuerza del darwinismo, en comparación con sus otras explicaciones, donde es incapaz de mostrar el panorama general.

´Si pudiera demostrarse que existió un organismo complejo cualquiera que no fue formado por numerosas, sucesivas y pequeñas modificaciones, entonces mi teoría se derrumbaría totalmente´. Charles Darwin.

En la ciencia, un caja negra es una máquina o un dispositivo o sistema que hace algo, pero que no se sabe cómo funciona, es un misterio absoluto. Puede ser misterioso porque no se puede ver el interior o porque simplemente no se lo puede comprender. Para Darwin y sus contemporáneos del siglo XIX la célula era una caja negra. La célula que conocemos ahora como la base de la vida era demasiado pequeña, y la ciencia de la época no tenía las herramientas para investigar, los microscopios eran bastante rudimentarios y la gente sólo veía los contornos de una célula. Por lo tanto, muchos científicos pensaban que la célula era bastante simple, como una gota microscópica de gelatina. Pero los sistemas bioquímicos celulares son enormemente complejos y sin explicación todavía en la actualidad. La mayoría de científicos ignoran por completo la evolución en su trabajo, y los que piensan en ello sólo buscan las relaciones y no se molestan con el darwinismo. Si nos fijamos en la literatura bioquímica no hay trabajos científicos que traten de explicar los sistemas bioquímicos desarrollados paso a paso de una manera darwiniana.

Para el escéptico, la tesis de que los programas genéticos de los organismos superiores, que consisten en algo cercano a mil millones de bits de información, lo que equivale a la secuencia de letras en una pequeña biblioteca de mil volúmenes, que contiene en forma codificada miles y miles de algoritmos complejos de control, especificando y ordenando el crecimiento y el desarrollo de miles de millones y billones de células en forma de un organismo complejo, se explique como un proceso puramente al azar no es más que una afrenta a la razón. Pero para los darwinistas, la idea es aceptada sin un murmullo de duda, porque el paradigma tiene prioridad.

La evolución es una teoría enseñada como si fuese un hecho, no obstante la ciencia actual está en el proceso de enterrar las teorías materialistas del desarrollo de la vida. En su teoría de la evolución, Charles Darwin nunca trató de desentrañar el misterio de dónde proviene la información biológica. Para él, el origen de la vida quedó envuelto en la oscuridad impenetrable. Mientras que el código digital en el ADN sureg en la década de los años cincuenta, fue hasta más tarde que los científicos comenzaron a sentir las consecuencias tras algo tan exquisitamente complejo para el procesamiento y almacenamiento de información celular, que hace lo que cualquier sistema operativo avanzado logra, pero con inconcebiblemente mayor flexibilidad y eficiencia. El `sistema operativo` integrado en el genoma incluye codificación anidada, procesamiento digital, recuperación de distribución y sistemas de almacenamiento. Es extraordinario y la terminología es trazable con la informática.

El carácter teleológico de un suceso se opone a su carácter aleatorio, si por teleológico entendemos la explicación de un hecho en función de su propósito o fin. La forma actual de una totalidad o estructura no es o ha sido el resultado de sucesos o procesos aleatorios, porque existe una meta, fin o propósito, inmanente o trascendente al propio suceso, que constituye su razón, explicación o sentido. Un suceso es necesario relativamente a un cierto marco de referencia si, dadas ciertas condiciones, es lógicamente imposible que dicho suceso no tenga lugar en la estructura ontológica de dicho marco. No obstante, decir de un suceso que es teleológico relativamente a un marco de referencia, significa que existe una tendencia o propensión, en tal marco a desarrollar ciertas formas o estructuras para el manteniendo de variables constantes que tendrán lugar, y respecto a las cuales tal suceso es una fase, etapa o momento de su desarrollo determinado.

Es evidente que los biólogos en general, siempre se hayan sentido incómodos con ese elemento teleológico que no podían erradicar de sus discursos, no obstante las causas finales sean las que rijan los fenómenos de la vida, en último término una explicación funcional propia de la biología funcional, tanto cuanto explicación de la selección natural propia de la biología evolutiva. Aunque la confusión en que han permanecido los biólogos durante largo tiempo se eliminaría más completamente si todos los sistemas dirigidos a un fin fueran descritos mediante algún otro término, como ‘teleonómico’, hacia un fin, lo que no conlleva una aceptación de la teleología como un principio causal eficiente, con el fin de poner de relieve el reconocimiento y descripción en una dirección.

Los sistemas presentes en el universo tienen una propiedad fundamental que se llama teleonomía, o sea la posesión de un programa definido, que caracteriza sin excepción a todos los seres vivos, la de ser seres dotados de un proyecto con finalidad y que define su organización. El rasgo más notorio de los sistemas vivientes es el poseer una organización orientada a un fin o, lo que es equivalente, dotada de un plan interno reflejado y realizado por su estructura. Así la ontogenia se considera generalmente un proceso integral de desarrollo hacia un estado adulto, mediante el cual se alcanzan ciertas formas estructurales que le permiten al organismo desempeñar funciones propias en concordancia con el plan innato que lo delimita con respecto al medio circundante. Por otra parte, la filogenia es la historia de transformaciones adaptativas a través de procesos reproductivos, tendiente a llevar a cabo el plan de la especie con total subordinación del individuo a ese fin.

La selección natural es un factor secundario no necesario en la dinámica evolutiva. El término teleomático se utiliza para destacar el carácter no-mecánico de los procesos irreversibles regidos por las leyes termodinámicas, y son aquellos de los que resulta un estado final sin que, en relación al mismo, tenga relevancia el hecho que las entidades implicadas sean o no vivas, sean o no fruto de un proyecto. El proceso alcanza un determinado estado final únicamente en virtud de que las entidades en él implicadas son objetos físicos. Son ejemplos teleomáticos los procesos sometidos a la fuerza gravitatoria, el aumento general de la entropía en sistemas aislados, la inexorable desintegración radiactiva, el estado final o punto más bajo en la caída de un cuerpo, el estado de equilibrio termodinámico. Son meros resultados, independientes por lo demás, de las peculiaridades de las entidades implicadas. Las actividades teleonómicas son aquellas en que el estado final se alcanza en virtud de la estructura o forma de las entidades implicadas. Actividades de los seres vivos, como el mantenimiento de la homeostasis o el desarrollo ontogenético, conducen al sistema a estados determinados en función de la información estructural genética o epigenética residente en el mismo sistema. La actividad en cuestión está sometida a control, y la estructura del sistema denota que éste se dirige a un fin. Las actividades propiamente teleológicas son aquéllas fruto del comportamiento con propósito consciente. Los seres en ellas implicados están inteligentemente diseñados para que cumplan una determinada función. Todos los sistemas físicos producen actividades teleomáticas. Los seres vivos además realizan actividades teleonómicas. Los seres vivos conscientes son capaces de actividad teleológica.

La inteligencia deja tras de sí una marca o señal característica, o `complejidad especificada`. Un evento exhibe complejidad especificada si es contingente y por lo tanto no necesario; si es complejo y por lo tanto no fácilmente repetible al azar; y si es especificado en el sentido de exhibir un patrón independientemente dado. Nótese que la complejidad en el sentido de la improbabilidad no es suficiente para eliminar el azar. Aún así no habrá razón alguna para no atribuirlo al azar. El punto importante acerca de las especificaciones es que ellas deben ser dadas objetivamente y no impuestas a los eventos después de los hechos.

La complejidad especificada detecta con certeza el diseño. La explicación darwiniana de la selección natural y la variación al azar no son de hecho capaces de generar complejidad especificada. Los procesos naturales no dirigidos tales como los descritos por Darwin en la teoría de la selección natural, son incapaces de generar la complejidad especificada que existe en los organismos biológicos. De esto sigue que el azar y la necesidad son insuficientes para las ciencias naturales y que debe dejarse algo de espacio para el diseño.

¿Dónde está la evidencia de que la selección natural produce nuevas características en nuevas especies? Las nuevas características requieren nuevas variaciones. En la versión moderna de la teoría de Darwin, esta variación proviene de las mutaciones en el ADN. La mayoría de las mutaciones en el ADN son dañinas y por lo tanto son eliminadas por la selección natural. Sin embargo unas cuantas tienen ventajas, como por ejemplo, las mutaciones que aumentan la resistencia antibiótica en bacterias y la resistencia a los pesticidas en plantas y animales. La resistencia a los antibióticos y a los pesticidas son a menudo citadas como evidencia de que las mutaciones en el ADN proveen las materias primas para la evolución, pero ellas afectan solo a procesos químicos. Los cambios evolutivos mayores requerirían mutaciones capaces de producir también cambios anatómicos ventajosos. En ausencia de evidencia de que la selección natural y las variaciones al azar pueden dar cuenta de las características aparentemente diseñadas que poseen los organismos vivos, el diseño resulta la única posibilidad.

Desde hace décadas los investigadores descubren diariamente información en sus laboratorios y búsquedas científicas que ya no pueden ser explicadas por el modelo estándar de la evolución darwiniana. Dicha información podía ser mejor y más científicamente entendida, argumentando que ciertas entidades altamente complejas en la naturaleza, la molécula de ADN, por ejemplo, han sido diseñadas para hacer lo que hacían y no evolucionando al azar, casi por accidente, que es como la evolución darwiniana explica su origen.

Los descubrimientos en matemáticas y en biología están abriendo camino para un diseño y un diseñador. El Diseño Inteligente fluye directamente desde la información que está actualmente disponible. La ciencia contemporánea no es adecuada para tratar con el descubrimiento de un diseño inteligente en la naturaleza a causa de la manera en que está constituida en estos momentos, porque esa ciencia está demasiado atada a las interpretaciones materialistas y naturalistas de lo que es la fenomenología natural.

El darwinismo impregna cada aspecto de la civilización occidental, y argumenta que no hay diseño en la naturaleza, ninguno que pueda llevarnos a pensar en un diseñador. Todo lo que hay en la naturaleza, dicen los darwinistas, es resultado de una evolución casual, no hay ningún diseño que pueda sugerir dirección o planificación. La molécula de ADN, la base de la vida, es un mensaje. Es información codificada en una doble hélice. No es como un mensaje; es el mensaje. La molécula misma es un diseño elaborado y complejo que es un mensaje.

Los libros de texto y los artículos científicos en bioquímica describen algunos de las mecanismos moleculares vivos que existen dentro de nuestras células, pero ofrecen muy poca información sobre cómo evolucionaron estos sistemas por selección natural. Muchos científicos admiten francamente su desconcierto acerca de cómo han podido originarse, pero rechazan la hipótesis obvia: que quizás las máquinas moleculares parecen ser diseñadas porque en realidad son diseñadas. La ciencia descubre cada día nuevas complejidades en la naturaleza, las cuales son razones frescas para reconocer el diseño inherente en la vida y en el universo.

El principio antrópico establece que el mundo y el universo están finamente ajustados para hacer posible la vida en la tierra. Si la proporción de los elementos en el aire del planeta fuera alterada en lo más mínimo, muchas especies dejarían de existir rápidamente. Si la Tierra estuviera unos pocos kilómetros más cerca o más lejos del sol, muchas especies dejarían de existir. La existencia y el desarrollo de la vida en la tierra requiere de que muchas variables estén perfectamente armonizadas, de manera que sería imposible que todas estas variables llegaran a existir a través de la casualidad o de eventos fortuitos no coordinados.

La Teoría del Diseño Inteligente no es Creacionismo Bíblico. Hay una importante diferencia entre las dos posiciones. El Creacionismo Bíblico comienza con una conclusión: que el relato bíblico de la creación es confiable y correcto; que la vida en la Tierra fue diseñada por un agente inteligente, Dios. Entonces ellos buscan evidencias naturales para respaldar esta conclusión. Los teóricos del Diseño Inteligente comienzan con una esfera natural y alcanzan su conclusión subsecuentemente: que la vida en la Tierra fue diseñada por un Agente Inteligente quienquiera que éste sea.

El punto es si la naturaleza concebida como sistema cerrado de causas materiales ciegas y continuas, puede generar complejidad especificada en el sentido de originarla cuando previamente no existía. Las cadenas causales de la complejidad especificada no terminan en las fuerzas materiales ciegas, sino en una inteligencia diseñadora. Dentro de la teoría del diseño inteligente, la complejidad es la marca o firma característica de la inteligencia. Es un confiable marcador empírico de la inteligencia por detrás del diseño. Causas materiales no dirigidas, como la selección natural actuando sobre cambios genéticos aleatorios, no pueden generar complejidad especificada.

Los conceptos de complejidad irreductible y complejidad especificada que se le relacionan, suministran causas inteligentes empíricamente detectables y hacen del diseño inteligente una teoría científica, a diferencia de los argumentos sobre el diseño enarbolados por filósofos y teólogos que se conocen como creacionismo o teología natural. El diseño inteligente recurre a la intuición filosófica y la convierte en un programa de investigación científica. El mundo contiene eventos, seres, objetos y estructuras que agotan las explicaciones con causas no dirigidas, pero que pueden ser explicados adecuadamente recurriendo a causas inteligentes. Una teoría que como cualquier otra depende de los avances hechos en la teoría de las probabilidades, la informática avanzada y la biología molecular, como herramientas conceptuales para investigación.

Un error contrario a una expectativa razonable exige una adaptación específica, aunque la regla vigente sea suprimir el sistema por aplicación selectiva de expectativas razonables o no. El llamado interés convincente exime al estilo del lenguaje de lo que está destinado a decir volviéndolo interés apremiante, o acorrala con el reduccionismo y la quimera hasta el último rincón de la disidencia sensible.

Si una teoría no tiene consecuencias empíricas contrastables, puede ser una filosofía, una religión o una creencia personal, pero no es una teoría científica. La Ciencia registra una regla incorporada para superar la tendencia normal a comprometernos emocionalmente con nuestras creencias. De acuerdo con la definición anterior, la evolución darwiniana es ´cientificismo´, una hipótesis empírica falseable sobre la génesis de la vida en la Tierra con atributos más que evidentes basados en la fe. Varios mitos de la creación del mundo muestran motivos similares.

Un compromiso emocional con la muy promocionada filosofía del materialismo naturalista Occidental que cuenta con el mayor respaldo de los ingenieros de la realidad por razones obvias de inversión económica y dominación, pero que en última instancia resulta un juego de palabras para un logro difícil al ser un programa furtivo objeto de un paradigma de investigación totalmente prejuiciado.

En esencia, la teoría de la evolución considera a lo humano como un mero accidente en una cadena de accidentes aleatórios, y hasta argumenta que la evolución de la forma humana no es una ´ocurrencia repetible´. Pero, ¿cómo saber que el factor humano no es un fenómeno universal o una constante cósmica? Matemáticamente, la teoría de la evolución tiene la menor probabilidad de suceder que se imagine.

Siendo tan improbable, los seres humanos han cultivado en su transcurrir sobre el planeta una relación cómoda con las cuestiones sobrenaturales, no obstante han hecho inaccesibles al entendimiento humano ciertas verdades metafísicas, en términos de una explicación detallada de la situación existencial de la humanidad como un egregor[5] con conciencia de sí mismo.

Desde una perspectiva materialista, la evolución de la conciencia sigue siendo un misterio desconcertante, al igual que el aspecto enigmático y repentino de la lengua y la cultura. Sus pasos minúsculos e incrementales son imposibles de conceptualizar en un panorama que sólo puede ser el esbozo de una metamorfosis de sombras en el transmundo de todas las formas de vida del planeta.

En sus partes el ser humano a todos los efectos aún está considerado como una máquina. La mayoría de las explicaciones biológicas a los grandes misterios de los seres vivos intentan comprender el todo al descomponerlo en secciones cada vez más moleculares.

La biología actual se quedó estancada en un modelo teórico que todavía parece estar basado en la visión de la física clásica sobre materia y energía de objetos sólidos en movimiento predecible separados por el espacio vacío, y una visión cartesiana del cuerpo como algo separado del alma o de la mente.

Nada en este modelo refleja con precisión la verdadera complejidad de un ser humano, su relación con el mundo, y más particularmente el alcance de su conciencia. Cuerpo que supuestamente toma la forma que tiene debido a la impronta genética, la síntesis de proteínas y la mutación en ciego.

La materia en su nivel más fundamental no puede dividirse en unidades con existencia independiente o incluso ser totalmente descrita. Las partículas subatómicas no son pequeños objetos vectoriales sólidos, empero un vibrante campo de paquetes indeterminados de energía que no pueden ser precisamente cuantificados o entendidos en sí mismos, porque las relaciones de causa-efecto no existen en el nivel subatómico.

Entidades que ora se comportan como partículas confinadas a un pequeño espacio, ora como una onda difusa y vibrante extendida sobre una gran región del espacio-tiempo, y a la vez como una onda y una partícula en un no-lugar donde se despliega una hiper-velocidad mayor que la velocidad de la luz.

Las partículas cuánticas también son omnipresentes al transitar inciertas de un estado de energía a otro, sin lugar definido, con sólo una probabilidad que un electrón pueda estar en un lugar determinado sin ocurrencia de conjunto para suceder[6]. Una gran cantidad de entes tentativos todos ellos circulando alrededor del mismo tiempo, hacia un estado imprevisible de puro potencial de infinitas posibilidades, donde las acciones no requieren tener una causa observable sobre un espacio observable, ni las partículas subatómicas tienen sentido en forma aislada, y sólo pueden entenderse en sus relaciones.

En el modelo biológico el naturalismo defiende la opinión que el mundo físico es un sistema autónomo que funciona por leyes naturales ciegas, sin interrupción, sin nada más allá de la naturaleza que pueda tener alguna relevancia concebible a lo que ocurre en la naturaleza. Todo un Dios del orden natural de las cosas.

El naturalismo no da ninguna cabida a la acción inteligente, excepto al final de un proceso material ciego, sin propósito. Dentro de naturalismo, ninguna inteligencia es una inteligencia evolucionada. Además, el proceso evolutivo por el cual cualquier inteligencia tal es desarrollada resulta en sí misma ciega y sin sentido. Como consecuencia, el naturalismo hace que la inteligencia no sea una fuerza creativa fundamental en la naturaleza, sino un subproducto evolutivo. En particular, los seres humanos, los seres naturales mejor conocidos por presentar inteligencia superior, son un accidente de la historia natural.

La selección natural se explicaría mejor a nivel de un proceso ciego, mecánico y algorítmico que depende sólo de la suerte. Los naturalistas sostienen que las medidas sin sentido de la selección natural son el resultado de una cascada de procesos algorítmicos que se alimentan de la casualidad. La alusión a los algoritmos no es más que una abstracción usada para explicar otra abstracción. Tal cascada de abstracciones no resuelve ninguno de los dilemas de la selección natural darwiniana.

La teoría evolución de la especies constituye una tautología: un sistema autónomo de pruebas circulares, que son siempre verdad en un sistema autónomo de pruebas circulares, y que bien podría ser llamada ´La teoría de la generación espontánea en el pensamiento evolutivo de Charles Darwin´.

La realidad es desconocida y fantástica. Los sistemas que se dicen materialistas, como el marxismo o el darwinismo, tienen aspectos conspirativos típicamente religiosos. La idea de la evolución creadora es un mito disfrazado de ciencia. Según postulan, el ser humano es un primate que evolucionó por el juego de causalidades ciegas y fue arrojado a una Naturaleza que no tiene ningún fin y que por lo demás está condenada a la extinción por la termodinámica. Las implacables leyes de la ´evolución económica´ y el principio de la lucha de clases son un conjunto de hechos establecidos que se correlacionan con la selección natural.

El naturalismo afirma que la inteligencia nunca existió de antemano y sólo se consigue a través de una sucesión progresiva de pasos que involucran la suerte al puro azar, como una anomalía terrestre del proceso de la evolución gradual de las especies. Este es el corazón del paradigma del naturalismo científico: que la inteligencia tiene que ser un producto de la evolución, un sistema cerrado que se basa en la evolución de la conciencia en la Tierra como un evento único, accidental e independiente.

No obstante, la física moderna prueba que la presencia primordial de la conciencia es en sí misma la razón por la que, en contra de la ley de la entropía, el universo no se dirige hacia el más absoluto caos.

Para determinar cómo comenzó la vida es necesario entender el origen de la información. Ni los algoritmos ni las leyes naturales son capaces de producir información. El gran mito de la biología evolutiva moderna es que la información puede ser obtenida sin tener que recurrir a la inteligencia.

En suma, para el naturalista, el mundo es inteligible sólo si comienza sin inteligencia y luego evoluciona la inteligencia. Si se comienza con la inteligencia y la inteligencia se desarrolla debido a una inteligencia previa, entonces de alguna manera el mundo se vuelve ininteligible. Significa que la conciencia tuvo que evolucionar, que no pudo haber sido primero.

Sin embargo, todo sugiere que la conciencia del organismo perceptor trae a la existencia el objeto observado. Nada en el universo existe como una cosa real independientemente de nuestra percepción misma. Cada instante de cada día estamos creando nuestro mundo.

¿Cuál es el mecanismo de retroalimentación que permite sincronizar las actividades de los distintos genes y células para llevar a cabo al unísono la función de los sistemas orgánicos? ¿Qué proceso químico o genético hace que ciertas células crezcan donde deben, y que las interacciones celulares ocurran en ese momento? Si todos los genes trabajan juntos en perfecta coherencia, ¿quién los conduce? Y si todos estos procesos se deben a simples colisiones químicas entre las moléculas, ¿cómo pueden actuar en cualquier lugar lo suficientemente rápido para dar cuenta de los comportamientos coherentes que exhiben los seres orgánicos a cada instante de sus vidas? De alguna manera los genes saben autorregular la cantidad de cada tipo de célula que se debe producir en el sitio preciso.

Cada raza nacida de la misma fórmula evolutiva. Desde la primera chispa de vida al nacimiento de una sola célula, desde la división de la célula, a la formación de organismos unicelulares, pluricelulares y luego a criaturas acuáticas altamente complejas; desde los primeros peces grandes hasta la aparición de criaturas de tierra, cada raza de Pueblos Estelares básicamente siguieron el mismo camino: De simples estructuras celulares a complejos humanoides, tal es la norma del universo.

Y lo humanoide es la regla y no la excepción, aunque las razas estelares descienden de reptiles, insectos, pájaros y otras formas de vida inimaginables

Pero la interrogante central se refiere a la orquestación de los procesos celulares bioquímicos. Esto requiere nada menos que un ingenioso método de comunicación entre las células en una etapa muy temprana del desarrollo del embrión y la misma sofisticación en cada momento de su vida. La diferenciación celular depende de manera determinante del cómo saberlo desde el principio y recordar que son diferentes en la transmisión de esta pieza vital de información para las siguientes generaciones celulares.

La emisión de biofotones proporciona un sistema de comunicación perfecto para transferir la información a través de las células del organismo, siendo una respuesta a la cuestión de la coordinación de la morfogénesis y la comunicación tisular que sólo pueden ocurrir en un sistema con un orquestador central. Ténues pero suficientes emisiones cuánticas de baja intensidad capaces de orquestar el cuerpo. Un campo en lugar de intermediarios bioquímicos por sí solos, es el muy probable responsable de la formación estructural del organismo.

Cualquier noción del uso de energía radiante para la comunicación celular fue totalmente borrada en la década de 1950, con el descubrimiento de las hormonas y el nacimiento de la bioquímica, la cual propone que todo puede ser explicado por medio de la actividad hormonal y las reacciones químicas.

Pero resulta que hay campos eléctricos alrededor de todo tipo de organismos inferiores y en los seres humanos, cuyos cambios en las cargas eléctricas se correlación al crecimiento, el sueño, la regeneración celular, el agua, respuesta a la luz, el estado climático e incluso el ciclo lunar.

Una radiación de ondas oscilantes responsable de la sincronización de la división celular y el envío de instrucciones cromosómicas a todo el cuerpo, algún tipo de vibración colectiva de membrana responsable por llevar a cabo las instrucciones del ADN y las proteínas celulares, medio por el cual se sincronizan las actividades de los aminoácidos y de otras proteínas menores para producir la interacción entre las proteínas y el sistema orgánico en su conjunto, y donde las proteínas actúan como semiconductores que preservan y transmiten información.

Una vez que la energía alcanza cierto umbral, las moléculas vibran al unísono hasta lograr un alto nivel de coherencia cuántica, y asumen cualidades como la no localidad al punto en que funcionan en tándem, con una corriente de patrones de onda que se corresponden a los registrados por el electroencefalograma en la corteza cerebral y la superficie del cráneo.

Los seres vivos, desde la más básica de las plantas o animales, hasta los seres humanos en toda su sofisticada complejidad, emiten una corriente permanente de biofotones, y cuanto más complejo es el organismo menos biofotones emite. Las plantas y los animales rudimentarios emiten 100 biofotones por centímetro cuadrado por segundo, a una longitud de onda de 200 a 800 nanómetros, una frecuencia alta en la onda electromagnética dentro de la gama de la luz visible, mientras que los seres humanos emitien apenas 10 fotones para la misma área, tiempo y frecuencia.

Dichas emisiones de luz siguen ciertos patrones de conjunto en biorritmos de coherencia cuántica a los 7, 14, 32, 80 y 270 días, cuando las emisiones son periódicamente idénticas. También se correlacionan emisiones para ambos hemi-cuerpos derecho e izquierdo, a través de las manos. Si hay un aumento en los biofotones que salen de la mano derecha, de inmediato le seguirá un aumento similar en el biofotones que salen de la mano izquierda.

La emisión de biofotones son un ajuste en las fluctuaciones del Campo de Radiación de Punto Cero por un organismo vivo, en su tendencia para alcanzar un equilibrio de energía mínimo en un sistema en constante perturbación.

Los Sistemas Adaptativos Complejos son los sistemas naturales que se caracterizan por comportamientos complejos que surgen como resultado de las interacciones espacio-temporales a menudo no lineales entre un gran número de sistemas de componentes en diferentes niveles de organización.

Son ejemplos de sistemas adaptativos complejos el cerebro, las sociedades, y cada vez más, muchos sistemas artificiales paralelos y sistemas de computación distribuida, sistemas de inteligencia artificial, redes neuronales artificiales, o programas evolutivos.

La mayoría de los procesos naturales son tan complejos porque responden a un mundo fundamentalmente impredecible. Esto significa el fin de la certeza científica, que es una propiedad de los sistemas ´simples´. Los sistemas reales, especialmente los organismos vivos, son fundamentalmente impredecibles en su comportamiento. Por lo tanto, la predicción y el control a largo plazo se no es posible en un sistema complejo.

El análisis de los sistemas adaptativos complejos se realiza mediante una combinación de métodos experimentales teóricos y aplicados tales como matemáticas y la simulación por computador.

Los sistemas adaptativos complejos son sistemas dinámicos capaces de adaptarse y evolucionar en un entorno cambiante. Es importante tener en cuenta de que no hay separación entre un sistema y su entorno en la idea que un sistema siempre se adapta a un entorno cambiante. Más bien, el concepto a ser examinado es el de un sistema estrechamente vinculado con todos los otros sistemas relacionados que constituyen un ecosistema. Dentro de este contexto, el cambio tiene que ser visto en términos de co-evolución con todos los otros sistemas relacionados, y no como una adaptación separada y distinta al medio ambiente.

Un sistema adaptativo complejo  tiende a crecer y evolucionar de una forma de auto-organización, opera termodinámicamente abierto, es decir, recibe energía a partir de fuentes externas, crece y tiende a ser más complejo.

Las estructuras disipativas que lo componen no siguen modelos determinados ni previsibles. Los seres humanos, las plantas y animales son estructuras disipativas, como también el clima, las galaxias y las regiones de formación estelar.

Todos los sistemas disipativos empiezan pequeños, crecen, y con el tiempo decaen y mueren. A menudo son reemplazados por nuevas estructuras similares que se adaptan mejor a los cambios del entorno.

En la termodinámica de no equilibrio , una estructura  o sistema disipativo es aquel organizado en estado de no equilibrio de la materia creada y mantenida debido a procesos disipativos, que describen la aparición espontánea de estructuras ordenadas en el dominio no lineal lejos del equilibrio. Todas las formas de vida, incluyendo a los humanos, están por definición muy lejos del equilibrio de estructuras disipativas.

Todos los seres vivos necesitan la energía de algún tipo para que el organismo pueda crecer, reproducir, moverse, en el sentido de los cambios en su medio ambiente.  Todas están en permanente competencia con otras especies y con otros miembros de su propia especie.

Las estructuras disipativas como la vida no sólo pueden mantenerse en un estado estable lejos del equilibrio , sino incluso evolucionar . Cuando el flujo de la energía y de la materia a través de ellos aumenta, pueden ir a través de nuevas inestabilidades y transformarse en nuevas estructuras de mayor complejidad. Dicho de otra manera, las estructuras disipativas se vuelven más complejas mediante la exportación, o disipando la entropía en sus alrededores.

Incapaces de captar la extrema complejidad del más simple de los organismos vivos, se intenta entenderlos con ´efectos disipativos´ y ´fuerzas disipativas´ relacionadas con el proceso orgánico de la evolución en régimen de equilibrio o nuevo equilibrio.

El problema es explicar cómo las estructuras ordenadas en sistemas biológicos, pueden desarrollarse a partir del trastorno, optando por estudiar los sistemas que siguen leyes cinéticas no lineales, y que además están en contacto con sus alrededores para que el intercambio de energía pueda tener lugar en sistemas abiertos conducidos lejos del equilibrio, resulta en una situación completamente diferente.

Los nuevos sistemas pueden ser formados en orden tanto en el tiempo y el espacio y resultan estables a las perturbaciones, siendo llamados sistemas disipativos , porque se forman y mantienen los procesos disipativos que tienen lugar debido al intercambio de energía entre el sistema y su entorno y porque desaparecen si ese intercambio cesa. Se puede decir que viven en simbiosis con su entorno.

Los algoritmos genéricos son representaciones computacionales paralelas de los procesos de variación, recombinación y selección sobre la base de la aptitud que desencadenan la mayoría de los procesos de evolución y adaptación. Se han aplicado con éxito a la resolución de problemas en general, tareas de control y optimización, aprendizaje inductivo en los sistemas clasificadores, y el modelado de sistemas ecológicos.

Los sistemas adaptativos complejos tienen atributos definidos. No existe un mecanismo de control centralizado único que gobierna el comportamiento del sistema. Aunque las interrelaciones entre los elementos del sistema producen coherencia, el comportamiento por lo general no puede ser explicado simplemente como la suma de las partes individuales.

La complejidad resultante de la interrelación, interacción y la interconectividad de los elementos dentro de un sistema y entre un sistema y su entorno, implica que una decisión o acción por una parte dentro de un sistema influirá en todas las otras partes relacionadas, pero no de cualquier manera uniforme. Co-evoluciona, ya que los elementos de un sistema adaptativo complejo pueden cambiar en función de sus interacciones con los otros y con el medio ambiente, y además, los patrones de comportamiento pueden cambiar con el tiempo.

Los sistemas adaptativos complejos son sensibles debido a su dependencia de las condiciones iniciales. Los cambios en las características de entrada o reglas no se correlacionan de forma lineal con los resultados. Pequeños cambios pueden tener un sorprendentemente impacto profundo en el comportamiento general, o viceversa, un enorme malestar al sistema no puede afectarlo.

La complejidad de los sistemas complejos adaptativos se refiere a la posibilidad de un comportamiento emergente complejo y fenómenos impredecibles. Los ejemplos de adaptación de los sistemas complejos incluyen la economía, los ecosistemas, el cerebro humano, o el sistema inmunológico.

Cada uno es un sistema con una red de muchos agentes que actúan en paralelo. En una economía, los agentes podrían ser individuos u hogares. En un ecosistema, los agentes son especies. En un cerebro, los agentes son las células nerviosas. En un sistema ununológico, los agentes son células. En cada sistema, cada agente está en un entorno producido por sus interacciones con los otros agentes en el sistema. Ahí está constante la acción y reacción a lo que otros agentes están haciendo, por lo tanto no hay nada en el medio ambiente que sea esencialmente fijo.

De la interacción de los agentes individuales surge algún tipo de propiedad global o patrón, algo que no podría haber sido predicho desde la comprensión de cada agente en particular. Por ejemplo, en el cerebro, la conciencia es un fenómeno emergente, que proviene de la interacción de las células cerebrales. Las propiedades globales resultan del comportamiento agregado de los individuos.

Además, el control de un complejo sistema en evolución tiende a ser altamente disperso. El comportamiento general observado es el resultado de las innumerables decisiones tomadas por millones de agentes individuales. Cualquier comportamiento coherente en un sistema surge de la competencia y la cooperación entre los propios agentes.

Durante muchos años, la segunda ley de la termodinámica -promulga que los sistemas tienden hacia el desorden- fue en general aceptada. Pero esto no es cierto para todos los sistemas. Algunos sistemas tienden hacia el orden no al desorden y este es uno de los grandes descubrimientos en la ciencia de la complejidad.

En simulaciones por computador los sistemas adaptativos complejos demuestran que es posible mediante el orden lograr nuevas estrategias de supervivencia para salir de trastorno a través de un proceso de autoorganización espontánea.

El orden puede ser el resultado de las interacciones de retroalimentación no lineales entre los agentes donde cada uno hace lo suyo. Así pues, parece que la auto-organización es una propiedad inherente de los sistemas adaptativos complejos.

Cuando un sistema físico o químico se empuja lejos del equilibrio, podría sobrevivir y prosperar. Si el sistema permanece en equilibrio, morirá. Este fenómeno de estar ´lejos del equilibrio´ ilustra cómo los sistemas que se ven obligados a explorar su espacio de posibilidades por voluntad propia  crean diferentes estructuras y nuevos patrones de relaciones. Por lo tanto, se puede decir que los sistemas adaptativos complejos funcionan mejor cuando se combinan el orden y el caos en una medida apropiada.

A su vez, los sistemas adaptativos complejos combinan dinámicas tanto del orden como del caos. Ello refuerza la idea de inestabilidad limitada o al borde del caos que se caracteriza por un estado de paradoja: la estabilidad y la inestabilidad, la competencia y la cooperación, el orden y el desorden.

Entonces ¿se puede diseñar artefactos con comportamiento emergente, es decir, con comportamiento no pre-programado? Todavía se investiga los procesos mediante los cuales los sistemas complejos que constan de muchos componentes que interactúan, cambian su estructura en respuesta a las presiones externas o internas. Como tal, estos sistemas crean novedad, se auto-organizan, evolucionan y se adaptan a un entorno cambiante, generalmente generando más complejidad en el proceso.







[1] On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life.

[2] Es el conjunto de la información genética de una especie, codificada en moleculas de Acido Desoxirribo Nucleico –ADN-,  que poseen la clave de la diferenciación celular de las células y tejidos especializados de un individuo.

[3] El conjunto de proteínas celulares que participan en los procesos almacenamiento e información del genoma.

[4] Es cualquier característica o rasgo observable de un organismo, como su morfología, desarrollo, propiedades bioquímicas, fisiología y comportamiento.

[5] Del griego egrégora, designa la fuerza generada por una sumatoria.

[6] En este nivel de realidad nada está garantizado en el cálculo de sus probabilidades. Incluso aquello que nunca pudo ser calculado es una probabilidad, siendo la probabilidad de algo cuando se toma una determinada medida que va a obtener un determinado resultado en un cierto porcentaje de tiempo.

120 comentarios:

  1. Y el resultado de la forma de pensar se plasmó en la hipermodernidad occidental en lo que se puede definir como la segunda gran catástrofe de la historia de la Biología: el libro de Richard Dawkins, "El gen egoísta". La primera catástrofe fue, evidentemente, El origen de las especies de Charles Darwin.
    Dawkins se inventó una teoría según la cual los genes son egoístas por naturaleza y tienden a competir con otros genes para reproducirse, expandirse y los organismos como meras máquinas de supervivencia destinadas a reproducirse. Otra consecuencia actualizada de la forma de pensar del calvinismo, el libre mercado y el darwinismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos son los hechos:
      La edad y el origen del universo son desconocidos. La vida se originó primero en otros planetas, decenas de miles de millones o incluso billones de billones de años atrás.
      El ADN es capaz de aprender, recordar y actuar con inteligencia. Las colisiones cósmicas son comunes, no sólo entre los meteoros y los planetas, sino entre galaxias enteras.
      Hay enjambres de semillas de la vida en todo el cosmos y los seres vivos contenidos en restos mundos han sido precipitados en repetidas ocasiones a otros orbes.
      Estas criaturas y su ADN luego trabajaron para alterar el entorno de estos mundos con el fin de diseñar su propia evolución. Criaturas arrojadas sobre planetas que ya pululan con la vida pueden haber intercambiado ADN aumentando así su acerbo de información genética.
      Los primeros seres y su ADN en la Tierra vinieron de otros mundos. El ADN actúa sobre y modifica el medio ambiente. El entorno modificado actúa sobre la selección de genes para activar los rasgos genéticos ´silenciosos´ que existen a priori. Estos genes silentes se pueden transmitir a las siguientes generaciones y a las especies divergentes.
      Una vez que el entorno está suficientemente diseñado, estos genes silenciosos contienen los rasgos del código para se pueden expresar en especies distintas y separadas. Los genes también pueden ser transferidos lateral y horizontalmente entre las especies, de modo que diferentes especies pueden llegar a poseer el mismo gen y el mismo rasgo.
      Como estos genes de rasgos silenciosos se heredan y se transmiten de especies ancestrales, entonces estos genes y rasgos deben haber sido heredados de criaturas que evolucionaron en otros planetas.
      La evidencia genética indica que la evolución ha progresado de una manera muy predecible cual reloj molecular.
      La evolución progresiva de especies cada vez más complejas e inteligentes se da de manera progresiva por etapas, y la evidencia genética según lo informado por el proyecto del genoma humano, indica que la evolución se ha desarrollado de acuerdo con instrucciones genéticas específicas y altamente reguladas.
      En conclusión: El ADN actúa para modificar el ambiente y diseñar su propia evolución y la activación de los rasgos y genes que existen a priori; es decir, ´la metamorfosis evolutiva´ cósmica y el linaje evolutivo metamorfoseado no explican el origen último de la vida en el universo.
      Sin embargo, conducen de nuevo a un pasado indefinidamente profundo, y permiten la propagación de vida a partir de un solo lugar de comienzo en el cosmos infinito. En este sentido, estas teorías proporcionan el tiempo y el espacio para que lo infinitamente improbable en realidad suceda.
      Proporcionan además los medios para la ingeniería genética ocurra en una multitud de mundos mediante la construcción de las instrucciones a partir de una sola molécula de ADN.
      ¿Quién puede haber logrado esto?

      Eliminar
    2. "Parece ahora improbable que los organismos vivos extraterrestres pudieran haber alcanzado la Tierra ya sea como esporas conducidas por la presión de la radiación de otra estrella o como organismos vivos incrustados en un meteorito. Como alternativa a estos mecanismos del siglo diecinueve, hemos considerado la Panspermia Dirigida, la teoría de que los organismos fueron deliberadamente transmitidos a la Tierra por seres inteligentes de otro planeta. Concluimos que es posible que la vida alcanzó la Tierra de esta manera, pero que la evidencia científica es inadecuada actualmente como para decir algo acerca de esa probabilidad. Prestamos atención a los tipos de evidencia que pudieran arrojar una luz adicional sobre este tema”.
      F. Crick y L. Orgel.

      Eliminar
    3. ´Téngase en cuenta, que cuando cualquier crítico del dogma darwinista hace una sugerencia que de igual forma no se puede probar, es despedido de forma automática, ya que la falta de ´demostrabilidad´ es una sentencia de muerte fuera de su fraternidad, ya que dentro el consenso es adecuado debido a que el colectivo acuerdo de tantos ´expertos´ debe ser aceptado como un evangelio´.
      Lloyd Pye.

      Eliminar
    4. Un número cada vez mayor de datos científicos procedentes de múltiples disciplinas, recogidos por el uso de nuevas tecnologías, ofrecen pruebas indirectas de que más allá de toda duda razonable la humanidad refleja un diseño implantado de una sola vez y no una forma de vida que fue emergiendo aleatoriamente mediante un proceso evolutivo que se produjo a lo largo de un extenso periodo de tiempo, pese a que tal vez la ciencia nunca sea capaz de identificar con precisión qué o quien es responsable del diseño que subyace a la existencia humana.
      Nuevos descubrimientos ponen en entredicho las tesis convencionales de la teoría evolutiva y hacen prácticamente nula la posibilidad que la humanidad actual sea fruto de procesos biológicos aleatorios.
      Pruebas indirectas con base científica demuestran que la vida humana es el resultado de un diseño inteligente o de una intervención externa.

      Eliminar
  2. Todo el paradigma biológico creado en torno a la selección natural de la teoría de la Evolución de las Especies de Charles Darwin, epicentro del mundo no sólo natural sino social, carece de base científica.
    Hay muchas verdades socialmente aceptadas que no se sostienen, porque se tratan de explicaciones superficiales sin base científica alguna. El darwinismo no es sencillamente una teoría científica anticuada superada por datos conocidos que ponen en entredicho la evolución, sino que es la convicción absoluta que lo explicado todo. Autores ya en los siglos XVIII y XIX habían estudiado científicamente la evolución y obtuvieron resultados que contradecían la visión darwinista, lo que lleva a preguntarse por qué se había erigido como profeta a Charles Darwin. La conclusión es que el darwinismo no es sino un "apéndice científico" de la Teoría del Libre Mercado. Surgió en los países anglosajones donde la concepción calvinista del mundo sostiene que el hombre es egoísta por naturaleza y que el egoísmo individual lleva al bien general y que los más aptos, los más elevados y bendecidos por la naturaleza, son los que tienen "derecho biológico" a ser los caudillos y dirigentes. Así que el darwinismo parece desde el principio una especie de montaje llevado a cabo por gente influyente como Thomas Henry Huxley y Joseph Hoocker, científicos prestigiosos y con mucho poder político en Gran Bretaña, porque se adecuaba a sus propias creencias. Lo cierto es que se silenciaron las voces de los científicos evolucionistas discrepantes y se estableció el darwinismo que no es más que una forma de ver la vida muy conveniente para las clases que dominan el mundo. Porque eso de que la vida es competencia y de que los más aptos están llamados a dominar les viene muy bien a los dominadores.
    La verdad es que el darwinismo surgió en un momento concreto en Inglaterra que lo condicionó todo. En aquella época estaba en marcha una revolución de la burguesía inglesa con el trasfondo de la revolución industrial. Se pedía el acceso de las clases medias al poder en una Inglaterra dominada por la nobleza, los grandes terratenientes y la jerarquía eclesiástica que por intereses de clase defendían el estatus tradicional socioeconómico. Entonces la nueva burguesía inglesa se rebeló contra la Iglesia y la posibilidad de presentar la selección natural como explicación materialista de la naturaleza les permitió eliminar la necesidad de Dios. La teoría de Darwin se utilizó como contra-dogma para debilitar a la Iglesia y fue por ello ampliamente apoyada. Y el darwinismo se convirtió en otro dogma.
    Los científicos saben que la ciencia actual no tiene explicaciones para todo y sin embargo el darwinismo pretende que sí, asevera que puede explicarlo todo. Se ha convertido pues en una especie de nueva religión con la que se quiere explicar la realidad de la vida, de la Naturaleza, de los seres humanos. Y es ese carácter de religión del darwinismo lo que hace tan difícil luchar contra él.
    El darwinismo carece de datos suficientes para justificar la teoría de la Evolución. Nunca lo ha hecho. Los procesos pasados simplemente los inventa. Sin necesidad de basarse en datos reales, ya que según sostiene la evolución es al azar, y sin embargo se utiliza para justificar la vida actual, que en la sociedad prime la competencia, que el más fuerte se imponga, que se acepte el determinismo genético con una visión reduccionista del ser humano, la sociedad y la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Evolución de las Especies carece de mérito científico por insuficiencia doctrinaria. Mediante la sustitución de la selección natural por la Providencia, la nueva ciencia podría resolver una serie de enigmas que surgen en la vida práctica, aunque por el mero cambio tendría que convertirse en religión.
      La liberación de la mente occidental del dogma de la Iglesia había sido cumplido. Lo que Occidente buscaba era una visión nueva y confiable de la existencia. En otras palabras, se trataba del tiempo de una nueva ´verdad´ revelada. El paradigma basal hecho oráculo, y convertido en el principal representante de la alternativa científica al dogma religioso.
      El darwinismo clásico fue el medio por el cual los viejos paradigmas de élite de mediados del siglo XIX se hicieron cargo de la ciencia, a través de una pseudo-ciencia reaccionaria. Su premisa más básica es que no hay nada en realidad para justificar la idea de que la vida no tiene propósito alguno, por divino o contrario que sea. La vida es una lucha oscura y brutal que deja de tener sentido. Las formas de vida emergen de procesos al azar, y si viven o mueren está determinado por la selección natural. Durante más de cien años, esta visión de la existencia ha sido reconocida como la ´verdad científica oficial´.

      Eliminar
    2. La evolución darwinistas ha fracasado como disciplina científica, siendo culpable de la selección de sus propios datos para apoyar una hipótesis favorecida.
      Considerando que la ciencia académica oficial sostiene que los seres humanos anatómicamente modernos aparecieron en la escena hace unos 100.000 años, mientras una gran cantidad de evidencia documenta prueba la existencia de seres humanos modernos en este planeta se remonta a cientos de millones de años.
      Esta evidencia ha sido sistemáticamente bloqueada y purgada de la literatura científica.
      Tales datos son incompatibles con la imagen estándar de la evolución paso a paso. Ese es el primer gran fracaso de la evolución, que es una teoría diseñada para explicar un conjunto de pruebas que ni siquiera representan una imagen válida de los datos fósiles.
      Su segundo fallo importante es que ni siquiera explica la cantidad de datos que ha seleccionado. Es ilógica y está plagada de defectos evidentes. Ello ha sido comparado a las escrituras religiosas o a un conocimiento ´revelado´.
      La evolución no puede ocurrir a través de mutaciones al azar debido a que una mutación viable requeriría cambios en los genes tanto del padre como de la madre de forma sincronizada.
      Las disciplinas científicas que formaban parte de la síntesis evolutiva son todas no moleculares. Sin embargo, para que la teoría darwiniana de la evolución sea verdad, tiene que dar cuenta de la estructura molecular de la vida.
      Ello socava por completo el darwinismo, demostrando que han estado trabajando en el nivel equivocado desde que Charles Darwin hizo sus observaciones científicas, e incluso la reorganización neodarwinista de la ciencia de la evolución en la década de 1950, perdió por completo la pista.
      La evolución, si es que ocurrió, tendría que llevarse a cabo en los niveles moleculares de la bioquímica, no el nivel macroscópico de los órganos y otras estructuras del cuerpo, y la bioquímica en sí no existía como una rama de la ciencia hasta después de que el neodarwinismo se hubo iniciado.
      Por otra parte, los neodarwinistas ni siquiera han tomado en cuenta hasta ahora las bases biomoleculares de la vida biológica.
      Por ejemplo, las estructuras simples conocidas como son los cilios y flagelos, utilizados por las células para moverse en los líquidos en movimiento, han sido objeto de miles de documentos científicos, pero apenas hay uno que trata de explicar cómo podrían haber evolucionado. Eso se debe a que, al igual que prácticamente todas las formas de vida, tienen una estructura microbiológica increíblemente compleja, y es en esta estructura que la mutación aleatoria y la selección natural había tenido que tener lugar.
      Aquí surge el concepto de ´complejidad irreducible´, afirmando que las estructuras moleculares simplemente no podrían funcionar si cualquier parte de ellas se encontraran imperfectas en su diseño.
      Los evolucionistas no lo han admitido todavía por una buena razón: las varas están muy altas. La evolución sigue siendo el terreno sobre el que se asientan muchas ciencias biológicas y de la vida; biólogos y otros científicos consideran que debe ser defendida a muerte no sólo en nombre de sus diversos campos, sino también para evitar el asalto ideológico de teólogos de todo pelambre.

      Eliminar
    3. Las secuencias evolutivas en realidad son ficciones, iconos religiosos de la Evolución, cada uno de los cuales es un engaño deliberado.
      Ahora que los nuevos conceptos del diseño inteligente en la naturaleza han entrado en escena, los evolucionistas inventan que todas las especies de la Tierra, a través de su actividad biológica, hacen ingeniería de su entorno con el fin de avanzar en la ´evolución´ de acuerdo a una especie de enorme sabiduría intrínseca a la Tierra, ella misma una diosa con todas sus especies.
      La panspermia es una teoría que defiende la ascendencia cósmica, y propone que la evolución en la Tierra depende de los programas genéticos que vienen del espacio.
      Ascendencia cósmica implica que la vida sólo puede descender de antepasados que eran al menos tan altamente desarrollados como propios. Significa que no puede haber ningún origen de la vida a partir de la materia no viva en el pasado finito sin una intervención inteligente, y por lo tanto llega a la conclusión que debe haber existido siempre la vida.
      La evidencia de linaje cósmico, en forma de vida microscópica fosilizada que viaja a través del espacio ha sido encontrada en meteoritos, se está acumulando rápidamente.
      La astrobiología es el origen cierto de la vida y la muerte del darwinismo. Una teoría detallada e impresionante de cómo el ADN hace su increíble trabajo. Las semillas genéticas son un enjambre de la vida en el cosmos, contienen las instrucciones para la metamorfosis de toda forma de vida, incluyendo seres superiores.
      El ADN actúa a propósito de modificar el medio ambiente, que actúa sobre la selección de genes con el fin de cumplir los objetivos genéticos específicos: la dispersión y la activación en silencio del ADN y la replicación de las formas de vida que hace mucho tiempo viven en otros mundos.
      Estas ´semillas´ contienen toda la secuencia evolutiva programada que conduce a la vida humana y más allá.

      Eliminar
    4. La Panspermia Dirigida sugiere que la vida pudo ser distribuida en el Universo y en la Tierra por una avanzada civilización extraterrestre.
      Es que una molécula tan compleja como el ADN no se pudo crear naturalmente. Desde la probabilidad, es imposible que la vida se originara en la Tierra por combinación de los elementos que la componen.
      En esencia, la teoría de la panspermia sostiene la hipótesis que la vida en la Tierra proviene del exterior, bien mediante el contacto con material extraterrestre, sean cometas o meteoros que transportarían las semillas de la vida a modo de siembra cósmica de los océanos primitivos, o bien mediante la siembra dirigida de forma inteligente por una civilización extraterrestre.
      La vida evoluciona, pero los grandes saltos en la evolución solo pueden deberse a una transferencia genética y no a mutaciones aleatorias y recombinación entre genes partiendo de sistemas bacterianos. Estos cambios deben estar programados.
      Pero ¿cómo se originó la vida en el universo, y como se generó el universo?
      La panspermia afirma que la vida inteligente sólo se puede derivar de vida inteligente anterior.
      La vida inteligente debe haber existido desde siempre, y lo que se dice progreso evolutivo es el desarrollo local de la vida pre-existente altamente evolucionada.
      Y quiere decir que no pudo haber en el pasado origen de la vida a partir de materia inerte, respondiendo a la crítica que el darwinismo no explica el progreso evolutivo.
      El Universo ha cumplido 14.000 millones de años. Existen evidencias de que la Tierra se formó hace 4.600 millones de años y que 1.100 millones de años después de su formación ya había bacterias sobre su superficie, como ha quedado registrado en los estromatolitos, capas de cianobacterias fosilizadas. Desde ese año cero, en algún momento de esos 1.100 millones de años, la vida se manifestó sobre ella.
      A lo largo de la historia el ser humano ha dado respuesta a esta pregunta desde diversos ámbitos:
      Aquellos que explican el origen de la vida como resultado de la creación divina.
      Aquellos que hablan que la vida nació de una ´sopa´ en los primitivos océanos terrestres, donde a partir de átomos que formaban la materia inerte se hizo algo tan complejo y extraordinario como la vida, un sistema químico auto-sostenible capaz de experimentar una evolución darwiniana.
      Aquellos que yendo más allá se preguntan: ¿Cómo es posible que algo tan complejo surja desde la materia inerte en ese lapso de tiempo? Y tienen por respuesta que no es posible, proponiendo que la vida llegó desde fuera de la Tierra a bordo de asteroides, meteoritos o cometas, que sembraron los océanos primigenios por Panspermia o siembra cósmica.
      No obstante, la panspermia es la teoría más lógica para explicar el origen de la vida, que parece haber sido sembrada de forma deliberada por una civilización extraterrestre avanzada.

      Eliminar
    5. Hay teorías que hacen pensar que la vida pudo surgir en este Universo hace casi 10.000 millones de años, cuando era todavía muy joven.
      Por tanto, como hipótesis, deben existir civilizaciones que se desarrollaron antes que las civilizaciones habidas en la Tierra.
      Solo la Vía Láctea, la galaxia donde se ubica la Tierra, podría albergar más un millón de civilizaciones avanzadas, siendo que en el universo existen miles de millones de galaxias, ¿qué no podrán haber alcanzado algunas de estas civilizaciones que llevan millones de años de adelanto?
      La incertidumbre que se plantea es como lo habrán hecho, como dispersaron la vida en el Universo. Es lanzar y dispersar capsulas con lo necesario para generar la vida, o la vida misma, y que llegaron a los océanos primigenios de la Tierra de otros mundos. O quizá de forma directa, traída por los propios extraterrestres a través de universos paralelos comunicados que permiten viajar de forma más sencilla entre estas bastas distancias que existen entre las galaxias, o entre los mundos posibles.
      En términos de probabilidad, podría valorarse de forma cualitativa la posibilidad de que haya sucedido la panspermia dirigida, yendo de lo más improbable a lo más probable.
      Si la panspermia dirigida se hubo producido desde otras galaxias donde habiten civilizaciones avanzadas que hayan sido capaces de perpetuarse por millones de años, incluso más allá del grupo local de galaxias entorno a la Vía Láctea, con una configuración del Universo basada en la expansión, la probabilidad es nula con distancias ingentes en términos de millones de años luz.
      Solo existiría una muy pequeña probabilidad si en alguna de las estrellas cercanas entorno a 4 años luz, existieran planetas en la zona habitable y estos tuvieran civilizaciones avanzadas que hubieran logrado sobrevivir a sí mismas. Esta pequeña probabilidad se daría para el envío de vida a través de naves, sondas automáticas y en menor medida mediante la llegada de alienígenas a la Tierra.
      La tecnología para que esto último ocurriera parece muy lejana para cualquier civilización. Una tecnología que permitiera aguantar al material durante miles de años, tener energía durante ese tiempo y viajar a millones de kilómetros.
      La probabilidad solo empieza a aumentar cuando se teoriza en otro tipo de Universo o Universos, paralelos y conectados en tecnologías impensables, velocidades próximas a la de la luz, civilizaciones organizadas con una capacidad de entendimiento de la vida como para mantenerla en tiempos inimaginables para el envío de una sonda desde un mundo cercano.
      Lo cierto es que la posibilidad que los aminoácidos que conforman una célula humana y las más de 2.000 proteínas necesarias para mantener activa la célula se formen conjuntamente es de 1 en 10 elevado a la 40.000. El solo pensar que se debió al azar y el tiempo es absurdo. Y por lo tanto debió ser creada. La vida no puede haberse producido por casualidad. Hay una inteligencia coexistente con el Universo.
      Mas, ¿surgió la vida o llegó desde el cosmos? ¿Cómo puede mantenerse el material orgánico en los meteoritos en esas condiciones ambientales extremas del espacio y llegar a la Tierra? ¿Podemos explicar ciertos cambios disruptivos en el desarrollo de la vida mediante el desarrollo evolutivo darwiniano? ¿Es suficiente el marco temporal de 1.100 millones de años para dar lugar a esos cambios?
      Existe por lo tanto una alta probabilidad de que la vida llegara al planeta Tierra como una siembra cósmica que habría ocurrido durante la infancia del Sistema Solar, cuando este mundo y sus vecinos planetarios habitaban otras estrellas lo suficientemente cercanas como para poder intercambiar material sólido por vía de asteroides, un mecanismo llama litopanspermia.

      Eliminar
    6. Casi se puede refrendar el papel de las bacterias como eslabón perdido. Llevan 4.000 millones de años sobre la Tierra. Pueden resolver su supervivencia en el espacio en condicione extremas, y parece que pueden resistirlo todo; en la Tierra hay ambientes extremos donde las bacterias han encontrado una forma de vivir.
      La vida se organiza de arriba hacia abajo, las bacterias programadas genéticamente son enviadas a un planeta sin vida para que lo colonicen, a modo de robots programados. Las bacterias serían algo más que los primeros colonizadores, son los portadores de programas genéticos que se activan para dar lugar a saltos en la evolución, como la generación de la vida. La longitud de ADN funcional no redundante en el genoma sugiere que se ha duplicado en complejidad biológica cada 376 millones de años.
      En la Vía Láctea, el 22% de las estrellas parecidas al Sol tiene planetas en la órbita adecuada. El número de planetas descubiertos se incrementa con el avance de la tecnología para detectarlos. Esto significa más de mil millones de planetas similares a la Tierra. Ello sugiere la posibilidad de que la vida haya tenido un elevado tiempo para evolucionar.
      Parece altamente probable la existencia de vida extraterrestre, o mejor dicho ¿cuántas civilizaciones con capacidad avanzada para dar lugar a la colonización de vida en otros mundos, puede haber?
      Dado que el Sol es sólo una estrella en la abundancia de 7×10 a la 22 estrellas en el universo observable. La Vía Láctea es tan sólo una de entre las 500.000.000.000 galaxias del Universo. Parece que debe haber un montón de vida en el cosmos afuera.
      La ciencia se plantea la existencia de infinitos universos, o multiversos.
      Esto da explicación a los universos paralelos. En este número infinito de universos se da la posibilidad de universos idénticos al nuestro y universos completamente distintos, unos con vida y otros solo con energía y sin vida. Universos en los que las leyes físicas pueden ser iguales o completamente distintas.
      La vida en estos universos se superpone o ¿pueden estar comunicados? Se imagina un puente, un agujero de gusano que comunique estos universos paralelos. Algo que es una característica topológica y un atajo a través del espacio-tiempo.
      Un agujero de gusano tiene dos extremos conectados por los que la materia puede circular, y unen puntos dentro del mismo universo y puntos entre distintos universos o agujeros de gusano. En todos ellos se manifiesta una materia extraña y estable con densidad energética negativa.
      Es la forma en que una civilización pudiera colonizar otros mundos. A través de agujeros de gusano que permiten viajar en el tiempo y también en el espacio.

      Eliminar
    7. El famoso viaje de Charles Darwin a las islas Galápagos tiene su propia intra-historia: El naturalista jefe en aquella expedición se llamaba Mc Cormic, el cual, pertenecía al ámbito universitario. Darwin fue como "señorito de compañía" del capitán del barco. Esto se explica porque en la marina británica eran muy estrictos con ciertos protocolos y el capitán solamente podía compartir su mesa con personas de su mismo estatus social.
      Darwin fue avisado por un reverendo protestante, quien fue su mentor en Cambidge en la época que estudió su licenciatura en teología, y le explicó que el capitán del Beagle (el barco) necesitaba a un caballero para compartir su mesa en el viaje.
      Darwin se embarcó en aquella expedición, donde trabajó como sacerdote o mejor dicho, como pastor. Pero por ser un aficionado a la naturaleza, como lo eran muchos británicos de clase acomodada de la época, se preparó partiendo con un mayordomo, con una abundante cantidad de dinero y con cuentas abiertas en todos los lugares donde atracó el barco.
      Lo que hacía era contratar a nativos para que le hicieran recolecciones. Una vez hecho eso, por ejemplo, los famosos gorriones de las Galápagos fueron estudiados a la vuelta del viaje del Beagle por el ornitólogo del Museo Británico.
      Este último, para estudiarlos se vio obligado a hacer un arduo trabajo de clasificación, etiquetado y de comparación con otras colecciones de mayor calidad dado que tal y como los traía y los presentó Darwin no servían absolutamente para nada.

      Eliminar
  3. La evolución no ha sido una competición en la que han ganado los más fuertes sino un camino de miles de millones de años en el que los seres vivos han estado en constante interacción y en el que ha predominado la cooperación y la simbiosis. Sólo cuando el equilibrio se rompe las relaciones de cooperación pueden alterarse. A un nivel macroecológico estas alteraciones y desequilibrios son lo que conocemos como "crisis medioambientales" y la clave para evitarlas o reducirlas está en un replanteamiento de las interrelaciones con el medio. A un nivel microecológico lo que resulta alterado es el organismo humano y los desequilibrios los que se conocen como enfermedades. En este caso la clave para evitarlas o reducirlas está en un replanteamiento de relaciones con los huéspedes biológicos, lo que se ha vuelto un asunto de poder.
    Investigaciones desvirtúan los conceptos mecanicistas arraigados en el terreno de la visión aún dominante de lo vivo que ha quedado así obsoleta. Los hallazgos que proponen una estructura dinámica para los seres vivos y sus componentes fundamentales demuestran que son más importantes los procesos energéticos que el determinismo genético basado en la información. Una consecuencia concreta de ello es que la propia denominación "ingeniería genética" es engañosa ya que crea la ilusión que un organismo vivo es similar a una máquina que puede ser manipulada con seguridad y eficacia una vez conocidas sus piezas y su funcionamiento. Precisamente esas investigaciones ponen de manifiesto la enorme complejidad de lo vivo y la imposibilidad intrínseca de intervenir mecánicamente sobre los procesos vitales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los factores mitocondriales precisan que es imposible que la genética humana hubiese evolucionado en este planeta. Por ejemplo, el llamado flagelo bacterial en la cadenas de ADN, recrea el principio de condicionalidad irreductible por el cual 150.000 procesadores trabajan en perfecta sincronía a una velocidad pasmosa capaz de invertirse en el acto, una genética que en términos concretos llevaría 600.000 millones de años en lograrse, cuando el planeta Tierra apenas tiene 4.600 millones de años.
      Además, el genoma del gen FOXP2, la base genética del lenguaje, codifica la señal entre cerebro y las cuerdas vocales, algo propio sólo del ser humano. Este gen se denomina FOXP2 (abreviatura en inglés de Forkhead Box, la caja de la cabeza del tenedor) un segmento característico del ADN que aparece en otros genes. FOXP2 pertenece a una familia de genes clasificados por letras de la A a la Q. FOXP2, quiere decir que es el miembro número 2 del subgrupo P de dicha familia genética.
      Este gen se requiere durante el desarrollo embrionario temprano para la formación de las regiones del cerebro asociadas con el habla y el lenguaje. Si bien es verdad que no está demostrado que FOXP2 sea el principal gen implicado en la mayoría de los trastornos del lenguaje, su destrucción acarrea la incapacidad de poder hablar correctamente.
      Los científicos localizaron el FOXP2 en una región del cromosoma 7 (7q31) que contiene alrededor de 70 genes. El gen FOXP2 es el encargado de sintetizar una proteína llamada factor de trascripción, que se une a otras regiones del ADN y a genes interruptores de encendido y apagado de la información genética.

      Eliminar
  4. La salud y la enfermedad son territorios privilegiados en los que se ejerce el poder en el planeta. No por casualidad la Ciencia ha sustituido a la Religión, porque lo que en realidad maneja son cuestiones de fe y quien se atreve a poner en duda los dogmas de la ciencia es considerado sumariamente un hereje.
    Las publicaciones científicas pueden considerarse auténticas "encíclicas" de la pseudoreligión de la modernidad: la Ciencia.
    Cada modelo de sociedad genera en sus ciudadanos la estructura caracterial que precisa para perpetuarse. Y eso significa que cualquier intento de cambiar la sociedad pasa por luchar contra esos automatismos implantados desde la infancia; más aún, desde el nacimiento e incluso antes, en la propia estructura de carácter de la futura madre, hace que la gente acepte obedecer, someterse, servir y renunciar a su responsabilidad y a su capacidad de decisión, consecuencia de la acción anti vida de los mecanismos creados por la sociedad para someter a los seres humanos hasta convertirlos en lo que en "esclavos de no importa quién".
    Una de las causas de esta situación aberrante es la falta de una tradición crítica en el campo de ciencias aplicadas como la Medicina. La gran paradoja de la ciencia en general y de la Medicina en particular es que se han plegado de tal modo al comportamiento dogmático que representan lo contrario de lo que teóricamente debe ser la ciencia. Esto sumado a la imposibilidad de contrastar resultados de investigaciones debido a la "protección" de las patentes, está vaciando de contenido el método científico, las reglas y los procedimientos básicos de las ciencias. La visión oficial concibe la salud como un 
    "estado". Los sistemas sanitarios no se ocupan de mantener la salud sino de gestionar las enfermedades y por supuesto, los remedios y protocolos asociados a los tratamientos.
    No se trata sólo ni principalmente de un negocio de las multinacionales. Hay en juego otros mecanismos de poder probablemente más importantes: la manipulación de los discursos, la fabricación de verdades, la instauración de miedos y de oleadas de pánico, la imposición de modelos éticos y de comportamiento. Procesos complejos unidos a la superespecialización de la ciencia y la aplicación irresponsable de la tecnología.
    La influencia se extiende a través de las organismos internacionales que controlan multitud de organizaciones autodenominadas  "no gubernamentales", cuyo papel es de limpiadoras de conciencia, difusión de las consignas oficiales y de colaboradoras de la opresión. Los medios de prensa generales utilizan como fuente para sus noticias sobre salud y medicina, y sobre la ciencia en general, las publicaciones científicas. Así, mientras los grandes medios de comunicación cumplen su función de adoctrinamiento del gran público las publicaciones especializadas hacen lo propio con su público particular y a un nivel superior de complejidad, pero por eso mismo con mayor impunidad.
    El Instituto para la información científica de Filadelfia, se ha convertido en el único evaluador del impacto de las publicaciones científicas en todo el mundo. La evaluación de las publicaciones se traslada a los propios investigadores de modo que su prestigio se mide por sus publicaciones en las revistas seleccionadas por ese instituto. La consecuencia es que el producto final de las investigaciones no es un hallazgo científico, ni siquiera una patente, sino un artículo científico cuyo valor dependerá de la revista en que aparezca y de las veces que sea citado.

    ResponderEliminar
  5. La vida es el tiempo que se inscribe en la materia. La descripción participativa del observador, en cuanto conciencia, es la que crea el tiempo, sin la cual éste no existiría. Una suerte de irreversibilidad constitutiva del tiempo en evolución cuántica. Una historia natural del tiempo que al transmitirse generacionalmente se torna más compleja en un universo termodinámico irreversible. En condiciones de no-equilibrio la estructura se torna disipativa, la materia adquiere un nuevo estado con sensibilidad propia y movimientos coherentes de gran alcance, estados múltiples y una historia de la elecciones adoptadas por el sistema. La vida es un fenómeno quimico flexible alejado del equilibrio que incorpora propiedades físicas como la gravitación, los campos electromagnéticos, la luz o el clima. La función crea la estructura. Los fenómenos irreversibles e inestables son el origen de la organización biológica, el reino de lo no lineal, de la autonomía del tiempo, de la multiplicidad de estructuras.

    ResponderEliminar
  6. ¿Por qué la realidad existe en vez de no existir? Uno de los patrones fundamentales de comportamiento del mundo físico es la tendencia de las cosas a desgastarse y agotarse, lo que define el desorden inherente o el principio de la entropía, una comprobación del deterioro gradual e irreversible de cualquier sistema hacia el caos.
    Pequeñas variaciones iniciales generan grandes cambios en el resultado. La hipótesis se explica en una metáfora: el aleteo de una mariposa, dadas las condiciones de iniciales de hipersensibilidad del sistema, puede provoca una tormenta a al distancia.
    Cuando un sistema aparentemente ordenado comienza a evolucionar hacia el caos, es posible encontrar la razón específica graficada en una figura progresivamente más compleja, el llamado Fractal, estructura geométrica donde cada parte es una replica del todo, o un segmento original subdivido en segmentos idénticos cada vez más pequeños. El sistema es a veces altamente sensible a sus valores iniciales, y otras veces no.
    La teoría de las estructuras disipativas, conocida también como teoría del caos, plantea que el transcurso del mundo no sigue el modelo estricto de reloj, previsible y determinado, sino que es de por sí caótico e inmanejable. Los procesos de la realidad dependen de un enorme conjunto de circunstancias inciertas, donde cualquier pequeña variación en un punto del planeta, puede generar a seguir un efecto considerable en el otro extremo de la tierra. Una especie de juego de suma cero sin solución cooperativa posible inherentemente indeterminado.
    En la medida que se considera existen procesos aleatorios para las relaciones causa-efecto, estas pueden tener un vínculo unidireccional, retroalimentarse o ser eventos independientes sujetos al azar. El universo mismo funciona de tal modo que del caos pueden nacer nuevas estructuras y es paradójicamente un estado de no equilibrio el punto de partida que permite pasar del caos a la estructura.
    Los seres humanos tienden inevitablemente a creer en supuestos. Detrás de toda creencia hay un deseo que le provee su intensidad, persistencia, razón de ser y la manera más simple de protegerse de la incertidumbre. El paso del caos al equilibrio del orden y viceversa no es otra cosa que el misterio de la vida.
    Dentro del mismo caos hay un orden: es el orden que lleva al caos y el caos que paradójicamente conduce al orden. Si un fenómeno eventual no puede predecirse se debe en principio a que la realidad es puro azar, ya que no hay leyes que permitan ordenar los acontecimientos. Pero resulta que en la realidad hay desórdenes e inestabilidades en sistemas que son predecibles pero que de repente tienden a desordenarse y caotizarse, pudiendo luego retornar a una nueva estabilidad.
    La mayoría de los sistemas son inestables. El azar existe de por sí en la realidad física. Un sistema dado evoluciona por zonas de incertidumbre donde no funcionan las leyes de la física teórica, porque depende de un enorme conjunto de circunstancias inciertas.
    La realidad es una "mezcla" de desorden y orden. El universo existe de tal modo que del caos nacen nuevas estructuras, llamadas estructuras disipativas, de manera tal que lo uno lleva a lo otro, y así sucesivamente en forma indefinida. En física se asocia equilibrio con caos molecular, donde el estado de equilibrio implica al efecto un estado caótico.

    ResponderEliminar
  7. La realidad es una "mezcla" de desorden y orden. El universo existe de tal modo que del caos nacen nuevas estructuras, llamadas estructuras disipativas, de manera tal que lo uno lleva a lo otro, y así sucesivamente en forma indefinida. En física se asocia equilibrio con caos molecular, donde el estado de equilibrio implica al efecto un estado caótico.
    Los procesos de la realidad atraviesan etapas de caos y etapas de orden, lo difícil es establecer bajo qué condiciones se pasa de uno a otro. Es una premisa que un sistema tienda a permanecer en equilibrio si no hay ningún agente desequilibrante, y aún cuando lo haya, el sistema evolucionará espontáneamente de nuevo al estado de equilibrio, hasta alcanzar su punto de bifurcación, cuando puede evolucionar hacia dos posibilidades impredecibles: o retorna al estado de equilibrio original o deja de caotizarse, y empieza a ordenarse u organizarse para constituír una nueva estructura, denominada estructura disipativa o dispersiva, debido a que consume mayor cantidad de energía que la organización anterior a la cual reemplazó.
    La mayor parte de la realidad no es ordenada, ni estable ni equilibrada, sino que bulle con el cambio, el desorden, el azar, aunque es capaz de generar estructuras y ordenamientos no aleatorios.
    Se dice que los sistemas son cerrados cuando tienen retroalimentación negativa, es decir, tienden a corregir la desviación llevando al sistema al equilibrio original o anterior, de una manera reversible. Mientras que los sistemas abiertos son aquellos de retroalimentación positiva, o que promueven el cambio a la formación de estructuras más variables, perfeccionadas, adaptativas y sutiles, pero irreversibles. La retroalimentación negativa neutraliza las desviaciones, y la retroalimentación positiva las amplifica.
    Esta clase de circuitos son la sustancia misma de la vida, y ayudan a explicar la evolución desde pequeños conglomerados de ADN hasta complejos organismos vivientes.
    Cuando se empuja al sistema más allá de sus límites de equilibrio proliferan los circuitos de retroalimentación positiva. El equilibrio es por definición inercia o no evolución. La evolución requiere inestabilidad, Irreversibilidad y dar sentido a los desvíos que produzcan un cambio de estructuras. La irreversibilidad hace posible hechos que serían imposibles en estado de equilibrio, lo que provee una importante dinámica creadora, la del origen de la vida y de sus estructuras derivadas altamente complejas y sofisticadas, como el cerebro o la sociedad.

    ResponderEliminar
  8. Todos los sistemas contienen subsistemas en constante fluctuación. A veces una fluctuación puede ser tan potente que destroce toda la organización preexistente; el punto singular de bifurcación se da cuando es intrínsicamente imposible saber hacia donde evolucionará el sistema; un estado de improbabilidad de si desintegrará en un caos o saltará a un nuevo nivel de organización, más elevado y diferenciado, la nueva estructura disipativa.
    Así, cuando se quita el equilibrio diferencial a los sistemas éstos se comportan de forma que dejan de actuar mecánicamente, tornándose no lineales; pequeños estímulos pueden provocar grandes cambios o al revés, grandes fuerzas, escaso o ningún cambio. En esas condiciones entra en juego el azar, el sistema multiplica los circuitos de retroalimentación positiva que generan procesos de autoorganización y autoalimentación. Las estructuras, antes afianzadas, pueden desintegrarse, o modificarse a sí mismas totalmente.
    Para que surja una nueva estructura más compleja, la condición necesaria es que haya un estado inicial en el punto de bifurcación, un pequeño acontecimiento –las más de las veces al azar- que por retroalimentación positiva genere grandes consecuencias.
    La realidad no es entonces ni puramente determinada ni puramente gobernada por el azar, sino una mezcla de determinismo y probabilidad al azar, como en la evolución de un ser humano, de una sociedad o del clima. Si determinismo y azar están siempre presentes en mayor o menor medida, las predicciones ya no pueden ser absolutas sino probabilísticas, porque la misma realidad tiene de por sí esa mezcla.

    ResponderEliminar
  9. La epigenética se define como el estudio de los cambios heredables en la expresión génica que no se deben a cambios en la secuencia del ADN. Diversas propiedades biológicas pueden ser afectadas por mecanismos epigenéticos.
    La epigénesis se define por cambios reversibles del ADN que hacen que unos genes se expresen o no dependiendo de condiciones exteriores. Mecanismos genéticos por sí solos no pueden explicar cómo se propagan algunos rasgos celulares. Los avances en el campo de la epigenética están revelando una base molecular para la forma hereditaria de mayor información que la secuencia del ADN que puede influir en la función del gen, por comprensión de la regulación transcripcional, la organización nuclear, el desarrollo y la enfermedad.
    Las células en un organismo multicelular tienen secuencias de ADN nominalmente idénticas, y por lo tanto los mismos conjuntos de instrucciones genéticas, pero mantienen aún diferentes fenotipos terminales. Esta memoria celular no genética, que registra las señales de desarrollo, ambientales, y estados alternativos de células en organismos unicelulares, es la base de epigenética.
    La falta de determinantes genéticos identificados que expliquen plenamente la heredabilidad de los rasgos complejos, y la incapacidad de identificar los efectos genéticos causantes de algunas enfermedades complejas, sugieren posibles explicaciones epigenéticas para la información que falta. La ´desprogramación´ de células diferenciadas en estados pluripotenciales o totipotenciales ha dado lugar a epigenética, convirtiéndola en la taquigrafía para muchos sistemas normativos que implican la metilación del ADN, modificación de histonas, la ubicación del nucleosoma, o del ARN no codificante.
    Un sistema epigenético debe ser hereditario, autoperpetuable y reversible. Ya sea que las modificaciones de histonas, y muchos no ARN, son epigenéticas, es probable que relativamente pocas de estas modificaciones o ARNs habrá de autoperpetúarse y heredarse. Más allá de las moléculas de ADN asociadas, los priones o proteínas infecciosas, son claramente epigenéticos, perpetuándose a través de estados alterados de plegado. Estos estados pueden actuar como sensores de estrés ambiental, y a través de los cambios fenotípicos promueven e impulsan la evolución.

    ResponderEliminar
  10. Cada célula viva de un organismo biológico es en sí misma un organismo biológico completo. Cada célula tiene su propio potencial bio-cuántico. El potencial bio-cuántico de la especie se refiere al organismo potencial bio-cuántico de todo el animal del que la célula es una parte. Incluso los órganos de un animal tienen sus propias biopotenciales, al igual que todas las estructuras físicas en el universo, que se intercomunican a través de energía electromagnética imperceptible.
    Cada criatura contribuye continuamente a las estructuras del potencial cuántico de su propia especie, y el potencial cuántico para cada especie forma parte del potencial cuántico global para todos los seres vivos del planeta.
    Cada especie tiene su propio potencial cuántico, a la que cada acción, movimiento, pensamiento o incidente de, por y para sus miembros aporta una pequeña cantidad de subestructuración. Así, muy lentamente los potenciales cuánticos de las especies biológicas se adaptan a las experiencias combinadas de todos sus miembros, y de ello la especie ´aprende´. Por supuesto, cambios repentinos mayores pueden extinguir una especie antes de que este mecanismo tenga un tiempo de adaptación. Pero si la especie tiene tiempo, se va a adaptar a los cambios por duras que sean las condiciones desfavorables infligidas por su entorno, y va cambiar y a sobrevivir. El potencial bio-cuántico de la especie proporciona el mecanismo exacto de la especie para cambiar, adaptarse, evolucionar y sobrevivir a las adversidades que mudan lentamente su entorno.
    Específicamente, debe tenerse en cuenta que los potenciales se ordenan en jerarquías enteras de organización. Es decir, un potencial es normalmente un conglomerado compuesto por muchos potenciales más pequeños, cada uno de estructura única. El estrés de una potencial es bastante análogo a la presión en una mezcla de gases, la presión total de la mezcla gaseosa se ​​compone de presiones parciales de los diversos componentes gaseosos. Cada componente gaseoso tiene su propia contribución individual a la presión global de la totalidad de la mezcla gaseosa.
    El punto es que el potencial cuántico de una entidad se compone de los potenciales cuánticos parciales de las entidades que lo componen. Esa es la manera en que la vida de un organismo se une y activa a la materia física de su cuerpo. El resultado final es que tal estructura jerárquica celular se transfiere directamente hacia el núcleo de cada átomo que compone esa estructura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los factores externos que causan estrés en una especie de forma automática, aunque muy lentamente, generan una respuesta de tiempo invertido en la activación del potencial bio-cuántico. Es decir, la necesidad de carga de la especie genera una fase conjugada de respuesta de carga activada efectivamente integrada en el estado virtual del vacío que satisface esa necesidad.
      Una entidad virtual puede llegar a ser real y observable si la energía se añade a la misma. Por lo tanto, la necesidad de las especies está causando una adición de la energía fija a la forma del estado virtual que responde a esa necesidad. Cuando se ha añadido suficiente energía de carga activada, la forma comienza a emerger en el estado observable y en las concepciones a través de la descarga impulsiva que tiene lugar en la especie. Entonces miembros de la especie comenzarán a nacer con ese cambio evolutivo ya plenamente establecido.
      Este es el mecanismo específico para la evolución de las especies. En él se explica no sólo la adaptación lenta, sino también la adaptación impulsiva. Explica por qué se produce la evolución/adaptación a saltos y no en cambios continuos. Y también explica por qué, en circunstancias desesperadas, cuando el tiempo suficiente todavía está disponible, en su lugar se pueden producir saltos drásticos.

      Eliminar
  11. Dentro de la evolución y las facciones de biología evolutiva, demasiado biólogos, psicólogos y filósofos están comprando la idea que la selección natural es el alfa y omega de la evolución. Esta situación es nefasta para la ciencia, y además alimenta el crecimiento de la psicología evolutiva, un campo estrecho y a menudo estéril lleno de especulación acerca de cómo y por qué los seres humanos se comportan como lo hacen. En un especie de moderna adaptación darwiniana a las proclamas de sociobiólogos que mutaron hacia psicólogos evolutivos y de conducta animal con el fin de sobrevivir a la embestida intelectual. Tal manera de ver la evolución pone la selección natural sobre un pedestal indeseable. Los fundamentalistas darwinianos tienen propensión al cultismo y a la fidelidad ultra-darwiniana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los medios de comunicación desean mantener una distancia estéril entre la teoría pública y científica. Por ejemplo, el secreto profesional de la paleontología es el etiquetado de la extrema rareza de formas transicionales en el registro fósil. Al tanto, la actitud de los medios de comunicación es que no esperan que el público entienda la teoría evolutiva, y se impone en cambio desgranar todo en la cabeza de un alfiler hasta la confusión perpetua. El miedo nubla la mente de todos quienes participan en esta ´supervivencia de las teorías´, pero el hecho es que el registro de la evolución resulta incompatible con la selección natural darwiniana y compatible con el diseño de un propósito.

      Eliminar
  12. Para los naturalistas la única manera de responder a preguntas sobre patrones grandes y experimentalmente inaccesibles es saltar audazmente al vacío con la táctica riesgosa de la simplificación deliberada, afirmando que los modelos simplistas a menudo realmente explican lo que requiere una explicación. También afirman que cuando lo que provoca la curiosidad son los grandes patrones en los fenómenos, se necesita una explicación en el nivel adecuado. Si la ciencia es explicar los patrones discernibles en toda esta complejidad, debe elevarse por encima de la visión microscópica a otros niveles, y proclaman si es que podría alguien imaginar cómo cualquier procedimiento distinto de la selección natural pudo haber producido todos estos efectos.
    Los patrones experimentalmente inaccesibles, o sea la forma general de la idea seductora de Darwin de que sólo pueden ser explicados por modelos simplistas, es parte integrante del problema de la especiación. Los darwinistas no han sido capaces de apuntar a una mutación adaptativa que resultara en un aumento de la información. Así que en vez de ello construyen tramas escuetos para el cambio completo sobre la carga de la prueba. Quizás ahora haya que probar que la evolución deja de suceder, y así ver la evolución como una religión al alcance de la imaginación humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo se ha basado todo un esquema cosmológico en términos mal definidos?
      Si hay algo del que el Origen de las Especies no se trata es precisamente del origen de las especies. No obstante, a pesar del hecho que el manifiesto de Charles Darwin tiene problemas incluso para definir el concepto de especie, sus seguidores creen que ´el hecho de especiación en sí es indiscutible. Cualesquiera que sean los mecanismos que operan, manifiestamente comienzan con la aparición de la variedad dentro de una especie, y al final, después que las modificaciones se han acumulado, con el nacimiento de una nueva especie de descendientes´.
      Debajo de este discurso se encuentra la simple reiteración que a través de un mecanismo desconocido la variedad dentro de cada especie a la larga conduce a la especiación. Declaración que se limita a repetir la tesis de Darwin después que ha pasado un siglo y medio. El hecho es que Darwin jamás definió sus términos. No fue capaz de fijar de forma segura este proceso de ´variedad bien marcada´a ´subespecie´ y a ´especies bien definidas´, como escribió en Origen de las Especies.

      Eliminar
  13. No hay evidencia que confirme la hipótesis que el concepto de selección natural sea un proceso evolutivo capaz de producir diseños innovadores en los órganos y organismos.
    La idea de la selección natural es fundamentalmente diferente de la selección o cría artificial. Dado que Darwin no tenía ningún ejemplo de selección natural con el que ilustrar su afirmación, usa ejemplos de selección o reproducción artificial, asumiendo que el mismo proceso está en acción. Pero la analogía de Darwin de la selección artificial es problemática en muchos aspectos. Los criadores de plantas y animales emplean la inteligencia y el conocimiento especializado para seleccionar animales reproductores y protegerlos de los peligros naturales. Sin embargo, el punto de la teoría de Darwin era establecer que los procesos naturales sin sentido pueden sustituir a un diseño inteligente.
    Darwin asume la idea que la selección natural es un proceso fundamental que mantiene la aptitud genética de una población al asegurar que los individuos más aptos sobreviven para producir mejor descendencia, siendo una especie biológica un grupo de individuos que es capaz de cruzarse para producir descendencia viable que pueda reproducirse. La crianza de un nueva o distinta especie que es incapaz de reproducirse no constituye una especie viable. Criaturas que no sobreviven para producir descendencia no realizan la reserva genética de ADN que de alguna manera puede suponerse eran perjudiciales y genéticamente no ventajosas.
    Aunque una simple presunción después que el concepto de selección natural define como más aptos aquellos individuos que sobreviven y que producen la mayor descendencia. Podemos suponer una característica que sea una ventaja porque una especie prospera, pero es imposible identificar la característica particular que ha producido el resultado codiciado de la supervivencia.
    En teoría la ventaja no significa nada más que el éxito en la reproducción, o el aumento de la población para la supervivencia de la especie en su conjunto. Podemos entonces suponer que las personas que sobrevivieron y producirán más crías están haciendo algo bien, pero eso es todo lo que se puede hacer. No se sabe en concreto o empíricamente lo que están haciendo bien, pero se presume que deben haber tenido las cualidades requeridas para la producción de una mayor descendencia. Por lo tanto, estos supuestos se basan siempre en una postura de extraña retrospectiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es la definición clásica de una tautología. Todos sus supuestos tienen que ser ciertos, ya que no pueden ser probados empíricamente.
      El problema reside en que no hay forma de probar estas hipótesis, y allí escondida la selección natural es una tautología sin sentido, que esencialmente establece que ´los organismos que dejan la mayor descendencia, dejan más descendencia´. Teoría inclusiva que se asienta en su propio universo de hechos y que no explica nada fuera de ellos. Además, siempre es cierto que en cualquier población algunas personas dejarán más descendencia que otros, si la población no cambia, o se dirige hacia la extinción. Como prueba la genética, las especies habrán cambiado más si los individuos menos favorecidos con más frecuencia tuvieron éxito en la reproducción de su especie.
      La selección natural al tiempo que parece ser una teoría que apoya la variedad del genoma , puede dar lugar a reducir las posibilidades actuales de variación. Según los darwinistas, como cuestión de hecho, el carácter predominante de los registros fósiles sólo pasa a ser la estasis: formas que siguen siendo las mismas durante largos periodos de tiempo, son reemplazadas abruptamente por formas completamente diferentes, algo que iguala la selección natural con la muerte no aleatoria que nadie entiende.
      Tales ´pruebas´de la evolución en acción son simplemente observación de hechos demográficos, fluctuaciones locales de genotipos y distribuciones geográficas. Estas fluctuaciones no afirman un proceso evolutivo innovador.
      La teoría evolutiva presenta uno de los ejemplos más explícitos de un razonamiento a priori, e incluso de fe ciega, algo jamás visto en una hipótesis supuestamente científica. Libros sobre la evolución están llenos de la suposiciones previas de que la teoría de la evolución es correcta. Los hechos se presentan luego para ajustarse la teoría. Y aunque muchas otras interpretaciones de estos hechos también son posibles, es raro un biólogo que se atreva a ser un disidente o incluso a sugerir que otras interpretaciones y explicaciones también son posibles.

      Eliminar
    2. Es fácil ver que la teoría de la evolución de las especies ha alcanzado el estatus de religión altamente venerada en la civilización occidental, empero si la evolución es el cambio progresivo, lineal y acumulativo de un tipo de organismo a otro tipo, el registro fósil en sí pone de manifiesto que no se ha producido la evolución.
      La teoría de la evolución de las especies no es sólo una pieza inerte de la ciencia teórica, también es un cuento popular de gran alcance acerca de los orígenes de la humanidad misma. El naturalismo darwinista ve la inteligencia como un subproducto de la evolución y a los seres humanos como un accidente de la historia natural.
      Esta peculiar modelo sociobiológico de la psicología evolutiva establece su definición de Dios como los procesos mecánicos de la naturaleza que aparentemente reflejan el sistema de creencias del racionalismo científico, y ejemplifica econ l lema que el Universo tiene una naturaleza amable y reflexiva. Argumento que proporciona una prueba para cualquier esquema cosmológico, científico o místico impuesto sobre él. Los procesos que reflejan el racionalismo científico ahora se llaman Dios, un regalo en sí. Y claro, la ciencia es Dios, fuente de muchas creencias supersticiosas que siguen la teoría de la evolución de las especies.

      Eliminar
  14. Las entidades complejas no evolucionan poco a poco, tienen que ser diseñadas desde el principio. Los sistemas orgánicos complejos no pueden evolucionar de manera darwiniana. Todo el sistema tiene que ser acoplado junto a la vez. Es todo o nada. Resulta extremadamente inverosímil que los componentes utilizados para otros fines sean fortuitamente adaptados a nuevos roles en un sistema complejo. No hay duda que la complejidad de la información en las entidades biológicas es muy alta y que la probabilidad de mutaciones aleatorias que lleven al estructurado de formas de vida tiene la apariencia de ser imposible. Prácticamente todas las mutaciones estudiadas en laboratorios de genética, que sean lo bastante macros para notarlas, son perjudiciales para los animales que las poseen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de la mayoría de las especies fósiles incluye dos características particularmente inconsistentes con el gradualismo, que son la estasis y la súbita aparición. La mayoría de especies no muestran cambio direccional durante su tiempo en la Tierra, y aparecen morfológicamente en el mismo registro fósil que cuando desaparecen. También indica que las especies no surgen en un área local por transformación constante y gradual, pero más bien las especies aparecen todas a la vez y completamente formadas. No es de extrañar que los paleontólogos rehuyan a la teoría de la evolución de las especies desde hace tanto tiempo. Cuando se ve la introducción de novedades evolutivas, por lo general se presentan como una explosión y muchas veces sin evidencia firme que los fósiles evolucionaron en otro lugar. En la práctica, la paradoja científica naturalista de la evolución no puede estar siempre pasando en otro lugar.

      Eliminar
    2. El argumento más común en contra de la existencia de vida ´inteligente´ en el Universo se basa en la realidad del consenso de la evolución darwiniana. Para decirlo de manera más específica, la premisa fundamental que subyace en el argumento en contra de la existencia de vida inteligente en el cosmos, y en concreto la forma humanoide, es la imposibilidad supuesta de la evolución independiente de grandes homínidos bípedos, verticales, capaces de la fabricación de herramientas en los planetas que son mundos aparte, como argumento en contra de la co-existencia de formas de vida humanoide en el cosmos en general.

      Eliminar
  15. La probabilidad de una larga serie de mutaciones ventajosas y al azar siendo seleccionadas para sobrevivir en una población es mínima. Sólo a partir de la década de 1960 hubo capacidad de estimar la probabilidad de que una mutación ocurra, o mejor dicho, la idea darwiniana de la selección acumulativa implica demasiada suerte. Esta rareza de errores de copia es un problema para la teoría neo-darwiniana.
    En matemática compleja el problema con el concepto de ´selección acumulativa´ es que no hay mucha suerte involucrada. Errores de copia en la secuencia de ADN son aleatorios, pero no ocurren con mucha frecuencia. Para la selección acumulativa un montón de buenas mutaciones tienen que ocurrir por casualidad. La tasa de errores de copia para los organismos distintos de las bacterias es muy pequeña. La razón de esto es que la célula tiene un mecanismo de ajuste que corrige los errores en la transcripción de ADN. Esta actividad de corrección de pruebas mantiene la tasa de mutación baja.
    Si la mutación no es el mecanismo celular que busca la teoría de la evolución, ¿existen otros mecanismos celulares que pueden impulsar la evolución? Reordenamientos genéticos -inserciones e inversiones de segmentos de ADN- podrían ser el mecanismo que los neodarwinistas necesidan para explicar este proceso mecanicista supuestamente aleatorio. Eso si el proceso de inversión e inserción de segmentos de ADN pueda considerarse aleatorio.
    Las inversiones de ADN parecen tener un papel importante que desempeñar en células y organismos, pero aún no se saben cuáles son esas funciones. Sin embargo, lo que sí se sabe es que no son sólo errores genéticos. Los reordenamientos parecen ser actos deliberados realizados por partes de la célula o el organismo, que no parecen efectuados al azar, según quienes impulsan la teoría de la evolución de las especies.

    ResponderEliminar
  16. La teoría de la evolución de la especies trata de explicar que un fenómeno tan biológica y bioquímicamente complejo como incluso la forma de vida más simple, podría haber sido generada espontáneamente en sí a partir de moléculas orgánicas y compuestos sueltos en el medio ambiente de la Tierra primitiva.
    Debido a que parte la teoría de la evolución de Charles Darwin siempre ha sido manifiestamente engañosa, el darwinismo y todo lo que ese término ha llegado a representar como la selección natural, la evolución, la supervivencia del más apto o el equilibrio puntuado, nada sabían en la época acerca de la vida a nivel celular. El protoplasma era la unidad más pequeña que entendían.
    Sin embargo, la teoría de la selección natural de Darwin declaró que toda la vida de cualquier entidad viviente entonces conocida o por descubrir en el futuro, simplemente tenía que funcionar desde el nacimiento hasta la muerte por ´leyes naturales´ que pueden ser definidas y analizadas. Esto por supuesto incluye el origen de la vida.
    Charles Darwin sugirió que la vida podría haberse formado poco a poco a partir de componentes claves que hubo cerca de alguna ´laguna caliente´ cuando el planeta se enfrió lo suficiente como para hacer que tal conjunto de factores sea posible. Más tarde se dio cuenta de que nada probablemente habría tomado forma gradual o de otro tipo en un entorno estático, por lo que le agregó un elemento catalítico: las ´fuerzas naturales´ de la biología, la química y el electromagnetismo mágicamente podrían haberse arremolinado juntas en un evento sospechosamente cerca del milagro.
    Hecho tan probable que sea cierto como que un tornado barriese a través de un depósito de chatarra y armase un vehículo. La ´laguna caliente´ se había convertido en un contrapeso al ´Dios lo hizo´. Entonces, ¿cómo conciliar la realidad con la fantasía del estanque caliente.
    Ningún científico de carrera puede hablar abiertamente contra el dogma darwinista sin tener que pagar un alto precio por ello. Si ese sistema de censura despiadada no fuera tan sólido, entonces seguramente el próximo tropiezo darwinista sería noticia mundial como el último sofisma en la ridícula idea que la vida podría haberse hecho a sí misma de ´forma natural´.
    Es que ni siquiera puede haber un solo progenitor de toda la vida. Cuando algún factor fortuito alcanzó el ideal estanque cálido inventado para el efecto, creó una sola entidad. Sin embargo, no fue una entidad común. Con ella llegó la capacidad múltiple para nutrirse de su entorno, crear energía a partir de ese alimento, expulsar los residuos generados por el uso de esa energía y casi como una ocurrencia tardía, reproducirse ad infinitum.
    La predicadores del evangelio darwinista admitieron que la primera forma de vida en un estanque cálido era una bacteria unicelular que carece de núcleo celular o procariotas, y que precede a las muy posteriores bacterias unicelulares con núcleo o eucariotas. No importa cómo la primera forma de vida comenzó a existir, porque incluso el núcleo más simple sería demasiado complejo para crearse sólo a través de un depósito molecular en un estanque caliente.
    La vida tuvo que haber sido sembrada en la Tierra. Según los darwinistas, no importa dónde se originó la vida, el proceso fue natural de principio a fin. Dentro de esos círculos, un grupo duro de ´verdaderos creyentes´ todavía se aferra a un nuevo descubrimiento de cierto compuesto químico o orgánico que se encuentra en el espacio para así tratar de mantener el argumento de Darwin en el punto de partida original que de alguna manera la vida fue ensamblada naturalmente en la Tierra, y todo lo que tienen que reconocer es que no tuvo lugar en la Tierra.

    ResponderEliminar
  17. El salto de procariotas a eucariotas es demasiado vasto incluso para pretender un eslabón evolutivo perdido que podría ser el responsable de ello. Al menos una docena de pasos serían necesarios sólo para ir desde la ausencia de núcleo hasta una descendencia que funcione plenamente. ¿Cómo explicarlo si por supuesto no es plausible? Afortunadamente, los darwinistas nunca han carecido de creatividad para inventar escenarios ´calentamiento de estanque´ para tapar los agujeros en su dogma, ya que es claro que un ´eslabón perdido´ no va aparecer para explicar el dilema procariota-eucariota.
    Pero aún más perjudicial para la posición del núcleo duro darwinista es el hecho que los procariotas son prácticamente indestructibles, capaces de vivir en absolutamente cualquier entorno, y comportarse en la actualidad de la misma que sus antepasados ​​fosilizados hace miles de millones de años. Se les conoce como extremófilos y conviven con muchas otras bacterias procariotas que prosperan en condiciones más favorables. Al parecer los procariotas que no podrían haber sobrevivido en la Tierra primordial, según los darwinistas ´evolucionaron´ de los extremófilos de la misma manera que los humanos supuestamente ´evolucionaron´ en forma paralela con los simios, desde un ancestro común en transcursos paralelos no trazables. Todo lo que se necesita como prueba es una criatura de aspecto razonablemente parecida al otro para establecer lo que ellos consideran un reclamo legítimo de conexión evolutiva,
    Los descendientes de los procariotas extremófilos existen claramente hoy, junto con los procariotas de otros ambientes que debes haber descendido de ellos. Sin embargo, las formas de transición entre ellos no se pueden encontrar, a pesar de que estas formas son requeridas por los principios del darwinismo. Frente a ese problema embarazoso, los darwinistas simplemente insisten en que existen las especies de transición que faltan, todavía escondidas en algún sitio en el registro fósil, al igual que el ´eslabón perdido´ entre los simios y los seres humanos está en alguna parte y en verdad se descubrirá algún día.
    El ´eslabón perdido´ ha sido convenientemente inútil para explicar la fase siguiente de la vida en la Tierra, cuando los procariotas empezaron a compartir escenario con el más grande y mucho más complejo eucariota unicelular, hace dos mil millones de años.
    Téngase en cuenta que cuando cualquier crítica del dogma darwinista hace una sugerencia que de igual forma no se puede probar, se cierra automáticamente, ya que la falta demostrativa es una sentencia de muerte en su fraternidad, donde el consenso adecuado es el acuerdo colectivo de tantos ´expertos´ naturalistas, verdad que debe ser aceptada como un evangelio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Resulta que un momento hay un procariota grande junto a uno pequeño, y al siguiente hay un eucariota con lo que parece ser un núcleo en su interior. Ni magia ni milagro, sólo un proceso biológico hoy desconocido, pero que podría haber sido posible hace dos mil millones de años. En cualquier caso, los procariotas grandes y pequeños vivieron lado a lado el tiempo suficiente para aprender a hacerlo en armonía, y de repente una gran variedad de eucariotas apareció junto a ellos, enteros y completos, listos para unírseles en un juego de supervivencia sin cambios aparentes tampoco en los eucariotas.
      Hace alrededor de 600 millones de años, las primeras formas de vida multicelular -el Ediacaran Fauna- aparecen de repente e inexplicablemente como ocurrió con procariotas y eucariotas. Hasta el día de hoy, la Fauna de Ediacara no se comprende bien, más allá del hecho que eran una clase de medusas o de algas marinas en una amplia gama de tamaños y formas, sin estar claro si eran plantas o animales, o una extraña combinación de ambos.
      Vivieron junto a los procariotas y eucariotas por unos 50 millones de años, hace unos 550 millones de años, cuando la llamada ´Explosión Cámbrica´ ​​ocurrió, ´explosión´ ya que en un abrir y cerrar de ojos, 5 a 10 millones años, en relación a los tres mil quinientos millones de años de vida precedente, los océanos de la Tierra se llenaron de una deslumbrante variedad de plantas de agua de mar y animales con cuerpo, sin nuevos filum añadidos desde entonces. En biología, filum o filo, es el rango de clasificación que está entre reino y clase.
      Ninguna de las especies de la era cámbrica se parece en nada a las especies vivas actuales, excepto los trilobites, cierto tipo de cangrejos. Todas las especies llegaron completamente ensambladas, machos y hembras, depredadores y presas, grandes y pequeñas, listas para vivir. Al igual antes, no hay predecesores que se puedan encontrar. La Tierra simplemente fue tomada en asalto por ellos, como si hubieran llovido del cielo.
      Se han escrito volúmenes acerca de la Explosión Cámbrica, y de su colección de extraños animales salvajes y plantas. Los darwinistas conceden que es con mucho la mayor dificultad que enfrentan al tratar de vender el concepto evolutivo del gradualismo. Sencillamente no hay manera de conciliar la rapidez impresionante, la asombrosa variedad, la gran incongruencia de la explosión cámbrica. Es un testimonio del viejo adagio que ´un hecho desagradable puede arruinar la teoría más bella´.

      Eliminar
    2. En todos los sistemas vivos, hay un conjunto especial de cuatro moléculas químicas, llamadas nucleótidos, que transcriben la información almacenada por el código genético de la vida.
      Millones de estos nucleótidos de ADN y ARN -más complejos que los aminoácidos esenciales- se unen entre sí, de extremo a extremo, en largas cadenas espirales, formando la moléculas de ADN y ARN. Las instrucciones necesarias para producir todas las estructuras de vida en la tierra están escritas por las reglas del código genético y transportadas en dos cadenas bioquímicas de doble hélice, que representan tan sólo una pequeña porción del equipo necesario que debería surgir por azar a fin que la generación espontánea de vida compleja se produzca.
      ¿Cómo se puede lógicamente asumir que surgieron por casualidad en un atolladero fisico-químico?

      Eliminar
    3. Uno de los problemas más difíciles en el escenario naturalista sobre el origen de la vida es la propiedad molecular de quirilidad. Los componentes básicos del ADN y las proteínas son moléculas que pueden existir giradas hacia la derecha o dextrógiras, y en su forma especular izquierda o levógiras.
      Los sistemas orgánicos presentan el ADN y ARN exclusivamente en su forma diestra, mientras que los aminoácidos en prácticamente todas las proteínas de los sistemas vivos, con muy raras excepciones, se producen sólo con el giro molecular a la izquierda. Tal combinación dextrogira y levógira se denomina mezcla racémica.
      Para que una célula viva funcione correctamente, es primordial que contenga la estructura tridimensional correcta en su ADN y proteínas, a su vez dependiente de proteínas hechas a partir de una mezcla pura de aminoácidos de giro izquierdo y de ADN ensamblados a partir de nucleótidos diestros. En consecuencia, si apenas un nucleótido o aminoácido se inserta incorrectamente en el ADN o molécula de proteína, la estructura tridimensional será aniquilada y dejará de funcionar.

      Eliminar
    4. ¿Una molécula de ADN surgió por casualidad sin poseer ninguna información, código o instrucción? ¿Puede surgir información, códigos o programas por casualidad? Es decir, que no hay información o materia que se pueda insertar en el universo desde fuera de nuestro dominio del espacio-tiempo. En consecuencia, sin una fuente inteligente, los naturalistas están forzados a concluir que la suma total de información en el ADN molecular surgió por casualidad.
      La información transportada por la molécula de ADN contiene las instrucciones para las estructuras y funciones del organismo. Dentro de cada célula existen todos los recursos necesarios para decodificar y utilizar esa información.
      En consecuencia, el enorme desafío que enfrenta el naturalismo es explicar cómo el código genético y la maquinaria celular necesaria para traducir la información almacenada en la molécula de ADN surgió de manera fortuita sin guía inteligente. Sin embargo, no hay información inherente espontáneamente generada por el ADN a menos que haya primero un sistema de interpretación de las secuencias exactas. Sus formas tienen la apariencia de orden o disminución de la entropía, pero por sí mismas no tienen sentido.
      Nadie ha llegado a una teoría creíble sobre cómo la información crucial, que es lo contrario de la casualidad, surge por procesos al azar. De hecho, el azar es la antítesis misma de la información, pero de acuerdo con el dogma de la evolución, el barajar nucleóticos al azar durante millones de años, supuestamente produjo no sólo la molécula de ADN, pero además el código que regula el almacenamiento y recuperación de la información que tiene.
      Los evolucionistas han recurrido pues al ingrediente mágico del tiempo para explicar el origen de la información almacenada por los sistemas vivos. Dado el tiempo suficiente, cualquier cosa es posible, incluso el origen de los complejos programas necesarios para generar la vida. En otras palabras, con el tiempo todas las combinaciones posibles de la materia, incluidas las necesarias para hacer un ser humano, producen por casualidad el movimiento molecular necesario.
      Cuando el tiempo es infinito tal fórmula de probabilidad del hecho predice que ocurrirán todas las posibles combinaciones. Sin embargo, las reacciones químicas en los sistemas vivos, como la combinación de aminoácidos y nucleótidos, son reversibles y no dejan rastros de memoria de las secuencias pautadas, siendo una representación errónea e inexacta para los sistemas biológicos.

      Eliminar
    5. La quiralidad molecular resulta cuando un átomo de carbono está unido a cuatro grupos químicos diferentes o sustituyentes. El resultado son moléculas con imágenes especulares una de la otra, al igual que ambas manos son imágenes especulares.
      Los términos dextrogiro y levógiro refiere la dirección de rotación en el plano de la luz polarizada. Una solución de aminoácidos dextrogira rota en el plano de la luz polarizada hacia la derecha, mientras que las soluciones levógiras lo hacen hacia la izquierda.
      Los racematos no son ópticamente activos y en laboratorio siempre resultan en proteínas que contienen una mezcla 50/ 50 de aminoácidos o nucleótidos dextrógiros.

      Eliminar
    6. La micro-evolución, fenómeno que no conlleva mutaciones, es una forma de interacción entre el organismo y el medio ambiente. La membrana de la célula biológica contiene numerosas proteínas integrales de membrana -PIM-, cada una de las cuales funciona como un receptor y transductor de frecuencia, semejante a un receptor de radio.
      Un componente de las PMI detecta y captura un elemento de frecuencia en particular, y el componente efector lleva a cabo la transducción del elemento a través de la barrera de la membrana, para de una manera u otra producir una expresión biológica, con primacías fisiológica y ambiental.

      Eliminar
    7. La Implosión es contraria en la vida a la explosión. La fuerza de la vida es igual a la habilidad de atraer fractalmente o implotar por compresión perfecta y auto organizar la carga eléctrica.
      Esto crea fuerza centrípeta implosiva entre las ondas de carga, e inicia la compresión auto organizada. Las ondas en proporción áurea suman y multiplican constructivamente sus velocidades de onda que crean la auto-similaridad que permite que la compresión se vuelva aceleración, también llamada gravedad. Ello explica el por qué caen los objetos a la tierra: la carga tiene un camino de salida de la velocidad de la luz.
      La geometría del ADN es un dodecaedro de cuatro-dimensiones. Cuando la trenza esta completa en otra trenza, el hilo de cuerda cabe en el cordón de la cuerda que cabe en la soga de la cuerda hasta potencialmente 12 cuerdas espectrales en el ADN. Esta es la sobreposición del eje de simetría de giro, la misma forma dodecaedrica de la retícula terrestre.
      El ADN es un atractor fractal debido a su auto-similitud que es cómo la estructura interna es un espejo de su estructura externa. El ADN es geométricamente un enroscado o dodecaedro hilado que se introduce cual una hélice ajustada. Luego el hilo de esa doble hélice ajustada se empieza a hacer una trenza coherentemente embonada hasta que la anidacion de la onda corta en una onda más larga.
      Eventualmente el ADN es una trenza que anida perfectamente las ondas de alta calidad de luz ultravioleta, para compartir la inercia con las ondas muy largas del cosmos. Una simetría particular que está basada en un anillo toroide que implota disparando su biología alfabética por efecto de la velocidad de la luz del anillo de ADN hasta voltearlo de dentro hacia afuera, y que lo habilita para comprimir el magnetismo de la aceleración biológica. Así es cómo los tornados y los vortices en implosión se tornan auto organizables.

      Eliminar
  18. Pero está lejos de ser la única. Toda la vida compleja comienza con la explosión del Cámbrico, aproximadamente los últimos 550 millones años. Durante ese tiempo, la Tierra ha sufrido cinco extinciones catastróficas principales y varias menores.
    Los cinco grandes eventos de extinción eliminaron entre el 50% y el 90% de todas las especies de plantas y animales vivos. El último de ellos, el evento del Cretácico, hace 65 millones de años, se llevó consigo a los dinosaurios y mucho de lo que estaba vivo al momento. Poco se entiende el patrón distintivo sobre la forma de vida existente entre los eventos de extinción y después de los eventos de extinción.
    Esta diferencia en el patrón de vida crea serias dudas acerca de ´gradualismo´ como un posible mecanismo explicativo de cómo las especies proliferan. Entre los eventos de extinción, cuando los ambientes son estables, la vida no parece cambiar en absoluto. El término clave es la estasis. Todo sigue más o menos igual. Pero después de los eventos de extinción, ocurre lo contrario: todo cambia profundamente. Nuevas formas de vida aparecen por todas partes, llenando cada nicho disponible en los nuevos entornos creados por las secuelas de la catástrofe. Sea lo que sea, no es gradualismo.
    La evolución gradual simplemente no ha sido confirmada por el registro fósil. No hubo un proceso gradual ni casual dictado por mutaciones al azar, favorables en los genes. Es otra situación. Es ´otra cosa´ que se llama equilibrio puntuado. Las formas de vida cambiaron por completo después de los eventos de extinción, y por lo tanto no tenían nada que ver con la selección natural o supervivencia del más fuerte o cualquiera de las antiguas homilías darwinistas que el mundo ha sufrido cual lavado el cerebro en crecimiento.
    Fue el primer gran desafío a la ortodoxia darwiniana, y se encontró con una oposición furiosa. La vieja guardia la etiquetó de ´la evolución por idiotas´. La gran verdad de que la evolución por selección natural no es evidente ni en el registro fósil o en la vida que hay alrededor de nosotros. La vieja guardia insistió en que el registro fósil simplemente estaba equivocado, que no daba una imagen completa porque faltaban grandes extensiones. Algo cierto, pero extensiones muy grandes estaban disponibles, y esos tratados mostraron la gran estasis de formas de vida en cada época, seguida por un rápido llenado de nichos ambientales después de cada evento de extinción.
    Si bien de hecho faltan partes del registro fósil, lo que está disponible es inconfundible. A comienzos de 1990, los darwinistas de la vieja guardia ´desacreditaron´ que las radiaciones repentinas de nuevas especies en una miríada de nichos ambientales vacíos destriparon muchos de los principios fundamentales de la gradual ´evolución natural´. Esa hipótesis simplemente no puede establecerse como un hecho. ¿Por qué? La ´absurda explosión cámbrica´ fue rotundamente inexplicable.

    ResponderEliminar
  19. Las ciencias biológicas están basadas en el Darwinismo. A su vez, puntos de vista ortodoxos en la evolución cultural están basados sobre una cronología de la civilización habiendo comenzado en Sumeria hace no mas de 6.000 años. La teoría no permite que una civilización avanzada haya existido antes de ese tiempo. Fin de la discusión. La arqueología y la historia pierden su significado sin una línea de tiempo fija como punto de referencia fundamental, puesto que la teoría de la ´evolución cultural´ ha sido atada a la teoría general de la evolución de las especies de Charles Darwin, y habiendo tanto en juego, se explica porqué son negadas e ignoradas las anomalías y los enigmas.
    Las ´Piedras de Ica´ en Perú son un ejemplo. Talladuras sofisticadas en piedra tan enigmáticas como fascinantes. Alguien talló hombres luchando contra dinosaurios, gente con telescopios y personas ejecutando operaciones con equipo quirúrgico. También contenían dibujos de continentes perdidos.
    El denominado ´Hombre de Java´ fue encontrado en depósitos del Pleistoceno medio y de una edad plausible de 800.000 años. Científicos interesados llegaron a la conclusión que esto era imposible y encontraron maneras de desacreditar el hallazgo como un error, una ilusión o un engaño. Sin embargo, antes que el hombre de Java, científicos del siglo XIX certificaron una serie de ejemplos anatómicamente modernos de restos óseos humanos en estratos muy antiguos.
    La presencia en Europa de seres que utilizan herramientas de piedra de una manera sofisticada parece casi imposible. Pero se cree que al final del Plioceno, hace unos dos millones de años, la especie humana moderna aún no habían llegado a existir. Sólo en África deberían encontrarse antepasados ​​humanos primitivos, y estos se limitaron a Australopithecus y Homo habilis, este último considerado como el primer fabricante de herramientas. No obstante, el sitio de San Prest en Francia restos humanos podrían tener entre un millón doscientos mil a un millón seiscientos mil años de antigüedad.

    ResponderEliminar
  20. Los darwinistas creen que la saga humana comienza con mamíferos insectívoros tamaño ratón, parecidos a las musarañas arborícolas modernas, contemporáneos de los grandes dinosaurios. Luego viene la extinción del Cretácico, hace 65 millones de años, que se llevó a los dinosaurios y allanó el camino para que esos pequeños insectívoros evolucionaran durante los próximos millones de años en los primeros primates, los prosimios, o literalmente pre-simios o pre-monos, de principios del Paleoceno, que dura hasta hace 55 millones de años.
    Al igual que con casi todos los aspectos del dogma darwinista, esto es pura especulación. Hay indicios claros de una especie de transición insectívora prosimio en cualquier momento del proceso. Leer el registro fósil es descubrir la legitimidad del equilibrio puntuado como una explicación plausible. El registro de fósiles de formas de vida aparecen en la Tierra con mayor frecuencia después de los eventos de extinción, pero no siempre. Tanto los supuestos proto-primates y plantas con flores surgen durante el período que precede a la extinción del Cretácico. Por lo que la aparición posterior a la extinción relativamente repentina de los primeros primates, los prosimios, es una de las muchas manifestaciones repentinas.
    En cuanto a los orígenes humanos, se plantea esta pregunta: ¿los proto-primates realmente evolucionaron a prosimios y luego hacia seres humanos? ¿O es que los prosimios parecen monos, simios y seres humanos? Sin embargo sucedió, hay un patrón. Los primeros prosimios se encuentran en el registro fósil después del límite Mesozoico / Cenozoico hace 65 millones de años. Se supone que algún día se encontrarán antepasados como uno de los innumerables ´eslabones perdidos´ necesarios que hacen de la evolución darwiniana un caso hermético.
    Los prosimios dominan a través del Paleoceno y el Eoceno, que duran 65 milliones de años. Hace 35 millones de años, comienza el Oligoceno, cuando aparecen los primeros monos diferentes de los prosimios. Una vez más, la ciencia oficial asume que los monos evolucionaron a partir de los prosimios, a pesar que de hecho existe una fuerte evidencia que apunta en la dirección opuesta, hacia la estasis del temido equilibrio puntuado.
    Prosimios y monos tienen ciertos vínculos fisiológicos como agarrarse con manos y pies para permitir un movimiento fácil a través de los árboles, pero son diferentes. La razón por la que están vinculados en un diagrama de flujo de la evolución es porque parecen lo suficientemente cerca para vincularlos con la evolución. Tan simple como eso. La ciencia oficial se centra en las similitudes y como siempre se esfuerza por ignorar sus discrepancias abiertas, para que la evolución de las especies haga su magia y genere esas diferencias inexplicables.

    ResponderEliminar
  21. Durante los siguientes 10 millones años monos más grandes, más fuertes y más ´avanzados´ compiten con los prosimios por los recursos arbóreos, ganando rápidamente ventaja sobre ´sus antepasados´ y conducen a parte de ellos hacia la extinción. Luego, hace unos 25 millones de años, el Mioceno trae consigo los primeros monos en el registro fósil, a medida que se detectan todos los demás primates repentina e inexplicablemente.
    Una vez más, la ciencia insiste en que evolucionaron de los monos, pero la evidencia para apoyar esa afirmación es tan engañosa y desconcertante como debate del enlace prosimio-mono. Los esqueletos necesarios para apoyar una transición creíble simplemente no están en el registro fósil. Si esto no es un patrón distinto del equilibrio puntuado, entonces ¿qué es?
    En cuanto a la evolución de los primates, el Mioceno tiene poco sentido. Hace 25 millones de años, cuando comienza, los prosimios han vivido alrededor de unos 30 millones de años y los monos durante 10 millones de años. Sin embargo, en un amplio registro fósil del Mioceno, prosimios y los monos son poco frecuentes, mientras que los recién llegados, los monos , están por todo lugar.
    Durante 20 millones de años, los monos florecen. Producen dos docenas de diferentes géneros o tipos, y muchos tienen más de una especie dentro del género. Esos monos vienen en la misma gama de tamaños que presentan hoy en día, desde criaturas-gibón bien pequeñas, a la gama de chimpancé de medio tamaño, hasta los gorilas clasificados de gran tamaño, Gigantopithecus, conocidos en India y China
    Esa es otra cuestión interesante sobre los simios del Mioceno: sus fósiles se encuentran en todas partes de África, Europa y Asia. La mayoría de ellos presentan una interesante y confusa mezcla de rasgos anatómicos, claramente diferentes de los monos en que no tienen colas, al igual que los simios modernos. Sin embargo, los brazos tienden a ser más como los brazos de mono, con la misma longitud que las piernas. Más que cualquier otra razón, es por eso que se oye tan poco de los antropólogos sobre simios del Mioceno. Sus brazos no tienen el sentido de las extremidades anteriores de un cuadrúpedo ancestral.
    Sin embargo, existen híbridos sin cola, de cuerpos simiescos con brazos y manos de mono. Desde un punto de vista fisiológico, un organismo de simio con los brazos y las manos de mono no se mueve con la misma facilidad y cómodamente como un cuadrúpedo. Simplemente no puede suceder. De hecho, realmente hay sólo una postura que se presta para el transporte de un híbrido como el mono-mono, y esa es la posición vertical. Cualquier mono puede moverse con gracia sobre sus patas traseras. En comparación, los simios son torpes.
    Por lo tanto, parece probable que al menos algunos de los híbridos mono-simios del Mioceno tuvieron que andar en posición vertical, en oposición a los otros simios de la época con los brazos largos, más gruesos que los de gibones, orangutanes, chimpancés y gorilas.

    ResponderEliminar
  22. Caminar es fundamental para la comprensión de los orígenes del ser humano, porque los darwinistas presumen es el factor que establece el proceso para convertirse en humanos. La teoría dice que alrededor de 5 a 10 millones de años atrás, cuando los bosques pesados ​​que cubrían África comenzaron a encogerse, algunos de los simios cuadrúpedos del Mioceno que entonces vivían allí - no fueron las extinciones ni las especiaciones durante los anteriores 15 a 20 millones años- comenzaron habitar en las sabanas de reciente formación.
    Aunque poco equipados para emprender tal viaje, supuestamente varias especies de monos se arriesgaron al aprender a ponerse de pie para ver a lo largo del horizonte de la sabana y explorar a los depredadores, adoptando constantemente la postura erguida. De este modo, una especie atrevida y desconocida dio ´el paso gigante para la humanidad´ real.
    Todavía nadie puede decir cuál de los primeros bípedos ´pre-humanos´ se convirtió en humano, porque las lagunas fisiológicas son enormes. De hecho, la postura erguida es la única traza común importante en el aspecto físico con aquellos antepasados. Pero incluso eso revela la divergencia notable con los primeros pre-humanos hace tres mil quinientos millones de años.
    Incluso si se trata de la evolución o no, los métodos de locomoción humanos son muy diferentes. Los seres humanos tienen un distintivo que comienza con un necesario golpe de tobillos del talón situable muy por detrás del punto medio de los pies. Tras el golpe de talón, el impulso hacia adelante se gira a la izquierda o a la derecha, hasta los bordes de los pies para evitar los arcos plantares. Una vez pasado el arco, hay una marcada oscilación del impulso a través del pie de fuera hacia el interior, donde el impulso se recopila y se regenera en el poderoso empuje del dedo grande del pie, con los cuatro dedos pequeños actuando como balanceadores.
    Los pre-humanos caminaron con marcadas diferencias. En lugar de tener un fuerte golpe de talón, su tobillo se coloca en el punto de equilibrio del centro del pie, lo que permite descender prácticamente plano con una distribución casi igual de peso y momento entre el talón y el área de equilibrio. En lugar de un impulso de oscilación hacia fuera y alrededor del arco plantar más pequeño, la línea de impulso va casi recta a lo largo de la medianera del pie. Eso hace una plataforma mucho más estable para las plantas de los pies hacia el siguiente paso, que se lleva a cabo mediante la generación de empuje con toda el área de soporte en vez de sólo con el dedo grande del pie.
    En suma, las reconstrucciones actuales de los llamados ´pre-humanos´, invariablemente en nada se parecen a los seres humanos. Estos australopithecus eran poco más que chimpancés bípedos. Los australopitecos robustos eran gorilas bípedos. El género Homo -habilis, erectus, los neandertales y otras especies discutibles- fueron una actualización distinta que todavía no se acercan al estado humano. Sólo cuando aparece el hombre de Cro-Magnon, de repente e inexplicablemente como todo lo demás, hace 120.000 años en el registro fósil, es que se ve sin lugar a dudas seres humanos.

    ResponderEliminar
  23. Los descubrimientos recientes muestran signos que la locomoción bípeda se remonta hasta seis millones de años atrás, pero es al final de un transcurso de cuatro millones de años, cuando aparece el hombre de Cro-Magnon, hace 120.000 años, que todos los fósiles pre-humanos revelan distintas características no humanas.
    Poseen huesos robustos mucho más gruesos y fuertes que los huesos humanos, necesarios para soportar la tensión generada por músculos más poderosos. Sus brazos son más largos, en especial del hombro hasta el codo, y también tienen más o menos la misma longitud que sus piernas, como los simios del Mioceno. Y en los numerosos aspectos que se puedan cuantificar en cada uno de los cráneos, son más simiescos que humanos.
    Esas diferencias detentan los huesos de los australopitecos tanto como los huesos de los neandertales, lo que significa que algo muy dramático pasó a producir los Cro-Magnon, y no fue el resultado de un evento de extinción. Era otro factor. El abismo entre los Cro-Magnon humanos y todos lo demás que se presente es tan amplia y profunda que no hay manera legítima para conectar a los dos, además de vincular su locomoción bípeda.
    Todos los llamados ´pre-humanos´ son mucho más como chimpancés bípedos o gorilas bípedos que seres humanos incipientes. Los darwinistas argumentan que es por eso que se llaman pre-humanos, porque no son tan claramente humanos. Pero otra interpretación se saca en el registro fósil, que juzga con justicia e imparcialidad los hechos tal y como existen, sin el toque requerido por el dogma darwinista.
    Ese giro dice que el abismo fisiológico abierto entre los neandertales y los Cro-Magnon se puede explicar plausiblemente con otro ´eslabón perdido´, y negar el hecho de que los Cro-Magnon aparecen de la nada, mirando esa nada como la nada de lo que ya ha venido antes.
    Lo que no se menciona es que se necesitarían decenas de estos enlaces para mostrar cualquier tipo de transición creíble de cualquier pre-humano a Cro-Magnon. Está claro que no secedió así, incluso aceptando por un momento que en términos darwinianos no hay manera de dar cuenta de la aparición repentina de Cro-Magnon, o sea de los seres humanos, en el planeta Tierra.

    ResponderEliminar
  24. Si eso es cierto, entonces ¿qué pasa con los llamados ´pre-humanos´? ¿Quiénes son sus ancestros? En el registro fósil sus huesos tienen aspectos muy diferentes de los seres humanos, sin embargo, claramente caminaron erguidos durante al menos cuatro millones de años, y los nuevos descubrimientos incluso amenazan con llegar a seis millones de años.
    Entre las 50 o más especies de simios del Mioceno, por lo menos algunas están caminando erguidas ya hace 10 a 15 millones de años. Al menos cuatro de los 50 simios del Mioceno estaban en camino de convertirse en cuadrúpedos con descendientes hoy vivos. Igualmente es cierto que otros de los que 50 pasaron del Mioceno erguidos en dos piernas. Técnicamente estos son llamados homínidos, seres de apariencia humana que no son humanos. De hecho, cada fósil bípedo anterior al hombre de Cro-Magnon se considera un homínido, una cuestión fuera del linaje humano.
    Así que los darwinistas han reemplazado el término homínido de uso común con el mucho menos específico de ´pre-humano´, que tan sutilmente lava el cerebro para que se crea que no hay duda acerca de esa conexión. Y ese lavado de cerebro funciona. Han lavado el cerebro para hacer creer aún que no hay simios bípedos vivos en el mundo de hoy, a pesar de cientos de avistamientos y encuentros con estos simios bípedos cada año en todos los continentes excepto la Antártida.
    Los darwinistas del lavado de cerebro quieren ignorar esos informes cubriéndolos con el ridículo. Ellos llaman ´imposibles´ a estas criaturas, y esperan que el peso de sus credenciales pueda sostener la realidad a raya el tiempo suficiente averiguar qué hacer con la catástrofe de relaciones públicas a que se enfrentarán cuando el primer homínido salga a la escena mundial, vivo o muerto. Ese será el día más negro en la historia darwinista, porque su larga charada habrá terminado oficialmente, salvo en el tribunal oficioso de la opinión pública manipulada.
    La evidencia que apoya la realidad de los homínidos es abrumadora, y si en verdad son reales significa que el registro fósil ´pre-humano´ es en realidad un registro de antepasados no humanos. Y si ese es el caso, entonces los humanos no tienen lugar en el diagrama de flujo de la vida en la Tierra. Y si eso es cierto, entonces es igualmente claro que no podrían haber evolucionado como los darwinistas afirman sucedió.

    ResponderEliminar
  25. La época del Mioceno tuvo los medios para producir homínidos vivientes, tanto como 50 o más especies diferentes durante 20 millones de años. Cuando terminó, hace cinco millones de años, media docena o más de simios bípedos estaban en la Tierra, entre ellos australopitecos y otros fósiles simiescos tempranos, que tenían un patrón de marcha distinto del humano. En resumen, han seguido el patrón de equilibrio puntuado de estancamiento a largo plazo.
    Los seres humanos simplemente no encajan en el patrón de desarrollo de los primates en la Tierra. Las especies que aparecen se someten a cambios morfológicos en el tiempo, y fuera de la necesidad desesperada de los darwinistas para mantener a los humanos directamente relacionados con la línea de los primates, que tienen 48 cromosomas, mientras que los seres humanos poseen 46 cromosomas.
    En la naturaleza, las plantas y los animales tienden a reproducirse muy fieles a su especie. Es por eso que la estasis es la característica dominante de la vida en la Tierra. Especies aparecen y permanecen esencialmente las mismas, aparte de los cambios superficiales de la microevolución, hasta que se extinguen por la razón que sea: catástrofe, incapacidad para competir por los recursos con eficacia, etc.
    Cuando aparecen los individuos ´defectuosos´, son incapaces de afectar la reserva genética colectiva de sus especies. Una mutación negativa que no mate al individuo donde aparece, es poco probable que pase a la posteridad, a pesar de las afirmaciones darwinistas que así es precisamente cómo se produce la evolución.
    Todos los genomas tienen pesos y contrapesos contra cambios significativos de cualquier tipo, por lo que la inmovilización ha sido el sello distintivo desde que comenzó la vida. Individuos aberrantes son eliminados de manera eficiente, ya sea temprano en el proceso reproductivo, o poco después de la reproducción.
    Todas las especies son susceptibles de errores en el proceso de reproducción. Esta supresión de fallos es cierta en la gran mayoría de las especies. La mayoría de los genomas son y permanecen notablemente libres de defectos basados ​​en los genes. Es en los mamíferos que se producen abortos espontáneos, muertes fetales o defectos en nacidos vivos.
    Sin embargo, hay muy pocos defectos en los bancos de genes de cualquier especie natural o salvaje. Las especies domesticadas tienen tantos puntos de divergencia de las especies silvestres o naturales, que no es realista considerarlas en cualquier tipo de contexto relativo. Lo mismo que es cierto para los seres humanos y los primates de los que supuestamente evolucionaron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ADN mitocondrial demuestra que la especie humana ha existido unos 200.000 años. Los primeros fósiles Cro-Magnon aparecen en estratos con 120.000 años de edad. Lo que encaja con el origen de un pequeño grupo proto-humano hace 200.000 años.
      Los seres humanos tiene más de 4.000 defectos genéticos repartidos por el acervo genético común. Algo en lo que ninguna otra especie se le acerca. ¿Cómo más de 4.000 defectos genéticos se abrieron camino en la reserva genética humana, cuando tales defectos son raros o inexistentes en el genoma de las especies silvestres o naturales?
      Solo puede haber ocurrido si los primeros miembros -no más que un puñado de parejas reproductoras- tenían un paquete completo de fallos dentro de su genoma.
      Esa es la única manera que la humanidad puede expresar los mismos trastornos genéticos exactos. Si descendiera de simios, como los darwinistas insisten, entonces los simios deben tener un número muy grande de esos defectos genéticos. Pero no ocurre.
      Si los seres humanos han sido genéticamente singulares hace 200.000 años, entonces la única forma en que esos defectos podrían surgir en el acervo genético humano es por aberración genética de la generación fundadora de la especie humana, y los errores del proceso se quedaron para ser transmitidos a la posteridad.

      Eliminar
  26. El orden y la complejidad en el universo está mucho más allá del alcance de la casualidad. La enorme complejidad de los sistemas vivos y la naturaleza de la información en la molécula de ADN no se puede explicar por las leyes naturales del universo dimensional.
    Los sistemas vivos necesitan enormes cantidades de información para construirse. La incorporación de períodos de tiempo prolongados no aumenta la probabilidad que la información sea obtenida de forma espontánea. Las leyes de la termodinámica y la demanda de equilibrio químico hacen que los sistemas tiendan hacia el desorden con el avance del tiempo, lo que aplicado al campo de la información significa que la cantidad total de información en un sistema cerrado disminuye a medida que avanza el tiempo.
    Con el paso del tiempo la suma total de información almacenada en una molécula de ADN siempre se degrada, y encima las moléculas de ADN recogen mutaciones que provocan la muerte del organismo. En cada caso, el resultado es siempre el mismo, la pérdida de información.
    La teoría de la evolución dice que ocurre justo lo contrario, y además asegura que este aumento de la información también debe ocurrir sin ninguna orientación inteligente. Tal acontecimiento no sólo rompe una verdad fundamental sobre la teoría de la información -que la verdadera información sólo proviene de una inteligencia- y también desafía la Segunda Ley de la Termodinámica, que asevera que la información almacenada en una molécula de ADN se degradaría sin aumentar. Por tanto, la biogénesis espontánea de la vida en la Tierra en semejantes condiciones sería un milagro matemático.
    Si se asume que las leyes de la física y la química son esencialmente uniformes en todo el universo, entonces la conclusión lógica es que la vida no podría haber surgido por casualidad en cualquier parte del universo, ni habría ninguna explicación para que la información codificada, que no surge por casualidad, lleve a la molécula de ADN. En consecuencia, el origen celular, así como la información de la molécula de ADN, deben haber sido obra de una inteligencia extra-dimensional allá de los límites del espacio-tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de las diferencias, los diseños infinitamente probables de organismos vivos, no pudieron haber sido producidos en un googol de operaciones de cambio al azar y la selección. Un googol es 10 elevado a 100 y representa un número mayor que la cantidad de átomos posibles en el universo conocido.
      Visto así, el darwinismo es un absurdo matemático, físico y lógico, un error demostrado hace décadas antes que una teoría científica.

      Eliminar
  27. ¿De dónde proviene la información para la reproducción, crecimiento, metabolismo y reparación de los sistemas celulares orgánicos?
    Durante la historia han habido muchos sistemas de recuperación y almacenaje de información desarrollados por los seres humanos: tablillas de arcilla, madera, papiros, tinta sobre papel, quipos, tambores, cuentas de collar, petroglifos, hasta los computadores actuales.
    Utilizados para almacenar y recuperar información esencial, no importa cuál, la humanidad ha ingeniado medios eficientes cuyos sistemas siempre comparten dos elementos vitales.
    - Cada uno de los sistemas usa un medio material, sean moléculas aéreas que transmiten datos y voz, a innúmeros materiales, incluidas perlas, para codificar y transportar la información.
    - Cada uno de los sistemas emplea indistintamente normas y reglamentos específicos que determinan el sentido de la disposición de signos y letras sobre una superficie tangible.
    Debido a la Ley de acción de masas, a los aminoácidos y nucleótidos no les favorece un ambiente acuoso. El ADN y el ARN no son las primeras moléculas con auto-duplicación basadas en la química del carbono de las que surgió la vida. La función de almacenamiento de la información que transfiere el ADN se desarrolló más tarde. Sin embargo, el ARN es muy inestable en agua. Sus enlaces químicos son aún más sensibles a los efectos destructivos del equilibrio en un ambiente acuoso. Todos los procesos que son destructivos para ADN resultan incluso más destructivos para ARN.
    En los sistemas de almacenamiento y recuperación de información, el importe neto de la información en un sistema cerrado siempre se reduce a medida que avanza el tiempo. Aplicado a la biología indica que la suma total de la información genética dentro de una muestra de cruzamiento de genes se degradará con el avance del tiempo. Esto es causal para la extinción de los sistemas biológicos.
    En dicha situación, si información con nuevos alelos -material genético fresco- se injerta a la muestra genética de un sistema cerrado en una población reproductora aislada, tiene el efecto de estabilizar la población y retrasar la extinción inevitable. A su vez, aplicada la teoría de la información, equivale a aumentar un sistema con información nueva insertada desde fuera por una fuente inteligente.
    Dado que según los darwinistas, el universo es un sistema cerrado, a continuación se deduce, que en el principio del tiempo, la cantidad total de información en el universo estaba en un máximo, y ya que la información no surge por casualidad, el primer reto para los naturalistas es determinar de dónde proviene.

    ResponderEliminar
  28. Hay dos formas básicas de plantas y animales: salvajes y domésticas. Las formas salvajes superan en número a las domesticadas. Pero al examinar éstas se encuentran hasta ahora fuera del paradigma evolutivo aceptado.
    Se cree que todas las plantas domesticadas aparecieron hace máximo 10.000 años, con diferentes grupos surgiendo en distintas partes del mundo en momentos diferentes. Inicialmente, en el llamado Creciente Fértil que comprende Irak, Siria y el Líbano, llegaron el trigo, la cebada y las legumbres, entre otras variedades.
    Más tarde, en el Lejano Oriente, aparecen el trigo, el mijo y el arroz. Después, en lo que será América, llega el maíz, pimientos, fréjol, calabaza, tomates y papas. Algunas tienen predecesores silvestres que fueron al parecer un punto de partida para la variedad domesticada, pero otras, como muchas verduras comunes, no presentan precursores obvios.
    No hay indicios botánicos concluyentes que puedan explicar cómo las plantas y hierbas silvestres dieron lugar a las domésticas, en realidad es un profundo misterio. Los botánicos aceptan la hipótesis que durante el periodo Neolítico los agricultores de alguna manera descubrieron cómo se hibridan hierbas silvestres, granos y cereales.
    Por otro lado, aquellos nuevos agricultores de la Edad de Piedra que estaban recién salidos de sus cuevas y acaban de convertir el suelo por primera vez de alguna manera incipiente, habrían logrado transformar las hierbas silvestres, granos y cereales en torno suyo en especies domesticadas. ¿Es eso posible?
    En realidad se requiere de un sinnúmero de milagros dentro de dos grandes categorías de milagros. La primera es que los pastos, granos silvestres y cereales resultaban inútiles para los seres humanos. Las semillas y los granos eran demasiado pequeñas, tanto como cristales de sal o azúcar, y fuera de la capacidad de agarre y manipulación mediante los dedos humanos. También eran duras, como diminutas cáscaras de nuez, lo que hizo imposible convertirlas a cualquier cosa comestible. Por último, su química nutritiva era adecuada para los animales, pero no en seres humanos.
    Así, variedades silvestres fueron demasiado pequeñas, duras y nutricionalmente inadecuadas para los seres humanos. Necesitaban ser considerablemente ampliadas en tamaño, suavizadas en textura y revisadas a nivel molecular. Lo que sería un desafío imponente para los botánicos modernos, y mucho mayor para los agricultores neolíticos.
    A pesar de la aparente imposibilidad, los botánicos modernos confían que los primeros agricultores tuvieron todo lo que necesitaban para hacerlo posible: tiempo y paciencia. Durante cientos de generaciones de cruzamientos selectivos, conscientemente dirigieron la transformación genética de la media centena de productos agrícolas que llegaron a ser más útiles para la humanidad.

    ResponderEliminar
  29. ¿Y cómo lo hicieron? Por la hazaña asombrosa de duplicar, triplicar y cuadruplicar el número de cromosomas en las variedades salvajes. Trigo y avena doméstica fueron elevados de un antepasado con siete cromosomas a su actual con 42, una expansión por un factor de seis. La caña de azúcar se expandió de un ancestro de 10 cromosomas al de 80 cromosomas actual, o sea, por un factor de ocho.
    Los cromosomas de los plátanos y manzanas, se multiplicaron por un factor de 2 o 3, mientras que los cacahuetes, las papas, el tabaco y el algodón, entre otros, se han expandido por factores de cuatro. Esto no es tan sorprendente como parece, ya que muchas plantas con flores silvestres y árboles tienen varios conjuntos de cromosomas.
    Esto trae a colación el gran misterio de las plantas con flores. Las primeras aparecen en el registro fósil hace 150 millones de años, preparadas para multiplicar hasta más de 200.000 las especies conocidas. Pero nadie puede explicar su presencia, porque no existe un vínculo conectivo a cualquier forma de plantas que les precedieron.
    Es como si fuesen traídas a la Tierra con una capacidad integrada para el desarrollo de varios conjuntos de cromosomas, y de alguna manera los pueblos ​​neolíticos agrietaron los códigos de aquellas más ventajosas para la humanidad. No obstante, los códigos ya estaban rotos, la gran expansión de material genético en cada célula de las variedades locales hizo que crezcan mucho más grandes que sus antepasados ​​salvajes.
    A medida que crecían, sus semillas y granos se convirtieron en lo suficientemente grandes como para ser vistos con facilidad, recogidos y manipulados por dedos humanos. Al mismo tiempo, las semillas y los granos se suavizaron a un grado donde pudieron ser molidos, cocidos y consumidos, y su química celular se alteró lo suficiente como para empezar a proporcionar alimento a los humanos que los comieron. La única palabra que equivale a ese logro es: milagro.
    Asunto que por supuesto implica que en realidad no fue una posibilidad que tales manipulaciones complejas de la naturaleza fueran realizadas por pequeños terratenientes primitivos en ocho áreas geográficas hace más de 5.000 años. Esto sólo prueba credulidad, ya que en cada caso y en cada área, alguien en realidad tenía que mirar a un progenitor silvestre e imaginar lo que podría llegar a ser o debería convertirse.
    Entonces, de alguna manera, tenían que asegurarse que su epifanía se llevara a cabo a través de incontables generaciones que tuvieron que mantener su compromiso con la siembra, cosecha, selección y cruzamiento de plantas silvestres, sin poner nada de comida en sus mesas durante sus vidas, por un proceso agrícola que alguna vez pudiera alimentar a sus descendientes en algún futuro remoto y distante. Es difícil tratar de inventar un más improbable y absurdo escenario, y sin embargo, para los botánicos modernos, es un evangelio en que creen con un fervor que daría vergüenza a los mismos creacionistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para domesticar una planta silvestre sin utilizar principios genéticos y manipulación artificial, primero debe ser modificada por cruzamiento dirigido, algo sólo posible gracias al esfuerzo de los seres humanos. Así que la ecuación es simple.
      Los antepasados ​​silvestres para la mayoría de plantas domésticas son evidentes. La mayoría de las versiones domésticas aparecen hasta hace 10.000 años, cuando los seres humanos vivos en ese momento eran bárbaros primitivos. En los últimos 5.000 años, no han sido domesticadas más plantas, aunque algo tan valioso como unas pocas docenas de productos vegetales fueron ´domesticados´ por los primeros agricultores.
      Aquí los botánicos oficiales saben que tienen un problema serio, pero lo único que sugieren es que sencillamente tenía que haber ocurrido de forma natural, porque ninguna otra intervención inteligente, o vaya a saberse qué, puede ser considerada en ningún caso.
      El hecho es que en 1837, el Jardín Botánico de San Petersburgo, Rusia, comenzó intentos concertados para hacer del centeno silvestre un cereal comestible, en una nueva forma de domesticación. Todavía están tratando, debido a que su centeno no ha perdido nada de sus rasgos salvajes, especialmente la fragilidad del tallo y el grano pequeño.
      Ahí está el embarazoso problema que los naturalistas enfrentan, domesticar una hierba salvaje como el centeno, algo que según afirman fue hecho una y otra vez por culturas del Neolítico.

      Eliminar
    2. Al igual que con las plantas, la domesticación de animales siguió un modelo de desarrollo similar que se extiende hace 10.000. También se inició en Mesopotamia, con ganado vacuno, ovejas, cabras y cerdos, entre otros animales. Luego, en el Lejano Oriente, surgen patos, gallinas y búfalos de agua, entre otros. Después, en el Nuevo Mundo, aparecen llamas y vicuñas. Este proceso no se ha simplificado mediante la ampliación del número de cromosomas.
      Todos los animales salvajes y domésticos son diploides, lo que significa que tienen dos juegos de cromosomas, uno de padre y uno de madre. El número de cromosomas varía tan ampliamente como en las plantas
      Las herramientas disponibles para los agricultores neolíticos fueron las mismas que para los pastores de la época: tiempo y paciencia. Iguales técnicas de cruzamiento al parecer eran utilizadas por los granjeros, y animales salvajes fueron criados selectivamente generación tras generación hasta acumular suficientes modificaciones graduales capaces de crear versiones domesticadas de ancestros silvestres.
      Al igual que con las plantas, este proceso requiere en cualquier lugar de cientos a miles de años en cada caso, y también se llevó a cabo decenas de veces en zonas muy distantes entre sí en todo el mundo. Una vez más, el problema es tratar de imaginar a los primeros pastores con suficiente visión de predecir un objetivo, e iniciar el proceso de mejoramiento en sus propias vidas que se llevó a cabo durante siglos, hasta que se logró el modelo final, con el pastor como líder de la manada.
      Series enteras de los genes tuvieron que ser modificados para cambiar las características físicas de los animales. En un interesante contrapunto a las plantas silvestres y domesticadas, los animales domésticos suelen ser más pequeños que sus progenitores silvestres. Pero con los animales, algo inefable, deben cambiar radicalmente para alterar sus naturalezas básicas de salvaje a dócil, y lograr algo que permanece más allá de las capacidades modernas, aunque los darwinistas atribuyen esa capacidad a los seres humanos del Neolítico.

      Eliminar
    3. ¿Cómo se puede explicar la aparición repentina de cultivos de alimentos genéticamente modificados y técnicas avanzadas de ingeniería en el inicio de la civilización humana?
      Los cereales claves y los cultivos de leguminosas aparecen de la noche a la mañana como por arte de magia. El trigo, el maíz, el frejol y el arroz constituyen un complejo conjunto de enigmas genéticos. La investigación sobre los hábitos alimenticios de las tribus de la edad piedra de todo el mundo muestra que los antepasados cazadores-recolectores subsistían de las plantas de hoja verde y las carnes de músculo magro. Esto tiene mucho sentido porque estos alimentos son fácilmente disponibles, requieren poco o ningún tratamiento, y se podrían cocinar sobre un fuego abierto.
      El problema con los cultivos de granos que son la base de la civilización es que las semillas de gramíneas salvajes son tan pequeñas que el costo beneficio de la cosecha no resultaba favorable. También requieren la cosecha, la trilla y la tecnología de cocción, ya que tienen que se deben hervir metódicamente. Tecnología que el hombre de la Edad de Piedra carecía.
      La razón por la que estos granos tienen que ser cocinados es porque el intestino humano no está adaptado para digerir granos silvestres. Esto hace que sea muy claro el uso de semillas de gramíneas silvestres como fuente primaria de alimento es de origen reciente.
      Si los antepasados no cosechaban y comían cereales silvestres, ¿cómo podrían haber domesticado y criado especies silvestres tan rápidamente? Sin muchas generaciones de experimentación mediante pruebas de ensayo y error experimentación, que culminan un vasto cuerpo de conocimiento agronómico y prácticas agrícolas que habrían incluido la genética y cría, es casi imposible entender cómo fue lograron semejante revolución agrícola.
      La ciencia académica oficial trata de explicar la evolución de nómadas cazadores-recolectores a agricultores sendentarios que cultivan cosechas al afirmar que descubrieron esos cultivos casi por accidente. Pero es una fabulación que difícilmente explica cómo se seleccionaron las mejores especies silvestres que se utilizarían como base para tal revolución agrícola, ya que hay miles de potenciales plantas silvestres que pudieron convertirse en cultivos agrícolas.
      ¿Cómo es que gente con muy poca experiencia con hierbas silvestres fueron capaces de recoger las mejores variedades para reproducirse? Esto representa un imposible. Se pide creer con fe quasi-religiosa que los antepasados, sin mucha experiencia en la fase seminal de la civilización, fueron capaces de seleccionar y criar las mejores variedades de especies de gramíneas silvestres.

      Eliminar
  30. Los animales domésticos tienen rasgos que no son explicables en términos que resistan un escrutinio científico riguroso. No obstante, como todas las plantas y animales, ya sean salvajes o domesticados, los humanos se supone que son producto de leves mejoras graduales en incontables generaciones engendradas por antepasados ​​mucho más primitivos. Así lo creían firmemente la mayoría de los científicos en la década de 1980, cuando un grupo de genetistas decidió tratar de establecer una fecha más precisa de cuándo los humanos y los simios se separaron de su presunto antepasado común.
    Paleontólogos utilizaron huesos fosilizados para establecer una línea de tiempo que indique la división que hubo hace entre 5 y 8 millones años. Ese amplio soporte temporal podría ser reducido, los genetistas creían, trazando mutaciones en el ADN mitocondrial humano, pequeños trozos de ADN fuera de los núcleos de las células.
    Así que recogieron muestras por todo el planeta. Cuando se analizaron los resultados, ninguno de los genetistas lo podía creer, y anunciaron que los seres humanos no tenían ni de lejos el rango de edad oficial de 5 a 8 millones años de edad. Los humanos tenían sólo alrededor de 200.000 años de antigüedad. Lo llamaron ´efecto cuello de botella´.
    Los paleontólogos todavía eran capaces de insistir en que los humanos evolucionaron de antepasados ​​primitivos que caminaron erguidos en las sabanas de África, hasta hace 5 millones de años, pero que hace 200.000 años algo destruyó a casi todos los seres humanos vivos en el momento, lo que los obligó a reproducirse desde una pequeña población de sobrevivientes.
    De hecho, ese famoso ´algo´, sigue siendo totalmente desconocido, aunque por detrás sugieren que fue un Gran Diluvio, debido a que niegan alejarse de la línea de tiempo bíblico del evento, en el rango de 6.000 años atrás, especulación que nadie puede tomar en serio.
    Pero al igual que las plantas y los animales domesticados, los humanos se destacan fuera del paradigma darwiniano clásico. Los seres humanos y animales domésticos son sorprendentemente similares, de manera tan inusual que puede ser sólidamente argumentado que unos y otros ni siquiera son de la Tierra, porque no parecen haberse desarrollado aquí.

    ResponderEliminar
  31. ¿Cómo comenzó la vida en la Tierra? Los hechos serán siempre hechos y no un asunto de fe. No existe ni la más mínima evidencia tangible para apoyar la noción que cualquier especie puede transmutarse hacia otra especie dado un plazo de tiempo suficiente para que se produzcan mutaciones genéticas positivas, lo cual constituye el fondo de la teoría de Charles Darwin de ´evolución incremental o gradual´ de las especies.
    El gradualismo, concebido en 1859, con la publicación del Origen de Las Especies, ha sido tópico de intenso y usualmente mordaz debate sobre la ciencia y la religión.
    En resumen, los darwinistas creen que la vida surgió espontáneamente de una masa inorgánica de químicos, flotando en los tempranos mares prehistóricos de la Tierra, aguas prebióticas donde tenía que haber un cierto grado o nivel de caldo de cultivo, para que los químicos inorgánicos disueltos pudieran ir hacia moléculas complejas.
    Los darwinistas postulan que la primera chispa de vida, sin duda alguna, se habría encendido a sí misma en algún tiempo después que el umbral continental fuese alcanzado, hace aproximadamente 2.500 millones de años. A este punto, la tierra habría existido como tierra, y los mares como mares, aunque ni cercanamente en la misma forma en que se conocen ahora. Pero el agua en esos mares habría sido lo suficientemente fresca como para permitir por ´animación espontánea´ las reacciones químicas en cadena requeridas.
    Estas suposiciones fueron creídas y enseñadas por todo el mundo, con un fervor que deja atónitos de envidia a los fundamentalistas religiosos. Además, fueron enseñados como hechos, porque esto es lo que la ciencia hace inevitablemente. Alcanza un consenso acerca de un sistema de suposiciones en un campo que no domina totalmente, luego estas suposiciones son creídas como dogmas y enseñadas como hechos, hasta que los hechos reales lleguen a conocerse.
    Sin embargo, el umbral continental indica que los orígenes de la vida son mucho más antiguos de lo que se había anticipado. Tan antiguos como hasta hace 4.500 millones de años, cuando la Tierra era la mezcla de un caldero de lava volcánica en plena erupción, y zonas en proceso de enfriamiento y vapor. El Sol se acababa de encender y los protoplanetas tomaron las formas y posiciones generales que mantienen en la actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estromatolitos fosilizados descubiertos en Australia datan de hace 3.600 millones de años, fueron producidos por los cuerpos muertos de billones de bacterias procarióticas, las primeras conocidas formas de vida en el planeta, y también las más simples de todas, sin núcleo para poder contener su ADN. Sin embargo, en términos relativos, las procariotas no son simples en absoluto, con cientos de filamentos de ADN, son criaturas sofisticadas con relación a lo que se podría asumir fue la primera forma ´auto-animada´ de vida.
      Ningún libro de texto fue reescrito para acomodarse al nuevo descubrimiento. Los maestros continuaron enseñando la teoría de la ´animación espontánea´ como lo habían estado haciendo durante décadas. Los Estromatolitos fueron consignados a un misterioso limbo.
      Entonces se determinó que no solo apareció vida en la Tierra en forma de procariotas, sino que de manera repentina había más de una clase de verdadera bacteria que era de hecho de dos tipos distintos, nombrada Archaea.
      Este inesperado y sorpresivo descubrimiento aclaró más allá de cualquier sombra de duda que la vida no pudo haber evolucionado en la Tierra. Para que apareciera tan temprano como lo hizo según el registro fósil, y que consistiera de dos diversos y relativamente sofisticados tipos de bacteria, significaba una ´animación espontánea´ que simplemente no ocurrió.
      Este descubrimiento ha sido recibido con el mismo rotundo silencio como el descubrimiento del Estromatolito. Ningún libro de texto fue reescrito para acomodarlo. Ningún maestro ha cambiado lo que está enseñando.
      Para todos los efectos y propósitos, esta es una información desconocida y retenida, que no encaja con el actual paradigma aceptado construido alrededor de la ya vencida teoría del gradualismo de Charles Darwin.
      La vida más primitiva vino a la Tierra entera y completa de alguna otra parte, en gran volumen y en dos formas que eran invulnerables al más hostil de los ambientes imaginables.

      Eliminar
    2. La evolución ni siquiera abarca los orígenes de la vida. Por el contrario, la evolución, es decir, la selección natural, explica un fenómeno mediante el cual las especies se someten a un proceso de adaptación, aptitud y reproducción en respuesta a las influencias ambientales, conductuales y sexuales.
      La selección natural sólo funciona para formas preexistentes de vida. La Teoría de la Evolución, absolutamente no es para abordar el origen de donde vienen las primeras formas de vida. Sin la vida que ya exista, no hay nada para evolucionar.
      Así que la pregunta sigue siendo: ¿Dónde se originó la vida? Pero entonces los evolucionistas prefieren pasar por alto la pregunta fundamental. Nunca se puede discutir con los científicos, ya que tienen de manera exclusiva el monopolio de todo conocimiento. Ni sus creencias pueden ser cuestionadas, ya que están más allá de cualquier necesidad de ser validadas. La verdad científica es verdad porque dicen que lo es, y la creencia basada en la fe que la evolución explica los orígenes de la vida no puede ser cuestionada tampoco. Por tanto, los científicos creen en la magia.
      En última instancia, la respuesta dada por los científicos es que la vida surgió espontáneamente de la falta de vida. Usan nombres que suenan técnicos para el efecto, y hay cientos de libros escritos sobre diversas teorías que explicativas, pero en última instancia, los científicos creen en la magia. Debido que la ´magia´ es la única manera con que realmente se puede explicar la vida surgiendo de falta misma de vida. Así que como después de todo la evolución realmente no explica los orígenes de la vida, la magia lo hace.
      Parece mucho más factible que el universo fuera creado por una conciencia omnisciente, altamente avanzada que de alguna manera que salte a la existencia sin ninguna razón en absoluto.

      Eliminar
  32. Las funciones del ADN se correlacionan con la proyección holográfica. El ADN proyecta un modelo del organismo que se traduce electrodinámicamente a nivel molecular, lo cual sugiere que funciona como un bioprocesador electromagnético que lee y escribe el código genético, formando pre-imágenes holográficas de bioestructuras.
    Hace cuatro mil millones de años no había ADN en el planeta Tierra. Las células a base de proteínas de ADN se derivan de un mundo anterior basado en el ARN, el cual puede replicar la información y ser un catalizador para procesos químicos o metabólicos. En la era prebiótica, el auto-montaje del ARN era a la vez la base genética y catalítica. El simple genoma residía en el ARN de un solo cromosoma circular. Tal vez el ARN surgió de alguna molécula auto-replicante simple.
    El camino evolutivo del ARN llevó a los organismos más primitivos: procariotas, bacterias arqueas y eucariotas. Incluso los procariotas tienen algún ADN que flota libremente en el protoplasma y ribosomas que leen información para hacer proteínas.
    Los eucariotas evolucionaron en complejidad, y desarrollaron características celulares. Hay fósiles de tres mil ochocientos millones años que tienen moléculas estructurales y ribosomas que sintetizan proteínas. La molécula de ADN estable se había convertido en portadora del genoma, y el ácido desoxirribonucleico en la molécula que expresa los programas de potencial genético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El genoma humano contiene alrededor de 30.000 genes o tramos de ADN que dirigen la producción de aminoácidos y proteínas. Se han identificado 3.300 millones de nucleótidos que codifican la secuencia del genoma humano. Los genes humanos son idénticos en funciones a los genes de otros vertebrados, así como invertebrados, plantas, hongos, e incluso levaduras.
      Tales resultados confirman que hay una sola fuente de ADN para toda la vida en la Tierra, lo que permite a los científicos rastrear cómo evolucionaron los organismos genéticamente más complejos, a partir de otros más simples, adoptando los genes en cada fase una forma reducida para crear formas más compleja de vida superior. Sin embargo, el genoma humano contiene 223 genes que no tienen los predecesores requeridos en el árbol de la evolución genómica.
      Significa que en un tiempo relativamente reciente de la evolución, los seres humanos modernos adquirieron un extra de 223 genes no a través de evolución vertical gradual, sino horizontalmente como una inserción lateral de material genético de las bacterias en al menos 113 de dichos genes.
      Estos 223 genes adicionales hacen una inmensa diferencia. El genoma humano se compone de cadenas de nucleótidos, de los cuales un poco más del uno por ciento están agrupados en genes funcionales. A través de proteínas estos genes participan en importantes funciones fisiológicas, además de ser responsables de enzimas neurológicas esenciales que provienen sólo de la porción mitocondrial del ADN.

      Eliminar
    2. El genoma humano es en parte un virus, específicamente el Bornavirus, portador de la muerte de los caballos y las ovejas. Parece que hace dos millones de años, este virus ha puesto algo de su material genético en el ADN humano.
      El descubrimiento muestra que este tipo de virus ARN puede actuar como un retrovirus e integrarse de manera estable como huésped de los genes humanos. Ello revela cómo el mundo de hoy es el fruto del trabajo de un virus contenido en cada individuo.
      Resulta pues que el conocimiento sobre nuestra especie ha sido mal interpretado, ya que el ADN humano ha evolucionado gracias a la contribución de las bacterias y otros microorganismos, y que las defensas inmunológicas han utilizado el material genético para protegerse de la infección. Parece que hasta un 8% del genoma humano podría alojar material genético de virus.
      Hay copias de un gen Bornavirus incluido en al menos cuatro áreas diferentes del genoma humano. Las investigaciones realizadas en otros mamíferos han revelado su presencia en una amplia gama de especies de millones de años. Incluso se han presentado pruebas de un fósil con restos de Bornavirus.
      Esta ‘infección prehistórica’ podría ser una fuente de las mutaciones humanas, especialmente neuronales. En definitiva, la humanidad no solo se encontrará con que no es la única especie que habita en el universo, sino que sería parte de una familia tangible de dimensiones cósmicas.

      Eliminar
    3. Existe una segunda capa de información oculta en el ADN, lo que significa que hay más de una manera para que las mutaciones del ADN afecten al individuo.
      La forma de ADN que se pliega desempeña un papel en controlar qué genes se expresan en el interior del cuerpo, a través de una secuencia de códigos que entonces determinan qué proteínas se hacen con el fin de producir el resultado necesario.Todo ello determinado por la forma en que se pliega el ADN.
      Dado que el ADN abarca una longitud de hasta dos metros, tiene que ser envuelto y plegarse de una manera específica para caber dentro del organismo humano. La forma en que se envuelve y dobla determina qué proteínas se expresan mediante señales mecánicas que determinan cómo se pliega el ADN, algo que está influenciada por una serie de factores ambientales y epigenéticos tan cruciales como el propio código.
      Incluso la forma en que pensamos y percibimos el entorno, cómo se siente y lo que creemos puede dar forma a nuestro ADN.
      Tal vez un día se logre erradicar enfermedades por manipulación genética, activando y desactivando genes, incluso con procedimientos que modifiquen el plegado del ADN.

      Eliminar
    4. La mecánica del ADN, además de la información genética, determina lo que es. Existe una correlación entre las señales mecánicas y el doblez de la forma de ADN, por medio de los llamados códigos multiplexores genéticos y nucleosoma de posicionamiento.
      Si bien la secuencia de las letras G, A, T y C que representan los nucleótidos de la doble hélice de ADN determina de qué proteínas están hechas las células, y cada célula contiene la misma secuencia exacta, no obstante, cada órgano se comporta de manera diferente.
      Señales específicas prueban que hay una segunda capa de información en la parte superior del código genético que consiste en las propiedades mecánicas del ADN. Cada una de las células contiene decenas de metros de moléculas de ADN que deben ser envueltas firmemente para caber dentro de una única célula. La forma en que se pliega el ADN determina la manera en que se lee su información, y por lo tanto, las proteínas que realmente se harán.
      Es decir, en cada órgano se leen sólo partes pertinentes de la información genética, y las señales mecánicas dentro de las estructuras de ADN condicionan cómo se hacen las proteínas. Como resultado, estas señales de hecho determinan cómo la molécula de ADN se pliega en los nucleosomas.
      En otras palabras, la secuencia que codifica una proteína específica puede cambiar, o la mecánica de la estructura del ADN puede mudar, lo que resulta en envases diferentes y niveles de accesibilidad del ADN, y por ende diferencias de frecuencia en la producción de esa proteína.

      Eliminar
  33. La expresión génica, que es el mecanismo por el cual nuevos patrones son llamados a ser, funciona como un bioprocesador. En una holografía la imagen se proyecta por una fracción de fuente de luz coherente en la onda del objeto y el fondo de onda de referencia, dicotomía que refleja la naturaleza de la partícula / onda de la molécula de ADN, y se interpreta con biofotones de cromosomas para establecer un campo de onda producida holográficamente.
    Esta superposición de los campos de onda del objeto y de la referencia, crea una guía de onda para la formación de la estructura biológica. La imagen se construye de acuerdo con la información de referencia contenida en los genes. La onda del objeto reconstruido es idéntica al campo de onda del objeto, y reproduce exactamente los contenidos del código genético del ADN.
    La estructura helicoidal del ADN es el proyector holográfico del código de ADN. El modelo existencial descrito por la espiral de ADN se traduce en un campo electromagnético complejo que guía el crecimiento molecular del organismo, y emerge directamente de la subestructura del vacío donde los genes despliegan la memoria holográfica del proyecto existencial en un patrón tridimensional de estructuras resonantes.
    Los hologramas se interpretan por un campo electromagnético o acústico que lleva la información de ondas de los genes más allá de los límites de la estructura de los cromosomas. En este esquema, el ADN y el aparato cromosómico graban, almacenan y definen el sistema de transmisión de la información genética a nivel biofísico.
    En otras palabras, el código genético se transforma en materia física guiado por señales de luz y sonido. El ADN actúa como un proyector holográfico de información acústica y electromagnética que contiene la esencia de la información del bio-holograma.
    Los cromosomas tienen la capacidad de transformar su propia energía radiante en ondas de radiofrecuancia genética, señal codificada que se transforma de luz a sonido. La polarización de los biofotones de los cromosomas está conectada a nivel no local y de forma coherente a la polarización de las ondas de radiofrecuencia.
    Mediante este mecanismo, una nueva estructura de campo es excitada desde el potencial del vacío por una pulsión intrínseca que surge a través del ADN. Información detallada sobre olas de regulación genética del genoma registran el nivel de polarización de sus biofotones, y son transferidas de manera no localizada o se reproducen en todo el biosistema por el parámetro de código de polarización.
    Así, los nucleótidos de las moléculas de ADN son capaces de formar pre-imágenes holográficas de bioestructuras. Este proceso de ´lectura y escritura´ de la materia misma del ser manifiesta el aspecto holográfico asociativo del genoma en relación con su no-localidad cuántica.
    Las moléculas forman estructuras fractales que en su geometría y dinámica subyacen en la biogénesis. El enlace químico es una consecuencia no lineal de la carga electromagnética de interacción en el espacio-tiempo. Interacción de cargas que preceden a las perturbaciones cuánticas de generación de vías bioquímicas fundamentales que dan lugar a las estructuras fractales de proteínas, ácidos nucleicos y tejidos.

    ResponderEliminar
  34. Los seres humanos emiten una variedad de radiaciones electromagnéticas en todo el espectro de emisión, indicativas del estado de energía del organismo.
    La organización de cualquier sistema biológico se establece por un campo electrodinámicamente complejo, que en parte es determinado por sus componentes físico-químicos, y estos a su vez, en parte determinan el comportamiento y la orientación de los componentes, dinámica mediada por el genoma a base de ondas en que el ADN funciona como proyector holográfico del sistema psicofísico, un bio-holograma cuántico.
    A mediados de la década de 1980, se observó por primera el efecto experimental fantasma del ADN, cuando irradiado por luz láser con una longitud de onda ultravioleta de 338 nanómetros. Al retirarse físicamente de la cámara de dispersión, su firma electromagnética holográfica fantasmal de imagen posterior se mantiene.
    Lo que se mide es la dispersión de luz de los campos fantasmas de ADN. Mientras la cámara no se perturba, el efecto resulta cuantificable, medible y objetivo, por largos períodos de tiempo. No se ha encontrado ninguna otra sustancia que emule tales efectos de la molécula de ADN.
    En los núcleos de cada célula del cuerpo humano, el ácido desoxirribonucleico lleva la estructura del organismo entero. Es el modelo, no sólo de la forma física, sino también de los procesos que soportan el formulario genético en términos de supervivencia.
    El vacío primordial es la matriz de la existencia, y proporcionalmente, la realidad más fundamental. En esencia, sale de la nada estructurada pre-geométricamente. El ADN es el proyector del campo que establece los gradientes de tensión en el potencial de vacío cuántico para iniciar el proceso de holografía embrionaria.
    Este canal de información intrínseco del ADN es el mismo para biofotones y radiofrecuencias, ondas coherentes de diferentes tipos superpuestas en las células que interactúan para formar patrones de difracción, surgen primero en el dominio acústico, y luego en el dominio electromagnético, una dinámica relacionada a nivel celular a través de mecanismos de transferencia de ARN y la acción enzimática celular.
    ADN y ARN son propensos a estar en comunicación no local, posiblemente debido a que las moléculas de ADN en los cromosomas están en un estado de onda de dualidad sustancial. Por lo tanto, los códigos de ADN de un organismo, son tanto el medio material del ADN, cuanto funciones de señales de onda del ADN a nivel radiante, información que se registra por polarización no local de los biofotones, y que se transfiere por el biosistema en parámetros de código de polarización, con obtención de patrones de respuesta.

    ResponderEliminar
  35. En el análisis de cualquier sistema adaptativo complejo hay que resolver la información genética.
    El holograma cuántico es un proceso de transducción dinámica entre hologramas acústicos y ópticos. El ADN y el genoma se han identificado como entornos activos ´tipo láser´. En términos generales, el ADN puede ser considerado como un estado similar a un gel de cristal líquido que actúa sobre la luz entrante en forma de una celosía solitónica. Un solitón es un entramado de ondas de ultra-estables que se plantean en el contexto de la oscilación de onda no lineal, aquellas que se establecen cuando el ADN actúa como un péndulo giratorio, encendiendo otras oscilaciones.
    Los cromosomas pueden transformar sus propias radiaciones genéticas a láser en ondas de radiofrecuencia. Este es el principal canal de información del ADN, el mismo para biofotones y ondas de radio.
    El holograma cuántico es la matriz de instrucciones entre hologramas acústicos y ópticos, proceso a ser modelado por medio de la dinámica cuántica compleja de campos de fotones emitidos por los cromosomas como señales radiadas en el organismo.
    El genoma tiene una capacidad casi consciente del modo en que el ADN procesa el reconocimiento con frases de significado semántico para controlar los programas fundamentales de la vida de una manera dual: como matrices químicas, y fuentes de función de onda y memoria holográfica; procesados en las estructuras de onda sustanciales del genoma que se registran a través de la dispersión y la absorción de un haz de luz láser bipolar.
    Las polarizaciones de los fotones del láser cromosómico están conectados de manera no localizada y coherente a las polarizaciones de las ondas de radiofrecuencia. La señal puede ser leída sin ninguna pérdida de información esencial en forma de ondas de radiofrecuencia polarizadas. El genoma es un cuasi-holograma de luz y las ondas de radio que crean el fondo necesario para la expresión apropiada de material genético.
    El genoma emite luz y ondas de radiofrecuencia cuya interferencia deslocalizada crea campos de patrones de calibración o ´anteproyectos´ para un sistema u organización espacio-temporal del organismo, en una respuesta coordinada típica de los sistemas vivos. La no-localidad y la holografía son indispensables para explicar en tiempo real esta dinámica, de la misma manera que las proteínas orquestan los procesos químicos celulares.
    Por lo tanto, los genes pueden actuar como factores cuánticos que presentan el fenómeno de la no localidad. Esta dinámica asegura la información redundante, la cohesión y la integridad del organismo y por lo tanto la viabilidad. El ADN se comporta como una sola integral que induce temporalmente el potencial de vacío cuando la muestra de ADN se elimina físicamente.
    Así, el ADN realiza una copia de sí mismo, su propia impresión virtual, lo que facilita los procesos de señal de copia del ADN, tanto como de su propio plan de construcción y homeostasis del organismo en forma masiva y paralela al modelo del bio-holograma, en realidad el mecanismo físico de la apariencia orgánica que se podría decir salió de la nada, a causa de la capacidad del ADN para transformar su modelo genético en realidad física, incorporando al mismo tiempo el pasado heredado y el futuro factible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dos lenguajes diferentes en el código genético del ADN humano. Uno describe cómo fabricar proteínas, sustancias fundamentales tanto para la constitución como en el funcionamiento de la materia viviente. El otro lenguaje, comunica a la célula cómo controlar sus genes. Alrededor del 15% del material genético que se origina las proteínas posee esa segunda función que sirve de anclaje a los mecanismos que regulan la actividad genética.
      Las ondas de luz lenta o solitones, actúan como superconductores que facilitan la absorción de la energía radiante y de la información de los genes. Un solitón es una onda ultra-estable con una forma cerrada simple que persiste en un estado lento o estacionario durante largos períodos de tiempo. Exhibe la dualidad onda / partícula que transporta información.
      Las ondas solitón van y vienen a lo largo de la hélice del ADN con polarización en caracol que coincide con el giro helicoidal de la molécula de ADN, equivalente al concepto de luz láser que se mueve lentamente en la lectura de la información codificada por las secuencias genómicas.
      El ADN se comporta como un superconductor orgánico, a la vez de un fluido y una onda de materia coherente, capaz de generar auténticos túneles cuánticos similares en concepto a los agujeros de gusano que permiten traspasar las barreras del espacio-tiempo.

      Eliminar
    2. Los lenguajes humanos no aparecieron por coincidencia, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente. Esto se demuestra al comparar las reglas de sintaxis -la forma en que se colocan juntas las palabras para formar frases y oraciones-, la semántica -el estudio del significado del lenguaje- y las reglas gramaticales básicas, y determinar que el ADN sigue una 'gramática' regular de reglas fijas, tal como los idiomas humanos.
      El ADN no sólo es el responsable de la construcción del cuerpo, sino que también sirve como depósito de información y para la comunicación a toda escala biológica. Los cromosomas vivos funcionan como computadoras solitónicas/holográficas usando la radiación láser del ADN endógeno, cuyos símbolos conforman un alfabeto de representaciones que utilizan patrones geométricos de híper-comunicación, ultrasonido y resonancias que sirven literalmente para interactuar con el cosmos.

      Eliminar
  36. Un amplio grupo de evidencia pone en duda las teorías actuales de la evolución humana. Algunas de estas pruebas son bastante recientes, gran parte de las cuales fueron reportadas por científicos en los siglos XIX y XX. La calidad de esta evidencia controversial no es mejor ni peor que la evidencia supuestamente no controvertida por lo general citada en favor de los puntos de vista actuales sobre la evolución humana. Dicha evidencia se ha suprimido o ignorado sistemáticamente, a pesar que es cualitativa y cuantitativamente equivalente a la evidencia a favor de la actualmente aceptada sobre los orígenes humanos.
    Hay todo proceso social en curso de filtración de conocimientos que tiene un efecto acumulativo importante. Algunas categorías de pruebas simplemente desaparecen de la vista de forma injustificable. En otras palabras, si los hechos no están de acuerdo con la teoría favorecida, entonces tales hechos, incluso una serie importante de ellos, son desechados.
    Existe pues en la ´comunidad científica´ un filtro exhaustivo de conocimientos que suprime las pruebas no deseadas. Este proceso de filtración del conocimiento ha estado sucediendo desde hace más de un siglo y continúa hasta la actualidad. Además del proceso general de filtración de conocimientos, también aparecen los casos de supresión directa.
    Exactamente dónde, cuándo o cómo Australopithecus dio lugar al Homo habilis o el Homo habilis dio origen al Homo erectus o el Homo erectus dio origen a los humanos modernos no se explica en las cuentas actuales de los orígenes humanos. De hecho, estas pruebas ya se han encontrado, pero desde entonces han sido eliminadas y convenientemente olvidadas, o encontraron alguna manera de desacreditar los hallazgos como un error, una ilusión o un engaño.
    Cuando se hace un descubrimiento los elementos claves de la evidencia se destruyen, y el conocimiento de estos elementos dependen únicamente del testimonio de los descubridores. Por ejemplo, uno de los aspectos más importantes de un fósil es su posición estratigráfica. Sin embargo, una vez que el fósil se retira de la tierra, la evidencia directa que indique su posición es destruida, y simplemente depende del testimonio de la excavación en cuanto a donde se la encontró. Por supuesto, se puede argumentar que las características químicas o de otra índole de los fósiles indican su lugar de origen. Esto es cierto en algunos casos pero no en otros. Y este tipo de apreciaciones también dependen de los informes relativos a otras propiedades físicas de las capas químicas en las que supuestamente se encontró el fósil. Entonces a la teoría de la evolución humana se la ha privado de una buena parte de su base de observación, que incluso contradice la teoría moderna de la evolución humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un científico que se opone a la teoría de la evolución simplemente no puede conseguir que su trabajo sea publicado. O lo que es igual, es casi imposible que un artículo científico que tiene ramificaciones anti-darwinianas se publique en una ´revista científica´ de la corriente oficial predominante.
      El mismo enfoque acientífico ha sido aplicado a la arqueología y la antropología. Tales ´científicos´ simplemente se niegan a probar sus teorías, y se auto-nombran a sí mismos como los árbitros finales de ´los hechos´.
      Cada principio fundamental del darwinismo clásico puesto a prueba, ni siquiera soporta los rigores del periodismo de investigación rutinario. Lo cierto es que la teoría de la evolución de Darwin es la única teoría impartida habitualmente en el sistema de educación pública mundial que nunca se ha sometido a un riguroso escrutinio, ni tampoco recibe ninguna de las críticas que se hace a los demás planes de estudio.
      Hay órdenes expresas para asegurarse que pensamientos ´no aprobados´ jamás se den a conocer públicamente. Junto con el tema del Big Bang y el universo en expansión se encuentran en el núcleo mismo de la visión cosmológica científica que ha sustituido a cosmologías anteriores inspiradas en la religión, utilizando a la ciencia para influir en la filosofía y la fe mediante la financiación selectiva de ciertas áreas de la investigación y la difusión de resultados.
      Los monitores del ´buen pensamiento´ no son sólo la élite de la comunidad científica, sino también productores de televisión y editores de revistas. Parece claro que están todos impulsados por el imperativo singular de fomentar la supuesta educación científica del público. Sin embargo, hay otro punto en cuestión, y que es para proteger al público de los pensamientos ´no científicos´ e ideas que pudieran infectar la mente de las masas, se han esbozado otros temas tabú inaceptables en las actividades de investigación, como son el fenómeno OVNI, la fusión en frío y el uso de la energía libre de campo unificado en las actividades de investigación.
      ¿Quién le dio a la ciencia la misión de ingeniería social y dirección de las actividades inquisitivas para la ciudadanía del mundo? Ello suena a ecos modernos del fanatismo religioso.
      Esta conspiración abierta funciona a base de dos filtros: credenciales académicas y revisión por pares. La ciencia moderna es ahora un laberinto de tales filtros creados para promover ciertas teorías ortodoxas, y al mismo tiempo filtrar los datos que prejuzgue inaceptables. La evidencia y el mérito no son los principios rectores. La conformidad y posición dentro de la comunidad establecida han sustituido a la objetividad, el acceso y la apertura. Ciertos ´científicos´ no dudan en lanzar ataques personales descalificadores contra aquellos investigadores que perciben como el enemigo.

      Eliminar
    2. La falta de honradez en ese campo no es un fenómeno desconocido. En los albores de la arqueología y la paleoantropología, hubo un buen número de ejemplos de fraude. Por otro lado, no es inusual que los que están en contra de los puntos de vista dominantes vean conspiraciones en todas partes.
      Desde finales del siglo XVIII los debates sobre la antigüedad humana y la evolución física y cultural de la humanidad han sido marcados por disputas y acusaciones de fraude grave.
      ¿Por qué existe una larga lista de hallazgos y resultados problemáticos que no han tratados científicamente? ¿Por qué hay purgas en las colecciones científicas? ¿Por qué se ignoran los desequilibrios entre las hipótesis cronológicas y geológicas? Estas preguntas resumen lo que está en juego cuando el problema de los orígenes se considera en la cultura occidental.
      Lo cierto es que homínidos similares a los actuales seres humanos no sólo vivieron en períodos muy remotos, sino que también ya tenían una civilización avanzada. Científicos de la corriente académica oficial, entre los que se manifiestan grupos de poder que en conjunto actúan y refuerzan el dominio de los prejuicios evolutivos para prescindir de los datos anómalos y potencialmente desestabilizadores, han rechazado evidencias plausibles de la existencia de formas ancestrales de seres humanos completamente modernos distintas de las reconocidas actualmente.
      Los representantes del paradigma dominante defienden que la verosimilitud de la arqueología y la paleoantropología convencionales no depende de la evidencia real aportada por los investigadores, sino de la plausibilidad cognitiva de la teoría de la evolución, para así disponer a su antojo de pruebas anómalas o congelar a practicantes inconvenientes, en un proceso sistemático de caracterizar la oposición como motivada por la necesidad real de preservar su visión del mundo en lugar de un deseo de practicar la investigación científica sin restricciones, toda una ´universidad secreta´ para manipular la opinión pública y excluir a profesionales de la posibilidad epistemiológica de controlar la ciencia en beneficio de todos.
      Es la situación actual de una teoría científica que recoge el estado de un dogma, coarta las posibilidades de nuevas investigaciones que se lleven a cabo en esta disciplina y el espacio para otras teorías sobre la materia que han sido severamente restringidas.

      Eliminar
  37. Los geólogos del siglo XIX dividieron los períodos geológicos en cuatro grupos principales: (1) el Primario, que abarca los períodos comprendidos entre el Precámbrico través del Pérmico; (2) el Secundario, que abarca los períodos comprendidos entre el Triásico a través del Cretácico; (3) el Terciario, que abarca los períodos comprendidos entre el Paleoceno través del Plioceno; (4) el Cuaternario, que abarca el pleistoceno y los periodos recientes.
    Desde entonces hay pruebas físicas irrefutables, incluyendo restos óseos e implementos, dela existencia hace 5 millones de años de seres humanos del tipo totalmente moderno similares al Homo sapiens en los tiempos del llamado pre-Plioceno. Por tanto, es más que probable que seres humanos primitivos estaban presentes en Europa durante el Pleistoceno inferior, tal y como ciertamente lo estaban en África.
    La corriente oficial sólo acepta como dogma la hipótesis de la evolución en África de los orígenes del ser humano, y con los descubrimientos de los llamados hombre de Java y el hombre de Pekín, la ´comunidad científica´ se ha convencido cada vez más que la clave de transición a partir de precursores simiescos a los seres humanos en la fabricación de herramientas proto-humanas había tenido lugar en el Pleistoceno Temprano a Medio, lo que hizo que las herramientas de piedra de los supuestos seres humanos en el Plioceno y antes sea un tema descartado o de poco interés.
    Muchos otros descubrimientos de utensilios de piedra de alrededor de 2 millones de años se han hecho en lugares de Asia, Siberia y en el noroeste de la India, evidencia que la misma variedad de herramientas fueron elaboradas en el Pleistoceno, Plioceno, Mioceno e incluso en el Eoceno. La explicación más simple es la existencia de humanos anatómicamente modernos que las fabricaron en el pasado más remoto. Se podría imaginar que esos seres humanos coexistieron con otras criaturas más primitivas similares a las humanas que también hicieron herramientas de piedra.
    La mayoría de los arqueólogos aseveran que cazadores siberianos cruzaron hacia Alaska en un puente de tierra que existía cuando la última glaciación bajó el nivel del mar. Durante este período, la capa de hielo canadiense habría bloqueado la migración hacia el sur, hasta hace unos 12.000 años, cuando los primeros inmigrantes siguieron por un paso libre de hielo a lo que hoy es Estados Unidos. Eran los llamados cazadores de Clovis, famosos por sus puntas de lanza características, que corresponden a instrumentos de piedra muy evolucionados del Paleolítico Tardío en Europa. Sin embargo, muchos sitios excavados con métodos arqueológicos modernos han dado hasta en 295.000 años la presencia de los seres humanos en América. La evidencia parece indicar pues que el Ser Humano Temprano entró en el continente americano mucho antes de lo que se piensa.

    ResponderEliminar
  38. La amplia evidencia de la presencia de homínidos que fabricaron herramientas en el periodo Terciario fue de hecho enterrada de nuevo, ya que la estabilidad de todo el montaje de la paleoantropología moderna depende de ello. Si incluso una sola pieza de evidencia para la existencia de fabricantes de herramientas en el Mioceno o Plioceno temprano se aceptara, el panorama completo de la evolución humana, construida con tanto cuidado en el siglo XIX, se desintegraría.
    Esqueletos fósiles indistinguibles de los humanos modernos se han encontrado en el Plioceno, Mioceno, Eoceno y aún antes. Si se considera que los seres humanos actuales hacen implementos no muy diferentes de los encontrados en los estratos escavados correspondientes al Mioceno, entonces la validez de la secuencia estándar de la evolución humana empieza aparecer muy floja, en más un caso clásico de prejuicios y preconcepción disfrazada de objetividad científica.
    Incluso la noción de existencia de la humanidad en el Oligoceno -periodo de transición de la era Cenozoica que abarca desde el final del Eoceno hasta el principio del Mioceno, hace al menos 25 millones de años- se ha afirmado como indiscutible. Los defensores de la versión oficial de la prehistoria humana se enfrentan al grave problema de la existencia en el Oligoceno de seres lo suficientemente inteligentes para fabricar y utilizar tipos definidos de implementos.
    Además, hay indicios importantes que apuntan a la existencia de seres humanos de un alto nivel de cultura durante el Plioceno, y tal vez incluso antes, en América del Sur. Implementos similares se han encontrado en África y Europa también en formaciones del Plioceno.
    La secuencia estándar sólo tiene sentido cuando se considera la gran cantidad de muy buena evidencia, mientras todas las pruebas disponibles, implementales y esqueléticas, son bastante difíciles para reconstruir cualquier tipo de secuencia evolutiva oficial creíble. Lo que queda es la suposición de que han habido varios tipos de seres humanos y parecidos a los humanos viviendo al mismo tiempo, que fabricaron herramientas de piedra en varios niveles de sofisticación por decenas de millones de años en el pasado.
    Los defensores de la teoría oficial sostienen que fuerzas naturales, como movimientos de tierra, fracturaron piedras por presión, creando objetos que asemejan herramientas. Pero los científicos mostraron que en los lugares concretos donde se encontraron esas herramientas de piedra, la evidencia geológica no sugirió la acción de tales causas naturales.
    El procedimiento habitual en la publicación científica de un artículo que se presentará a varios otros científicos es el mecanismo de revisión por pares anónimos. No es difícil imaginar cómo una ortodoxia científica arraigada podría manipular este proceso para mantener la información no deseada al margen de las revistas científicas. Se trata de la manipulación del pensamiento científico a través de la supresión de ´hallazgos anómalos y datos enigmáticos´ que desafían el modo prevaleciente de pensar. En otras palabras, si los hechos no encajan en la teoría favorecida, los hechos, incluso una serie importante de ellos, tienen que desaparecer.
    Alfred Russell Wallace, quien comparte con Chales Darwin el dudoso honor de la formulación de la teoría de la evolución por selección natural, expresó su decisión de que las pruebas sobre seres humanos anatómicamente modernos existentes en el Terciario tendrían que ser atacadas con todas las armas de la duda, la acusación y el ridículo´.
    Estos puntos de vista siguen vigentes hoy en día, tanto es así que los descubrimientos que desafían incluso ligeramente los puntos de vista dominantes sobre la prehistoria humana se suprimen con eficacia.

    ResponderEliminar
  39. ´Hay cosas en el cielo y en la tierra que ni ha soñado tu filosofía´.
    No tenemos siquiera una idea de cuántos artefactos enigmáticos o fechas se han etiquetado de ´error´ y escondido en depósitos de almacenamiento o en archivos circulares para nunca más ver la luz del día.
    La teoría establecida no permite que una civilización avanzada existiera antes del año 4.000 AC. Fin de la discusión. La arqueología e historia pierden su significado sin un calendario fijo como punto de referencia. Desde que la teoría de la ´evolución cultural´ ha estado ligada a la teoría general de la evolución de Chales Darwin todo se explica por sí mismo. Los hechos, anomalías y enigmas son negados, ignorados y/o suprimidos.
    La conspiración es global y hay muchos grupos de intereses creados en promover las carreras de ´científicos´ con un status quo general a mantener. Se basan en la invocación de sus credenciales académicas para apoyar argumentos insostenibles, y la presunción es que nadie tiene el derecho de cuestionar los pronunciamientos autoritarios que apoyan a priori con disgresiones que dejarían orgulloso a cualquier político corrupto. En suma, ´científicos´ que tratan de proteger sus teorías ´sagradas´, mientras que la promoción de sus carreras requieren que artefactos y datos anómalos desaparezcan.
    Incumbe a todo científico serio soportar la carga de la prueba de su tesis. No obstante, los científicos que hacen estas afirmaciones nunca se han enfrentado a ese tipo de escrutinio de línea de fondo. Es por ello que se debe sospechar de una conspiración abierta. Hay insistir siempre en que prueben sus propias afirmaciones.
    El etnocentrismo se ha convertido en un factor crucial de la conspiración para ocultar la verdadera historia de la humanidad. El problema para los investigadores interesados en el establecimiento de la verdadera historia de la humanidad son objetivo de los nacionalistas o grupos étnicos que quieren presumir de haber estado primeros en un lugar determinado para encajar con las metas del evolucionismo, y se apresuran junto a los arqueólogos oficiales para suprimir hallazgos anómalos. Uno de los motivos por el que los egiptólogos guardan celosamente la fecha de construcción de las Pirámides de Giza tiene que ver con una cuestión de orgullo nacional. ¿De dónde viene la gente negroide representada en las colosales cabezas olmecas? ¿Por qué no son personajes indígenas mexicanos los que se encuentran en los objetos olmecas? ¿Cómo es posible que una cultura caucásica pre-dinástica de gente pelo rubio y ojos claros fuera desenterrada de repente en China?
    Por medio de un prejuicio científico despótico, cada descubrimiento de restos humanos que no encuadre con la teoría prevalente se ha desacreditado. La ciencia oficial sostiene el dogma que los seres humanos anatómicamente modernos (Homo sapiens sapiens) se originaron en África hace unos 100.000 años. Asegura que el Homo sapiens sapiens entró en Europa en forma del llamado hombre de Cro-Magnon hace aproximadamente 30.000 años, en sustitución de los neandertales.
    Durante el pasado reciente, la idea de la evolución progresiva del tipo humano de los antepasados más simiescos ha guiado la aceptación y el rechazo de las pruebas. La evidencia que contradice la idea dominante de la evolución humana se la descarta.
    Por ejemplo, las pruebas de la evidencia de presencia humana hace 3 millones de años descubierta en las excavaciones en Monte Hermoso, Argentina, que demuestran plenamente la existencia de seres humanos en el Plioceno, no es aceptada por la paleoantropología oficial. Pero en la actualidad, los datos conocidos indican que las excavaciones americanas contienen restos y obras humanas tan antiguas como las del Plioceno de Europa. La existencia de seres humanos en la era terciaria parece ahora bastante establecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de textos especializados que tratan el tema de la evolución humana presentan lo que parece ser a primera vista un impresionante peso de evidencia de que el Homo erectus hallado en Java tiene entre 500.000 y 2 millones de años de antiguedad. Estos descubrimientos han sido ampliamente utilizados para apoyar la creencia que el hombre ha evolucionado a partir de un ser simiesco, dando la impresión que los fósiles fueron encontrados en estratos de edad definida.
      El Neandertal es considerado el verdadero paso intermedio entre los simios fósiles y los humanos modernos, aunque al supuesto eslabón perdido del hombre mono se lo bautizó anticipadamente de Pithecanthropus (del griego pitheko que significa mono, y anthropus u hombre).
      La sugerencia de Chales Darwin fue que los antepasados de la humanidad vivieron en ´una tierra cálida cubierta de bosques en África o en las Indias Orientales´. Pithecanthropus erectus es pues es la forma de transición que, de acuerdo con la doctrina de la evolución, debe haber existido entre el hombre y los antropoides.
      Los antropólogos describen rutinariamente una progresión evolutiva de cráneos de homínidos que aumentan de tamaño con el paso del tiempo, del Pleistoceno temprano el Australopithecus descubierto en 1924, hacia el hombre del Pleistoceno Medio de Java ahora conocido como Homo erectus, al Homo sapiens sapiens del Pleistoceno. Siendo una sola excepción suficiente para invalidar toda la secuencia evolutiva propuesta, y esta es, por ejemplo, el cráneo Castenedolo, Italia, más antiguo que el hombre de Java y más grande en capacidad craneal. De hecho, es totalmente humano en tamaño y morfología.
      También es importante tener en cuenta que el fémur de Pithecanthropus erectus fue encontrado a 45 metros del lugar donde se desenterró el cráneo, en un estrato que contiene cientos de huesos de animales. Esta circunstancia hace dudosa la afirmación de que tanto en el fémur y el cráneo en realidad pertenecían a la misma criatura o incluso a la misma especie. De hecho, esta criatura era un gibón gigante. Además, el hueso del muslo no tiene la más mínima relación con el cráneo.
      El llamado hombre de Java supuestamente hallado en 1892 ha sido utilizado por los evolucionistas para desacreditar la evidencia de una presencia plenamente humana en la era terciaria.
      No obstante, si se aplicaran los criterios rigurosos que se exigen en las excavaciones modernas sobre el material encontrado en Java, en especial con el cráneo y el fémur, todo sería rechazado como de procedencia dudosa y estratigrafía desconocida.
      En lo referente a los hallazgos superficiales, estos son restos craneales y dentales de morfología principalmente simiesca con algunas características similares a las humanas. Debido a que su posición estratigráfica original es desconocida, dichos fósiles se limitan a indicar la presencia en Java, en algún momento desconocido en el pasado, de una criatura con una cabeza que muestra algunas características simiescas y parecidas a los humanas.

      Eliminar
  40. Como ya se ha señalado, la secuencia evolutiva aparente propuesta por los evolucionistas es Homo erectus temprano, Homo erectus, Neandertales y los primeros Homo sapiens, hipótesis que proporciona una secuencia evolutiva aparente, pero que resulta en una progresión construida abierta a muchas preguntas.
    Los hallazgos tienden a ocurrir dentro de un posible rango de fechas cuya gama suele ser muy amplia –en sí un método intelectualmente deshonesto fácil de acomodar- dependiendo de los métodos de datación que se utilicen, e incluyen la química, radiometría, técnicas de datación geomagnéticas, análisis de la estratigrafía del sitio, restos de fauna, tipos de herramientas, y la morfología de los restos de homínidos.
    Una abundancia de hechos sugiere que seres humanos como los actuales han existido en el Plioceno, Mioceno, Oligoceno, Eoceno, y más allá. Los restos de simios y hombres simiescos también se encuentran a través de la misma extensión de tiempo. Así que tal vez todo tipo de homínidos han coexistido a lo largo de la historia. Si se tiene en cuenta la evidencia disponible, es la imagen más clara que se desprende de ello.
    Con tal maniobra bien se puede determinar que dos homínidos fósiles, apartados entre sí temporalmente, luego se citen en los libros de texto como evidencia de una progresión evolutiva en el Pleistoceno Medio. Lo honesto sería admitir que la evidencia no permite decir con certeza que uno de los homínidos precedió al otro y que es posible que fueran contemporáneos. Aunque es muy probable que seres humanos anatómicamente modernos han coexistido con una variedad de criaturas similares a las humanas a lo largo del Pleistoceno.
    Un científico no debería proponer que los homínidos definitivamente no coexistieron sobre la base de su diversidad morfológica. Sin embargo, esto es exactamente lo que ha sucedido. Los científicos han arreglado que los homínidos fósiles tengan una secuencia evolutiva temporal principalmente por su tipo forma física. Esta metodología asegura que haya evidencia fósil que quede fuera del ámbito de las expectativas evolutivas, permitiendo que ideas preconcebidas oculten otras posibilidades.
    Sólo mediante la eliminación de una gran cantidad de pruebas sobre fósiles y artefactos que no se ajustan a las ideas preconcebidas se puede construir una secuencia de linaje evolutivo viable para los homínidos fósiles. No obstante, la ´comunidad científica´ está tan comprometida con su doctrina evolucionista que cualquier artículo que la pretenda demostrar puede pasar sin mucho escrutinio, mientras sistemáticamente pasa por alto las insuficiencias en la evidencia que apoyan las hipótesis evolutivas actuales.
    Uno no necesita suponer que África o Asia son el centro de la evolución. Hay voluminosa evidencia encontrada por científicos profesionales que sugiere que los seres humanos de tipo moderno han vivido en varios continentes, incluyendo América del Sur, durante decenas de millones de años. Habiendo durante este mismo período también evidencia de varias criaturas simiescas, y de algunos seres humanos que se asemejan más o menos a otros.
    Durante el siglo XX, la ciencia ha desarrollado una cosmología materialista propia con una mitología completa que explicaría el origen de los seres humanos como la culminación de un proceso de 4 mil millones de años de evolución química y biológica en el planeta, que se formó a raíz del Big Bang, evento que se supone marcó el inicio del universo hace unos 16 mil millones de años.
    La teoría del Big Bang sobre el origen del universo, fundada sobre la física de partículas y observaciones astronómicas mecanicistas, sugiere que estamos en un cosmos en expansión, y está íntimamente conectada con la teoría de la evolución bioquímica de todas las formas de vida, incluyendo los seres humanos, lo cual refleja el objetivo implícito de gran control de la ciencia, de los científicos y de la conducta humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se ha relatado, el funcionamiento del llamado ´filtro del conocimiento´ tiende a desprestigiar la evidencia anómala para dejarla fuera de los canales oficiales usuales, aunque durante más de cien años los investigadores han acumulado pruebas sustanciales que criaturas parecidas a los neandertales, Homo erectus y australopitecos, incluso ahora vagan por las áreas silvestres poco accesibles del planeta. Hay pruebas suficientes para al menos sugerir la posibilidad de la existencia de varias criaturas humanoides sin clasificar.
      De acuerdo a lo establecido, los últimos australopitecus perecieron hace aproximadamente 750.000 años, y el Homo erectus se extinguió hace unos 200.000 años. Los neandertales, según se dice, desaparecieron hace unos 35.000 años, y desde entonces sólo seres humanos modernos han existido a lo largo y ancho del planeta.
      No obstante, muchos avistamientos de diferentes tipos de hombres salvajes en varias partes del mundo desafían lo establecido.
      Sin duda, el método empírico tiene sus limitaciones, y el registro fósil es incompleto e imperfecto. Por tanto, no debe sobreestimarse la importancia de los registros fósiles. La fosilización es un fenómeno excepcional poco frecuente, y el registro fósil no puede por lo tanto dar una imagen precisa de la vida en la tierra durante los períodos geológicos pasados. El registro fósil de primates es particularmente pobre porque siendo animales muy inteligentes y prudentes pueden evitar más fácilmente las condiciones mismas de fosilización, como por ejemplo hundirse en el barro o la turba.
      Pero cuando todas las pruebas se evalúan de manera objetiva, incluida la de seres humanos muy antiguos y hombres-mono, el patrón que surge es el de una convivencia continua en lugar de evolución secuencial.

      Eliminar
  41. Como ya se ha señalado, la secuencia evolutiva aparente propuesta por los evolucionistas es Homo erectus temprano, Homo erectus, Neandertales y los primeros Homo sapiens, hipótesis que proporciona una secuencia evolutiva aparente, pero que resulta en una progresión construida abierta a muchas preguntas.
    Los hallazgos tienden a ocurrir dentro de un posible rango de fechas cuya gama suele ser muy amplia –en sí un método intelectualmente deshonesto fácil de acomodar- dependiendo de los métodos de datación que se utilicen, e incluyen la química, radiometría, técnicas de datación geomagnéticas, análisis de la estratigrafía del sitio, restos de fauna, tipos de herramientas, y la morfología de los restos de homínidos.
    Una abundancia de hechos sugiere que seres humanos como los actuales han existido en el Plioceno, Mioceno, Oligoceno, Eoceno, y más allá. Los restos de simios y hombres simiescos también se encuentran a través de la misma extensión de tiempo. Así que tal vez todo tipo de homínidos han coexistido a lo largo de la historia. Si se tiene en cuenta la evidencia disponible, es la imagen más clara que se desprende de ello.
    Con tal maniobra bien se puede determinar que dos homínidos fósiles, apartados entre sí temporalmente, luego se citen en los libros de texto como evidencia de una progresión evolutiva en el Pleistoceno Medio. Lo honesto sería admitir que la evidencia no permite decir con certeza que uno de los homínidos precedió al otro y que es posible que fueran contemporáneos. Aunque es muy probable que seres humanos anatómicamente modernos han coexistido con una variedad de criaturas similares a las humanas a lo largo del Pleistoceno.
    Un científico no debería proponer que los homínidos definitivamente no coexistieron sobre la base de su diversidad morfológica. Sin embargo, esto es exactamente lo que ha sucedido. Los científicos han arreglado que los homínidos fósiles tengan una secuencia evolutiva temporal principalmente por su tipo forma física. Esta metodología asegura que haya evidencia fósil que quede fuera del ámbito de las expectativas evolutivas, permitiendo que ideas preconcebidas oculten otras posibilidades.
    Sólo mediante la eliminación de una gran cantidad de pruebas sobre fósiles y artefactos que no se ajustan a las ideas preconcebidas se puede construir una secuencia de linaje evolutivo viable para los homínidos fósiles. No obstante, la ´comunidad científica´ está tan comprometida con su doctrina evolucionista que cualquier artículo que la pretenda demostrar puede pasar sin mucho escrutinio, mientras sistemáticamente pasa por alto las insuficiencias en la evidencia que apoyan las hipótesis evolutivas actuales.
    Uno no necesita suponer que África o Asia son el centro de la evolución. Hay voluminosa evidencia encontrada por científicos profesionales que sugiere que los seres humanos de tipo moderno han vivido en varios continentes, incluyendo América del Sur, durante decenas de millones de años. Habiendo durante este mismo período también evidencia de varias criaturas simiescas, y de algunos seres humanos que se asemejan más o menos a otros.
    Durante el siglo XX, la ciencia ha desarrollado una cosmología materialista propia con una mitología completa que explicaría el origen de los seres humanos como la culminación de un proceso de 4 mil millones de años de evolución química y biológica en el planeta, que se formó a raíz del Big Bang, evento que se supone marcó el inicio del universo hace unos 16 mil millones de años.
    La teoría del Big Bang sobre el origen del universo, fundada sobre la física de partículas y observaciones astronómicas mecanicistas, sugiere que estamos en un cosmos en expansión, y está íntimamente conectada con la teoría de la evolución bioquímica de todas las formas de vida, incluyendo los seres humanos, lo cual refleja el objetivo implícito de gran control de la ciencia, de los científicos y de la conducta humana.

    ResponderEliminar
  42. Estas anomalías irritantes destruyen el orden de la ´línea evolutiva´ que la academia durante tanto tiempo ha presentado al público como propaganda.
    En consecuencia, tales datos han sido en gran parte enterrados en los reportes de sitio, olvidados en bodegas o se enmohecen en archivos polvorientos donde se sospecha hay una gran cantidad de evidencia cultural prehistórica suprimida, ignorada, y fuera de lugar porque alteraría la interpretación establecida sobre los orígenes humanos, y que proporcionarían una definición mucho más clara de la evolución.
    En la actualidad existe un consenso académico básico de que el linaje del humano se remonta a tres millones de años, y que un antepasado del hombre moderno evolucionó alrededor de un millón de años atrás.
    El Australopithecus no está en la línea directa de la descendencia humana. Y debido a que el Homo erectus se pensaba era un descendiente del Australopithecus, podría también ser removido de la línea de ancestros humanos. Pero ¿qué pasa con los neandertales? Estos, dicen algunos expertos, muestran claramente una transición evolutiva entre Homo erectus y el Homo sapiens. Aunque ¿no es posible que todos ellos sean variantes del resultado de un mestizaje entre el Homo sapiens y el Homo erectus? No obstante, se podría objetar que tal mestizaje habría producido híbridos que eran incapaces de reproducirse.
    En cualquier caso, se supone que el Homo Sapiens u ´hombre pensante´, se convirtió en la forma dominante de vida en todo el planeta, hace unos 40.000 años.
    Ya es bastante difícil de explicar la repentina aparición del Homo Sapiens en ese momento, pero es una pregunta aún más compleja reflexionar sobre por qué el hombre de Neanderthal y el Cro-Magnon desaparecieron, si eran dos especies distintas o si se cruzaron.
    Ello apoya la idea que los seres humanos de tipo moderno han coexistido con otras criaturas similares a las humanas y simiescas durante un tiempo muy largo, y eliminaría al Australopithecus, el Homo habilis y el Homo erectus como ancestros humanos.
    Los diversos fósiles de australopitecinos suelen ser bastante diferentes del ser humano y los simios africanos. Vistos como un género, son un mosaico de características únicas para ellos mismos y características que llevan una cierta semejanza a las del orangután.
    Los hechos paleontológicos, considerados en su conjunto, sugieren que varios seres hombre-mono y similares a los humanos, incluyendo algunos seres humanos semejantes a los modernos, coexistieron durante todo el Pleistoceno y en períodos anteriores.
    La noción convencional de la evolución humana debe ser radicalmente modificada e incluso rechazada. Nuevos conceptos tienen que explorarse.

    ResponderEliminar
  43. Es indudable que las semillas de la biosfera terrestre se originaron en el cosmos, cuya expresión significó la creación de la vida y de la humanidad en la Tierra.
    La teoría de la evolución de Darwin basadas en la ciencia académica fundamentalista sobre el origen del ser humano y su civilización, conducen sin remedio a una serie de callejones sin salida.
    La cuestión es que la teoría de la evolución no sólo se ha aplicado a la biología, sino que también se utiliza para explicar el surgimiento y el desarrollo de los recursos humanos y la civilización por un proceso conocido como evolución cultural.
    El darwinismo central se basa en un concepto simple: la vida evoluciona lentamente a través de un proceso de adaptaciones graduales para una amplia variedad de estímulos externos. Lo que se aplicó a la biología, la antropología y la arqueología, se aplica con los mismos principios a la cultura y a la historia de la humanidad.
    Pero resulta que el darwinismo no sólo no ha sido probado, sino que se ha demostrado por la ciencia como fatalmente defectuoso.
    Ha fallado exactamente donde Charles Darwin temía que fallara, en el registro fósil. No hay explicación científica para la falta de especies intermedias que vinculen tipos antiguos y modernos.
    No obstante, la todopoderosa ciencia académica oficial quiere hacerle creer a la gente que los únicos disidentes contra el darwinismo son creacionistas que provienen de las filas del fanatismo religioso.
    La ´ciencia de la evolución´ se ha disfrazado bajo la etiqueta de verdad demostrada, aunque en realidad nada la ha probado. La mayor parte de la evidencia confiable apunta en la dirección opuesta a sus hipotéticos supuestos de que el azar es por excelencia el mecanismo de la evolución para la capacidad de las especies a cambiar por selección natural, pero vista la imposibilidad para heredar las características adquiridas, y la inexistencia de un enlace entre el ser humano y los simios, todos estos principios esenciales del canon darwinista resultan falsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciencia oficial tiende a centrarse más en teorías que en hechos. Una teoría surge para explicar unos hechos, pero otros se dejan de lado. Nuevas evidencias pueden cuestionarlos pero con frecuencia también son ignoradas.
      A tales hechos se les llama anomalías, es decir evidencias que no encajan en la teoría. Y cuando la evidencia contradice las teorías científicas oficiales simplemente se la entierra.
      Estos científicos oficiales tienden a filtras evidencias discordantes que no se ajustan al paradigma aceptado. No se las enseña, no se las discute, y la gente ni siquiera se entera.

      Eliminar
  44. Hay una ingente cantidad de pruebas para demostrar que seres humanos anatómicamente modernos fabricaron herramientas desde hace mucho más tiempo del que proclama el dogma científico estándar, siendo una suma de piezas de evidencia anómalas sólo en relación con una teoría particular, en este caso la evolución y todas sus implicaciones para la antropología y la supuesta reconstrucción de la historia y evolución de la humanidad.
    En ese contexto, son miles las pruebas ´anómalas´ que no encajan en la teoría estándar: Por ejemplo, los fósiles de seres humanos anatómicamente modernos que aparecieron en los estratos más antiguos de los simios que se supone los precedían evolutivamente. Tales pruebas encontradas han sido suprimidas o convenientemente olvidadas.
    Esta corriente oficial dogmática afirma que hay ´una equivalencia esencial´ en las pruebas presentadas a favor de la norma teórica y la evidencia anómala en contra, que tiene repercusiones, porque no es apropiado aceptar lo uno y rechazar lo otro. De hecho, al rechazar la primera serie de informes de las anomalías, para ser coherentes también habría que rechazar la serie de la evidencia actualmente aceptada, y por ende la teoría de la evolución humana se vería privada de una buena parte de su fundamento observacional.
    Pero al aceptar la primera serie de informes, se debe aceptar la existencia de seres inteligentes, la fabricación de herramientas en períodos geológicos tan remotos como el Mioceno, o incluso el Eoceno, e ir más allá y aceptar la existencia de seres humanos anatómicamente modernos en estos períodos remotos.
    La deducción obvia es que tal evidencia no sirve al reinante dogma científico de la evolución, una línea de fondo que conjuga la arqueológica convenientemente olvidada y el dogma de la evolución, en lo parecen ser dispositivos hechos a medida para suprimir las ideas sobre la gran antigüedad del ser humano y de la posibilidad de una muy alta civilización previamente existente.
    Visto esto, es posible que las funciones de dicha teoría científica sean las de un mecanismo de cribado para científicos que no están al tanto de la agenda definitiva y más profunda: la supresión de la noción misma de tal civilización, y por lo tanto de cualquier intento de investigación real, al estar tratando con un ´consumo público´ para la biología, la antropología, la arqueología y de manera paralela a la física, deliberadamente diseñada para evitar la recuperación de tecnologías y ciencias perdidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto los textos clásicos judeo-cristianos como el dogma evolucionista moderno, sirven para ocultar los orígenes de la humanidad. Si se otorga la proposición de que hay algo de verdad en esos mitos antiguos que sugieren que la humanidad es un producto de ingeniería genética avanzada, la fragmentación de la historia en tantas tradiciones dispares con detalles en conflicto sobre la base histórica, también sugiere que la propia fragmentación puede haber sido un intento de ocultar la historia.
      ´Cada uno de nosotros lleva un mensaje de nuestros antepasados en cada célula de nuestro cuerpo. Está en el material genético que se transmite de generación en generación. Dentro del ADN no sólo se escriben nuestras historias como individuos, sino toda la historia de la raza humana. Con la ayuda de los recientes avances en la tecnología genética, ahora está siendo revelada esta historia. Somos por fin capaces de comenzar a descifrar los mensajes del pasado. Nuestro ADN no se desvanece como un antiguo pergamino; no se oxida como la espada de un guerrero muerto hace tiempo. No es erosionado por el viento o la lluvia, ni reducido a la ruina por el fuego y los terremotos. Es el viajero de una tierra antigua que vive dentro de nosotros todos´. Brian Sykes.
      Homo habilis, Homo erectus, Homo heidelbergensis, Homo neanderthalensis, reflejan el otro lado de los intentos de ser encasillados en diferentes especies definidas sobre la base paleontológica de características anatómicas conservadas en esqueletos, en particular los cráneos, y no en el sentido biológico de diferentes, aislados genéticamente, especies que son incapaces de cría con cualquier otra. Se trata de una clasificación operativa sin consecuencias evolutivas. Desde las formas de los huesos solos simplemente no hay forma de saber si los seres humanos son diferentes especies definidas parte de la misma reserva genética o no. Dicho de otro modo, ¿los humanos modernos descienden directamente de los fósiles que se encuentran en su parte del mundo, o son muchos de estos los restos de la especie humana ahora extinta genéticamente separados? En todo caso, un registro fósil incompleto y desigual que siempre apunta a África como el origen último de todos los seres humanos.

      Eliminar
  45. Una muestra representativa de evidencia anómala no aceptada por la línea oficial imperante -en realidad un extenso cuerpo de evidencia ya reportado por los científicos del siglo XIX y principios del XX que cuestiona las teorías actuales de la evolución humana- sugiere que los seres humanos han estado sobre la Tierra hace más de 4 millones de años y aún antes.
    Las pruebas demuestran la existencia de seres humanos anatómicamente modernos en un pasado incómodamente distante, en contra de quienes apoyan las opiniones dominantes que humanos anatómicamente modernos evolucionaron en África y quizás en otros lugares, hace relativamente poco tiempo, unos 100.000 años. Hay pues evidencia de seres humanos anatómicamente modernos hace millones de años conviviendo con homínidos más simiescos.
    La aplicación diferencial de normas para la aceptación y el rechazo de la evidencia constituyen un filtro de conocimiento que distorsiona la imagen real de los orígenes humanos y la antigüedad, ya que suprime, ignora u olvida evidencia cualitativa y cuantitativamente equivalentes a favor del punto de vista oficial, habitualmente relacionados con consideraciones teóricas más que con la observación directa.
    Es el llamado fenómeno de la ´filtración del conocimiento´, proceso por el cual científicos y otros aceptan rutinariamente pruebas que apoyan sus teorías e ideas preconcebidas, al tiempo que rechazan, ya sea consciente o inconscientemente, otra evidencia que no defienda sus puntos de vista. Tal evidencia tiende ahora a ser muy oscura, y también suele ser empañada por una serie de informes negativos y tergiversados que datan de la época en que la evidencia estaba siendo rechazada activamente por una red de encubrimiento e infiltración científica acumulativa muy bien orquestada.
    Por lo tanto, los prejuicios evolutivos que defienden los grupos de poder científico actúan como un ´filtro del conocimiento´, que ha eliminado pruebas que cuestionan puntos de vistas aceptados y dejan al sistema de creencias con una comprensión radicalmente alterada de los orígenes humanos y la antigüedad.
    Se trata de la manipulación del pensamiento científico a través de la supresión de datos enigmáticos que desafían lo establecido y aceptado, y que muestra cuán profundamente entretejido está en el pensamiento académico la teoría darwinista de la evolución humana.
    En otras palabras, si los hechos no están de acuerdo con la teoría predominante y su correspondiente prejuicio científico despótico, entonces tales hechos, incluso un arsenal importante de ellos, deben desecharse y punto.

    ResponderEliminar
  46. Condiciones exteriores iguales conducen a la configuración de formas y órganos similares en seres genéticamente diferentes. Tal convergencia se da en todos los planetas semejantes a la Tierra en los cuales se manifiestan las condiciones de vida para los organismos complejos. Por consiguiente, las diferencias en la evolución de los seres vivientes deberían ser insignificantes. Tanto aquí como allá, comenzó la vida con la transformación química de la superficie del planeta mediante la formación de la materia orgánica a partir de la materia inanimada sobre la base de carburos en un medio acuoso.
    Está probado que, tanto herbívoros como carnívoros, se diferenciaron en su medio ambiente oceánico evolucionando hacia especies diferentes antes de abordar tierra firme. Se han encontrado fósiles en formaciones pétreas de más de sesenta millones de años, y hasta un esquisto de mil millones de años. El desarrollo de nuevas formas entre especies que primitivamente llevaron vida de anfibios no es accidental. Para su desplazamiento y para poder escapar en tierra firme, necesitaban miembros diferentes a los peces.
    La naturaleza desarrolló la única forma adecuada de desplazamiento: la marcha, ya que ésta es posible sobre cualquier subsuelo. Si bien los anfibios ya poseían un pequeño cerebro, los animales de tierra necesitaban un aparato pensante más desarrollado para poderse desenvolver en medio de los múltiples peligros a que se veían expuestos. La forma de transporte más adecuada para un cerebro voluminoso es la marcha, la cual resulta asimismo la más indicada desde el punto de vista de la irrigación sanguínea del mismo.
    ¿Cuántas patas debían tener los nuevos colonos? Una sería demasiado poco pues el animal no podría ponerse de pie nuevamente en caso de perder el equilibrio. Un número impar no sería lo más práctico por razones de estabilidad, pero muchos pares no serían tampoco lo más indicado porque el movimiento resultaría demasiado lento. En realidad, los hallazgos de fósiles son una buena prueba de que la evolución fue continuamente disminuyendo el número de patas a lo largo de millones de años hasta reducirlo finalmente a dos pares.
    Dos piernas parecen lo más indicado para el desarrollo de un cerebro grande. Al disponer el animal de cuatro patas, pudo transformar dos de ellas en brazos, lo que le facilitó la vida entre los árboles y le hizo posible el manejo de los primeros instrumentos. Es evidente que el tránsito de la vida anfibia a la terrestre forzó tal modificación del esqueleto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el desarrollo en tierra firme, tiene lugar un proceso de refinamiento del tejido nervioso que muy gradualmente va haciendo posible la actividad intelectual. Es sabido que los delfines poseen un cerebro de considerables dimensiones, si bien viven en el agua. La capacidad para formar conceptos parece, sin embargo, desarrollarse en conexión con la vida en sociedad, con el empleo del habla y la utilización de instrumentos en el sentido estricto de la palabra.
      Siendo que resulta extraordinariamente difícil el empleo de instrumentos, aún los más simples bajo el agua, es improbable que bajo estas condiciones, pueda haberse desarrollado un cerebro capaz de pensamiento conceptual ya que este proceso supone un medio ambiente social y cierta forma de lenguaje objetivo. Se excluye también la posibilidad de seres inteligentes con aspecto de ave ya que un ser volador debe ser liviano y un cerebro voluminoso pesa demasiado y necesita abundante irrigación sanguínea.
      Una ilustración más de lo compulsivo que resultan los dictados de la vida se da en la semejanza que se observa en la disposición de los ojos en especies totalmente diferentes del mundo animal. Poseen un ojo perfectamente similar a una cámara fotográfica, con cristalino, retina, músculos oculares, córnea transparente, etc. Incluso son idénticos el número y posición de los ojos siempre en la cabeza, en las proximidades del cerebro.
      Otro tanto sucede con las dos orejas; siempre encuentran su lugar más adecuado en la parte superior del cuerpo. Los sentidos del gusto y olfato se desarrollaron, junto con el hocico y nariz, en las proximidades del sistema nervioso.
      Así pues, bajo condiciones externas análogas a las de la Tierra, deben haberse formado seres vivos que tan pronto abordaron tierra, evolucionaron siguiendo vías análogas a las recorridas en el planeta y tuvieron las mismas posibilidades de servirse de un lenguaje, emplear instrumentos y vivir en sociedad.
      Esta vía de evolución le ha sido trazada a la vida inteligente en todo el universo, y los casos similares a la Tierra serían tan numerosos que resulta perfectamente posible ponerse en contacto y comunicarse con seres inteligentes extraterrestres que deben ser muy semejantes al homo sapiens.

      Eliminar
  47. Oculto en nuestro código genético, las células del cuerpo humano esconden mensajes de alienígenas. El matemático Vladímir Scherbak, de la Universidad Nacional Al-Farabi , y el astrobiólogo Maksim Makukov, del Instituto Astrofísico Fesenkov, ambos de Kazajistán, aseguran haber detectado rastros de información alienígena incorporados en el código genético humano. Esta señal inteligente, que han denominado ‘SETI biológico’, es un mensaje matemático y semántico que no puede explicarse por causas naturales.
    El código genético ‘es una correspondencia flexible entre codones y aminoácidos, y esta flexibilidad permite la modificación artificial del código. Sin embargo, una vez fijado, ‘el código podría mantenerse inmutable a través de escalas cosmológicas de tiempo. De hecho, es la construcción más duradera que se conoce’. Precisamente por eso, representa un contenedor excepcionalmente fiable para una firma inteligente.
    El genoma humano también presenta un orden minucioso y preciso en la asignación entre los nucleótidos y aminoácidos del ADN. ‘Las disposiciones simples del código revelan un conjunto de patrones aritméticos e ideográficos del lenguaje simbólico. Esos patrones subyacentes precisos y sistemáticos se presentan como producto de una lógica minuciosa y de una computación no trivial en lugar de productos de procesos estocásticos. Sea cual fuere la razón real detrás del sistema decimal en el código, parece que fue inventado fuera del Sistema Solar hace ya varios miles de millones de años’.
    Este tipo de ‘firma inteligente’ sería el sello indeleble de una civilización extraterrestre que no precedió muchos miles de millones de años. La huella biológica en el genoma humano es el legado de esta civilización remota de la Vía Láctea.
    Ello reafirma la hipótesis de que la vida en la Tierra fue sembrada desde el espacio exterior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La proposición de identificación indica que la biología es tan compleja que debe haber sido diseñada por un poder superior.
      Para aprobar la etiqueta del diseñador de prueba, cualquier patrón en el código genético debe ser estadísticamente muy significativa y poseer características inteligentes como que son incompatibles con cualquier proceso de conocimiento natural.
      Esto incluye la notación decimal, las transformaciones lógicas, y el uso del símbolo abstracto del cero, dentro de un programa ordenador computacional. Una vez que el genoma se reescribe apropiadamente, el nuevo código con una firma se quedará congelado en la célula y su progenie, que podrían luego preservarlo a través del espacio y el tiempo.
      Representa un almacenamiento excepcionalmente fiable para una firma inteligente, que se ajusta a los requisitos biológicos y termodinámicos como señal en el código genético, siendo una consecuencia comprobable de tal escenario.

      Eliminar
  48. Es ampliamente asumido que la humanidad está progresando y que está mejor tanto física como mentalmente en relación a sus predecesores. Pero ese, en absoluto, es el caso. La ciencia está revelando una imagen propia muy diferente. De hecho, somos más débiles de lo que solíamos ser. Los atletas más altamente capacitados de hoy son una sombra de lo que fuimos hace cientos y miles de años.
    La raza humana se está deteriorando. Hay pruebas científicas que refutan la creencia que de alguna manera somos superiores a las generaciones de seres humanos precedentes. Sin embargo, la fría y dura evidencia científica muestra que todo lo contrario es cierto.
    En comparación con nuestros antepasados, nuestros cerebros son más pequeños, nuestros cuerpos más débiles, y de generación en generación el número de errores en el ADN está creciendo rápidamente. Hay un límite estrecho a la cantidad de tiempo que la raza humana será capaz de sobrevivir sólo si se basa en la comparación del ritmo en que se está deteriorando.
    La humanidad ha reducido su tamaño corporal promedio significativamente. Quiere decir que los seres humanos han pasado su pico de crecimiento corporal y que la gente de hoy en día es 10 por ciento más pequeña y de menor estatura que antepasados cazadores-recolectores.
    Se debería a la agricultura intensiva, a las DIETAS industriales, a la implantación urbana con grandes bolsas de miseria que comprometen la salud y que conducen a la propagación de enfermedades.
    La razón principal de nuestra decadencia como especie es el deterioro genético sistemático. En promedio, cada uno de nosotros lleva ya decenas de miles de mutaciones dañinas que van a repercutir en al menos 100 nuevas mutaciones en futuras generaciones, en la denominada ‘crisis de mutación’.
    Es el impacto de las mutaciones en la población humana, que en razón de la mutación deletérea por persona por generación, se traduciría en tal deterioro genético.
    Informes anteriores se basaron en estimaciones de tasas de mutación considerablemente inferiores a las que se sabe son del caso. Hallazgos que se remontan a 2002 muestran que la tasa de mutación humana es de casi 300 errores o fallas genéticas por persona por generación.
    Incluso una tasa implícita de 100 mutaciones por persona por generación, tiene profundas implicaciones, como tasa de mutación en sí mismo aumentando. Además, la mayoría, si no todas las mutaciones en el genoma humano, son perjudiciales. Y nada puede revertir el daño hecho durante nuestra propia generación, aunque otras mutaciones puedan ser detenidas. El proceso es una espiral irreversible que terminará en ‘crisis de mutación’.
    No sólo nuestros cerebros cada vez son más pequeños, y la humanidad cada vez más tonta. Esto puede sonar extraño, especialmente teniendo en cuenta el auge tecnológico experimentado en los tiempos modernos, pero en realidad es cierto.
    La comparación de nuestras vidas y las tecnologías modernas con la de cualquier generación anterior, podría hacer pensar que nos estamos convirtiendo en personas cada vez más inteligentes. En realidad estamos perdiendo capacidad mental y ha estado pasando así desde hace 6.000 años. Y la razón, mutaciones genéticas, la columna vertebral de la evolución neodarwinista. Esta pérdida de capacidad mental se debe a la acumulación de errores en nuestros genes.
    En los últimos 3.000 años (aproximadamente 120 generaciones), cerca de 5.000 nuevas mutaciones se han producido en los genes que rigen nuestra capacidad intelectual. Si bien la mayoría de estas mutaciones no tendrá ningún efecto, alrededor de 5.2 por ciento son perjudiciales.
    Sólo una fracción extremadamente pequeña de población aumentará su aptitud mental. Por tanto, la conclusión es que la humanidad está perdiendo la capacidad mental, en una relación directa entre el efecto deletéreo de la propagación genética y de las pocas mutaciones beneficiosas.

    ResponderEliminar
  49. Una explicación de por qué el registro fósil muestra que la vida primitiva compleja aparece de repente en la Tierra, sin predecesores, es la intervención extraterrestre, resulta en darwinismo y todo lo que ese término ha llegado a representar, la selección natural, la evolución, la supervivencia del más apto, el equilibrio puntuado, es un castillo de naipes.
    En la época de Charles Darwin, no se sabía nada acerca de la vida a nivel celular. El protoplasma era la unidad más pequeña que entendían. Sin embargo, la teoría de la selección natural de Darwin declaró que toda la vida y cada entidad viviente conocida en ese momento o que se descubriera en el futuro, simplemente tenía que funcionar desde el nacimiento hasta la muerte por ´leyes naturales´ que podrían ser definidas y analizadas. Por supuesto, esto incluye el origen de la vida.
    Charles Darwin sugirió que la vida podría haberse reunido poco a poco a partir de piezas perdidas en algún ´estanque caliente´ cuando el planeta se había enfriado lo suficiente como para hacer posible tal conjunto. Más tarde se dio cuenta de que nada probablemente habría tomado forma, gradual o de otro tipo, en un entorno estático, por lo que se añadió un elemento catalítico: un rayo.
    Tal teoría sugiere que un rayo podría activar un sinnúmero de moléculas al azar en un estanque cálido y de alguna manera transformarlas en la primera criatura viviente. Las fuerzas ´naturales´ de la biología, la química y el electromagnetismo mágicamente podrían haberse arremolinado juntos, y por arte de magia generar un evento sospechosamente cercano a un milagro.
    A medida que se ha aprendido más acerca de la increíble complejidad de la estructura celular y bioquímica, no puede haber ninguna duda. Es tan probable que sea cierto como que un tornado pase barriendo un depósito de chatarra y logre montar correctamente un avión.
    El siguiente golpe discordante en la carretera darwinista de montajes se produjo cuando se enteraron de que en ciertos lugares del mundo no existían restos de lo que tenía que ser las primeras piezas de la corteza terrestre. Estas más antiguas losas de piedra llamados cratones, y su historia de su supervivencia durante 4.000.000.000 de años es un milagro en sí mismo. Pero lo que es más milagroso acerca de ellas es que contienen fósiles de bacterias primitivas. Es decir, las bacterias se conservan 4 mil millones de años en roca cratonal. Si eso no es primitivo, ¿qué lo es?
    Si la Tierra comenzó a fundirse fuera de la nube primordial del sistema solar de polvo y gas alrededor de hace 4.500 millones de años, hace 4.000 millones de años el proto-planeta aún seguía siendo una bola hirviente de magma enfriándose. No existen estanques cálidos apareciendo en la Tierra durante al menos mil millones de años o más después. Entonces, ¿cómo conciliar la realidad con la fantasía de calentamiento del estanque primordial?
    Lo cierto es que ningún científico carrera puede hablar abierta y ruidosamente contra el dogma darwinista sin tener que pagar un alto precio por ello. Si tal sistema de censura implacable no fuera tan sólido, entonces seguramente el próximo tropiezo darwinista habría sido noticia en todo el mundo como el fin último y absoluto a la ridícula idea de que la vida podría haberse reunido en sí ´de forma natural´, cuando ni siquiera pueden estar seguros de lo que sucedió en la Tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prepotente construcción del darwiniana del dogma del ´origen de la vida`, descansaba sobre un trozo de roca madre incontrovertible: no puede haber un único progenitor de toda la vida. Cuando el rayo fortuito golpeó el estanque caliente idealmente inventado, se creó una sola entidad. Sin embargo, no fue una entidad común. Con él llegó la capacidad múltiple para nutrirse de su entorno, crear energía a partir de ese alimento, expulsar los residuos generados por el uso de esa energía y casi como una ocurrencia tardía, reproducirse hasta el infinito en cada una de sus millones de generaciones posteriores. No hay nada milagroso en eso, simplemente una incalculable fortuna.
      Esto era el Evangelio darwinista que se predicaba y creía hasta que se encontraron los fósiles de bacterias en los cratones. Su descubrimiento era molesto, pero no fue un golpe mortal a la teoría darwinista. Tuvieron que reconocer, entre ellos por supuesto, que la primera forma de vida no reunió en sí en un estanque cálido, pero que de alguna manera se unieron para que cada fósil antiguo diera lugar a una era de bacterias unicelulares que carecen de un núcleo, o procariotas.
      Los procariotas precedidos de las bacterias mucho más tarde se convirtieron en un ser unicelular con núcleo (eucariotas), por lo que la situación posterior al cratón quedó dentro del marco darwinista. No importa cómo la primera forma de vida entró en existencia, y que era una sola unidad que carecía de un núcleo celular, algo obligatorio, porque incluso el núcleo más simple sería demasiada ´complejidad irreductible´ para ser creado por un relámpago que rasgue a través de un depósito de chatarra molecular un estanque caliente.
      A mediados de la década de 1980, el biólogo Carl Woese sorprendió a sus colegas con un descubrimiento demoledor. No fue sólo la predicha y esencial fuente única para todas las formas de vida, sino que había dos tipos de bacterias procariotas muy diferentes, dos formas distintas de vida en el planeta cuatro mil millones de edad. Inequívoco e irrefutable.
      ¿Cómo explicar formas separadas de vida que brotan a la existencia en un ambiente que haría parecer al infierno como un lugar tranquilo? Con nada más que lava fría que no podía ser explicada en términos incipientes ´naturales´? De hecho, no podía ser explicado en términos que no sean totalmente inaceptables. La vida, con todo su profundo misterio, tenía que haber sido sembrada en la Tierra.
      Panspermia es la idea de que la vida llegó a la Tierra desde algún lugar más allá del planeta y posiblemente más allá del sistema solar. Sus sistemas vectores se separan en dos vías posibles: dirigida y no dirigida.

      La panspermia no dirigida significa que la vida vino aquí en su totalidad por accidente y fue cargada por un cometa o meteoro. Algunos científicos prefieren los cometas como el instrumento de primer orden, ya que contienen hielo mezclado con polvo estelar, al que a menudo se refieren como ´bolas de nieve sucia´.
      La vida es más probable que se originara en el agua y que sobreviviera congelado a un viaje interestelar. Otros científicos favorecen los asteroides como el mecanismo de llegada, ya que son más propensos a haber llegado desde el cuerpo de un planeta que habría contenido vida. Un cometa, argumentan, es poco probable que haya sido parte de un planeta, y la vida no pudo haberse generado en sí o sobre un cometa helado.

      Eliminar
    2. La panspermia dirigida significa que la vida llegó a la Tierra por medio seres inteligentes de un tipo u otro. Sin embargo, si ha sido enviada desde fuera del sistema solar, hay que preguntarse cómo los remitentes podrían haber conocido que la Tierra estaba aquí, o cómo la Tierra logró interponerse en el camino de algo enviado al azar.
      En otro escenario, naves interestelares tripuladas por seres extraterrestres podrían haber llegado y sembrado los dos tipos de procariotas. Esto requiere un nivel de apertura mental del que la mayoría de los científicos carecen, por lo que no aceptarán cualquiera de las versiones de la panspermia dirigida, incluso si remotamente posibles. En su lugar, se aferran a su explicación mejor de la panspermia no dirigida, ya que les permite seguir con el juego del origen de la vida dentro de los primeros límites establecidos por Charles Darwin: no dirigido es ´natural´; dirigido es ´menos natural´.
      De acuerdo con los darwinistas, sin importar dónde se originó la vida, el proceso era natural de principio a fin. Todo lo que tienen que reconocer es que no tuvo lugar en la Tierra. Sin embargo, reconocerlo les obliga a bordear peligrosamente cerca de admitir la realidad de la vida extraterrestre, y su constante búsqueda de explicaciones imposibles que les genera millones en fondos para la investigación cada año. Esto no les da ninguna prisa para dejar claro al público en general que si es más allá de la Tierra por lo menos no es la misma vida bacteriana primitiva que existe aquí, de lo que no hay duda al respecto.
      Dentro de esos círculos creyentes, un núcleo duro de verdaderos creyentes todavía se aferra a cada nuevo descubrimiento de un compuesto químico o orgánico que se encuentra en el espacio para tratar de imponer el argumento de nuevo al punto de partida original de Darwin que de alguna manera la vida fue en sí montada en la Tierra ´naturalmente´.
      Sin embargo, la mayoría de los estudiosos objetivos ahora aceptan que las primeras formas de vida tenían que haber sido enviadas. Aparecen como dos grupos de múltiples procariotas (bacterias y arqueas verdaderas) que aparecen enteras y completas. Además, la Tierra primordial es inimaginablemente infernal como una incubadora para florecer la vida. Quinientos millones de años parecen demasiado lapso de tiempo para permitir un proceso gradual, paso a paso del montaje de la increíble complejidad de la biología y la bioquímica procariota.

      Eliminar
    3. Aún más perjudicial para el núcleo duro de posición darwinista es que los procariotas eran duraderos y prácticamente indestructibles, capaces de vivir en absolutamente cualquier entorno, y lo han demostrado al estar aquí hoy y comportarse de la misma que sus antepasados fosilizados hace cuatro mil millones de años. Ni calor extremo, ni soluciones hiperosmóticas salinas, ni congelamiento, ni presión o corrosión ácida los destruye o detiene.
      Hoy en día se los conoce como extremófilos, y existen junto a muchas otras bacterias procariotas que prosperan en condiciones más suaves. Parecería que los procariotas más suave no podrían haber sobrevivido en la Tierra primordial, por lo que ¿cómo llegaron a ser? De acuerdo con los darwinistas, ´evolucionaron´ de extremófilos de la misma manera que los seres humanos supuestamente evolucionaron en forma paralela con los simios, a partir de un ´ancestro común´.
      Los darwinistas sostienen que dichas vías paralelas no necesitan ser trazables. Todo lo que se requiere es una criatura de aspecto razonablemente parecida para establecer lo que ellos consideran un reclamo legítimo de conexión evolutiva.
      Extremófilos han existido claramente: hay sus fósiles de cuatro mil millones de años de edad. Sus descendientes existen hoy en día, junto con los procariotas suaves con el medio que debe haber descendido de ellos. Sin embargo, las formas de transición entre ellos no se pueden encontrar, a pesar de que tales formas son requeridas por los principios del darwinismo.
      Frente a ese problema embarazoso, simplemente los darwinistas insisten en que existen las especies de transición que faltan, que se hallan todavía escondidas en algún lugar en el registro fósil, al igual que el ´eslabón perdido´ entre los simios y los seres humanos está por ahí en algún lugar y de hecho se pueden descubrir algún día. Es apenas una cuestión de estar en el lugar correcto en el momento adecuado.
      Para mayor celeridad, el ´eslabón perdido´ ha sido inútil para explicar la siguiente fase de la vida en la Tierra, cuando los procariotas empezaron a compartir el escenario con los eucariotas mucho más grandes y mucho más complejos pero aún unicelulares que aparecen hace alrededor de hace 2.000 millones de años. El salto de procariotas a eucariotas es demasiado grande incluso para fingir que un eslabón perdido podría dar cuenta de ello. Se necesitaría una docena sólo para cubrir el pasar de ningún núcleo a uno que funciona totalmente. Esto, por cierto, también es verdadero para el salto entre los llamados pre-humanos y los seres humanos.
      ¿Cómo explicarlo? Desde luego, no es plausible. Afortunadamente, los darwinistas nunca han carecido de la creatividad para inventar escenarios de calentamiento ´charco´ para tapar los agujeros en su dogma.

      Eliminar
    4. Puesto que es evidente que el ´eslabón perdido´ no va a volar sobre el abismo procariota-eucariota, por qué no asumir algunos de los procariotas más pequeños fueron comidos por algunos de los más grandes. Pero en lugar de convertirse en alimentos, energía y residuos, los más pequeños de alguna manera se convierten ellos mismos en núcleos celulares para los más grandes. Dado que hasta ahora nadie puede demostrar que no sucedió, los darwinistas son capaces de proclamar que así se hizo.
      La noción de procariotas consumiéndose entre sí para crear los eucariotas es tan improbable como el mandato divino de los creacionistas. Pero incluso si se tratara de una posibilidad biológica, todavía parece justo esperar que los modelos de ´transición´ existan en algún lugar a lo largo de la línea.
      Resulta que en un minuto hay una gran población de procariotas junto a una pequeña cantidad, y al minuto siguiente hay una pequeña población de eucariotas con lo que parece ser un núcleo en su interior. No es magia, no es un milagro, sólo un proceso biológico desconocido hoy en día, pero que podría haber sido posible hace 2.000 millones de años.
      En cualquier caso, los procariotas grandes y pequeños vivieron uno al lado del otro durante 2.000 millones de años, el tiempo suficiente para aprender a hacerlo en armonía, y de repente una gran variedad de eucariotas aparecieron junto a ellos, enteros y completos, listos para unirse durante otros 1.400 mil millones de años, sin tampoco cambios aparentes en los eucariotas.
      En hace alrededor de 600 millones de años, las primeras formas de vida multicelulares (fauna de Ediacaran) aparecen como repente e inexplicablemente tal como lo hicieron los procariotas y eucariotas. Al día de hoy, la fauna de Ediacara no se conoce bien, más allá del hecho de que eran algo así como medusas o algas en una amplia gama de tamaños y formas. No está claro si eran plantas o animales, o una extraña combinación de ambos. Vivieron junto a los procariotas y eucariotas, por unos 50 millones de años, hace unos 550 millones de años, cuando la llamada ´explosión cámbrica´ se produjo.
      Ha sido con razón llamada una ´explosión´, ya que en un plazo de tan sólo 5 a 10 millones de años, un mero parpadeo en relación a los 3.500 mil millones de años de vida que le preceden, los océanos de la Tierra se llenan con una deslumbrante variedad de plantas de agua de mar y todos los 26 filos animales (tipos de cuerpo) catalogados hoy en día, sin que filos nuevos se hayan agregado desde entonces. Ninguna especie de la época cámbrica se parece a nada actualmente vivo, excepto los trilobites, que parecen haber dado lugar a los cangrejos de herradura. Sin embargo, a pesar de su aspecto ´extranjero´, todos llegaron completamente montados, machos y hembras, depredadores y presas, grandes y pequeños, listos para funcionar. Al igual que en cada caso anterior, no hay predecesores que se pueden encontrar.

      Eliminar
    5. La Tierra fue simplemente inundada por la explosión cámbrica y la colección de animales salvajes, plantas y animales extraños que resultaron de ella. Fue como si hubieran llovido del cielo.
      Para los darwinistas es, entre muchas, la mayor dificultad con la que se enfrentan al tratar de vender el concepto evolutivo de gradualismo. Simplemente no hay manera de conciliar la rapidez impresionante, la asombrosa diversidad, la incongruencia abrumadora de la explosión cámbrica. Pero está lejos de ser la única.
      Toda la vida compleja tal como se presenta comienza con la explosión cámbrica, en aproximadamente los últimos 550 millones de años. Durante ese tiempo, la Tierra ha sufrido cinco grandes y varios otros eventos de extinción catastrófica ´menor´, si se compara con las más importantes extinciones. Las cinco grandes extinciones eliminaron del 50% al 90% de todas las especies de plantas y animales vivos cuando se produjo el evento.
      La última de ellas en el Cretácico hace 65 millones de años se llevó a los dinosaurios y mucho de lo que estaba vivo en el momento. Pero lo que pocos entienden es el patrón distintivo a la forma en la vida existente entre los eventos de extinción y después de los eventos de extinción. Esta diferencia en el patrón de vida crea serias dudas sobre el ´gradualismo´ como un posible mecanismo explicativo de cómo proliferan las especies.
      Entre los eventos de extinción, cuando los ambientes son estables, no parece cambiar la vida en absoluto. El término operativo es la estasis. Todo sigue más o menos igual. Pero después de los eventos de extinción, ocurre lo contrario: todo cambia profundamente. Nuevas formas de vida aparecen por todo el lugar, llenando todos los nichos disponibles en los nuevos entornos creados por los efectos después de la catástrofe. Sea lo que sea, no es gradualismo.
      La evolución gradual simplemente no es confirmada por el registro fósil. La visión de Darwin del cambio tuvo que ser modificada. No fue un proceso gradual y azaroso dictado por mutaciones aleatorias en los genes, ya sean favorables. Era algo más.
      Ese ´algo más´ se llama equilibrio puntuado. La clave para la admisión abierta del gran secreto que las formas de vida sólo cambiaron a borbotones después de los eventos de extinción, y por lo tanto no tenía nada que ver con la selección natural o la supervivencia de los más aptos o cualquiera de las antiguas homilías darwinistas con las que todo el mundo ha sido lavado el cerebro.
      La vieja guardia darwinista lo etiquetó de ´evolución por sacudidas´, argumentando que la evolución por selección natural no es aparente, ya sea en el registro fósil o en la vida que nos rodea. La vieja guardia ha insistido en que el registro fósil simplemente tenía que estar equivocada, que no estaba dando una imagen completa debido a que grandes extensiones faltaban. Eso era cierto, pero extensiones mucho más grandes estaban disponibles, y aquellos tratados mostraron la estasis abrumadora de formas de vida en todas las épocas, seguida por el llenado rápido de nichos ambientales después de cada evento de extinción. Así, mientras que partes del registro de hecho faltaban, lo que estaba disponible era inconfundible.

      Eliminar
    6. Las explicaciones fueron creadas para tratar de contrarrestar todos los aspectos de la posición de la rama dura del darwinismo. Ninguna particularmente convincente, pero comenzaron a acumularse. Los científicos tienen la gran ventaja de ser considerados como ´expertos´, incluso cuando no tienen la más mínima idea de lo que están hablando. Esto les permite elucubrar hasta que algo se pega, o hasta que el objetivo de su ira se cubre en tanto ´lodo´ que no puede ser visto nunca más.
      Si se les concede ningún crédito, las radiaciones repentinas de nuevas especies en una miríada de nichos ambientales vacíos podrían haber destripado muchos de los principios más fundamentales de la gradual evolución ´natural´. Esa idea simplemente no podría establecerse como un hecho. ¿Por qué? Debido a que el estanque caliente se drenó en seco, y la bioquímica se estaba convirtiendo en la absurda historia de los ´pequeños eucariotas comidos por grandes procariotas que se convirtieron en eucariotas´, y la explosión cámbrica resulta rotundamente inexplicable. Si la radiación súbita se amontonaba en ello, toda la teoría de la evolución podría fallar, y los darwinistas quedarse sin salida frente a los creacionistas vociferando: después de todo Dios lo hizo. Los darwinistas no podían permitir que eso ocurra.
      Hay una respuesta mejor y mucho más racional a los misterios de cómo la vida llegó a ser en el planeta Tierra: se la puso aquí por seres inteligentes, y se ha monitoreado continuamente por esos mismos seres. Si ha sido desarrollada para un propósito o hacia un objetivo de algún tipo parece en la actualidad más allá de nuestra comprensión, pero se puede establecer con hechos y datos que la intervención de la inteligencia exterior presenta la respuesta más lógica y más creíble a la cuestión de cómo llegó la vida a estar aquí, así de cómo y por qué se ha desarrollada de muchas maneras inusuales en los últimos 550 millones de años.
      Es imaginarse este escenario: una flota de ´terraformadores´ intergalácticos cruceros del universo cuyo trabajo consiste en localizar la formación de sistemas solares y sembrar todo en ellos con una gran variedad de formas de vida, especie duraderas básicas capaces de vivir en cualquier ambiente, sin importar lo escabroso que sea.
      A continuación, los terraformadores vuelven de forma regular, haciendo lo que sea necesario para maximizar la capacidad para la vida en el sistema solar en desarrollo. Cada sistema es único, pidiendo formas especializadas de la vida en diferentes momentos durante su desarrollo, que proporcionan los terraformadores entre una amplia gama de arcas cósmicas a su disposición.
      Con esto como un hecho, sirve considerar lo que ha ocurrido en la Tierra. Poco después de que comenzó a fundirse el polvo y el gas, dos formas de bacterias prácticamente indestructibles aparecieron, como si alguien supiera exactamente lo que debe ponerse y cuándo.
      Además, tiene sentido que cada en un sistema solar dos proto-planetas se sembraran al mismo tiempo. ¿Cómo podrían incluso los terraformadores saber cuál sería la formación de planetas, después de miles de millones de años, haciéndolos habitables para la vida compleja?
      Un meteorito de Marte parece contener evidencia fosilizada de los mismos tipos de nano bacterias que se encuentran en la Tierra hoy en día. Todos los otros planetas, si son alguna vez examinados, probablemente revelarán pruebas similares de una siembra primordial.

      Eliminar
  50. Las bacterias tienen un propósito: producir oxígeno como un componente de su metabolismo. Porque la vida es casi seguro que tiene los mismos componentes y funciones básicas en todo el universo. El ADN será su base, y los organismos superiores requerirán de oxígeno para alimentar su metabolismo. Por lo tanto, la vida compleja no puede ser insertada en cualquier lugar hasta que exista un cierto nivel de oxígeno en la atmósfera de un planeta.
    Dondequiera que se lleva a cabo este proceso, los terraformadores tienen un problema importante para hacer frente: el hierro. Un elemento abundante en el universo. El hierro es muy reactivo con el oxígeno y formar óxido. Así que en ninguno de los nuevos planetas que se forman en cualquier sistema solar pueden desarrollarse formas de vida superiores hasta que suficiente oxígeno ha sido bombeado en su ambiente para oxidar la mayor parte del hierro libre. Esto es exactamente lo que hicieron los procariotas durante sus primeros 2.0000 millones de años en la Tierra.
    La proto-Tierra debía enfriarse, algo que tarda aproximadamente 1.000 mil millones de años, aunque depende del tamaño y la composición física del planeta. Así que los extremófilos serían el primer grupo de procariotas insertados, ya que podrían sobrevivir a ello. Luego, después de unos mil millones de años más o menos, los terraformadores siembran los procariotas que pueden vivir en condiciones más suaves.
    Sin embargo se requieren muchos viajes de chequeo 2.000 millones de años después de su primera siembra. Los terraformadores llevar a cabo la próxima fase de construcción de planetas mediante el depósito de eucariotas más grandes y complejos, biológicamente más reactivos para acelerar el proceso de oxidación. Los eucariotas son mucho más frágiles que los procariotas, por lo que no se pueden poner en un planeta en formación hasta que se enfríe lo suficiente para tener abundancia de tierras y agua. Pero una vez en su lugar y establecidos, por su gran tamaño con relación a los procariotas pueden metabolizar mucho más oxígeno por unidad.
    Juntos, procariotas y eucariotas han proliferado totalmente y pueden arrojan suficiente oxígeno para oxidar todo el de hierro libre en la corteza terrestre y en sus mares, y en poco tiempo estabilizar la atmósfera.
    Efectivamente, cuando los terraformadores regresan durante los siguientes 1.400 millones de años, la Tierra se encuentran con la mayor parte de su hierro libre neutralizado como óxido, y los niveles de oxígeno en la atmósfera están aumentando de manera perceptible. Es todavía demasiado pronto para pensar en el depósito de la vida muy compleja, pero ese día no está muy lejos, si medible en decenas de millones de años antes que en cientos de millones. Por el momento, la Tierra está lista para su primera carga de la vida multicelular, y se deposita la fauna de Ediacara.
    Aunque no se tiene una comprensión clara de lo que eran los ediacaranos o cuál es su propósito, debido a que no existen en la actualidad, parece seguro asumir que eran incluso más prolíficos creadores de oxígeno que los eucariotas.
    No hay milagros ni una cadena de hechos fortuitos ejecutados por la suerte. Los terraformadores están detrás del desarrollo de la vida en la Tierra. Todo ocurrió exactamente cuando tenía que suceder, exactamente donde tenía que suceder, y exactamente lo que tenía que suceder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, en lo que se denomina la versión intervencionista del equilibrio puntuado, hace 550 millones de años al menos, los primeros océanos estaban suficientemente oxigenados para mantener vida realmente compleja, que fue entregada en masa durante la explosión cámbrica de otro modo inexplicable, a lo que siguieron toda la panoplia de formas superiores de vida en la Tierra como hemos llegado a conocerlas.
      Durante esos 550 millones de años, cinco grandes eventos de extinción y varios de menor importancia se produjeron, después de cada uno de los cuales en pocos millones de años, la Tierra fue estabilizada en los ambientes modificados de alguna manera por las catástrofes. Algunas formas de vida anteriores al evento de extinción podrían persistir en los nuevos entornos. Al analizar la situación en el planeta curación, nuevas cargas eran entregadas por los terraformadores, especies que saben pueden sobrevivir en los nuevos entornos y establecer el equilibrio con las formas de vida que ya estaban allí.
      El escenario terraformador explica el registro fósil de la vida en la Tierra con más creatividad, precisión y lógica que los otros, y en la plenitud del tiempo tendrá una mucha mayor probabilidad de ser demostrada como correcta.

      Eliminar
    2. Los estromatolitos fosilizados descubiertos en Australia han sido producidos por los cadáveres de billones de bacterias procarióticas, la primera forma de vida conocida de haber existido en el planeta, la más simple de todas, sin núcleo para poder contener su ADN. Sin embargo, en términos relativos, las procariotas no son simples en absoluto.
      Son docenas de veces más grandes que un típico virus, con cientos de filamentos de ADN en vez de los cinco a diez de los virus más simples. Es claro que las procariotas son criaturas extremadamente sofisticadas con relación a lo que podría asumirse fue la primera forma de vida auto-animada, es decir, por supuesta animación espontánea en un caldero hervido por lava en enfriamiento.
      El descubrimiento de procariotas fosilizados hace 3.500 millones de años dejó a los darwinistas sin piso, pero no obstante continuaron enseñando la teoría de la animación espontánea como lo habían estado haciendo durante décadas. Los estromatolitos fueron consignados al limbo de lo misterioso.
      A finales de la década de 1980, se descubrió que había más de una clase de procariotas. Lo que fue considerado una sola criatura eran de hecho dos tipos distintos.
      Este inesperado y sorpresivo descubrimiento aclaró algo más allá de cualquier sombra de duda: La Vida no pudo haber evolucionado en la Tierra.
      Para que apareciera tan temprano como lo hizo según el registro fósil, y que consistiera de dos diversos tipos sofisticados de bacteria, significó que una animación espontánea simplemente no pudo ocurrir.
      Este descubrimiento fue recibido con el mismo rotundo silencio que el descubrimiento del estromatolito.
      Para todos los efectos y propósitos, esta es una información desconocida y retenida, solamente porque no encaja con el paradigma construido y aceptado alrededor de la imposible teoría del gradualismo de Charles Darwin.

      Eliminar
  51. Si hay algo que irrita a los creacionistas y darwinistas por igual, es la sugerencia de que podrían estar equivocados acerca de cómo los seres humanos han llegado a dominar nuestro planeta tan a fondo.
    Ambas partes parecen coincidir en que los seres humanos son ´especiales´. Los creacionistas y los diseñadores inteligentes consideran que es prácticamente evidente por sí mismo que los seres humanos se originaron por algún tipo de mandato divino. Los creacionistas creen que el instigador es una figura universal divina, una entidad o sistema aceptable capaz de generar orden en el caos, la vida de lo inanimado. Incluso los darwinistas reconocen que muchos de los rasgos físicos, emocionales e intelectuales humanos son muy separados de los ancestros primates que creen han precedido a la raza humana en el proceso biológico de la evolución. Sin embargo, a pesar de tan alto grado de ´carácter especial´, los darwinistas promueven fervientemente el dogma de que incluso las distinciones más caprichosas que separan al humano de sus supuestos antepasados pueden explicarse completamente por medios ´naturales´.
    No obstante, al igual que con las primeras formas de vida, no hay nada de natural.
    Los darwinistas sostienen que la saga humana comienza con los mamíferos (un pequeño ratón insectívoro, similar a las musarañas arborícolas modernas) que se deslizaban bajo los pies de los grandes dinosaurios.
    Luego viene el evento de extinción del Cretácico, hace 65 millones de años, que se llevó a los dinosaurios y allanó el camino para que esos pequeños insectívoros evolucionen en los próximos millones de años hacia los primeros primates, los prosimios (literalmente pre-simios, o pre-monos) de la época del Paleoceno temprano, que dura hasta hace 55 millones de años.
    Al igual que en casi todos los aspectos de este tipo de dogma darwinista, esto es pura especulación. No hay de hecho una indicación clara de una especie de transición de insectívoro a prosimio en cualquier momento del proceso. Como si alguna vez se hubiera encontrado algún tipo de especie de transición.
    Leer el registro fósil literalmente es descubrir la legitimidad del equilibrio puntuado como una explicación plausible. Señala que en el registro fósil hay formas de vida que simplemente aparecen en la Tierra, con mayor frecuencia después de los eventos de extinción, pero no siempre.
    Tanto los supuestos proto-primates y plantas con flores aparecen durante el período anterior a la extinción del Cretácico. Ellos vienen cuando vienen, por lo que su relativamente repentina aparición posterior a la extinción de los primeros primates, los prosimios (lémures, loris, tarsiers), es una de las muchas manifestaciones repentinas.
    En cuanto a los orígenes de la humanidad, que sin lugar a dudas fue creada, se plantea esta pregunta: ¿qué proto-primates prosimios en realidad evolucionan hacia monos en monos, o en monos hacia seres humanos? ¿O es que aparecen los prosimios, aparecen dos especies monos, y aparecen los seres humanos?
    Sin embargo sucedió, hay un patrón. Los primeros prosimios se encuentran en el registro fósil después del límite Mesozoico / Cenozoico hace 65 millones de años. Se supone que sus antepasados algún día se pueden encontrar como uno de los innumerables ´eslabones perdidos´ necesarios para hacer un caso hermético de la evolución darwiniana.
    Los prosimios dominan a través del Paleoceno y el Eoceno, que dura 30 millones de años, desde hace 65 a 35 millones de años atrás. Es la época cuando el Oligoceno comienza y los primeros monos vienen con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más, la ciencia asume que los monos evolucionaron a partir de los prosimios, a pesar de la evidencia que la transición está a la vista. De hecho, existe una fuerte evidencia que apunta en la dirección contraria, hacia la estasis temida del equilibrio puntuado.
      Los lemures, loris y tarsiers de hoy son esencialmente del mismo tipo que hace 50 millones de años. Algunas especies se han extinguido, mientras que otras se han modificado a nuevas formas, pero los lémures y los loris todavía tienen narices húmedas y los tarsiers todavía la tienen seca,el que parece haber sido siempre el caso. Es por eso que los tarsiers se supone son responsables de la escisión de los monos y todo lo demás.
      Los monos comienzan a aparecer hace 35 millones de años atrás, muy diferentes de los prosimios. Hay ciertos enlaces fisiológicos, para asegurarse, tales como agarrar las manos y los pies para permitir un movimiento fácil a través de los árboles. Los monos prefieren el balanceando a lo largo de sus brazos. Además, prosimios viven mucho más por su sentido del olfato que los monos. Esta lista es interminable.
      La razón por la que están vinculados en un diagrama de flujo evolutivo es porque se parecen lo suficientemente de bastantes maneras para hacer que ello una vinculación. Simple como eso. La ciencia se centra en las similitudes y trata de ignorar sus enormes discrepancias, como siempre en el supuesto que hay un montón de tiempo para que la evolución haga su magia y genere esas diferencias inexplicables.
      Durante los siguientes 10 millones de años, los monos están más avanzados, más grandes y fuertes para competir con los prosimios recursos por los arbóreos, ganando rápidamente ventaja sobre sus ´antepasados´ hasta conducir a varios de ellos a la extinción.
      Luego, hace unos 25 millones de años, el Mioceno trae los primeros monos en el registro fósil, ya que de repente e inexplicablemente aparecen todos los otros primates. Una vez más, la ciencia insiste en que evolucionaron de los monos, pero la evidencia para apoyar esa afirmación es tan engañosa como el enlace prosimio-mono. Los huesos de transición necesarios para apoyar la hipótesis simplemente no están en el registro fósil.
      Si esto no es un patrón distinto del equilibrio puntuado, entonces, ¿qué es?
      En cuanto a la evolución de los primates, el Mioceno resulta desconcertante y tiene poco sentido. Hace 25 millones de años, cuando comienza, los prosimios han existido por alrededor de 30 millones de años y los monos de 10 millones de años. Sin embargo, en un amplio registro fósil del Mioceno, prosimios y los monos son poco frecuentes, mientras que los recién llegados, los monos, están por todo lugar.
      El Mioceno se extiende desde hace 25 millones a 5 millones de años atrás. Durante esos 20 millones de años, los simios florecen. Se producen dos docenas de géneros diferentes (tipos), y muchos tienen más de una especie dentro del género. Esos monos vienen en la misma gama de tamaños de hoy se exhiben, de las criaturas más bien pequeñas como el gibón, a chimpancés de tamaño intermedio, hasta el gorila de gran tamaño llamado Gigantopithecus, conocido sólo por tener muchos dientes y poca mandíbula, procedentes de India y China.

      Eliminar
  52. El andar es fundamental para la comprensión de los orígenes humanos, porque los darwinistas sienten que es el factor que establece a los antepasados humanos en camino de convertirse en el hombre.
    La teoría es que hace alrededor de 5 a 10 millones de años, cuando los bosques pesados cubrían África comenzaron a reducir, algunos simios cuadrúpedos del Mioceno que seguían viviendo a pesar de las extinciones inevitables y especiaciones durante los anteriores 15 a 20 millones de años, comenzaron a alimentarse en las sabanas de nueva formación. Aunque mal equipados para emprender un viaje tan largo, varias especies de simios supuestamente tomaron el riesgo al aprender a ponerse de pie para ver a lo largo de los pastos de la sabana y explorar a los depredadores. Entonces, después de milenios de mantener esa posición durante períodos prolongados, adoptaron la postura erguida constante. De este modo, una de especies osada y desconocida daba el ´paso de gigante para la humanidad´.
    Hasta ahora nadie puede decir cuál fue el primer pre-humano en caminar en posición vertical hasta convertirse en humano, porque las lagunas fisiológicas entre ambos son simplemente enormes. De hecho, físicamente lo único importante que hay en común con aquellos primeros antepasados es la postura erguida. Pero incluso eso revela una divergencia notable.
    Lo que no es comúnmente retratado en los análisis que sostienen la teoría darwinista, es el detalle de los puntos de presión a lo largo de la superficie, y esas huellas indican algo que se podría esperar: no anduvieron como los humanos. Después de todo, 3.5 millones de años es mucho tiempo. Es lógico suponer que ocurriría una extensa evolución. Pero si se trataba de la evolución o no, los métodos de locomoción humanos son únicos y diferentes.
    Los estudios en cámara lenta demuestran que los seres humanos que caminamos haciendo prácticamente todo mal. El golpe de talón y el apoyo en la punta del pie obligan a cerrar las rodillas para soportar el impulso que se abre hacia afuera y alrededor de los arcos plantares. A causa de ese momento suspendido de absorción del impacto, se cae hacia adelante con cada paso, que es absorbido por las articulaciones de la cadera. Mientras tanto, el equilibrio es asistido por el balanceando los brazos. Debido a estos factores, no caminamos con nada parecido a una eficiencia óptima, y las tensiones creadas en ese trabajo tienden con el tiempo a deteriorar las articulaciones, y finalmente a paralizarnos. En resumen, bien podría hacérsenos un re-diseño completo para alcanzar un caminar mucho menos estresante, agotador y fisiológicamente más eficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las actuales reconstrucciones darwinistas de los llamados ´pre-humanos´, invariablemente no se parecen en nada a los seres humanos.
      Los australopitecos robustos eran gorilas bípedos. El género Homo (habilis, erectus, neandertales y otras especies discutibles) es una actualización distinta que todavía no se acerca al estadio de la humanidad. Sólo cuando los cromañones aparecen, como de repente e inexplicablemente como todo lo demás, alrededor de hace 120.000 años en el registro fósil, hay una ser similar al hombre.
      Los descubrimientos recientes muestran signos de locomoción bípeda hacia hace 6 millones de años, no obstante, algunos primates estaban en posición vertical hace menos de 4 millones de años. Hasta el final de la aparición de cromañones hace máximo 120.000 años, todos los fósiles pre-humanos revelan características claramente no humanas. Tienen huesos robustos necesarios para soportar la tensión generada por sus músculos extraordinariamente potentes, mucho más poderosos que los humanos. Sus brazos son más largos, sobre todo desde el hombro hasta el codo. También son más o menos de la misma longitud que sus piernas, al estilo de los simios del Mioceno. Y en todo y cada uno de los aspectos que se pueda cuantificar, sus cráneos son mucho más parecidos al mono que al humano. Esas diferencias se tienen a partir de huesos de australopitecos hasta los huesos de neandertales. Lo que significa que algo muy dramático pasó a producir el cromañones, y no fue el resultado de un evento de extinción. Era algo más.
      La brecha entre cromañones (humanos) y todo lo demás que se presenta es tan increíblemente amplia y profunda que no hay manera legítima para conectar a los dos, además de la vinculación de su locomoción bípeda. Todos los llamados ´pre-humanos´ son mucho más como chimpancés o gorilas en posición vertical al caminar, de que seres humanos incipientes. Los darwinistas argumentan que es por eso que se llaman pre-humanos, porque no son tan claramente humanos.
      Pero otra interpretación se puede sacar en el registro fósil, si se juzga con justicia e imparcialidad los hechos tal y como existen, sin el ´giro´ requerido por el dogma darwinista, que dice que la brecha fisiológica abierta entre los neandertales y los cromañones se puede explicar plausiblemente con otro ´eslabón perdido´.
      En realidad, los darwinistas utilizan el término eslabón perdido para negar el hecho que los cromañones no se parecen en nada a todo lo que había antes. Lo que no se menciona es que se necesitarían decenas de estos enlaces para mostrar cualquier tipo de transición plausible de cualquier pre-humano para cromañon. Está claro que no fue así, saben que no sucedió, y sin embargo nunca van reconocerlo.

      Eliminar
    2. Aceptando por un momento que en términos darwinianos no hay manera de dar cuenta de la aparición repentina de cromañones (humanos) en el planeta Tierra. Si esto es cierto, entonces ¿qué pasa con los llamados pre-humanos? ¿De quién son antepasados? Sus huesos en el registro fósil parecen muy diferentes de los seres humanos, sin embargo, claramente caminaban erguidos hace al menos 4 millones de años, y los nuevos hallazgos pueden empujar ese hecho a 6 millones de años. Aún más, es probable que entre las 50 o más especies de simios del Mioceno, por lo menos algunos estuvieran caminando en posición vertical hace 10 a 15 millones de años. Si se acepta esta probabilidad, por fin tiene sentido el pasado profundo.
      Es cierto de que al menos cuatro de los 50 simios del Mioceno estaban a camino de convertirse en cuadrúpedos modernos, debido a que sus descendientes viven hoy. Es igualmente seguro que otros de esos 50 salieron del Mioceno en dos patas. Técnicamente éstos se llaman homínidos, y claramente no son humanos. De hecho, todos los fósiles bípedos anteriores al Cromañón se consideran un hominoide, un término que suena fuera del linaje humano. Así que los darwinistas han reemplazado el término de uso común con el mucho menos específico de ´pre-humano´.
      Han lavado el cerebro a la gente para hacer creer que aún no hay simios bípedos vivos en el mundo de hoy, a pesar de cientos de avistamientos y/o encuentros con estos simios bípedos todos los años en todos los continentes excepto la Antártida. Los darwinistas simplemente ignoran esos informes. Ellos llaman a tales criaturas ´imposibles´, y esperan que el peso de sus credenciales pueda mantener a raya la realidad el tiempo suficiente para averiguar qué hacer con la catástrofe de relaciones públicas que enfrentarán. Ese será el día más oscuro en la historia darwinista, debido a su larga farsa será oficialmente expuesta, y la verdad será innegable. Pie Grande, el abominable hombre de las nieves y varios familiares suyos son absolutamente reales.
      Miles de personas corrientes han descrito los avistamientos de humanoides y encuentros cercanos durante los últimos cientos de años, y estaban de hecho viendo las criaturas vivientes en lugar de fantasmas del Mioceno. Y no importa de qué parte de la Tierra provienen de testigos, describen lo que ven con consistencia asombrosa.
      Por otra parte, lo que los testigos describen es exactamente lo que se espera de los simios erguidos para caminar. Ellos son invariablemente descritos como teniendo un cuerpo robusto y musculoso cubierto de pelo, con una cabeza de características asombrosamente parecida a los simios. En resumen, los homínidos se describen como teniendo cuerpos de lo que se esperaría encontrar coincidente en el llamado registro fósil ´pre-humano´. Además, testigos los describen como teniendo brazos más largos que los brazos humanos, colgando hacia abajo cerca de sus rodillas, lo que significa esos brazos son aproximadamente de la longitud de sus piernas. Ellos también sostienen que las criaturas caminan con un deslizamiento tipo zancada que dobla las rodillas y que deja pistas que recuerdan huellas dejadas hace 3.5 millones de años.

      Eliminar
    3. La evidencia que apoya la realidad de los homínidos es verdaderamente abrumadora. Si son reales, esto significa que el registro fósil ´pre-humano´ es en realidad un registro de sus antepasados, no de los humanos. Y si ese es el caso, entonces los humanos no tienen cabida en el diagrama darwinista de flujo de la vida en la Tierra. Y si eso es cierto, entonces es igualmente claro que los humanos no evolucionaron y no podrían haber evolucionado en la Tierra por el camino que los darwinistas afirman. Ello abre la puerta a la postura intervencionista de que nada evolucionó aquí: todo se ha presentado o creado por seres de fuera del mundo, los terraformadores, cuyos medios y motivación siguen desconocidos para la humanidad actual.
      El punto es que el Mioceno tenía los medios para producir homínidos vivientes, 50 o más especies diferentes que se remontan a hace 20 millones de años. En el momento en que terminó, hace 5 millones de años, una media docena o más simios bípedos estaban en la Tierra, por lo que se sabe: australopitecinos simiescos y los primeros Homo fósiles, con un patrón de marcha distinto de los humanos modernos. En pocas palabras, han seguido el patrón de equilibrio puntuado de estancamiento a largo plazo.
      Los seres humanos simplemente no encajan en el patrón de desarrollo de los primates en la Tierra. La palabra clave es desarrollo en lugar de la evolución. Las especies que aparecen aquí sufren cambios en la morfología a través del tiempo. Se llama microevolución, ya que describe los cambios en partes del cuerpo. Los darwinistas utilizan la realidad innegable de la microevolución para extrapolar la realidad de la macroevolución, que es el cambio en el nivel de especie en especie más avanzada. Eso no es manifiestamente evidente en el registro fósil, especialmente cuando se trata de la fisiología humana.
      Los seres humanos han sido forzados por los darwinistas a tener un lugar en el registro fósil que en realidad pertenece a los homínidos vivientes. De hecho, si no fuera por la necesidad desesperada de los darwinistas para mantener a los humanos directamente relacionados con la línea de los primates, hace mucho tiempo sin duda la verdad estuviera fuera de la caja de Pandora del engaño evolutivo.
      En términos relativos, los huesos de primates son mucho más gruesos y más pesados que los huesos humanos. Los músculos de primates son de 5 a 10 veces más fuertes. La piel primate está cubierta de pelo grueso visible, largo y flexible. Los primates tienen ojos grandes y redondos capaces de ver en la noche. En comparación, los humanos tienen la visión nocturna muy reducida. Los primates tienen cerebros pequeños y relativamente ´simples´ y carecen de la capacidad para modular el sonido en el habla. La sexualidad de los primates está basada en un ciclo del celo en las hembras, efectos que se reducen en gran medida entre los humanos.
      Pero todas estas diferencias son eclipsadas por la diferencia patognomónica entre primates y humanos: todos los primates tienen 48 cromosomas, mientras que los humanos tienen 46 cromosomas. Dos cromosomas enteros representan un montón de ADN eliminado del genoma humano, y no obstante de alguna manera tal eliminación hizo ´superior´ al humano en innumerables maneras. No tiene sentido ni se puede hacer conciliar esos datos.

      Eliminar
    4. El cromosoma humano 2 es asombrosamente similar a los cromosomas 12 y 13 del mono, y de hecho se corresponde con ellos, como si de algún modo se hubiesen combinado y fusionado para formar una sola secuencia de ADN de mayor tamaño, fusión que solo se produjo en el caso de los humanos.
      En términos técnicos: el locus clonado en los cósmidos C8.1 y C29B es un vestigio de una antigua fusión telómero-telómero y marca el punto en que los ancestrales cromosomas de los simios se fusionaron para dar lugar al cromosoma humano 2.
      En otras palabras, los dos cromosomas que se diría faltan en el ADN humano se han encontrado fundidos en un solo cromosoma nuevo que es exclusivamente humano.
      Solo un proceso muy singular pudo haber dado lugar a semejante fenómeno genético. La disposición del ADN que hace único al cromosoma humano 2 no es algo que normalmente pudiera esperarse de la evolución por medio de la selección natural que propuso Charles Darwin.
      ¿Qué pudo haber ocurrido en el paso lejano que produjera semejantes cambios en el código fundamental de la vida? Nadie lo se sabe.

      Eliminar
  53. En la naturaleza, las plantas y los animales tienden a reproducirse de modo muy fiel a su especie. Es por eso que la estasis es la característica dominante de la vida en la Tierra. Las especies aparecen y permanecen esencialmente las mismas, aparte de los cambios superficiales de la microevolución, hasta que se extinguen por cualquier razón: catástrofe, incapacidad para competir por los recursos con eficacia, etc.
    Cuando aparecen ejemplos defectuosos, son casi siempre incapaces de afectar a la reserva genética colectiva de su especie. Una mutación negativa que no mata al individuo en que aparece es poco probable que pase a lo largo de la posteridad, a pesar de las afirmaciones darwinistas que así es precisamente cómo se produce la evolución. Todos los genomas tienen controles y contrapesos contra cambios significativos de algún tipo, por lo que la inmovilización ha sido desde el principio el sello distintivo de toda la vida en la Tierra. Ejemplares aberrantes son eliminados de manera eficiente, ya sea temprano en el proceso reproductivo o poco después de la reproducción desde el nacimiento.
    Esta eliminación de fallos es cierta en la gran mayoría de las especies. Los genomas son y permanecen notablemente claros sobre defectos basados en los genes. Todas las especies son susceptibles a errores en el proceso de reproducción. En los mamíferos, esto produce abortos espontáneos, muertes fetales o defectos de nacidos vivos. Sin embargo, hay muy pocos defectos latentes en los bancos de genes de cualquier especie natural y/o salvaje. Los únicos lugares que se encuentran defectos genéticos importantes son en las plantas y en animales domesticados, e incluso pueden ser con frecuencia numerosos.
    Plantas y animales domesticados también parecen haber sido genéticamente creados por intervención externa en algún momento en el pasado distante. Las especies domesticadas tienen tantos puntos de divergencia con las especies silvestres y/o naturales, que no es realista considerar cualquier tipo de contexto relativo, el mismo que es cierto para los seres humanos y los primates de los que supuestamente nos desarrollamos.
    Los seres humanos tenemos más de 4.000 defectos genéticos repartidos por todo el acervo genético común. Ninguna otra especie se acerca. Sin embargo, nuestro ADN mitocondrial demuestra que hemos existido como una especie ´sólo´ unos 200.000 años. Recuérdese que los primeros fósiles Cromañón aparecen en los estratos hace 120.000 años. Esto encaja bien con el origen de un pequeño grupo proto-humano hace alrededor de 200.000 años.
    Es casi seguro que fósiles de Cromañón se encuentren antes de hace 120.000 años, pero es poco probable que se dispersaran ampliamente lo suficiente para tener fósiles que tengan cerca la marca de 200.000 años de antigüedad. Naturalmente, el primero de todos podría haberse fosilizado. Pero la fosilización es bastante rara.
    Pero ¿cómo más de 4.000 defectos genéticos se abren camino en la reserva genética humana, cuando tales defectos en todo el genoma son raros o inexistentes en las especies silvestres o naturales? El propio Darwin se dio cuenta de que los seres humanos son muy parecidos a los animales domésticos en muchos rasgos físicos y biológicos. Sólo puede haber ocurrido si los primeros miembros, no más de un puñado de parejas reproductoras, tenían todo el paquete de fallos dentro de su genoma. Esa es la única manera de que todo el resto de la humanidad pueda expresar los mismos trastornos genéticos exactos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si los humanos descienden de los monos, como los darwinistas insisten en sostener, a continuación, los monos deben tener un número muy grande de nuestros defectos genéticos. Pero no los tienen. Si, por el contrario, hemos sido genéticamente únicos hace sólo 200.000 años atrás, entonces la única forma en que esos defectos podrían suceder en humanos es si entraron en su acervo genético mediante la manipulación genética de la generación de los fundadores de nuestra especie, y los errores cometidos en ese proceso quedaron para la posteridad. Y, como era de esperar, esta también es la forma en que plantas y animales domesticados llegaron a tener sus propios y excesivos números de defectos genéticos. Simplemente no podría ocurrir de otra manera.
      Los darwinistas piden creer en una teoría basada en este axioma: ´Hay buenas razones para creer que nuestros primeros ancestros vivían en los bosques. Hay igualmente buenas razones para pensar que nuestros antepasados posteriores vivían de la caza en las sabanas africanas. Por lo tanto, podemos asumir que de alguna manera, hemos pasado de vivir en los bosques a vivir en las sabanas´.
      Los teóricos de la sabana piden creer que hace 5 a 10 millones de años, varios grupos de simios del Mioceno que habitaban los bosques fueron reducidos por las presiones ambientales a aventurarse en las sabanas para empezar a hacer vida colectiva. Esto quiere decir que tenían que levantarse de la postura cuadrúpeda atribuida a todos los simios del Mioceno para caminar y correr en dos patas, abandonando así la facilidad y rapidez de movimiento en cuatro patas.
      Esos grupos tempranos tuvieron que hacer su camino con la pelvis no modificada, espinas de arco único inapropiadas, absurdamente musculosos en muslos y nalgas, y las cabezas pegadas en el ángulo equivocado, es decir, andarines torpes con los pies mal adaptados, convirtiéndose así en el objetivo preferido para los depredadores de la sabana.
      Por supuesto, hay que entender que hubo primates que hicieron el movimiento de aventurarse en la sabana, aunque permaneciendo siempre dentro del alcance de un correteo para trepar en los árboles cercanos con velocidad. Los babuinos son los más exitosos de este pequeño grupo, todos los cuales han conservado la locomoción cuadrúpeda.
      Además de la transición de los bosques a la sabana, los darwinistas se enfrentan a numerosos otros improbables, si no imposibles, sobre las diferencias entre los seres humanos y los primates terrestres. Además de la bipedestación y las discrepancias genéticas que ya se han estudiado, existen grandes diferencias en la piel y el tejido adiposo debajo de ella; en las glándulas sudoríparas, en la sangre, en las lágrimas, en los órganos sexuales, en el tamaño y la función del cerebro, etc. Esta es una lista muy larga que puede ser examinada en detalle mucho más completo en la obra de Elaine Morgan, una brillante investigadora que determinó en los orígenes del hombre.
      Ella es la principal defensora de lo que los darwinistas despectivamente llaman ´la teoría acuática del gorila´, como si la yuxtaposición de esas palabras dispares son suficientes para descartarla como una noción absurda. Nada más lejos de la verdad. Ella cree que los seres humanos deben haber pasado por un período prolongado de desarrollo en y alrededor del agua para generar el extraño conjunto de rarezas fisiológicas expuestas en relación con los primates de los que supuestamente nos desarrollamos.

      Eliminar
  54. Eugenesia es un término acuñado por Francis Galton para significar ´bien nacido´.
    La eugenesia es básicamente un movimiento entre la élite para erradicar lo que consideran las clases sociales inferiores: clases raciales y las clases étnicas. Más o menos todos los que no están a la altura de sus estándares.
    Y después de erradicar esas clases, lo que pretenden hacer es ingeniarse para criar genéticamente seres humanos superiores a un nivel tan alto que la población restante que permitan existir debajo de ellos nunca tendrá esencialmente el poder para derrocarlos.
    La idea central de tal concepto es que existen características genéticas que harían a una especie, una planta o animal, de una forma u otra, más capaz de sobrevivir.
    El origen de las especies de Charles Darwin correlacionó teóricamente este proceso mediante el cual se transmite el material genético y los supuestos resultados de la evolución.
    Las trampas pseudocientíficas de la filosofía eugenésica del siglo XIX pueden haber sido nuevas, pero de hecho la idea es tan antigua como la civilización humana misma.
    Siempre se ha enseñado a la gente a creer que sus gobernantes son especiales, una clase aparte, miembros elegidos y designados para gobernar sobre las masas.
    Bien sean descendientes de los dioses, como los faraones de Egipto o los emperadores de Japón, o miembros de familias especialmente elegidas por Dios para reinar como los monarcas.
    El derecho a gobernar a los demás fue algo transmitido por árboles familiares. La plebe, mientras tanto, conocía su lugar; no naciendo de sangre real, entraron en el mundo como siervos, trabajaron la tierra en beneficio de la clase noble, y si tenían suerte, tuvieron hijos propios para repetir el ciclo generacional.
    A fines del siglo XIX, cuando los oligarcas de América y Europa comenzaron a consolidar su riqueza, se necesitaba una nueva justificación para el dominio de la élite de la sociedad. Una que descarta el obsoleto apelo al orden sobrenatural y que se explayara en el cimiento de la ciencia.
    Una idea que podría explicar cómo advenimientos de nuevos ricos como los Rockefeller y los Rothschild se habían elevado a puestos de prominencia en la sociedad junto con las antiguas dinastías reales de Europa.
    La eugenesia se ajusta perfectamente a tal ley. La respuesta estaba en sus genes.
    La noción eugenésica surge de la teoría de supervivencia del más apto, casi da una excusa científica para algunas de las acciones más inhumanas y horribles que la humanidad haya manifestado.
    Entonces el recurso de controlar a las personas a través del control reproductivo y el acceso a parejas tiene miles de años.
    De modo que la eugenesia surgió con fuerza a fines del siglo XIX, acogida por las mismas familias nobles que estaban siendo financiadas por la red bancaria Rothschild y la sociedad socialista fabiana con altos cargos en el imperio británico.
    La eugenesia, por supuesto, es una pseudociencia que dio excusa para la ingeniería social en una escala nunca antes imaginada. Cuando Galton y sus compinches comenzaron a desarrollar la teoría, no identificación el mecanismo real de la herencia, incluidos los genes y el ADN, algo que estaba a un siglo de distancia.
    Impulsado por el apoyo de los poderosos de Estados Unidos, el campo de la eugenesia se transformó de la causa de batalla de unos pocos científicos chiflados en la causa social de toda una generación.
    En la década de los años 1920, economistas, políticos, autores, activistas, y todos quienes eran alguien, elogiaban la necesidad de erradicar el que llamaban ´germoplasma´ de las poblaciones inferiores, ´hordas de personas defectuosas´ para las que se pedía la esterilización obligatoria por ser personas ´no aptas para la paternidad´.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay una cantidad extraordinaria de personas a las que quiero matar. No en un espíritu cruel o personal, pero debe ser evidente para todos ustedes, todos deben conocer media docena de personas, al menos, que no son de ninguna utilidad en este mundo. ¿Quiénes son más problemas de lo que valen? Y creo que sería bueno hacer que todo el mundo comparezca ante una junta debidamente designada, del mismo modo que podría presentarse ante el comisionado de impuestos y, digamos, cada cinco años, o cada siete años, simplemente ponerlo allí, y diga: "Señor, o señora, ¿tendrá usted la amabilidad de justificar su existencia?" Si no puede justificar su existencia, si no está tirando de su peso porque no lo hará, si no está produciendo como tanto como consumes, o tal vez un poco más, entonces, claramente, no podemos usar la gran organización de nuestra sociedad con el propósito de mantenerte con vida. Porque tu vida no nos beneficia y no puede ser de mucha utilidad.
      George Benard Shaw, premio Nobel de literatura.

      Eliminar