lunes, 26 de septiembre de 2011

120 de Broadway. Jamás fue dinero pero nunca dejará de ser deuda.

Del dinero como ideología y culto astro-teológico.

'Todo el dinero impreso acaba retomando su valor original, ninguno'. Voltaire.

Aquellos que poseen los medios financieros pueden, a través de su disposición efectiva, predominar por completo sobre todo y todo el mundo.

Por definición, el dinero es deuda, y pensamiento mítico. La antigua y misteriosa institución de la banca está documentada desde hace milenios en los templos de la civilización de Sumer; el prestamista que adquiere un papel primordial en el desarrollo económico de los pueblos, pues sus recursos acumulados permiten a los clientes emprender negocios de riesgo con relativa rapidez; aún cuando el capitalista siempre gane independientemente de la suerte que corra el emprendedor, ya que reclama para ello intereses y garantías reales superiores al dinero que presta.

Un evento religioso comparable a la llegada del Mesías. El sistema internacional de moneda determina la totalidad de la vida en este planeta. Orden natural de las cosas hoy y siempre. La estructura del ahora de las fuerzas primarias en apoteosis. O epitafio escrito con calculadora, ya que se trata de un sistema de dinero ilusorio - ex nihilo nihit fit, nada surge de la nada - hecho a medida para el control social basado en la falsificación y en la usura extrema.

El negocio bancario, en sí mismo, es un fraude. Cada máximo 40 años el mundo tiene un nuevo sistema monetario. Divisas o monedas creadas siempre por los mismos bancos centrales y gobiernos que idearon el último fracaso. Con la característica que cada nuevo sistema monetario aumenta la velocidad a la que se les transfiere la riqueza.

Sin embargo, ¿qué pasaría si el símbolo más poderoso y valor material supremo de la Tierra pudiese substituir el espíritu humano para siempre? Mientras el dinero habla sus mentiras caminan; siendo que el verdadero gobierno del mundo es la usura incorporada en un sistema legalizado inherentemente corrupto, que ha convertido el saqueo en estilo de vida y ley moral glorificada.

La idea original de la institución de los metales preciosos en peso como denominador común de intercambio, no pudo menos que haber sido difundida por una organización conspirativa plenamente consciente de la magnitud del potencial que disponían al mantener el control sobre los suministros de oro, plata y otros minerales valiosos, una antigua elite manipulando y operando los acontecimientos de la historia humana y la religión detrás de las escenas, de gran alcance para la creación y mantenimiento de la cohesión social.

Las reglas establecidas para mejorar la regulación de los intercambios tuvo como resultado la costumbre de liquidar los saldos del comercio mediante lingotes de plata al peso, un sistema de valores que había crecido en las ciudades de Mesopotamia hace más de seis mil años, en términos de medidas definitivas aceptadas en lingotes de plata con relación a los productos básicos, aun cuando en ese momento no hubiera un concepto claro de la importancia de la unidad monetaria abstracta, que es en sí misma una parte integral de la estructura de la ley de cualquier Estado, para que tales intercambios fueran en términos de dinero circulante.

Teniendo en cuenta que las principales fuentes de suministro de plata estaban lejos de los centros urbanos, se pone de manifiesto que la escasez o abundancia en dinero, cualquiera que sea la forma que se haya evidenciado en la circulación, dependía de la manipulación a nivel de un grupo controlador de la distribución de los lingotes de metales preciosos, y la abundancia o la escasez creada como conveniente para ellos.

El resultado supuso que la confianza e integridad que eran capaces de generar en la mentalidad de los pueblos -siempre y cuando fuera en un secreto absoluto- excluía a los demás que no sean sus similares probados y seleccionados, pudiendo así reemplazar al dios de la ciudad o la nación como dador de todo, un dios sobre todos los dioses, y entonces no sólo la ciudad sino el mundo entero podría ser suyo.

El fraude es el mayor componente de la economía global gracias al cual la banca comete delitos demasiado complejos para ser juzgados y castigados, lo que convierte a los banqueros en una especie protegida. Los sistemas bancarios y monetarios modernos son inherentemente deshonestos, económica y socialmente desestabilizadores. Resultan de una ´ley de potencia´ que sigue lo que se conoce como la regla 80/20, o sea, 80 % de un recurso deseable va al 20 % de la población. El sistema de banca central privada, por su diseño, siempre crea más deuda que dinero para pagar dicha deuda, cuando la mejor solución es arraigar firmemente el suministro de dinero en el valioso rendimiento entero de una nación para que el dinero actúe como un reflejo exacto de ese rendimiento.

Este método de crear divisa o moneda por generación espontánea destruyó su verdadero propósito, el de representar el valor existente de artículos reales intercambiables. La moneda de papel devaluable permite a unas pocas personas absorber y manipular la verdadera riqueza que son los artículos y servicios que produce la gente, simplemente a través del acto de imprimir papel y luego ir lentamente destruyendo el valor de ese papel con inflación, lo que causa que la moneda se vuelva su propio bien básico o commodity, el cual puede ser manipulado en sus términos particulares, usualmente en detrimento del sistema general de producción y cambio.

El dinero originalmente era para ayudar al sistema, no para dominarlo y controlarlo. La forma en que se pagan las deudas con interés tiene vía directa con la propia deuda, y vía indirecta con los precios e impuestos de las deudas corporativas y gubernamentales, lo que hace que solamente el 20% más rico obtenga ganancias por lo que paga, en realidad deuda contabilizada en una aritmética de números inflexibles que consolidan la pobreza del 80% restante.

El proceso de fabricar moneda solo redistribuye la riqueza desde el fondo al tope de la pirámide social. Ello revela la razón principal de porqué fue creado el sistema de moneda de papel devaluable: permite a las naciones pelear y prolongar sus guerras. También hace que la lucha humana para la existencia física en una economía moderna sea más difícil, debido a la deuda masiva y a la absorción parasitaria de riqueza que provoca el sistema. Además, la continua inflación reduce el valor del dinero en manos del público, lo que erosiona gradualmente la riqueza acumulada.

El sistema bancario moderno se desarrolló en el Renacimiento, cuando hubo una interacción entre la alta finanza, la economía y la cultura.

El actual hiper-capitalismo o anarco-capitalismo se sustenta en la ley de los mercados, esencialmente deuda con tasas de interés variable en condiciones de usura para democracias gobernadas por el principio aristotélico del bien común, en realidad un sistema-mundo oligopólico organizado por Estados Unidos en bolsas de valores por carteles financieros especializados en la extorsión y el saqueo de las naciones. Wall Street fue fundada sobre la esclavitud. Esclavos africanos construyeron la pared que da su nombre hoy dorado a Wall Street.

´La competencia es pecado´. John Rockefeller.

¿Alguien cree que se viene el derrumbe del sistema capitalista? Al golpe de estado militar del 11 de septiembre de 2001, le siguió un golpe de estado financiero de alcance mundial.

Estados Unidos es un imperio basado en la deuda a la banca internacional, nada menos que un cartel de falsificadores de dinero. Expertos en demoliciones, capaces de controlar las detonaciones, dónde y cuándo causar daño, y los más importante, saben qué hacer con los escombros.

Los billones de dólares que los gobiernos centrales del llamado primer mundo transfirieron al sector privado durante 2008 y 2009, no fueron a la producción sino a la especulación, lo que hizo exacerbar las condiciones que condujeron a la crisis financiera global, y además están generando nuevas burbujas. No hay relación con lo que pasa en los mercados de bolsa de valores y la economía real. Estados Unidos recoge los beneficios de emitir moneda sin límites y ni siquiera tiene que hacer el esfuerzo de defender el valor del dólar.

Tampoco está en duda la prodigiosa tecnología de Estados Unidos en robótica, nanotecnología, el genoma y la segunda generación cibernética, ni aquello que la convirtió en la más productiva de todas las sociedades, con más influencia sobre las decisiones del consumidor en una economía de mercado donde la competencia determina en gran medida el precio, la calidad y la variedad de los bienes y servicios prestados a los clientes, sino el claro contraste de su insolvencia financiera con una deuda impagable, en gran parte generada por su cancerígeno sector financiero.

Hay pocos estudios hechos sobre la utilización de la moneda como instrumento de dominación. La paradoja es que los Estados Unidos detentan en el papel las mayores reservas mundiales de oro, 8.133 toneladas, lo que representa el 77.4 por ciento de las reservas oficiales. Son el país que tiene proporcionalmente menos reservas en dólares del mundo y sin embargo en el desenlace de esta crisis puede ser el factor fundamental. Quien tenga mayor capacidad de emisión, corre con ventaja. Así hacen la política monetaria y trasladan los costos al resto del mundo. Eso es lo que devino a septiembre de 2011 y lo peor está todavía por pasar. Tal agujero negro trillonario es el mayor fraude monetario de todos los tiempos. Crisis múltiple, crisis de límites en un callejón sin salida. Pero también ausencia de ideas, estupidez de las clases dirigentes, agonía de los valores, comenzando por los de la democracia liberal, y terminando en el mundo actual en el que las élites se parecen cada vez más a las bandas criminales.

La Guerra Fría no fue tan fría como su rentabilidad y beneficios, lo que cada cada vez más le convirtió en el nombre del juego. Este proceso recibió un impulso considerable cuando el presidente Richard Nixon desconectaba el oro del dólar en 1971. La eliminación del patrón oro pronto llevaría a la hegemonía mundial a largo plazo prevista para el todopoderoso dólar. En el camino y los choques del petróleo, el planeta sería testigo de las impares idas y venidas en el Departamento del Tesoro que en conjunción con los bancos de inversión de Wall Street aprenden formas cada vez más ingeniosas de obtener beneficios especulativos a su antojo. Como es habitual, los contribuyentes en general pagan la cuenta.

Las cifras oficiales históricas de los representantes de la industria del oro del Banco de Inglaterra, a través de la London Bullion Market Association y el Consejo Mundial de Oro, sobre la minera de este metal precioso son claramente falsas. Es evidente que el oro no es en absoluto raro. Las estadísticas actuales muestran cantidades del metal por un total de 140.000 toneladas métricas. Pero la realidad es muy distinta y con toda probabilidad, es bastante superior a un millón de toneladas. La cifra `no oficial` de oro en el mercado oculta uno de los mayores secretos de las finanzas mundiales. En el oscuro y tétrico mundo de los secretos de gobierno, ninguno es tan negro como el mercado internacional del oro, ni siquiera el petróleo.

En un crimen de un Estado contra otro Estado, aunque único y determinante, el rol del capital es invisible. Ese pacto se centraliza en la trinidad non santa de instituciones financieras que están fuera del control político democrático: El Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio. Instancias cuyo propósito es abrir las economías nacionales para que las mega corporaciones puedan llevar adelante sus operaciones integradas de expolio.

`Tendremos un gobierno mundial guste o no. La única pregunta es si el gobierno mundial será llevado a cabo por conquista o por consenso`. Paul Warburg, arquitecto del sistema de la Reserva Federal.

`Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán a su entorno privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día que sus hijos despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron`. Thomas Jefferson, 1802.

La Corte de Apelaciones de Estados Unidos dictaminó que la Reserva Federal, o Banco Central, es de propiedad privada en Resolución 680 F.2d 1239, Lewis contra Estados Unidos de América, N° 80-5905.

El resultado objetivo de esta política monetaria que privatiza la moneda para beneficio de la oligarquía bancaria, es que el valor nominal del dólar es al menos diez veces mayor que el valor real de toda su economía.

La banca estadounidense puede imprimir dólares libremente desde que en 1971 el ejecutivo rompió el vínculo de su moneda con el patrón oro -así se financió la guerra de Vietnam-, y cuyo daño colateral fue el colapsó del acuerdo marco de Bretton Woods -firmado en el año 1944 por cuarenta y cuatro países, que definía el sistema internacional de pagos y compensaciones- para adoptar un régimen de tipo de cambio variable.

Por lo tanto, los Estados Unidos son la economía mas protegida del mundo. Por ejemplo, para blindar su agricultura restringe las importaciones agrícolas mediante cupos selectivos; compra, fusiona y nacionaliza empresas con ese dinero gratuito que genera más dinero lastre al concentrarlo en muy pocas manos; de hecho el sistema financiero y los bancos estadounidenses actúan como un ejército que atraca las divisas extranjeras en una especie de guerra comercial, que no hace prisioneros, contra todas las naciones del orbe.

El Congreso rechaza invertir fondos de riqueza soberana en sectores estratégicos que no sea la industria militar. La mayores salidas de capitales de los inversionistas estadounidenses se gastan en adquirir economías extranjeras, el sector más lucrativo donde pueden obtener altas rentas monopólicas. La mayoría de esos fondos terminan pues en los bancos centrales foráneos para sustentar la expansión armada global de los Estados Unidos. Además, durante décadas, el gobierno federal ha financiado sus guerras y presupuestos de defensa con el excedente de los ingresos cobrados por impuestos de la Seguridad Social.

Las armas y las finanzas son complementarias: Estados Unidos –y en su momento Gran Bretaña– no podría imponer sus condiciones al mundo sin la cobertura de sus fuerzas militares. Quien gana las guerras impone su orden económico y financiero. Las finanzas son una forma abierta de guerra, una atribución que crea el crédito para la compra de recursos foráneos, bienes raíces, infraestructura pública y privada, bonos y acciones empresariales, con el que se embolsa diferenciales mediante el apalancamiento de deuda sin intereses de costo. La clave consiste en persuadir a los bancos centrales extranjeros de aceptar este crédito chatarra de facilitaciones cuantitativas que permita la parasitosis monetaria del dólar. El mundo ha sido obligado a escoger entre la anarquía financiera y la subordinación a una nueva ola de nacionalismo económico de Estados Unidos, lo que incita a otros países a buscar un sistema financiero alternativo y estable.

Desde 1864 los Estados Unidos han tenido un sistema bancario basado en la deuda del gobierno. No se puede extinguir la deuda del gobierno sin extinguir el suministro del dinero. Acabar con la deuda pública de semejante modo de financiamiento implicaría una más que improbable reforma radical del sistema bancario estadounidense.

El repertorio de intrigas del sistema de banca central incluye burbujas especulativas, incumplimientos, devaluaciones, manipulación de tasas bancarias, deflaciones e inflaciones,´industrias´ de seguros, y demás instituciones parasitarias esencialmente dedicadas a la rapiña y la extorsión, parte del arsenal utilizado por los planificadores de la guerra económica y el ´libre mercado´, la ideología del dejar hacer o laissez-faire, que inevitablemente conduce al abismo de la falencia.

Oculto del escrutinio público, un golpe de estado ocurrió en Estados Unidos en 1914, cuyos resultados se hacen sentir a escala global. Con una planificación cuidadosa y detallada, representantes de las instituciones financieras más poderosas de Europa y Estados Unidos, tuvieron éxito mediante la promulgación de la Ley de la Reserva Federal, también conocida como la ley Glass-Owen, en la alteración radical y permanente de los fundamentos de la nación en su conjunto.

Debe comprenderse que moneda de curso legal es cualquier forma de divisa emitida por el Tesoro de los Estados Unidos y no del Sistema de la Reserva Federal, incluyendo oro y plata en monedas, billetes y Bonos del Tesoro. Moneda de curso legal contrasta con divisa o moneda fiduciaria, a la que el gobierno asigna valor a pesar que no tiene ningún valor intrínseco propio y no está respaldada por reservas. El dinero fiduciario es una ´especie en forma legal´ que incluye papel moneda, cheques, letras de cambio, y billetes de banco.

´El descenso en poder adquisitivo en el que incurren los tenedores de dinero, debido a la inflación, genera beneficios al distribuidor de la moneda´. Acta de la Reserva Federal.

Mediante la creación del sistema de la Reserva Federal, los intereses financieros que concibieron, escribieron e implementaron la ley Glass-Owen, se apoderaron de la autoridad del gobierno de Estados Unidos como representante teórico de los ciudadanos del país para imprimir su propia moneda y colocaron esa autoridad en manos de un cártel bancario privado. Según el Artículo 1, Sección 8, Cláusula 5, de la Constitución de Estados Unidos, se otorga al Congreso el poder para `acuñar monedas y determinar su valor, y de la moneda extranjera, y fijar las normas de pesos y medidas´. La Ley de la Reserva Federal interpreta evidentemente este poder de modo bastante literal como la acuñación de centavos de dólar; sin embargo, el ardid de la ley es la creación de moneda en la forma de billetes de banco a cambio de pagarés de bonos del tesoro que deben ser reembolsados a la Reserva Federal con los intereses. La esencia del dinero se ha convertido en deuda, y algo extraordinariamente lucrativo para bancos que han podido`participar` en la negociación de acuerdos, mediante los cuales se fijan condiciones de rendición y reembolso de daños, y de deliberaciones de acuerdos comerciales internacionales para regular el comercio y las finanzas globales.

La Reserva Federal -FED- es un red de sociedades anónimas, propiedad corporativa de los grandes bancos del sistema que no poseen ningún tipo de reservas reales que sustenten al dólar como moneda. Un comité financiero manejado por especuladores con el único propósito de obtener para si los más grandes beneficios posibles usando el dinero del público. Una de las instituciones más corruptas que el mundo haya conocido, con más fuerza, influencia y poder que el mismo gobierno federal, la Corte Suprema y el Congreso juntos, por ser su principal acreedor y a la postre controlador. Un monopolio cuyo núcleo político oligárquico es fuerza y ley supremas.

En 2012, La Reserva Federal rechazó con éxito una demanda por la libertad de información de Bloomberg News sobre la base que una corporación bancaria privada no es en realidad una parte del gobierno, la Freedom of Information Act no se aplica a las operaciones de la Federal Reserva. Un asunto muy turbio desde su aprobación en 1913, ya que la Constitución confiere expresamente al Congreso la facultad de emitir la moneda pública, no autoriza su delegación, y por lo tanto debería haber requerido una nueva enmienda para transferir esa autoridad a un banco privado. Pero el presidente Woodrow Wilson firmó su legalidad a cambio cumplir las ´promesas de campaña´ a la banca internacional que lo puso en el cargo. Un imperio naciente controlado por su propio sistema de crédito privado.

Ningún banquero o persona relacionada a las instituciones financieras debería regular la banca. No obstante y tras otra gran crisis financiera provocada, el primer objetivo es asegurarse de que la Reserva Federal sea designada como el único regulador financiero, desplazando a otras agencias más activas. Los  reguladores federales no dieron el menor paso para fortalecer los controles sobre  las garantías de las entidades crediticias bajo su supervisión directa. Al contrario, en respuesta a acciones agresivas emprendidas al nivel estatal, los reguladores federales tomaron pasos sin precedentes con el objetivo de cubrir a los prestamistas nacionales y a sus subsidiarios de las regulaciones de los estados y del creciente número de leyes estatales encaminadas a poner coto a prácticas de crédito depredatorias.

Por mucho, el mayor facilitador ha sido el Consejo de la Reserva Federal, Federal Reserve Board, FRB. Actuando como una organización de cabildeo avanzado, luchan por el fundamentalismo del libre mercado contra cualquier intento de introducción de regulaciones financieras. Trabajando en préstamos del tesoro con los ejecutivos de Merryl Lynch antes, y Goldman Sachs en la actualidad, la Reserva Federal se las arregló para bloquear todo intento de cortar la piramidación de la deuda pública.

A 2015, el núcleo accionario de los bancos de inversión de Wall Street se compone de tan solo cuatro firmas financieras: Vanguard Group, State Street Corporation, FMR Fidelity y Black Rock. Otras empresas no pertenecen a la categoría de accionistas principales o están controladas directamente o a través de una cadena de intermediarios por las cuatro corporaciones mencionadas. Por lo tanto, se trata de un oligopolio dentro un monopolio que ejerce el control real sobre el sistema bancario de Estados Unidos, un estado de ´casino gulag´.

El primer objetivo de Wallstreet es asegurarse de que la Reserva Federal siga teniendo el control como regulador central del gobierno, o mejor dicho, como un desregulador capaz de desbaratar cualquier intento serio de alterar el rumbo marcado por Wallstreet: Lastrar a la economía con mayores deudas todavía, de forma tal que el préstamo sea la única vía de salida viable de la burbuja.

La auto regulación financiera no puede dejarse a la banca, arrebatando la planificación económica de los representantes democráticamente electos, para traspasarla a planificadores surgidos de las filas de Wallstreet. A tamaña centralización de la autoridad en una agencia pública `independiente` de los controles de los representantes electos se la llama eficiencia de mercado y encima, con un `banco central independiente`, pretendido bastión de la democracia. Las palabras democracia, progreso y reforma pasan entonces a significar exactamente lo opuesto: despotismo, retroceso, status quo.

Los mercados financieros viven en una realidad esquizofrénica dominada por unas perspectivas tan de corto plazo que difícilmente sus demandas y comportamientos al respecto pueden calificarse de racionales. En sí mismo no son nada más que ámbitos en los que se producen interrelaciones entre agentes capitalistas de diversa naturaleza que ofertan, demandan, venden y compran determinados activos financieros. Ni esos agentes están presentes en un único mercado ni en sus carteras existe un único tipo de activo, sino que las interrelaciones son múltiples, incluso en muchos casos trascienden la esfera de los mercados para llegar hasta la economía real, como cuando los fondos de inversión adquieren porcentajes significativos del capital de una empresa y acceden a sus consejos de administración. Los mercados financieros no son más que la suma de comportamientos individuales de agentes muy heterogéneos que conforman una red cruzada de intereses que no necesariamente tienen por qué ser armónicos entre sí más allá de una consecución automática de beneficios.

Un régimen de ‘resolución ordenada’ que mantiene a los bancos insolventes a flote mediante la confiscación de los ahorros de los inversores, depositantes y tenedores de bonos, convertidos en acciones de capital. Los bancos ‘demasiado grandes para quebrar’ tienen en conjunto billones de dólares de derivados fuera de balance, es decir, deudas no registradas en los balances de los bancos, apuestas de deuda que poseen una posición legal superior a sus depósitos y a quienes se paga de vuelta antes de llegar a cualquiera el dinero en efectivo.

La pretensión es que las restricciones sobre las finanzas sean consideradas antidemocráticas, no medidas de protección pública contra la actual oligarquía financiera convergente, y para distraer la atención de este camino hacia la servidumbre por deudas, los grupos de presión financieros acusan a los gobiernos reguladores de conducir a la sociedad hacia el colapso económico. El dinero es una forma de deuda nacional que posee el individuo como deuda de la sociedad en su conjunto, canjeable en la demanda de riqueza por transferencia a otro individuo. Su valor o poder adquisitivo no está determinada por cualquier cantidad positiva o existente de esa riqueza, sino por la cantidad negativa o déficit de riqueza, es decir, la propiedad y el disfrute al que la sociedad renuncia voluntariamente a favor del intermediario financiero, con el pago de intereses a los dueños del dinero, apenas en función de sus negocios de intermediación de capital disponible. Las instituciones privadas han creado una enorme cantidad de poder de compra adicional, algo que ya es una práctica normal y que ninguna autoridad gubernamental regula.

El agregado del déficit en riqueza virtual de la sociedad en su conjunto, mide el valor de todo el dinero en propiedad común, que se obliga a intercambiar por productos de necesidad, como riqueza acumulada. La riqueza de una comunidad virtual no es física, sino una cantidad negativa de riqueza imaginaria que sólo obedece a leyes psicológicas. Tal riqueza tiene dos componentes: los bienes raíces a través de la inversión real fiduciaria del pasado o productos de papel concebidos de la nada por el gobierno, en tanto la riqueza de una nación realmente se compone sólo de su capital tangible. Pero lo que visto por separado, supera el deposito de capital tangible por el tamaño de lo que puede llamarse emisión fiduciaria. Esta es una ilusión, pero sólo una de las muchas falacias de composición que son fundamentales para cualquier economía o sociedad. La ilusión se puede mantener intacta, siempre y cuando la sociedad en realidad no trate de convertir todos lo productos de papel en riqueza tangible. La consecuencia siempre es la pérdida general del poder adquisitivo de este dinero sin respaldo.

´La regulación de transacciones de derivados que son negociadas en privado por profesionales, es innecesaria`. Alan Greenspan, presidente del directorio de la Reserva Federal, julio del año 1998.
Los mercados son potencialmente inestables, de una manera u otra los reguladores financieros siempre acaban sirviendo a la banca, es un problema universal y un atributo del puño invisible del mercado, y así no hacen su trabajo o no quieren hacerlo, para permitir a la banca obtener enormes ganancias privadas de las perdidas de la gente.

La Reserva Federal actúa como un agente de los bancos comerciales: perpetrando fraudes, protegiendo sus ventas de activos tóxicos contra a los intereses de los consumidores y aun contra la misma solvencia de la economía. ¿Quién custodia a los custodios?

Los grupos de cabildeo o lobbys de presión, que influyen en los poderes públicos de Estados Unidos: el Congreso, la Casa Blanca y el Poder Judicial; pagaron 3.200 millones de dólares por favores políticos en 2008, más que en cualquier otro año estimado, y lo que en promedio significa 17 millones de dólares diarios. El gobierno federal asigna millones de millones de dólares anuales, que representan un trabajo seguro para los cabilderos profesionales capaces de conseguir un tajada del gran total a las corporaciones e industrias.

El mundo ha entrado en una fase muy peligrosa para la especie humana. El 15 de septiembre de 2008 estalla como un tsunami financiero la burbuja de las hipotecas sobre deudas tóxicas, o hipotecas subprime. Lehman Brothers y Merrill Lynch, dos de los más prestigiosos bancos de inversión, se declaraban en quiebra, mientras la American Internacional Group -AIG-, la mayor aseguradora del mundo, colapsaba. Aquel día en mercado de acciones de la bolsa de valores de Nueva York -NYSE-, sufre su mayor caída histórica. El resultado es una recesión mundial con desempleo generalizado que duplicó la deuda pública de los Estados Unidos a diciembre de 2010. El sistema FIRE -fuego-, acrónimo en inglés para Finance, Insurance and Real Estate -Finanzas, Seguros y Bienes Raíces-, impuso su ley.

Con la actividad financiera fuera de control a partir de los ataques del 11 de septiembre de 2001, y considerando que desde la década de los años ochenta el ascenso del sector financiero de los Estados Unidos es incontenible, que cada crisis significa enormes ganancias corporativas que acaba pagando muy caro la sociedad mediante la destrucción de la riqueza general, obviamente con el endoso del gobierno, el estallido de la burbuja hipotecaria era lo único cierto. Hasta entonces los bancos comerciales estaban bien regulados, no podían especular con los ahorros de los depositantes. Por su parte los bancos de inversión, que manejaban acciones y bonos, eran pequeñas sociedades privadas.

Fue cuando la banca de inversión ofreció a la gente grandes cantidades de dinero en valores de mercado, que Wallstreet disparó al alza sus ganancias. Eso a pesar que hay una regla establecida, los mercados financieros tienden a producir burbujas que acaban por estallar.

En 1982, la administración republicana de Ronald Reagan, apoyada en los grupos de presión financieros, inicia un periodo de desregulación, primero de las compañías de ahorros y préstamos, al permitirles hacer inversiones de riesgo con el dinero de los depositantes, y el resultado es que al final de la década cientos de esas compañías quebraron, propiciando una crisis que le costó a la nación 124.000 millones de dólares. A pesar de ello, durante la administración demócrata de Willian Clinton, la desregulación se amplió, los grupos financieros de presión ya eran entonces muy poderosos y con mucho capital, hasta que capturaron por completo el sistema político estadounidense. Al terminar el siglo XX, el sector financiero norteamericano estaba conformado por unos pocos mega bancos, cada una de ellos tan grande que su sola bancarrota amenazaba todo el sistema económico. A la banca le gusta el poder del monopolio, porque otorga un opulento dominio a emporios tan grandes que pueden hacer lo que quieran, hasta convertir a la democracia en un simulacro.

En 1998, Citicorp y Travelers se fusionaron para formar el Citigroup, la compañía de servicios financieros más grande del mundo. Dicha fusión violó la ley Glass-Steagall, una ley reguladora que se aprobó tras la gran depresión de la década de 1930, que impedía que los bancos con depósitos de clientes realicen inversiones de riesgo. Para 1999, por iniciativa del gobierno demócrata de Willian Clinton, el Congreso estadounidense aprobó la ley Gramm-Leach-Bliley, también llamada ´ley de alivio´ para el Citigroup, que revocaba la ley Glass-Steagall. Simultáneamente la banca de inversión había inflado una inmensa burbuja de acciones tecnológicas ligadas a Internet, que estalló en 2001 dejando 5 billones de dólares en pérdidas de inversión. La Comisión del Mercado de Valores -SEC-, la agencia federal también creada tras la gran depresión de la década de 1930 para regular la banca de inversión, no hizo nada al respecto. La banca de inversión promovió empresas tecnológicas que sabía iban a quebrar. Tal como están establecidas las agencias reguladoras en Estados Unidos, son una mera extensión corporativa.

Desde que se legalizó la desregulación, las empresas financieras más grandes del mundo fueron pilladas in fraganti una y otra vez blanqueando capitales, defraudando el dinero a los clientes, alterando sus libros contables y cometiendo todo tipo de sobornos. Ni siquiera porque la práctica totalidad de las los grandes bancos y corporaciones financieras enfrentaban multas sin precedentes, reconocieron su responsabilidad criminal.

Hay una dicotomía sensible que separa la alta tecnología, los servicios financieros y el dinero inteligente. Un negocio altamente creativo donde la generación de valor y beneficios provienen de inventar, no se debe conjugar a forjar dinero de la nada especulativa. A partir de 1990, la desregulación y los avances tecnológicos llevaron al auge complejos ´productos´ financieros llamados Derivados. La banca y los economistas afirmaron que aquello hacía los mercados más seguros, cuando en realidad se volvieron más inestables hasta convertirlos en auténticas armas de destrucción masiva. Gobernantes, políticos y expertos no se tomaron en serio la amenaza de la innovación financiera. A  través de los derivados la banca podía virtualmente apostar en todo: a la subida y bajada del precio del petróleo, a quiebras empresariales o al cambio climático.

En 2000 los derivados financieros suponían 50 billones de dólares en un mercado no regulado. La Comisión de Bolsa de Futuros -CFTC- era la entidad oficial encargada de supervisar el mercado de Derivados. En mayo del año 1998 la CFTC emite una propuesta reguladora que la banca en pleno se encargó de bloquear. La misma cúpula de las autoridades federales recomendaba legislar a fin de mantener los derivados financieros fuera del marco regulador. Ya para entonces la banca dependía de dichas actividades para ser viable y acababa de crear la seguridad legal para lo que llamaron ´mercados no organizados´. En diciembre de 2000, el Congresó aprobó la Ley de Modernización de Futuros. Redactada por tanques de pensamiento -thinks tanks- del sector financiero estadounidense, que prohibía la regulación de derivados. La innovación financiera para futuros virtuales se generalizó. La banca es más concentrada, lucrativa y poderosa que nunca.

En el dominio absoluto estaban cinco bancos de inversión: Goldman Sachs, Morgan Stanley, Lehman Brothers, Merrill Lynch y Bear Stearns. Dos conglomerados financieros: JP Morgan y Citigroup. Tres aseguradoras de valores: AIG, MBIA y AMBAC. Y tres agencias calificadoras de riesgo: Moody`s, Standard & Poor`s y Fitch. En diciembre de 2002, diez bancos de inversión resolvieron sus casos legales pagando una multa de 1.400 millones de dólares, una lágrima de risa en un vaso de agua amarga.

Conectándolo todo estaba la cadena de bursatilización, un nuevo sistema de gestión de riesgo en hipotecas y otros préstamos en inversiones a nivel mundial, mediante el cual el prestamista del dinero no corre riesgo alguno si no se repaga la deuda. En el anterior sistema, cuando el propietario de un bien raíz pagaba su hipoteca mensual, el dinero iba directo al prestamista, en general uno de lo tantos bancos o agentes financieros. Al tratarse de préstamos a largo plazo, el prestamista debía ser muy cauto.

En el sistema desregulado, el prestamista vende las hipotecas a la banca de inversión, ésta a su vez, empaqueta miles de hipotecas y otros préstamos, como deudas para estudios universitarios, automóviles y tarjetas de crédito, a fin de ´innovar´ en derivados llamados Obligaciones de Deuda Colateralizada o CDO, que revende a los inversores. Ahora cuando una persona paga la hipoteca mensual, el dinero va difuso a esos inversores. Además, la banca de inversión paga a las agencias calificadores de riesgo para evaluar al alza los CDO, que no tienen ninguna responsabilidad incluso si se probara que las calificaciones de los mismas era equivocada. Esto significó que las Obligaciones de Deuda Colateralizada, se volvieran favoritas entre fondos mutuos de pensiones, que sólo pueden comprar valores de alta calificación financiera.

Hubieron a disposición del sistema 150 diferentes tipos de hipotecas complejas con tasas ajustables. Para la banca de inversión fue entonces más CDO negociados mayores beneficios exponenciales, sin importan cuanto pudieran inflarse los préstamos. En 2002 y 2003, los préstamos sin calidad en la hipoteca o subprime se cuadruplicaron; los agentes hipotecarios ´incentivados´ por la banca de inversión, daban préstamos subprime caros a clientes que no podían pagarlos. La banca de inversión prefería esos prestamos abusivos porque eran más rentables. En diez años, de 1996 a 2006, los precios de las casas se duplicaron, y los préstamos subprime aumentaron de 30.000 millones de dólares anuales, a 600.000 millones de dólares por año.

Countrywide Financial fue el mayor prestamista subprime del sistema, al emitir 97.000 millones de dólares en hipotecas abusivas. Lehman Brothers y American International Group eran la mayores aseguradoras de préstamos subprime. Al todo la burbuja de las hipotecas tóxicas representó para Wallstreet beneficios por 200.000 millones de dólares. Ganancias imaginarias e irreales, dinero creado por las innovaciones en el sistema financiero y registrado como ingresos. Un auténtico fraude piramidal planetario como jamás se viera. En un mundo de comunicaciones instantáneas el movimiento libre y eficiente de capitales forjó el mayor atraco de la historia.

Entre 2002 y 2007, cientos de millones de dólares anuales empezaron a fluir hacia la cadena de bursatilización. Al haber disponible dinero para vivienda familiar, los precios se inflaron por la demanda elevada, hasta convertirse en la burbuja financiera más grande de la historia. Mediante la ley de propiedad inmobiliaria, la Reserva Federal tenía autoridad para regular el mercado inmobiliario, pero no lo hizo. La oficina de control de riesgo de la Comisión del mercado de Valores -SEC- había sido desmantelada.

Durante la burbuja financiera de la derivados tóxicos, la banca de inversión tomó mucho dinero prestado para crear más Obligaciones de Deuda Colateralizada, CDO. En 2004, los grupos de presión financiera lograron relajar los límites de apalancamiento del crédito, que es la proporción entre el dinero propiedad del banco y el dinero recibido en préstamo. Por tanto a más dinero en deuda mayor apalancamiento. Lo que hubo fue una banca de inversión recibiendo cada vez más dinero prestado y asumiendo mayores riesgos. El grado de apalancamiento del sector financiero se tornó malsano, incluso a niveles de 33 por 1, con lo cual una simple disminución porcentual del valor de sus activos los hacía insolventes.

El American International Group -AIG- entonces la mayor compañía de seguros del mundo, vendía Seguros de Impagos de Deudas, en inglés Credit Default Swaps -CDS-, para inversionistas que compraban las Obligaciones de Deuda Colateralizada -CDO-, quienes pagaban una prima trimestral por la cual AIG prometía cancelar las pérdidas. Pero a diferencia de un seguro normal en que sólo se puede asegurar una vez bienes que se poseen, los especuladores podían adquirir los Seguros de Impago de Deudas para apostar contra CDO que no poseían. El negocio de los derivados financieros permitieron asegurar decenas de veces un mismo bien raíz. Así AIG recompensaba a los especuladores para asumir enormes riesgos. Hubo ganancias a corto plazo con jugosas bonificaciones para los intermediarios. Un sistema de compensación distorsionado que llevó a la firma a la bancarrota. La División de Productos Financieros de la AIG en Londres emitió 500.000 millones de Seguros de Impagos de Deudas, CDS, la mayoría respaldados por hipotecas subprime o hipotecas de baja calidad.

Ningún valor se emitió sin el sello de respaldo de las agencias calificadoras de riesgo, que ganaron fortunas en el proceso, al ser compensadas por reportes de calificación falseados. Mientras más valores estructurados recibían la máxima calificación, o sea triple A, más dinero ganaban dichas agencias calificadoras. Los valores con máxima calificación aumentaron con rapidez de ser unas cuantas decenas a contarse por miles. Los abogados de las calificadoras afirmaban ante un comité de investigación del congreso: ´Cuando le damos a una inversión una calificación AAA, solo es nuestra opinión. La gente no debe confiar en ella. No se refieren al valor de mercado, o la volatilidad de su precio, o su calidad como inversión´. Simples opiniones que costaron miles de millones de dólares.

El mercado de Obligaciones de Deuda Colateralizada quebró dejando a la banca de inversión con miles de millones de dólares en préstamos anclados a las CDO y miles de propiedades que no se podían vender. Uno de los centros vitales del sector financiero se había hundido con enormes efectos sobre el sistema de capitales. Eso paró en seco la actividad de muchas empresas. El 18 de septiembre de 2008 fueron necesarios 700.000 millones de dólares del gobierno de Estados Unidos para salvar la economía de una catástrofe financiera sin precedente alguno. Sólo el rescate de la AIG costó de inmediato al fisco 150.000 millones de dólares y su ´nacionalización´.

El 4 de Octubre de 2008, el presidente George W Bush firmó una ley de rescate, aunque los mercados siguieron cayendo en picado. A esto le siguió una oleada de despidos y desempleo en las economías más poderosas, y una recesión que se extiende sin remedio a todo el planeta. En un mundo globalizado donde las economías nacionales están interligadas, todo cayó al mismo ritmo y al mismo tiempo. En el año 2006, las ejecuciones hipotecarias de hogares que no pudieron hacer frente a sus deudas, fue de seis millones de sentencias de desahucio. Todavía se perderán nueve millones más de propiedades.

El desarrollo financiero condujo al mundo directo al abismo económico de las bonificaciones gerenciales millonarias basadas en utilidades artificiosas a corto plazo, sin sancionar a los responsables. Es muy fácil generar rendimientos asumiendo mayores riesgos porque nada es suficiente, pero eso hace la diferencia en la viabilidad posterior de la empresa, y luego alguien pagará la cuenta de la crisis especulativa, y ese alguien suele ser la sociedad en general.

El poder del dinero corrompe la práctica política y los mercados de todo el mundo, y sin embargo tres años después de la mayor crisis financiera de la historia ni un solo responsable afronta penas de cárcel. Las multas son siempre una pequeña fracción de las ganancias conseguidas fraudulentamente, lo que da la señal a los mercados que las prácticas corruptas tienen una sólida tasa de retorno.

La red de bancos privados de la Reserva Federal, entre ellos Goldman Sach, Citigroup, Bank Of América y Morgan Chase, hicieron grandes negocios con los intereses de los créditos y el proceso de compras y fusiones garantizados por el Estado. Bank of America, todavía el mayor banco de los Estados Unidos, sólo sobrevive mediante trucos contables y continuos subsidios federales, el resultado puede ser el rescate por el gobierno o potencialmente la disolución sistemática de una entidad que es `demasiado grande para quebrar` y que todavía plantea una amenaza para la economía mundial. Hasta diciembre de 2010, Bank of America recurrió a unos 931.000 millones de dólares de la Reserva Federal en préstamos a corto plazo y subsidios gubernamentales. Sus negocios oscuros incluyen las adquisiciones de la casa de corretaje Merrilll Lynch, en pleno el ojo del huracán de las millonarias bonificaciones con dinero público para los ejecutivos que la condujeron a la quiebra; o la financiera Countrywide Financial, conocida por sus prácticas crediticias fraudulentas y que dejó al banco una cascada de complejos procesos legales. Con la misma perspectiva el conglomerado financiero JP Morgan se hizo del Washington Mutual -WaMu- y del banco de inversión Bearn Stearns; y Wells Fargo adquirió el banco Wachovia. A la banca no sólo se le permite fallar, también se le garantiza el lucro con el crédito de los contribuyentes.

Durante los últimos 30 años, la mayor burbuja de deuda en la historia del planeta ha producido una prosperidad sin precedentes en el mundo occidental. Estas crisis cíclicas tienen por contexto el callejón sin salida de la acumulación financiarizada y del modelo de crecimiento por endeudamiento. Los Estados Unidos han sido su clave de bóveda. Estuvieron en el epicentro de los quiebres del mercado tecnológico Nasdaq en 2001 y de los bancos de inversión del año 2008. No conocen otro modelo y por tanto intentan perpetuarlo.

Fue el fin del reinado del apalancamiento financiero o endeudamiento sin respaldo y de la economía de papel fundada sobre los despojos de la economía real. Utilizando al Estado como herramienta en calidad de prestador y garante con fondos públicos provenientes de los impuestos aportados por toda la sociedad, los grandes bancos y fondos de inversión que integran el sistema privado de la Reserva Federal han reciclado una burbuja de negocios financieros recesiva e inflacionaria montada alrededor de los billonários fondos estatales utilizados para la compra de activos o de auxilio financiero a las instituciones y bancos quebrados por la piramidación bursátil, cuyo monto en Derivados equivalen a casi 10 veces Producto Interno Bruto global, de los cuales 2.5 billones de dólares están en materias primas, y alrededor 30 billones de dólares en Seguros de Impagos de Deudas, en inglés Credit Default Swaps -CDS-, instrumentos especulativos que apuestan de frente a la quiebra de los países y las empresas, y que suprimen el riesgo del inversionista automáticamente.

Las crisis financieras globales o colapsos de los mercados bursátiles activadas por los super monopolios concentrados de Wallstreet, sirven para comprar acciones y bonos devaluados en los mercados globales apoderándose de esa manera de los activos y porciones del mercado de las empresas y grupos financieros perdedores. Esto a su vez genera más concentración monopólica de los grupos financieros que controlan el sistema desde la Reserva Federal, el Tesoro de Estados  Unidos y el Banco Central Europeo, mientras las leyes de rentabilidad y concentración siguen funcionando desde un nuevo estadio de desarrollo.

´Las deudas están sujetas a las leyes de las matemáticas en lugar de las leyes físicas. A diferencia de la riqueza, que está sujeta a las leyes de la termodinámica, las deudas no se pudren con la vejez y no son consumidas en el proceso de la vida. Por el contrario, crecen en un tanto por ciento anual, por las simples leyes matemáticas del interés compuesto. Por razones suficientes, el proceso del interés compuesto es físicamente imposible, aunque el proceso de disminución física compuesta es bastante común. Debido a que la primera conduce con el paso del tiempo cada vez más y más rápidamente hasta el infinito, que, como menos uno, no es física, sino una cantidad matemática, mientras que la segunda conduce siempre más lentamente hacia cero, lo que es, como se sabe, el límite inferior de las cantidades físicas´. Frederick Soddy.

Fue en la antigua Grecia donde nació democracia y es ahí donde las fuerzas del Mercado -un sacrosanto y omnipotente dios ajeno al Olimpo- esperan darle muerte tras una lenta agonía.
El Fondo Monetario Internacional -FMI- hizo una pausa en sus labores de intervención económica a finales del 2008, tras la quiebra del banco Lehman Brothers, pero desde mediados del 2009 ha vuelto a imponer la estrategia de choque frente a una gran crisis financiera que se ha utilizado para imponer medidas de regresión social imposibles de aplicar de otra manera. En lo que parece ser el preámbulo de un colapso económico y financiero en cadena que desencadenará un más que probable proceso de estallidos sociales y de crisis política en toda Europa, Grecia, el eslabón más débil de la Unión Económica y Monetaria Europea, fuertemente afectada por la convulsión económica, recibió el desembarco del FMI y del Banco Central Europeo, que en mayo de 2010 dieron su acuerdo a un préstamo urgente de 30.000 millones de euros para tres años.

La situación se agravó durante 2011 por las manipulaciones contables que permitieron al gobierno disfrazar las cifras reales del endeudamiento público con la complicidad del banco de inversión Goldman Sachs [1], como es habitual con la banca de inversión, ´asesoraba´ al estado griego y al mismo tiempo cosechaba ingentes beneficios especulando contra sus papeles de deuda y por la bancarrota del país. Una sofisticado mecanismo de chantaje especulativo y de demolición social de los mercados financieros con la deuda soberana de Grecia, cuyo objetivo final es la privatización de puertos, aeropuertos, sistemas de ferrocarril, la generación eléctrica y hasta la industria turística griega. Esta transferencia de activos y servicios públicos como botín financiero y tributo a los acreedores es lo que hace que la austeridad económica se parezca en sus efectos a la guerra. Los objetivos de la agresión financiera extranjera son los mismos que en la conquista militar: la tierra y el dominio público.

Así, la crisis de la deuda europea amenaza con quedar fuera de control. A diferencia de los Estados Unidos y Japón, las naciones de la Unión Europea no pueden imprimir más dinero para cubrir sus deudas. El Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional exigen que Grecia ceda lo mejor de su infraestructura pública al sector financiero extranjero para cancelar una deuda con la banca privada. En junio de 2011, los datos del Banco de Pagos Internacionales muestran que el sector bancario francés tiene la mayor exposición a los papeles de la deuda soberana de Grecia, con más 56.000 millones de dólares, frente a la de los bancos alemanes que asciende 34.000 millones de dólares. Sumas prestadas por el Banco Central Europeo son tomadas por la banca de inversión en los mercados financieros a bajos intereses y prestadas a los Estados en dificultades a tasas de interés de usura calificada. En 2010 la deuda de la banca privada fue refinanciada por el Banco Central Europeo a intereses irrisorios, mientras que esa misma banca presta a los Estados en dificultades a intereses de hasta el 25% anual.

En mayo de 2011, el tipo de interés para Grecia en préstamos a 10 años sobrepasaba el 16,5 % anual, lo que obligó al país a negociar deudas de tres o seis meses o dirigirse al FMI o a otros países europeos. Desde entonces el Banco Central Europeo debe garantizar las acreencias en manos de la banca privada comprándole los títulos de los Estados a los que en principio tiene prohibido prestar directamente

En 2010 Grecia miembro de la OTAN ya se había derrumbado por deudas. La decisión que se tomó para salvar al estado griego no fue reducir su deuda sino aumentarla. Estados Unidos, Alemania y Francia le inyectaron fondos a través de la Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional, obligándolo al mismo tiempo a comprar aviones de guerra y submarinos para que se defienda de otro estado que como Turquía también es miembro de la OTAN. El gobierno de Atenas está cerrando servicios públicos y vendiendo sus empresas estatales a precios  de subasta a la baja, pero se ve al mismo tiempo obligado a mantener un presupuesto de defensa de proporciones delirantes, 4% con relación al Producto Interno Bruto -PIB-, es el más alto de la OTAN.

La crisis de deuda de los países en la periferia de la eurozona amenaza con destruir toda la economía de Europa y sus mecanismos de estabilidad financiera. La probable suspensión de pagos de Grecia tendría consecuencias potencialmente catastróficas no solo para los tenedores de 486.000 millones dólares de deuda soberana griega, lo que representa un 165 % del Producto Interno Bruto del país, sino también para aquellos que compraron cientos de miles de millones de dólares de deuda privada y decenas de miles de millones de dólares en contratos derivados a la deuda griega. El rendimiento promedio de la deuda griega es de 15%, un costo por interés que relativo al Producto Interior Bruto es tan alto que ninguna nación del mundo puede permitirse el lujo de pagar, porque significa que una cuarta parte de la producción económica de Grecia será devorada por el pago de intereses.

Por condiciones políticas inherentes los países europeos han caído bajo el dominio de los mercados financieros dueños del dinero de los préstamos sobre los que se deben pagar intereses a la banca privada y asegurar su devolución. Los países de Europa copiaron los mecanismos del modelo de crecimiento por endeudamiento en combinaciones diferentes. Cuando los bancos y los fondos de inversión prestan a los estados, activan mediante un efecto de palanca el mecanismo de apropiación de una parte de los impuestos pagados por quienes no pueden escapar a él, como ocurre con el impuesto al valor agregado o IVA. Estos préstamos se basan en un tejido complicado de transacciones interbancarias en buena parte ocultas en el llamado ´sistema financiero de la sombra´, cuyas bases son tan frágiles que cualquier falta de pago incluso de un pequeño país como Grecia, que sólo representa el 2% del Producto Interno Bruto de la zona euro, es una amenaza para la banca privada.

La Unión Monetaria Europea se diseñó desde el principio no para que diera frutos en el terreno de la cohesión y el desarrollo armónico de las economías de los países europeos, sino para que las mega empresas y grupos financieros dispusieran de un mercado ampliado en donde obtener mayores rendimientos con menores dificultades, y concentrar así las ganancias de capital, lo que condujo inevitablemente a generar una actividad económica cada vez más polarizada y vulnerable en torno de los grandes centros financieros, y a destruir el tejido productivo de la economía de pequeña y mediana escalas, que garantizan el 70 por ciento del empleo en la Unión Europea. Esto también implica que los servicios públicos pasen a precios irrisorios hacia propietarios privados, luego que los respectivos estados asuman el servicio de las deudas.

Otro importante factor para la creciente deuda y déficit públicos han sido los inmensos alivios tributarios otorgados por el gobierno y el congreso de los Estados Unidos a las gigantescas corporaciones y a las capas más acaudaladas de la sociedad. El monto combinado de impuestos pagados por 12 de la mayores empresas estadounidenses entre 2008 y 2010 fue cero, y encima colectivamente recibieron 2.500 millones de dólares en reembolsos tributarios. Estas 12 corporaciones son: Exxon Mobile, Wells Fargo, DuPont, American Electric Power, Boeing, FedEx, IBM, General Electric, Honeywell International, United Technologies, Verizon Communications y Yahoo. Así han convertido sus obligaciones impositivas en derechos de crédito, es decir que prestan al gobierno en lugar de pagar impuestos.

Resulta que la historia tiene la manía de repetirse como una trágica farsa. El capitalismo no existe sin la trampa de la crisis, en este caso la crisis financiera que se convierte en la crisis fiscal del rescate a la banca, que por supuesto apostó en la bancarrota de los estados. El gran problema del euro es el de una moneda sin estado, porque Europa simplemente no existe como una entidad política viable, lo que le confiere el carácter de moneda provisional. La zona euro resulta pues una grave distorsión que divide el continente entre países centrales ganadores y países periféricos perdedores. La doctrina de la crisis económica de choque conduce a las sociedades a aceptar la forma más pura del capitalismo desregulado. Como principal propugnador y beneficiario en última instancia de la privatización, el sector financiero instruye a las economías deudoras para que vendan su propiedad pública y reduzcan los servicios sociales, mientras aumentan los impuestos a los empleados.

Es un hecho históricamente establecido que una crisis bancaria va seguida de un fuerte aumento en la deuda pública, debido tanto al apoyo fiscal del sector bancario como a la caída del Producto Interior Bruto -PIB- por la recesión que ello implica. Mientras se reduce el PIB, aumenta la relación entre el déficit público y la deuda, además que la continua especulación contra los bonos del estado aumentan las tasas de interés y por ende el peso de las deudas nacionales. La arquitectura de la zona euro expone a sus miembros a los ataques especulativos de los mercados financieros, sin que provea ningún instrumento político preventivo para el manejo adecuado de estas crisis.

´No hay registro en la historia moderna de una caída de los niveles de vida en tiempo de paz en la escala necesaria para mantener al euro en su forma actual. De hecho, la escala de los recortes necesarios solo se ha alcanzado en tiempo de guerra. Es por eso que a lo sumo, hay una probabilidad en cinco de que el euro sobreviva como está. Se requieren cuatro acontecimientos para que eso ocurra, todos los cuales son muy improbables. Estos son: que el crecimiento de Alemania supere el 3% cuando menos por tres años; que la Unión Europea apruebe un fondo de rescate financiero suficiente como para rescatar a denominados PIIGS -Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y Spain o España-; que se cree un sistema mediante el cual la Unión Europea tenga control sobre la política económica de las economías débiles y que se firme un tratado al respecto; y que el gasto público de los gobiernos de las economías débiles se recorte en un 10% del producto interno bruto´. Douglas McWilliams.

Una unión de deudores de la Comunidad Europea con una tesorería común, un sólo sistema impositivo y una misma política presupuestaria, el tipo de asuntos que han sido materia de guerra civil y revoluciones durante la historia. Hacer eso es desmantelar los clásicos Estados nacionales de Europa dejándoles apenas el membrete.

La deuda pública de los 30 países más desarrollados del mundo alcanzó en 2010 el 100% de su Producto Interno Bruto. Estados Unidos, la Unión Europea, China y Japón, en su orden las cuatro primeras economías mundiales, utilizaron más de 20 billones de dólares de fondos públicos, o sea un tercio del Producto Interno Bruto mundial, para salvar de la quiebra al sistema financiero y a la banca privada, lo que derivó en esos gigantescos déficit que aquejan a los Estados centrales.

El impacto de la crisis financiera en la economía del Estado es al alto costo político y social que demandará a los Estados de las economías centrales el salvataje con dinero público de los grandes conglomerados bancarios y empresariales que hicieron estallar la burbuja del descalabro financiero a escala global. No hay monedas alternativas lo suficientemente fuertes para absorber tanta impresión de dólares por parte de la Reserva Federal, sobre todo con China vinculada y dependiente del dólar, y el euro experimentando problemas inherentes al haber provocado la crisis de la deuda soberana de Grecia, España, Irlanda, Portugal e Italia.

El endeudamiento de los países de la Unión Europea en la zona del euro al 2010 asciende en promedio a 120 % del Producto Interno Bruto; con casos como el de Alemania con 143 % del PIB o Francia con 188 % del PIB; por su parte Gran Bretaña, que es parte de la Unión Europea que no de la Unión Monetaria, mantenía una deuda soberana del 398 % de su Producto Interno Bruto.

A inicios de agosto de 2011, el director del Banco Central Europeo -BCE- Jean Claude Trichet, provocó el pánico entre los especuladores financieros cuando anunció que el BCE compraría sólo una parte de bonos de deuda soberana de Italia -el tercer mercado de bonos del mundo por 2,6 billones de dólares-, de modo que así los rendimientos de los bonos de deuda soberana europea seguieron aumentando, mientras la banca privada sufría pérdidas devastadoras de 4,4 billones de dólares en retiros de los mercados de acciones y valores. Lo que confirma que el programa de compra de bonos por el Banco Central Europeo fue en realidad otro rescate bancario mediante subsidios. Los intereses de la banca y de los dueños de bonos han prevalecido otra vez sobre el derecho de la gente.

La banca europea tiene 167.000 millones de euros en bonos italianos. La banca y compañías de seguros italianas poseen 245.000 millones de euros de deuda soberana. Las exposiciones extranjeras a la deuda pública italiana totalizan 806.000 millones de euros. Esta venta hizo subir los rendimientos de los bonos italianos pero a costa que el financiamiento de sus operaciones de gobierno sean más costosos. Los bancos europeos se han prestado inmensas cantidades de dinero unos a los otros en financiamiento a corto plazo.

El modelo prevalece, el Banco Central Europeo ha decidido expandir su balance a fin de mantener el precio de los artilugios financieros artificiosamente altos, ahorrando cualquier pérdida a los bancos por sus inversiones especulativas. Las reglas generales no se aplican para la banca. Si ganan, se guardan los beneficios. Si pierden, consiguen un rescate de los gobiernos. No es por coincidencia que los masivos rescates bancarios vayan acompañados de medidas sociales restrictivas que empujan la recesión económica.

Y así Europa ha llegado a una gobernanza en deudocracia, que es la concreción de tres pactos de todo un amplio programa de vigilancia presupuestaria, con la intención por parte de la Comisión y el Consejo Europeos, de imponerlos a través de los parlamentos nacionales: el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el Pacto de la Reforma Estructural y el Pacto del Euro. Se trata de la obligatoriedad que los gobiernos soberanos presenten ante estas instancias supranacionales controladas al margen de los Estados, sus planes y proyectos económicos para ser preaprobados y condicionados. Una seria amenaza al euro como moneda: o los 17 miembros sacrifican parte de su propia soberanía y forman una unión fiscal más fuerte, o abandonan por completo el proyecto del euro. El sistema bancario mundial tiene un total de 2 billones de dólares en exposición a las deudas griega, irlandesa, portuguesa, española e italiana, lo que puede liquidar a los principales entidades financieras que lo componen.

Ninguno de los problemas fundamentales que provocaron la crisis de 2008 han sido corregidos. El sistema financiero mundial sigue siendo un gigantesco laberinto de deuda, apalancamiento y riesgo.
¿Cómo hará el eje dominante de la civilización occidental hiper moderna para conservar la hegemonía mundial, si sus propias metrópolis empiezan a colapsar, además de la banca, las empresas y mismo el Estado Nacional consolidado en un modo de gobierno que sostiene la representación pública del control político y social?

El modelo funciona de la misma manera en todos los países, aunque los detalles varíen entre los organismos nacionales e internacionales, la burocracia y el cumplimiento de la ley. Lo llaman proceso de titulación, contrato societario, privatización o globalización, pero en términos simples ello significa que la gestión de los recursos está centralizada. Esto se hace mediante un sistema de  gestión basado en el privilegio y la coerción en lugar del rendimiento y el estado de derecho. De esa forma el capital privado de cualquier comunidad puede ser succionado a un ritmo casi infinito de rédito hacia los inversores y a una tasa de retorno muy negativa para los contribuyentes.

Con la privatización los dirigentes nacionales siempre reciben como soborno jugosas comisiones a través de cuentas secretas en bancos de paraísos fiscales, a cambio del recorte en unos cuantos miles de millones de dólares en los precios de ´venta´ de los bienes públicos. Con la liberalización del mercado de capitales se derogan a la par todas las leyes para la salida de dinero. Al inicio del ciclo se inyecta efectivo desde el extranjero para especular, y cuando la economía del país empieza a crecer, esa riqueza artificiosa se drena hacia fuera, haciendo que la economía nacional colapse al completo. Esto beneficia a las corporaciones extranjeras a fin adquirir los activos nacionales más estratégicos -empresas eléctricas, de agua potable, telefónicas o sistema de gas- a precios de remate.

La apertura indiscriminada de los mercados como consecuencia de la globalización ha utilizado a las patentes como edificadoras de mercados controlados en las ramas de actividades más dinámicas de la economía. Los países desarrollados, a través de sus corporaciones, utilizan como instrumento de creación de monopolios los llamados derechos exclusivos, para imponer enclaves industriales y comerciales, recolectar ganancias y remesarlas a sus casas matrices, siendo la propiedad intelectual, integrada a su vez por los derechos de autor y la propiedad industrial, la cual agrupa patentes, marcas, diseños industriales y modelos de utilidad, un sistema de secuestro de mercados, obtención de ganancias y fuga de capitales que opera sin barreras en todos los países del mundo, mediante el Acuerdo sobre los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio -ADPICs-.

Una estrategia de relaciones públicas que radica en correlacionar el incremento del número de patentes de propiedad intelectual con el aumento del Producto Interior Bruto nacional. Este sistema de patentes lleva a la extranjerización de la industria cuyo efecto por los acuerdos de propiedad industrial conduce a un aumento generalizado de los precios de fármacos y alimentos procesados, productos sensibles de alto retorno que se manufacturan con insumos importados y métodos de fabricación protegidos por derechos de patentes.

Los hombres que destruyeron sus empresas y forjaron la crisis salieron del desastre financiero con sus fortunas personales intactas. La directiva es la responsable si una compañía quiebra, porque contrata al gerente y toma las decisiones vitales para el emprendimiento, aunque en muchas ocasiones en los Estados Unidos sea al revés, porque es el gerente quien nombra a la junta directiva y al comité de compensación que deben determinar el pago a los ejecutivos. Un círculo cerrado de avaricia que les asegura suculentos dividendos. Los responsables de la crisis siguen a cargo e impunes en la cumbre del poder, y así no habrá reforma de política económica posible.

La economía de libre mercado para imponerse, sobre todo en los países en que encuentra oposición, no duda en crear una gran crisis que genere el caos como pretexto para instaurar su descomunal poder de chantaje. Los efectos de la privación sensorial, como es restringir cualquiera de los cinco sentidos de una persona para dejarla en una situación fácilmente manipulable, sirve de metáfora para exponer el método con que el capitalismo de línea dura forja a la fuerza una sociedad concreta.

Al 2011 la banca estadounidense es más grande, concentrada y poderosa que nunca. Los grandes bancos del sistema se hicieron con los bancos más pequeños. El modo actual del capitalismo liberal transmutado, o neoliberalismo, o fundamentalismo de mercado, se refuerza una vez más. El analfabetismo político ha monopolizado la cólera popular, suministrando una ventaja política a los responsables financieros de los niveles masivos de desigualdad, pobreza y otras penurias peores al establecer políticas hechas para desmantelar los pocos vestigios restantes del estado social de bienestar. De un modo más profundo casi han destruido las instituciones que posibilitan la producción de una cultura formativa en la cual los individuos aprendan a pensar de manera crítica, a imaginar otras maneras de ser y hacer, a conectar sus problemas personales con las preocupaciones públicas.
Tal concentración de riqueza corporativa les ha conferido un poder político avasallador y letal, al punto que los partidos demócrata y republicano ponen precios de subasta abierta a los puestos de representantes y senadores en el legislativo, y las decisiones se fundamentan en consignas aprobadas por los bloques de cabildeo de inversionistas y grupos de interés nacionales, de los que dependen los políticos a mejor postor para obtener recursos.

Los mercados financieros están extremadamente concentrados en unos pocos operadores que pueden controlar hasta 75% de los flujos financieros mundiales e influir y dirigir los mercados. Los grandes operadores son los llamados inversores institucionales, una docena de compañías incluyendo bancos, firmas de inversión y sociedades de valores: JP Morgan, Bank of America, Citibank, Goldman Sachs, HSBC, Deutsche Bank, UBS, Citycorp-Merrill Lynch, BNP-Paribas.

Un ambiente criminógeno tal que el fraude apoyado por el gobierno es el modelo de negocios de Wallstreet. Estos gigantes financieros con Goldman Sachs a la cabeza, representan hasta el 70% de todas las operaciones bursátiles, han utilizado el programa de negociación de alta frecuencia para manipular y distorsionar los mercados mediante el comercio de información privilegiada, lo que les permite tener un adelanto real de lo que se está comprando y vendiendo. En conjunto JP Morgan Chase, Bank of America, Goldman Sachs, Citigroup y Morgan Stanley poseen el 80% de los derivados de riesgo, y el 96% de la exposición a los derivados de crédito.

Este mecanismo de estas ventas cortas o ventas al descubierto es posible gracias a la plena liberalización de los movimientos de capital, con el que el traslado de dinero de un país a otro no cuesta nada ni tiene restricciones de ningún tipo, y además es la ausencia misma de una unidad de medida del dinero. Hasta 1971 el dólar tuvo una relación de paridad fija con el oro de 35 dólares por onza, estaba vinculado a un bien. Tras el final de ese sistema el valor de la moneda se determina de una manera puramente virtual y lo deciden los mercados financieros, o sea aquellos que tienen tanto dinero que pueden influir para determina el valor del dólar, el euro o el yen, y también el de los valores denominados en dichas monedas.

Para lucrar estos mercados deben centrarse en las áreas que generen ganancias de capital. En la década de los años noventa eran las empresas de nuevas tecnologías; en el año 2000 fueron los títulos inmobiliarios; entonces la entrada de China en la Organización Mundial de Comercio incrementó notablemente la liquidez en circulación; con la crisis del año 2008 y la consiguiente caída del mercado inmobiliario, fue la especulación sobre materias primas como el petróleo y los alimentos básicos; en 2011 la especulación se ha movido hacia la deuda pública, es decir hacia los sistemas de bienestar social.

Estas plusvalías crean valor y entonces los mercados financieros desempeñan el mismo papel que alguna vez tuvo el Estado. Hasta los sistemas de seguridad social se han privatizado y dependen de los mercados financieros, de tal manera que todos los países se ven obligados a tomar medidas para reducir la deuda a través del desmantelamiento del Estado de bienestar. Cuando aumenta el déficit de un país, éste debe vender los bonos ofreciendo intereses más altos, cuyo costo a pagar sólo incrementa el déficit y la única salida es disminuir el gasto que en la práctica significa afectar el bienestar social.

El 21 de Julio de 2011 se hizo público el resultado de la auditoría integral realizada por la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas -Government Accountability Office, GAO- en la Reserva Federal, la primera que se practica a dicha institución desde que fuera creada en 1913. Entre el 1º de Diciembre del 2007 y el 21 de Julio de 2010, la Reserva Federal otorgó préstamos secretos a grandes corporaciones y empresas del sector financiero por valor de 16 billones de dólares -16.000.000 de millones-, una cifra mayor que el Producto Interior Bruto de los Estados Unidos, que en el año 2010 fue de 14.1 billones de dólares, que la deuda interna que es de 14.5 billones de  dólares y más elevada que la suma de los presupuestos del gobierno federal durante los últimos cuatro años.

La auditoría reveló también que 650 millones de dólares fueron abonados a algunas de las instituciones financieras beneficiadas arbitrariamente para que administraran la ´asistencia´ a los bancos y corporaciones dispuesta como mecanismo de solución para la bancarrota. Unos 3 billones de dólares se destinaron a socorrer a grandes empresas y entidades financieras en Europa y Asia. El resto fue orientado al rescate de corporaciones estadounidenses, encabezadas por el Citigroup, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Deutsche Bank, Lehman Brothers, Wells Fargo & Co, Bear Sterns, BNP Paribas, Merrill Lynch, Barclays PLC, Bank of America, entre las más importantes. Una cifra equivalente al total de la deuda pública estadounidense que pone a los Estados Unidos al borde de la suspensión de pagos, fue desembolsada en rescates privados fraudulentos y secretos lesivos para interés común, con cuyo dinero un banco central ´independiente´ como la Reserva Federal financió toda la operación.

Según esta auditoría de la Oficina Gubernamental de Rendición de Cuentas -GAO-, cuyo jefe es el Contralor General de los Estados Unidos, la Reserva Federal emitió dispensas de conflicto de interés a favor de empleados y contratistas privados a fin de que pudieran mantener sus inversiones en las mismas corporaciones e instituciones financieras que recibían los préstamos de emergencia. Por ejemplo, el gerente de JP Morgan Chase cumplía funciones en el Directorio de la Reserva Federal de Nueva York, mientras su banco recibió más de 390.000 millones de dólares en ayuda financiera por parte de la Reserva Federal. Además, JP Morgan Chase actuaba como uno de los bancos de compensación para los programas de préstamos de emergencia del gobierno. La investigación también reveló que la Fed tercerizaba a contratistas privados como JP Morgan Chase, Goldman Sachs y Wells Fargo la mayoría de sus programas de préstamos de emergencia. Estas mismas firmas también recibieron billones de dólares de la Reserva Federal en préstamos concedidos a tasas de interés cercanas al cero.

Por su parte el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, a mediados del año 2011, recortó el presupuesto a la Comisión de Títulos y Bolsa, y de la Agencia de Protección al Consumidor, las principales barreras contra el fraude financiero.

El modelo es siempre el mismo. Se presenta una crisis artificial de proporciones trascendentales, y se ofrecen soluciones extremas a escala global que terminan por consolidar los intereses de los gestores del Nuevo Orden Global, una élite intelectual bajo control absoluto de la banca internacional. El sistema de Reserva Federal debe ser visto como lo que es, la agencia de una camarilla de banqueros determinados a conseguir el poder total sobre el planeta, con un sistema de justicia universal, una sola moneda acuñada por un único banco central, y una red de vigilancia mundial como garantes de una régimen neofeudalista a prueba de fallos.

Los estrategas financieros no dejarán pasar la oportunidad que les brinda esta múltiple crisis. La economía global enfrentará en 2013 la crisis por la deuda pública de Estados Unidos, la reestructuración de la deuda soberana de varios países de la Unión Europea, una desaceleración de la economía de China y el estancamiento de la economía de Japón. Este estado de crisis permanente le sirve muy bien al sector financiero dominante de la banca de Wall Street, Londres, Francia y Alemania, para consolidar su dominio sobre el sistema económico mundial mediante la privatización de empresas públicas, reformas fiscales regresivas, desregulación abierta de precios, condiciones laborales y términos del crédito.

La Reserva Federal es el único banco central que puede darse el lujo de fabricar dinero y lograr que los agentes económicos internacionales lo acepten. Es también una maniobra de facilitamiento cuantitatico, ´quantitative easing´, y consiste en bajar las tasas de interés sobre las obligaciones del Estado, algo que desde 2008 ha dejado de ser una política de carácter excepcional, y parece destinada a mantenerse y convertirse en un procedimiento normal. Los efectos que se buscan con esta política monetaria es la formación de burbujas especulativas y el alza desmesurada del valor de los activos, la afluencia de capitales hacia los países de fuerte crecimiento, como China o la India, y ataques especulativos, sobre todo contra la zona del euro.

La política estadounidense de monetarización de su deuda pública resulta así poco inflacionista porque gran parte de los capitales salen de Estados Unidos para colocarse en los mercados de los países emergentes, razón por la cual no alimenta la demanda interna en Estados Unidos. Tampoco provoca una fuerte caída del dólar porque las compras adicionales de activos –oro, materias primas y petróleo– que la medida provoca se efectúa con dólares estadounidenses, lo cual sostiene la cotización del dólar. Los especuladores estadounidenses hacen sus compras con su propia moneda, mientras que los ´inversionistas´ extranjeros, incitados a seguir el movimiento de alza inducido por esa política, están cambian sus monedas nacionales por dólares para comprar ´activos´.

En tal perspectiva la Unión Europea y sus Estados miembros han entregado a los mercados financieros la llave del financiamiento de los déficits públicos. Los países tienen que obtener préstamos a través de las instituciones financieras privadas, que a su vez obtienen fondos a bajo precio del Banco Central Europeo. Una política monetaria fuertemente expansionista de los Estados Unidos que busca comprar en el mercado secundario obligaciones soberanas a mediano y  largo plazos, entre 2 a 10 años, para que las nuevas emisiones que debe hacer la Reserva Federal encuentren quien las adquiera a una tasa de interés relativamente poco elevada, y soportable para las finanzas públicas estadounidenses. Es el principal instrumento de una práctica de tasas de interés mínimos, por debajo del nivel real de la inflación, que además permite a Estados Unidos, Europa y Japón, enfrentar sus descomunales déficits. Todo aumento del rendimiento de las obligaciones soberanas de deuda llevaría a estos Estados a la bancarrota. A mediano plazo esa práctica laxista tendrá un efecto inflacionário que reducirá el valor de dichas deudas públicas, y disminuirá en términos reales la carga que representan.

El 29 de marzo de 2009, el gobernador del Banco Central de China, Zhu Xiaochuan, cuestionó publicamente el predominio del dólar estadounidense como moneda de reserva. Luego de deplorar que el proyecto del economista John Maynard Keynes para la creación de una moneda internacional, el Bancor, no se concretara al término de la segunda guerra mundial, Zhu Xiaochuan propuso la utilización de los Derechos Especiales de Giro, en inglés Special Drawing Rights o SDR, del FMI para asumir ese papel de reserva monetaria. El 2 de abril de 2009, Estados Unidos acepta que se tripliquen los recursos del FMI así como la emisión, por parte del propio Fondo Monetario Internacional, de Derechos Especiales de Giro por valor de 250.000 millones de dólares. También aceptó en principio, la creación de un Consejo de Estabilidad Financiera al que estarían asociados los grandes países emergentes, Brasil, India, China, Rusia y Sudáfrica. Pero Rusia fue más allá, y propuso no conformarse con una moneda virtual y emitir realmente una moneda internacional consensuada.

El proyecto ruso fue sometido a los expertos de la División de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas, y fue analizado el 25 de abril de 2010 en una reunión conjunta del FMI y el Banco Mundial. El proyecto debía concretarse el 26 de julio de 2011 durante la cumbre en Francia de los países G-8, las mayores economías mundiales. El dólar hubiese entonces dejado de ser la moneda de referencia y reserva, lo cual significaba la inminente cesación de pagos del gobierno federal de Estados Unidos, que habría renunciado así al financiamiento de su super poderío militar a través de la deuda para dedicarse a su reestructuración interna.

Dominique Strauss-Kahn, director gerente del Fondo Monetario Internacional, montó una estructura secreta para crear la nueva moneda de reserva vinculada a los Derechos Especiales de Giro del FMI -DEG-, y parece ser que Libia tenía en ello un papel clave, ya que de forma experimental, el Banco Central libio iba a basar su moneda, el dinar, en los mencionados DEG. El asunto era particularmente importante ya que el fondo soberano de Libia es uno de los más ricos del mundo, incluso más que el de Rusia. Pero al entrar en guerra con Libia a inicios de febrero de 2011, Francia y el Reino Unido congelaron los fondos del Estado libio. Peor aún, Francia y Reino Unido han enviado especialistas del banco británico HSBC -Hong Kong Shangai Bank of Commerce- a Bengazhi para crear en esa ciudad un Banco Central libio de los rebeldes y tratar de apoderarse de los fondos soberanos de la nación.

Mientras tanto, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, y candidato del partido socialista a la presidencia de Francia, Dominique Strauss-Kahn, fue arrestado en Nueva York a mediados de mayo de 2011, acusado de haber violado a una empleada del hotel donde se alojaba, justamente cuando se disponía a viajar para una reunión con la canciller alemana Angela Merkel en Berlín, a fin de tratar asuntos inherentes a la nueva moneda internacional de referencia y reserva basada en los Derechos Especiales de Giro del FMI. El mundo asiste a una guerra financiera de proporciones nunca antes vistas, en momentos en que el dólar estadounidense ha dejado de ser la moneda predominante para convertirse en un artificio monetario agonizante.

Una expansión artificial del crédito y el auge económico correspondiente, son seguidos por una repentina retracción del crédito y una implosión de los mercados. Al centro de la crisis siempre está la `industria` bancaria y su ingente capacidad de crear dinero y derivados financieros de la nada. El colapso es previsible y científicamente planificado. Entonces para sostener a la banca el dinero público fluye a raudales hacia sus cofres.

Todos los países con vínculos financieros y económicos con Occidente pueden ser intimidados, castigados y desestabilizados por Estados Unidos. La soberanía nacional es incompatible con ser parte del sistema monetario del dólar norteamericano.

Los mercados financieros viven en una realidad casi esquizofrénica dominada por unas perspectivas tan de corto plazo que difícilmente sus demandas y comportamientos al respecto pueden calificarse de racionales. En sí mismo no son nada más que ámbitos en los que se producen interrelaciones entre agentes económicos de diversa naturaleza que ofertan y demandan, venden y compran determinados activos financieros. Ni esos agentes están presentes en un único mercado ni en sus carteras existe un único tipo de activo, sino que las interrelaciones son múltiples, incluso en muchos casos trascienden la esfera de los mercados financieros para llegar hasta la economía real, como cuando los fondos de inversión adquieren porcentajes significativos del capital de una empresa y acceden así a sus consejos de administración. Los mercados financieros no son más que la suma de comportamientos individuales de agentes muy heterogéneos que conforman una red cruzada de intereses que no necesariamente tienen por qué ser armónicos entre sí, más allá de una consecución automática de beneficios.

Esta crisis de civilización, económica, energética, medio ambiental, política, ética, tiene origen próximo en una crisis crónica de sobre producción con cuatro décadas de duración, controlada y amortiguada gracias a la expansión exponencial del sistema financiero, del consumismo desenfrenado de los países ricos, de la sobre explotación de los recursos naturales y de países periféricos, y de la hipertrofia del complejo militar industrial estadounidense. Dicha crisis fue la antesala de la super crisis ahora en curso. Aunque la crisis crónica de sobre producción aparece como detonante, el catalizador decisivo fue la ampliación de la economía de mercado abierto desregulado, en realidad un enorme sistema de burbujas especulativas instaladas por todo el planeta, especialmente en la grandes potencias económicas, un torrente especulativo equivalente a unas 12 veces el Producto Bruto Mundial al año 2009, una crisis que no tiene salida porque la globalización financiera llegó a su término y no hay más mercados que conquistar.

La crisis de múltiples burbujas se inicia con el estallido de la burbuja de la vivienda en el año 2008, tras la epidemia del fraude hipotecario. Los indicadores muestran que el próximo estallido es el de la burbuja de los bienes raíces comerciales y la burbuja del petróleo. Sin embargo, el principal evento que se aproxima es la burbuja de los `rescates` y la burbuja de la deuda mundial en general, que arrojará al sistema a una depresión de dimensiones nunca antes vistas en la historia, consecuencia de la emisión masiva de exóticos instrumentos crediticios sin cualquier valor real, del aumento de la deuda pública estadounidense, el extremo e irracional apetito mostrado por los inversionistas, y los desequilibrios arraigados hace mucho tiempo en el sistema monetario internacional.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, la Reserva Federal fue `obligada` a reducir los tipos de interés a mínimos a fin de evitar el colapso de una serie de importantes servicios e industrias. Esto posibilitó la acción de los bancos para ofrecer créditos inmobiliarios fáciles. Para el año 2004, había un frenesí de inversiones en bienes raíces para vivienda, con la expectativa de revalorizaciones sostenidas de esas propiedades. Así se fundamentó la creación de instrumentos financieros antes desconocidos, como el BISTRO -Broad Index Secured Trust Offering- desarrollado por los tanques pensantes -centros o institutos para la propaganda y/o difusión de ideas políticas- de la banca JP Morgan. A la velocidad de las transferencias electrónicas de fondos, BISTRO permitió inimaginables beneficios exponenciales mediante los llamados `swaps de incumplimiento crediticio` -CDS-, que JP Morgan dividió en paquetes para venderlos a corporaciones, grandes compañías de seguros y bancos de inversión de todo el mundo. El entonces presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, y el gerente de JP Morgan, Blythe Masters, fueron los cerebros del montaje financiero.

Nunca en la historia del capitalismo se acumuló una masa especulativa tal, no sólo en lo que se refiere a términos absolutos sino primordialmente cuando se la compara con el Producto Bruto Mundial. Los grandes conglomerados financieros han maniatado al poder político a través de su capacidad de controlar la economía, y no se trata apenas de quienes tienen el dinero para influir a la hora de tomar decisiones cruciales de poder, sino que además también controlan el margen de maniobra de los grupos electos, sean cuales fueren. Es que el capitalismo financiero es básicamente un sistema depredador parásito y eso establece una diferencia cualitativa respecto al pasado. En los años que siguieron a la primera guerra mundial, se aceleró el proceso de control financiero del capitalismo pero todavía las grandes estructuras industriales estaban animadas por una cultura productiva, y disponían aún de una importante autonomía. Actualmente los núcleos decisivos de la industria, el comercio y la agricultura forman parte del `negocio financiero` o para expresarlo rigurosamente, integran un sistema de negocios cuyo estilo operativo esta marcado por el parasitismo. Quebrados los bancos lo que sigue es la bancarrota de los gobiernos. Las finanzas se han convertido en el modo de guerra preferido del Siglo XXI, donde el índice mercantil Dow Jones[2] siempre gana.

Los fenómenos de sobreproducción son una característica inherente a los ciclos del capital, pero esta crisis múltiple es estructural y de condensación ampliada, lo que va generar un vasto proceso destructivo que bloqueará el desarrollo a largo plazo. La pérdida de dinamismo de la economía mundial durante los pasados cuarenta años, con tasas de crecimiento del Producto Bruto Mundial distorsionadas por la especulación, volcó crecientes excedentes de capital de las empresas productivas hacia los negocios financieros que permitieron preservar ganancias e impulsar el consumo masivo de las clases medias y altas de los países centrales.

El espejismo financiero y el gasto militar de los Estados Unidos y sus principales aliados, posibilitaron la reproducción sistémica del dinero. La llamada oposición entre el sector productivo y el financiero, en el nivel de las enormes operaciones transnacionales, es un invento de los medios de comunicación y de algunos políticos y tecnócratas mediáticos, que tratan de convencer a la opinión pública que además de los capitalistas especuladores están los capitalistas productivos a quienes debe apoyarse para superar la falencia del modelo. La desregulación financiera y la apertura de mercados han generado una interdependencia asimétrica entre países con desarrollos absolutos y relativos muy variables, debilitando al estado nacional mediante desajustes estructurales artificiosos e irreversibles. Es el fetichismo del dinero por el dinero como lógica de acción de gobierno.

En el despuntar de una depresión las instituciones financieras son extraordinariamente conservadoras, como lo son los negocios. Con los prestatarios y prestamistas alimentando la economía a base de acuerdos de alto riesgo, los asuntos fluyen ligeros; los préstamos se pagan casi siempre a tiempo y los negocios por lo general tienen éxito. Esto anima a prestatarios y prestamistas a arriesgar más con la razonable esperanza de conseguir mayores beneficios, lo que condiciona el rechazo natural a la posibilidad de fracasar. Se desarrolla pues una economía eufórica que crece con prestatarios emprendiendo riegos especulativos, cuyos ingresos cubren los intereses mas no el capital principal de la deuda; pero hay también los prestatarios de casino, aquellos que ni siquiera cubrirán los intereses y que sólo podrán pagar sus facturas pidiendo nuevos préstamos.

A medida que los miembros de esta última categoría crecen, la economía general se desplaza de un ambiente conservador rentable a un esquema más irresponsable dominado por agentes e intermediarios cuya supervivencia no depende solamente de planes empresariales sólidos, sino de créditos a libre disposición. Una vez que este tipo de distorsión cunde, cualquier desequilibrio visible hace que se vaya a pique el mercado en pánico, con un generalizado intento de los agentes económicos por deshacerse de las deudas. Los especuladores y los prestatarios de casino serán los primeros en caer, a medida que pierden el acceso al crédito que necesitan para sobrevivir. Incluso los agentes más estables pueden encontrarse en la situación de no ser capaces de afrontar las deudas sin vender sus activos. Esta venta forzada de activos hace entrar el valor de los mismos en una espiral descendente e inevitablemente el agrietado modelo de negocios se va abajo, con la crisis ya extendida a la economía real dependiente siempre del sistema financiero ahora en desplome.

La aspiración a un perpetuo crecimiento económico se basa en la hipótesis de que siempre habrá disponibles crecientes volúmenes de energía a bajo costo para alimentar la maquinaria destinada a la producción y a la distribución. Esa pretensión de crecimiento continuo se ha institucionalizado a través de los niveles de deuda y de sobre valoración constante. Fue así que, cuando los volúmenes de energía disponibles empezaron a estancarse o a disminuir, el castillo de naipes del mundo financiero se derrumbó.

El actual sistema de capital no puede funcionar en un planeta en que los recursos energéticos están disminuyendo. Por ahora la economía de mercado no es capaz de satisfacer las necesidades  primordiales de la humanidad sin incrementar exponencialmente su ritmo de consumo de combustibles fósiles. El planeta se encuentra más cerca de la extinción de las fuentes de petróleo y gas natural, de lo que las estimaciones oficiales admiten. Ello exige la creación de sistemas monetarios y de instituciones financieras basados en otra cosa que no sea la deuda, los intereses y la posesión de títulos valor. Pero además este modelo económico vigente ejerce presión sobre la extracción de recursos energéticos, que es por naturaleza inestable y lo empuja al punto de ruptura. El desarrollo basado en el consumo de hidrocarburos ha dejado de ser un camino hacia la riqueza y la seguridad, como lo fue hasta la década de los años setenta. En la actualidad se ha convertido en una trampa letal, ya que sólo crea dependencia hacia el uso de recursos cada vez menos disponibles y más costosos.

La manipulación de los precios del petróleo es el mecanismo del chantaje por escasez del recurso que la banca internacional viene utilizando desde la década de los años setenta. En acuerdo con los principales países petroleros que conforman la Organización de Países Exportadores de Petróleo -OPEP-, Arabia Saudita a la cabeza como mayor extractor de crudo del mundo, y por conveniencia mutua de intereses, bajan a niveles mínimos la cuota de extracción o suben las reservas disponibles de petróleo, para después acumular o colocar esos beneficios en cuentas controladas por la banca de inversión de Nueva York y Londres, o en su defecto prestar bajo condiciones de lesa soberanía a países en desarrollo y/o con déficit fiscales, donde como mínimo determinan su política económica.

El sistema alimentario depende en su conjunto de las energías fósiles y padece de una grave vulnerabilidad a varios niveles de gestión cuyo origen viene de una misma fuente: el petróleo. La inestabilidad del aprovisionamiento de combustibles para la maquinaria agrícola sería nefasta para los agricultores. Los agroquímicos, como abonos sintéticos y pesticidas, utilizados en agricultura serán cada vez más costosos porque en gran parte provienen de los hidrocarburos. Los elevados costos de la energía encarecerá el intercambio de productos alimenticios. La escasez de agua se agrava por causa de la irrigación artificial extendida, y casi siempre la escasez de agua es consecuencia del crecimiento demográfico urbano. La sequía reduce a su vez las posibilidades de rendimiento de los suelos sometidos al cultivo intensivo, aumentando con ello la vulnerabilidad genética de las semillas. Un crecimiento económico rápido solo acarrea la descomposición del habitad sin el beneficio de un mejor acceso a las mercancías y servicios.

Estamos transitando el comienzo del fin de un largo transcurso histórico que atravesó varias etapas, desde los primeros rudimentos de un protocapitalismo, que combinó innovaciones internas con saqueos coloniales, para culminar dos siglos después en un hiper desarrollo industrial financierizado. Al final de esta expansión la civilización occidental llegó a dominar el planeta acumulando al mismo tiempo los factores intrínsecos de su auto destrucción. Pero aunque la Historia suele deparar sorpresas, es indudable que en principio la economía mundial alcanzó su pico en materia de crecimiento sostenido, y está en los límites de una decadencia estructural de impredecible duración y desenlace. Por eso se crea artificialmente a base de reingeniería financiera reactiva, una crisis económica desde el núcleo mismo del sistema, para generando el problema extremo aplicar una solución asimétrica y todavía más concentradora.

Las proclamas acerca de la aplicación de controles a la especulación financiera no podrán concretarse más allá de algunas medidas simbólicas que no afectarán la magnitud del negocio, porque de ser así estarían destruyendo el núcleo motor del capitalismo global y su contabilidad creativa de balance perfecto. Y ante todo saben muy bien que esta crisis económica no es una crisis de liquidez o de crédito, sino de insolvencia, de sobre acumulación de deudas públicas y privadas. Pero no lo pueden reconocer públicamente ya que si lo hicieran, estarían asumiendo que esta turbo crisis no tiene una solución superadora al interior del sistema. Entonces lo único que queda es aplicar paliativos sucesivos, en realidad remedios parciales e insuficientes, a la espera de algún milagro. El sistema monetario internacional ha sido desestabilizado por los costos de una guerra incesante, que a noviembre de 2010 supera los 5.5 billones de dólares.

La retórica ficticia de libres mercados -supuestamente un mercado libre del poder monopolista, del fraude en los negocios, del abuso de la información política confidencial y de privilegios para los intereses creados- se ha convertido en nacionalización y socialización de las pérdidas, un engaño de coartadas permanentes para ayudar a que el sector financiero movilice sin fianza el poder gubernamental a fin de apoyar sus propios privilegios especiales. Después de haber debilitado la economía en general, los talentosos relacionadores públicos de Wallstreet desmatelan el lenguaje en sí mismo. Un mercado libre para que los depredadores exploten a sus víctimas sin regulación pública o policía económica, un vasto y contagioso fraude contable, el tipo de mercado del todos contra todos que tiene el aval de la Reserva Federal y de la Comisión del Mercado de Valores.

Wallstreet es el centro del capitalismo mundial. Las 500 mayores sociedades financieras multinacionales controlan el 55% de la producción global bruta, y además están fuera de la jurisdicción de cualquier estado nacional. Incluso ostentan más poder real que la inmensa mayoría de gobiernos. En la actualidad todas las decisiones claves se toman en función de los intereses de este conglomerado de mega corporaciones que han forjado un omnipresente imperio del capital.

Durante años nacionalización ha significado adquisición pública de monopolios u otros sectores para operarlos a favor del interés público, en lugar de abandonarlos en manos de intereses privados especiales. Pero cuando los neoliberales de pensamiento único utilizan la palabra nacionalización quieren decir un rescate, un regalo gubernamental a los grupos financieros. Las ambiguedades respecto a la nacionalización o socialización de bancos y otros sectores son una travestía de la teoría misma de la política económica. Según explican los políticos, los funcionarios de organismos internacionales y los banqueros, las crisis son en principio globales, así funciona el mercado mundial de la deuda, pero sólo hasta que se tiene que pagar; entonces el asunto se vuelve nacional y se habla de soberanía. Las monedas no tienen vida propia, expresan relaciones concretas en la economía y la sociedad, son en si mismo un fenómeno político.

El choque actual de la civilizaciones no es realmente con Oriente o con el Islam, es con su propio pasado, con la Ilustración y su transformación hacia la economía política clásica y las reformas de la era progresista orientadas a liberar a la sociedad de las ataduras del feudalismo europeo. Lo que se intenta es nada menos que destruir toda concepción intelectual y moral desarrolladas en ocho siglos de civilización occidental, desde la discusión del precio justo por los escolásticos del siglo XII hasta la teoría clásica del valor económico de los siglos XIX y XX. El ideario neoliberal de libres mercados es básicamente el de un desfalcador que desea un mundo lo suficientemente laxo para apoderarse sin limitaciones del dinero de los otros. Pero en esencia, un libre mercado es una creación política activa que requiere la vigilancia reguladora de gobiernos soberanos con esquemas de planificación avanzada.

Los actuales perpetradores ideológicos de los mercados libres, quieren potenciar la renta económica por obsequio de un precio con exceso de valor y una tranca en los costos manipulados.  Genealogía tan engañosa sólo podría ser lograda mediante la supresión directa del conocimiento de lo que fue la teoría original del libre mercado. Intentos de regular libres mercados y de limitar la fijación de precios y los privilegios de los monopolios son refutados como socialismo, incluso con burocracia al estilo soviético. El objetivo es impedir el análisis de lo que es realmente un libre mercado; un mercado libre de costos innecesarios; rentas de los monopolios, rentas de la propiedad y gastos financieros por crédito que los gobiernos pueden crear libremente.

En la actualidad tenemos un mundo dirigido por la banca internacional, donde se protege como clientes primordiales a los monopolios, a especuladores inmobiliarios y a fondos de riesgo cuya renta económica, maniobras financieras e inflación del precio de los activos se convirtieron en el flujo de intereses creados en la economía virtual. En lugar de que el capitalismo industrial aumente la formación de capital, vemos un capitalismo financiero mutante que arrasa con el capital y destruye la producción, en lugar del prometido mundo de ocio, se ha llegado a la esclavitud por deudas impagables, resultante de un régimen de manejos entre poseedores de información privilegiada y una oligarquía captadora. La actividad bancaria es más provechosa cuando no hay reglas.

El mundo de las finanzas se ha impuesto sobre la economía real, es política macro económica subordinada al sector financiero, la supremacía de la banca sobre el estado de derecho. Y la crisis estalló en el corazón del sistema económico mundial. Entre las causas están un conjunto de operaciones financieras de dudosa legalidad que crearon una bomba de tiempo y diseminaron sus efectos por el mundo a través de la bursatilización y la desregulación financiera, y que mantienen su dominio sobre la economía con medidas de austeridad fiscal y de política monetaria reactiva.

Los bancos de inversión emitieron títulos diseñados especialmente para que su precio sufriera un colapso y de manera simultánea emitían otros títulos que especulaban a la caída en los precios. Vender activos chatarra y apostar contra ellos en operaciones paralelas es un negocio perfecto. No se han prohibido las principales operaciones que están detrás de la gigantesca burbuja de precios en bienes raíces. Ni se han iniciado investigaciones por fraude contra la gerencia corporativa ni las autoridades económicas. Nunca llegaron a prohibirse las emisiones de la mayoría de los derivados más peligrosos. No se ha hecho nada para controlar y restringir los niveles de apalancamiento crediticio de los bancos y agentes no bancarios. Las agencias calificadoras siguen siendo propiedad de la banca internacional, con lo que se mantiene el doble juego y el conflicto de intereses se ha legalizado.

Entre 2002 e inicios de 2008, aproximadamente 1.4 billones de dólares en hipotecas subprime o tóxicas correspondían a prestatarios quebrados, porque los bancos concedieron hipotecas a personas con pocas o ninguna posibilidades de pagarlas. Sin embargo otros 14 billones de dólares en complejos productos financieros de deuda se crearon a partir de esas hipotecas, precisamente porque los fondos de inversión animaron a que se llevara a cabo tanto su reproducción como su dispersión. De este modo, cuando se llegó al máximo de desembolso público en 2009, el gobierno había puesto 17.5 billones de dólares para sostener la pirámide tipo Ponzi de Wallstreet, en lugar de esos iniciales 1.4 billones. Entonces ya no se podían valorar los paquetes de activos hipotecarios tóxicos en sus productos de inversión fuera de balance, y debido a ello los inversores, quienes creían que podían salir en cualquier momento, estaban atrapados, y descubrieron además que muchas de las hipotecas subprime eran fraudulentas, así que miles de millones de dólares se retiraron rápidamente de los mercados financieros, y la Reserva Federal tuvo que intervenir para evitar que el sistema colapsara.

Hubo pues una fuga a un ´sistema bancario paralelo’ que se creó para que las grandes instituciones financieras que disponían de mucha liquidez tuviesen algún sitio donde colocar su dinero a corto plazo y obtener la máxima rentabilidad, el único interrogante fue que tan rápido iba a retroalimentarse a medida que sus activos y sus obligaciones regresaran a los balances del sistema bancario convencional. En la víspera de la crisis financiera, el volumen de crédito intermediado por el sistema bancario paralelo era de 20 billones de dólares, casi el doble de los 11 billones que intermediaba el sistema bancario tradicional. En 2011 esas mismas cifras son de 16 billones y 13 billones respectivamente.

En realidad la actual crisis financiera comenzó en el mercado de recompra -Repo- en agosto de 2007 cuando el banco francés Paribas -PNB- decidió que ya no podía valorar más sus posesiones de activos respaldados por hipotecas -MBS-. Entonces se inició una corrida de 10 billones de dólares en el sistema bancario colateral que perdía rápidamente valor. Eso agotó el capital especulativo de la banca internacional y produjo la caída libre financiera.

Para poder elegirse Barack Obama recibió el apoyo mayoritario de la banca de Wallstreet, que esperaba que el favor les fuera devuelto. Cuando Barack Obama formó su equipo económico lo hizo con la gente que compartió una considerable responsabilidad por la crisis y que en gran parte pertenecía a dicha banca. Desarrollaron un programa paliativo que evitó un agravamiento de la situación, pero que restauró el sistema tal como estaba.

El sistema financiero estadounidense tiene al menos 3.000 cabilderos repartidos en varios grupos de presión o lobbys, lo que significa cinco por cada miembro del Congreso, y con notable influencia  política en Washington. Entre 1998 y 2008, el sector financiero gastó 5.000 millones de dólares en cabildeo y contribuciones políticas, y después de la crisis han incrementado esos gastos. Mucha gente desconoce la corrupta, perniciosa y sutil influencia que la banca ejerce sobre el estudio de la economía, la administración y las finanzas. La desregulación tuvo una tremendo apoyo intelectual y la profesión económica fue la fuente de aquella ilusión. Desde la década de los años ochenta, los economistas académicos han sido los grandes defensores de la desregulación, influyendo decisivamente en la creación de políticas económicas gubernamentales al respecto. Los  académicos que enseñan en las universidades ganan mucho como asesores, y no dependen de su salario como profesores. Muchos de ellos ganan millones asesorando al sector financiero a producir políticas públicas.

Los cincuenta estados estadounidenses enfrentan déficits presupuestarios por 125 mil millones de dólares para 2012. Los estados, condados, municipalidades y distritos escolares enfrentan pasivos previsionales no financiados de entre 700 mil millones y 3 billones de dólares. Esta quiebra previsional se debe en gran medida al tsunami económico con epicentro en Wallstrett, que esfumó el aporte de millones de futuros jubilados estadounidenses, ya que fueron invertidos en la bolsa de valores o en títulos públicos.

La falacia económica en acción es que el crédito bancario sea un verdadero factor de producción, una fuente fisiocrática de fertilidad sin la cual no puede haber crecimiento. La realidad es que el derecho de un monopolio para crear crédito bancario productor de usura otorga una transferencia de recursos de la sociedad a una oligarquía. Por tanto un factor de producción que no posee un auténtico costo de trabajo productivo, es un mero privilegio institucional.

Una política económica genuinamente productiva sería que los bancos prestaran para fines eficaces que contribuyan al crecimiento económico real, y no con la finalidad de aumentar los gastos generales e inflar los precios de los activos lo suficiente como para extraer cobros usureros a la sociedad. Cada día en los principales mercados financieros del mundo se realizan movimientos especulativos de capitales por valor de dos billones de dólares. El capital especulativo  parasitario es real y ficticio al mismo tiempo, e indica la relevancia de la contradicción entre la producción y la apropiación del excedente valor de acumulación del hiper capitalismo contemporáneo. En los paraísos fiscales se acumula más de un tercio del PIB mundial procedente de los movimientos especulativos, de la evasión, el fraude fiscal y del blanqueo de dinero.

En 2004 el comité de Basilea publicó un nuevo estándar internacional de adecuación de capitales, el Enfoque Avanzado de Evaluación Interna de Basilea -Advanced Internal Rating Based Approach- que permite que los bancos utilicen sus propias evaluaciones de riesgo para computar los requerimientos de capital en base al riesgo. La nueva regulación sólo exige que el regulador dé el visto bueno a los modelos de evaluación que utilice el banco. Pruebas irrefutables señalan que el Enfoque Avanzado reducirá los requerimientos de capital significativamente, a niveles muy inferiores a los actuales requisitos de capital, generalmente reconocidos como más bien bajos. Este `enfoque avanzado` es la causa de que se produjeran requerimientos de capital que son, además de muy bajos, demasiado subjetivos. El resultado es que no se reducirá, sino que aumentará el riesgo financiero. Una práctica cortoplacista autodestructiva.

La preocupación justificable es que antes de ser revertido, el aligeramiento de la política monetaria se convierta en un crecimiento anómalo de los agregados monetarios y creditícios, que lleven a una inflación que contribuya a generar otra burbuja de los precios de los activos, y que en realidad sólo sea un nuevo auge ficticio para que el siguiente ciclo termine en otra quiebra sistémica pero más dramática. Sería apenas una recuperación pasajera que empeore las cosas. Por tanto, un masivo desplome inflacionário es lo único seguro.

El crecimiento de la deuda pública significa que llegado el momento los bancos centrales de los gobiernos del primer mundo, sean renuentes a aumentar la tasas de interés para contener a una economía desbocada y por tanto la inflamación llegue a niveles inconcebibles. El factor de distorsión es el precio lastre de la divisa dólar, cuyo valor resulta inversamente proporcional al costo de las principales materias primas, tanto de reserva monetaria o como para riqueza de uso.

Los actuales disturbios en los mercados no tienen precedentes desde 1945. Con un significativo riesgo de recesión, exacerbado por el aumento de la inflación en la mayoría de países industrializados, crecen los temores que la economía mundial pueda haber llegado a un punto de inflexión, y que todo lo que han hecho los bancos centrales es postergar la hora decisiva. Demorando lo inevitable sólo se logra que el desenlace sea peor. Pero los gobiernos inyectaron ingentes sumas de dinero a la economía para salvar bancos y corporaciones multinacionales quebradas contra cualquier lógica racional de mercado.

Después de la gran depresión de 1929, los economistas keynesianos emergieron victoriosos al proponer que una nación debe encontrar su salida de las crisis gastando. Esta vez, resulta que se equivocaron. El mundo es ahora un sitio muy distinto. Créditos incontrolados, gasto fácil, deudas masivas que han llevado a la economía a la actual trampa financiera, para la que el gasto no es la salida. El mundo ha funcionado con una economía global basada en la deuda. Un sistema monetario controlado y operado por la banca internacional privada es insostenible. Esa es la verdadera burbuja, la burbuja de la deuda. Cuando reviente, y reventará, el mundo entrará en la mayor depresión económica de su historia. El dólar fue la divisa por excelencia de Estados Unidos y el sumo problema del resto del mundo. A partir de julio del año 2011, el dólar será abiertamente la principal amenaza para el mundo y el problema crucial de los Estados Unidos.

Fue una sumatoria de maniobras tendientes a perpetuar leyes desreguladoras las que permitieron a la banca internacional del siglo XXI enriquecerse notablemente en menos de una década mediante la innovación financiera especulativa, y de paso lograr la obediencia y la complicidad de la legitimación, publicitada como el logro de objetivos idénticos a los de la sociedad, al pasar de la responsabilidad de los negocios al negocio de la responsabilidad. Si bien considérese que la única responsabilidad de una empresa de negocios es incrementar el lucro, la banca y las corporaciones internacionales están planificando en términos de acción que van muy por delante de los conceptos políticos de la nación estado.

La banca, ya sea banca comercial o banca central, funciona mejor cuando es competitiva y responsable. Cuánto más esté la banca central separada del escrutinio público y de las reglas que impone el Estado de derecho, más peligrosa se convierte para la economía y la sociedad. Una burocracia gubernamental avanzada que no funcione a no ser que esté envuelta en el secreto y no sea responsable ante los representantes elegidos no tiene cabida en una sociedad libre. Los monopolios no sometidos a responsabilidad y protegidos legalmente son ineficientes. Sin supervisión, gestión, competencia y retroalimentación, tales organizaciones toman malas decisiones y tienden a estar influenciadas por intereses especiales. ¿Por qué los bancos centrales deberían ser diferentes? La Reserva Federal es culpable de la crisis, actúa por encima de la Constitución estadounidense, operando de manera muy poco transparente y de forma sospechosamente misteriosa.

El sector financiero necesita apropiarse del poder político para reemplazar la democracia aparente con tecnócratas cuyo papel será fingir que no hay involución alguna, sino un aumento de la ‘eficiencia’ y de la ‘creación de riqueza’ mediante la explotación económica intensiva, con el objetivo final de que todo el excedente se destine a pagar a los agentes financieros que han emergido como los nuevos planificadores centrales de la civilización occidental. Han llegado a la etapa plenamente capitalista del capital financiero, ya que no se requiere la coacción extra-económica para lograr los objetivos económicos.

Para estos estrategas el Estado nación ha cumplido ya la finalidad proteccionista para la que fue creado, siendo una rémora más que un útil o herramienta en la obtención de mayores ganancias empresariales, mientras tanto una serie de instituciones de tipo supra nacional como Naciones Unidas y el Banco Central Mundial constituido por el Banco Mundial, el Banco de Pagos Internacionales y el Fondo Monetario Internacional, velarán por asegurar un perfecto funcionamiento del sistema capitalista internacional, sin interferir en lo más mínimo en la iniciativa privada, por muy salvaje que ésta sea.

Si ya es difícil que un colectivo en dificultad cambie, es prácticamente imposible que lo haga cuando exhibe todos los signos externos del éxito; sin el acicate de una crisis o un periodo de gran tensión, la mayor parte de los sociedades, al igual que la mayor parte de las personas, es incapaz de cambiar hábitos y actitudes arraigadas. El hecho de tratarse de retos estructurales, los asocia irremediablemente con cambios lentos y prolongados en el tiempo, lo que refuerza la urgencia de iniciarlos cuanto antes. Tras la apariencia de un proceso de larga duración de cambios y reformas sistémicas que responden a unas supuestas demandas sociales, se esconde un golpe de Estado en toda regla por parte de los mercados financieros.





[1] Goldman Sachs vendió a Grecia canjes en los que pagaba al gobierno griego por futuras fuentes de ingresos por conceptos tales como tasas de aterrizaje en aeropuertos. Se trataba en realidad de un préstamo encubierto, pero el canje permitió al gobierno griego evitar que el dinero prestado pasara a los libros como débito, lo que habría elevado su déficit presupuestario por encima de los límites permitidos en la zona euro. También gestionó colocaciones de bonos griegos por importe de unos 15.000 millones de dólares, tras llevar a cabo una permuta de divisas que conseguía a Grecia ocultar la verdadera cuantía de su déficit público. Desde 2002 Goldman Sachs ganó 1.100 millones de dólares con la colocación en los mercados financieros de bonos de deuda griega.

[2] El Promedio Industrial Dow Jones es un indicador del valor de las acciones transadas en la Bolsa de Valores de Nueva York, New York Stock Exchange, o NYSE. Es el valor de mercado de las 30 mayores compañías de los Estados Unidos y el mundo. Se representa por una cifra que cambia continuamente. Por ser un índice balanceado, las alzas o bajas del índice Dow Jones reflejan por día el comportamiento general de todas las acciones que se negocian en la Bolsa de Valores de Nueva York.

229 comentarios:

  1. Si Washington está ahora conmocionado y va con el piloto automático es en parte porque, históricamente hablando, su momento como “única superpotencia” del globo o incluso “híper-potencia” apenas duró los tristemente célebres 15 minutos de fama de Andy Warhol, desde la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética al 11-S y la doctrina de George W Bush. El nuevo siglo estadounidense fue rápidamente estrangulado en tres etapas llenas de arrogancia 11-S (reacción); la invasión de Iraq (guerra preventiva); y la catástrofe de 2008 en Wall Street (capitalismo de casino).

    ResponderEliminar
  2. Sequía en el mercado de crédito y rencillas oficiales entre la zona euro y la zona libra/dólar porque la banca europea expuesta a la deuda griega ha recibido 108 mil millones de euros, tienen que encajar fondos propios al 9 por ciento, y Grecia "gana" una quita de hasta el 60 por ciento de su deuda soberana, según la nota oficial del Banco Central Europeo, a niveles sostenibles del 120 por ciento del PBI para el ano 2020, desde el actual 170 por ciento. O sea, esclavitud perpetua a plazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que en 1971 Estados Unidos desligara al dólar del respaldo en oro, el planeta opera bajo un sistema monetario llamado fiat; el dólar, la libra, el euro, son todas divisas fiat de los gobiernos. La palabra latina fiat significa ´que asi sea´. Es una ley que impone que las divisas que emiten los gobiernos sean dinero. De hecho, sin esa obligación forzosa el dólar carecería de valor.
      Únicamente los gobiernos tienen el poder de emitir dinero fiat, pero la banca lo puede crear de la nada a través de préstamos y luego cobrar intereses. La banca también crea dinero haciendo préstamos respaldados por activos. Desde que este sistema de dinero fiat se convirtió en norma general, el suministro de dinero ha crecido exponencialmente hasta niveles históricos.
      Evidentemente del dinero fiat se benefician aquellos que tienen el poder de emitirlo, gobiernos y bancos que sin la necesidad de hacer nada productivo, simplemente crean dinero y después las compañías o particulares que reciben primero este dinero lo pueden gastar antes de que los precios de lo que quieran comprar haya aumentado y refleje el nuevo dinero en circulación.
      Dicho de otra manera, obtienen servicios y productos más baratos, pero los precios aumentan pronto, y los propietarios de activos como bienes raíces o acciones verán crecer sus beneficios sin haber realizado ninguna mejora económica. Ello sin remedio conduce a burbujas especulativas.
      ¿Quien obtiene este dinero primero? De todas las maneras en la que es creado el dinero, ya sea a través de préstamos, del sistema de banca de reserva fraccionaria, de rescates financieros o de la impresión de dinero a la antigua usanza, la banca siempre se encuentra en la cima de la pirámide de la emisión de dinero.
      Les siguen las corporaciones que piden grandes cantidades prestadas para lucrativos contratos gubernamentales mayormente en el extranjero. Los socios de los bancos y las corporaciones que piden el préstamo primero con tasas de interés bajas, y los ejecutivos de los bancos son aquellos que rápidamente se quedan con su parte del pastel. Los beneficios les retribuyen en forma de bonos.
      ¿Pero que sucede con aquellos que están en la parte inferior de la pirámide? Aquellos que tienen sueldos o ingresos fijos, aquellos que viven en áreas remotas y los que tienen ahorros?
      Hasta el momento en el que el dinero de nueva creación llega a esta capa de la pirámide financiera, los precios de las cosas que quieran o necesiten comprar habrá aumentado y los ahorros comprarán cada vez una cantidad menor de bienes, pero los sueldos en la mayoría de los casos se mantienen estables, por lo que se deberá pedir prestamos para adquirir aquellas bienes que con anterioridad eran capaces de comprar lo que significa que tienen que dirigirse a los bancos.
      Por lo que en realidad este proceso de creación de dinero fiduciario distribuye la riqueza desde las base hasta la cima de la pirámide financiera y por eso la brecha entre ricos y pobres se vuelve cada vez mayor y mayor

      Eliminar
  3. En Bruselas, llamada la capital de Europa, están presentes más de 1.500 grupos de cabildeo o lobbies industriales, financieros y varios centenares de consultorías de “asuntos públicos”, además de las oficinas de las 500 grandes corporaciones transnacionales que disponen de un servicio propio de presión política, cuya misión consiste en asegurarse que la legislación que elabora y promueve la Unión Europea se establezca con arreglo a los intereses de dichos poderes corporativos.
    Con frecuencia los lobbies consiguen una auténtica apropiación del orden del día de la Unión Europea y la dirección real de los asuntos comunitarios, por medio de su influencia en algunas Direcciones Generales claves, como por ejemplo la de Mercado Interno, en la que grupos asesores “expertos” en materia de legislación financiera están dominados por los representantes de los principales centros financieros privados.
    Los grupos de cabildeo están agrupados en tres grandes segmentos de mayor actividad: el lobby financiero, el lobby del carbón y la energía, y el lobby agroalimentario y de la biotecnogía.
    La cifra de negocios generada por esta industria de la influencia politica se calcula que supera ampliamente los mil millones de euros anuales, lo que convierte a Bruselas en el segundo gran centro mundial del lobby corporativo, después de Washington D.C.
    Es evidente la conexión existente entre los grupos de presión y algunas de las personalidades de la Comisión Europea y el Parlamento, lo que hace posible que comisarios y parlamentarios utilicen la “puerta giratoria” que les permite pasar de la función pública a la empresa privada una vez finalizadas sus funciones.

    ResponderEliminar
  4. Ahora el ojo de los gobiernos y de los especuladores esta puesto en Italia, ahogada financieramente con una deuda pública colosal de 1,8 billones de euros. Alemania y Francia presionan para que Italia aplique un fuerte ajuste fiscal. Sin embargo, esas políticas suelen profundizar la incapacidad de pago, ya que son recesivas. “Todo depende de Italia. Si se cae, la recapitalización no va a servir para nada. Italia debe implementar reformas fundamentales, si no, el euro es historia”, señaló Lüder Gerken, director del Centro para Políticas Europeas, ubicado en Alemania.

    ResponderEliminar
  5. El 31 de octubre de 2011el primer ministro griego Yorgos Papandreu anuncia someter a referéndum el segundo “rescate” aprobado hace sólo unos días en la Cumbre europea del 27-28 de octubre, lo que ha provocado reacciones de “indignación”, “irritación”, “consternación” y otros términos similares en diferentes miembros de ese consejo de administración de la banca europea llamado Comisión o Consejo de la Union Europea. Ha producido en pocas horas una caída en picado de las bolsas y otra vuelta de tuerca en una crisis cuya única característica clara es que no tiene fin. Es sin duda el acontecimiento político más transcendente desde que empezó la política de “rescates”, porque es la primera vez que existe un riesgo real que la ciudadanía de un país de la Union Europea desobedezca y revoque una orden de los “mercados”. Los líderes del euro amenazan a Grecia con la quiebra por el referéndum.
    No hay que darle ningún mérito a Papandreu, un político “socialista” servil y cobarde, responsable de la situación catastrófica en que se encuentra su país. Ha convocado el referéndum porque no puede gobernar frente al rechazo activo de la mayoría de la población griega. Y ha convocado el referéndum para ganarlo. Es un desafío al movimiento de resistencia griego que desde hace cerca de dos años está sin tirar la toalla pese a todos los golpes durísimos recibidos. Un duelo a muerte, en sentido político: si ganara el sí, sería un golpe terrible para el movimiento. Y puede ganar. Por eso ha empezado ya la riada de amenazas anunciando el apocalipsis si gana el no. Pero “¿Quién gobernará el no?”
    Las instituciones políticas griegas en su conjunto han sido el enemigo del movimiento. Ha sido la calle la que ha protagonizado la resistencia a los golpes sucesivos del poder. Pero ahora, la calle va a tener que lucha en un terreno institucional como es un referéndum decisorio, un instrumento muy manipulable en manos del que formula la pregunta, especialmente cuando no tiene enfrente a un candidato alternativo al poder. Es un desafío desmesurado lograrlo en unas pocas semanas en Grecia.
    Sin duda, si gana el no, habrá una crisis muy grave en Grecia, aunque esa sea la mejor opción actual para el pueblo griego.
    El sistema, o sea esa articulación de poderes económicos, políticos y mediáticos que gobierna el mundo, tiene pánico a un posible contagio europeo del referéndum griego. Los líderes europeos quienes tienen hace la conciencia vendida le temen a todo referendum, tienen terror al pueblo soberano, pues saben que le han quitado la tal soberanía para su propio beneficio y de sus financistas, bancos, paraísos fiscales, bolsas de valores, fundaciones, especuladores, que defenderán "su" sistema por todos los medios posibles.

    ResponderEliminar
  6. La debacle de Grecia, cuya economía constituye apenas 0,5 por ciento del PIB mundial, pone en jaque a uno de los conglomerados económicos más poderosos del mundo como la Unión Europea, e ilustra las condiciones asimétricas y distorsionadas que imperan en la dinámica económica actual impuesta por la escuela de Chicago, la cual privilegia los intereses financieros y especulativos.

    ResponderEliminar
  7. Antes de las cinco de la tarde hora de Atenas, el primer ministro griego, Giorgios Papandreu, tras intensa presión de los presidentes de gobierno de Estados Unidos, Francia y Alemania, en los bastidores de la cumbre de los países G-20, habría decidido dar un paso atrás y dejar de lado el tan cacareado referéndum. 

    ResponderEliminar
  8. «El Gobierno anuncia de forma oficial que no avanzará hacia un referéndum». No ha tardado mucho el gobierno griego en recular en su propuesta de organizar un reférendum para consultar a la ciudadanía sobre el nuevo plan de rescate suscrito en Bruselas la pasada semana. Según el primer ministro Papandreu, el objetivo final era forzar a la oposición a dar su visto bueno en el Parlamento, porque consultar a la población sobre el segundo plan de rescate «nunca fue un fin en sí mismo».
    El objetivo confeso de su bluff era conseguir que el principal partido de la oposición, la conservadora Nueva Democracia, sume sus votos a los del Pasok para sacar adelante en la Cámara el proyecto aprobado en Bruselas la semana pasada.
    Serían necesarios tres quintos del total de asambleístas, cuando el Pasok sólo cuenta con poco más de la mitad, y eso siempre y cuando no haya más deserciones. No hay ninguna razón para que haya un referéndum si existe consenso entre los dos principales partidos.
     Papandreu asumió que «rechazar el paquete de rescate es algo que significaría para nuestros socios el principio de nuestra salida de la eurozona» y explicó que tras buscar «de forma repetida e infructuosa un amplio consenso» interno, apostó por proponer un referéndum como herramienta para «forjar alianzas».

    ResponderEliminar
  9. "Teníamos tres alternativas: la primera era catastrófica, convocar elecciones; la segunda era el referéndum, y la tercera solución era lograr un consenso más amplio para sacar adelante el plan de salvamento". Giorgios Papandreu.
    Al final, parece que se hará realidad la tercera solución: un gobierno de unidad nacional probablemente liderado por el expresidente del Banco Central Europeo Lucas Papademos, miembro de la Comisión Trilateral desde 1998.

    ResponderEliminar
  10. En Italia se esta reproduciendo la misma secuencia vista en Grecia. En caso que el gobierno nacional no interprete a rajatabla lo que ordena la troika -FMI, Banco Central Europeo, Union Europeo- el gobierno entra en crisis y se nombra un gobierno de emergencia nacional, frente del cual podría figurar un antiguo cargo del Banco Central Europeo o de la Comisión Europea, a ser posible miembro de la Comisión Trilateral o el grupo Bilderberg. En España, que en teoría debía seguir a Portugal e Irlanda en la secuencia del rescate, no ha habido necesidad de ningún gobierno de unidad nacional porque gobierno y oposición -eso que llaman el PPSOE- tardaron tan solo una semana, en pleno agosto, en ejecutar la “regla de oro” del equilibrio presupuestario que habían dictado Alemania y Francia, pese a que ello suponía reformar nada menos que la Constitución.
    Además no importa que haya elecciones; no tienen ningún efecto en las políticas, porque es obvio que los bancos tienen el control. Da igual que gobiernen los conservadores, los socialdemócratas o la izquierda verde, la política es siempre la misma: salvar a los bancos y que el pueblo lo pague.
    Los nombramientos de altos cargos europeos dicen mucho de cómo y por qué se elige a los representantes europeos con mayor responsabilidad. Herman Van Rompuy, también miembro del Club Bilderberg y de la Comisión Trilateral, fue nombrado presidente del Consejo de Europa tras una cena secreta. El Observatorio Corporate Europe alerta ahora qué conlleva el nombramiento del nuevo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, sucesor  de Jean Paul Trichet, cuyo currículum también habla solo: vicepresidente de Goldman Sachs International, era socio de Goldman Sachs cuando los gigantes estadounidenses “ayudaban” al gobierno griego entonces de derecha a ocultar sus deudas, miembro del Grupo Bilderberg, miembro de una élite bancaria internacional conocida como el Grupo de los Treinta. Según Corporate Europe, el Grupo de los Treinta, que se define como una “organización del sector privado que ha tenido influencia considerable en el resultado de algunos de los debates sobre regulaciones de las últimas dos décadas”, contribuyó a la crisis de 2008 apoyando al grupo de cabildeo IIF, que promovía el sistema de gestión de riesgo llamado Value at Risk.

    ResponderEliminar
  11. Finalmente Papandreu es forzado a renunciar. Ahora Grecia tiene un gobierno de transición y elecciones marcadas para el 19 de febrero de 2012.

    El comportamiento de Alemania y Francia hacia Grecia, en el contenido y en la forma, ha sido propia de un poder imperial frente a la rebeldía de una colonia. Ese “imperialismo interior” hacia los países europeos de la periferia es innegable. Lleva razón la Comisión de Auditoría de la Deuda Pública de Grecia cuando la llama “nueva ocupación”, por referencia a la ocupación del país por las potencias del Eje durante la segunda guerra mundial. Antes eran ejércitos, ahora son financistas, guerra real no metafórica, y las únicas opciones son rendirse o resistir.

    Y no sólo es un problema griego. Italia ha quedado sometida a un virreinato del Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, que vigilarán e impondrán su política económica, y obviamente su política general en todo lo que estimen necesario, algo que forma parte de la farsa cada vez más cínica que acompaña los famosos “rescates”.
    Ademas es muy significativo el pánico que han mostrado estos días las élites europeas respecto a un recurso político de tan pobre calidad democrática y tan manipulable como un referéndum organizado desde el poder. Ni siquiera admitían que los gobernantes griegos eligieran la pregunta y pudieran referirla al brutal “tercer ajuste”. La orden fue: si había referéndum, sólo se admitía una pregunta previamente manipulada: “salir o no de la zona euro”, que bajo un eufemismo de alta política ocultaba el mensaje de que Grecia sólo puede “seguir en la zona euro”, sometiéndose al "tercer rescate". Para apretar más las tuercas, no recibiría ni un céntimo hasta que quedara garantizado el sometimiento.

    ResponderEliminar
  12. Esta crisis anunciada sido una gran estafa. Estafa de los bancos que inundaron el mundo de hipotecas sin garantías y de trampas financieras. Estafa de los organismos internacionales y la mayoría de los bancos centrales y gobiernos que han creado las condiciones para que los bancos se forren. Estafa de analistas y académicos que proclamaron las virtudes del libre mercado y de la desregulación de las finanzas. Estafa de los líderes políticos que primero dijeron no haberse enterado de nada, y que luego, ante la gravedad de lo que sucedía, afirmaron que iban a cambiar las cosas, y, finalmente, actuaron con el principio que para salvar la economía había que salvar primero a los bancos que la llevaron al desastre. Estafa de los poderosos del planeta que provocaron este problema gigantesco sin asumir ni pagar sus responsabilidades y que, como siempre, han hecho que los ciudadanos comunes sean quienes sufran y paguen sus criminales destrozos, porque la justicia está al servicio de los poderosos y en general garantiza su impunidad.
    Los banca publica desapareció hace años en aplicación de políticas neoliberales de privatización. A los gobiernos no les quedó más remedio que emitir deuda. El Banco Central Europeo inyectó dinero a los bancos para salvar sus agujeros sin fondo, al 1% de interés. Pero luego los bancos han exigido a los gobiernos rendimientos del 4 y el 5% para la compra de deuda. Se ha aprovechado de la situación para lograr rentabilizar al máximo sus capitales. La plena libertad de movimientos del capital arruina economías de países enteros, produce crisis locales y globales, no ayuda a la producción de bienes y servicios y sólo produce beneficios a los propietarios del capital, que detentan el privilegio monopolista que retro alimenta la deuda, la actividad especulativa y significa para la banca ingentes beneficios y un poder con el que chantajea al Estado. 

    ResponderEliminar
  13. En Grecia hay prisa. La segunda jornada de negociaciones entre el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, y el líder opositor, Antonis Samaras, para establecer el nuevo Gobierno, tuvo el mismo ritmo frenético del lunes 8 de noviembre de 2011, pero tampoco dio resultados. El nombre de Lukas Papadimos, ex vicepresidente del Banco Central Europeo y miembro de la Comisión Trilateral desde 1998, seguía como favorito del antidemocrático golpe de estado financiero perpetrado por la Troika o caballo de Troya: FMI, BCE y Comision Europea; para ocupar -y garantizar fiel cumplimiento de la condiciones de pago de la deuda soberana griega- y el cargo de próximo primer ministro heleno. Papadimos ha puesto como condiciones la extens �n del periodo de vida del nuevo Gobierno más allá del 19 de febrero de 2012, así como la ampliación de sus responsabilidades.
    En la nueva sesión del Consejo de Ministros celebrada ayer al mediodía, Papandreu solicitó a los miembros del actual Gabinete que preparasen sus dimisiones, para que hoy, 9 de noviembre de 2011, junto con el anuncio del nuevo primer ministro, se hiciese pública también la composición del futuro Ejecutivo. Cuando se consiga el acuerdo final, le toca al presidente de la República helena, Carolos Papulias, convocar una reunión con los presidentes de los partidos, en la cual Papandreu presentará oficialmente la dimisión del actual Ejecutivo. A continuación, el nuevo primer ministro iniciará el procedimiento para formar Gobierno y buscará el voto de confianza del Parlamento. Tras la sesión del Consejo de Ministros, Papandreu se encontró con Panayotis Rumeliotis, representante de Grecia en el FMI y otro de los aspirante a primer ministro. Aunque recién llegado de Nueva York, Rumeliotis fue al Parlamento y discutió las posibilidades de su "candidatura".

    ResponderEliminar
  14. Lukas Papademos ya es primer ministro griego. A las tres de la tarde, hora punta de los noticieros europeos, se transmitia en directo la ceremonia religiosa de su posesión o mejor dicho, del golpe de estado consumado por la Finanza Internacional al estado griego. El nuevo jefe del ejecutivo heleno, impuso condiciones drásticas para aceptar el cargo: que el plazo para las elecciones del 19 de febrero sea flexible, lo que equivale a decir que podrían retrasarse, y que los partidos se comprometan a aceptar el rescate europeo. Esta última condición fue dictada expresamente por Bruselas, en especial por la pareja compuesta por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana Angela Merkel, el críptico engendro Merkozy. Ambos despiertan en Grecia un resentimiento militante. Nadie olvida en Atenas que Merkel trató de “vagos” a los griegos y que Sarkozy y la canciller alemana forzaron al ex primer ministro Giorgos Papandreu a renunciar al referéndum que pensaba convocar para consultar con la población las condiciones del plan de rescate europeo. Para la población, Merkel y Sarkozy son quienes humillaron al país y pusieron de rodillas a Papandreu durante la cumbre del G-20 que se celebró recientemente en la glamorosa Cannes, la Costa Azul francesa.
    Merkel será la primera ministra de Grecia, Sarkozy el ministro de Economía, el FMI la policía financiera, el Banco Central Europeo el contador que verifica las cuentas y Papademos el empleado obediente. Los griegos comparten con el recién nombrado primer ministro una cualidad común: saben mucho de economía. Estos meses de crisis los han hecho expertos en cuestiones económicas.
    Papademos era hasta hace poco profesor de Economía en Harvard, y ahora el rostro que apacigua a los buitres del sistema financiero. Con varios grados, doctorados y maestrías en centros universitarios estadounidenses, resulto ser un experto en contabilidad creativa. En 1985, Papademos, que enseñaba en la Columbia University de Nueva York, regresó a Grecia para ocupar el puesto de jefe de economistas en el Banco Central griego. En 1994 se convirtió en el gobernador del banco y en ese puesto firmó el certificado de defunción de la moneda nacional, el dracma, reemplazado por el euro, con el ingreso de Grecia en la unión monetaria europea en 2001 y la introducción del euro en 2002. Con posteriroidad se supo que durante esos años estuvo falseando las cuentas y balances que entregaba a Bruselas, lo que sin embargo no tuvo ninguna repercusión para Papademos. Y ahora gestionara la bancarrota estatal controlada de su país en el intento de no desbancar el euro.
    La moneda única europea es irreal y no sólo en Grecia. En un país endeudado en el 170 por ciento de su PIB, resulta imposible saber de dónde saldrá el dinero para pagar tanta ficción.

    ResponderEliminar
  15. Golpe de estado de la Finanza Internacional en Italia. Cae Silvio Berlusconi, el magnate de populismo mediático, y asume Mario Monti, inminente primer ministro italiano a dedo, quien fue comisario de Mercado Interior y de la Competencia en la Comisión Europea, y como no, es asesor de Goldman Sachs desde el año 2005, es decir, incluyendo el período de quiebra y rescate de este banco de inversión. Un servidor de los sacrosantos mercados dispuesto a aplicar con toda la brutalidad necesaria el plan de "ajuste" y "rescate" para garantizar el pago de una deuda soberana italiana de dos billones de euros, y que constituyen un perfecto ejemplo de la estrategia capitalista actual. Se trata de una auténtica diacronía histórica de dinámica enloquecida y doble intencionada de lucro y caos productivo para la Elite.

    ResponderEliminar
  16. Italia tiene un superávit primario y una deuda pública y privada combinada de un 250% de su PIB, mucho más baja que la de Francia, el Reino Unido, Estados unidos y Japón. No es ninguna sorpresa que el candidato preferido para suceder al primer ministro Silvio Berlusconi sea Mario Monti, máximo director de la Comisión Europea, presidente europeo de la Comisión Trilateral y miembro del Grupo Bilderberg.

    ResponderEliminar
  17. La deuda de los países europeos es el resultado de la política alemana en Europa, y está preparando el terreno porque tiene un excedente de exportaciones mucho mayor que sus importaciones. En los últimos diez años este excedente alemán alcanzó un trillón de euros, que acarrean una contrapartida del otro lado: hace que la deuda crezca en los países importadores. El 50 o 60 por ciento de la deuda creada por esta política alemana aparece en las cuentas de los demás países de Europa. El núcleo de esta política es el dumping de los salarios que en los últimos diez años llega al 5 por ciento, y ello sin tener en cuenta la inflación. Ningún otro país de Europa conoce una situación semejante derivada del dumping salarial. Esta política de dumping equivale a poner una ametralladora en las manos de los capitalistas alemanes. Es un arma muy destructora. En el siglo pasado, Europa estaba arrasada por tanques nazis. Ahora está arrasada por la política de Angela Merkel.
    Dentro de un futuro inmediato habrá una explosión en la Eurozona. Los socialdemócratas alemanes, junto al Partido Verde, fueron el poder político que generó las medidas que conducen al fin del euro porque iniciaron el dumping salarial. Esa política es la responsable de lo que ocurre hoy. Durante muchos años fue necesario que en Europa central hubiese guerras y muerte. Después de 1945 y por primera vez en la historia hubo 70 años de paz, lo que es totalmente anormal. La paz en Europa es una anomalía. En la historia Europa nunca antes tuvo 70 años de paz seguidos.

    ResponderEliminar
  18. Grecia es un país intervenido por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, la Unión Europea y también por dos responsables políticos que se han mostrado muy agresivos con la Europa común: la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolas Sarkozy, ese híbrido polimerizado que ya se conoce como Merkozy, de quienes se escucha que las elecciones son peligrosas, que solo sirven estados más autoritarios, aterrorizadores y salvajes, con paquetes de austeridad que condenan al desempleo y a una existencia que se parece mucho a la Europa del siglo XIX: 14 horas de trabajo diario con salarios de hambre. Una mutación ideológica, pragmática y política de la socialdemocracia europea. Hay que saber que el ex primer ministro Giorgos Papandreu sigue siendo el presidente de la Internacional Socialista. La socialdemocracia europea se ha pasado al camino neoliberal del shock con privatizaciones, baja de los salarios, retrocesos en las políticas públicas, sociales y de salud pública.

    ResponderEliminar
  19. La precipitación de esta crisis representa el consenso del mercado financiero que los gobiernos "técnicos" no son una solución a la crisis política. Los acreedores financieros exigen que el Banco Central Europeo acepte explícitamente convertirse en el prestamista de último instancia. La política de austeridad aplicada en Grecia, Italia, Portugal y España y la falta de ese prestamista de última instancia aseguran la salida de varios países de la zona euro.
    La Union Europea es un fondo voluntario de soberanías nacionales, pero las exigencias planteadas a Italia y Grecia son el dictado de otras naciones soberanas. Un gobierno de unidad nacional dirigido por un tecnócrata en lugar de una administración a cargo de políticos electos no cambia cualitativamente el hecho que son extranjeros quienes están demandando las reformas, y la legitimidad política de los tecnócratas del país sometido al tutelaje.
    El interés exigido para los bonos de deuda soberana de los llamados PIIGS -Portugal, Irlanda, Italia, Grecia, España- ya alcanza el 7 por ciento, una tasa de interés que definitivamente asegura, incluso con una respetable tasa de crecimiento económico, la bancarrota de las finanzas públicas. De esta manera el mercado financiero global está dejando en claro que las condiciones impuestas en Grecia e Italia por la Troika de la CE-BCE-FMI (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), es decir Papademos y Monti, no son garantía suficiente para los acreedores, y que no les basta con la extirpación de la democracia parlamentaria.
    Son los vicios sin principios de un sistema capitalista que ha quedado en manos de una coalición liberal de financieros y economistas, estos últimos encargados de justificar a los primeros cuando para "crear valor" destinado a los accionistas se dedican a despedazar o corromper el planeta en una dimensión demencial por medio de la codicia financiera y el dogma económico, proveyendo la racionalidad y las justificaciones para la codicia.
    ¿Qué mejor ilustración que la designación por la troika de dos economistas y banqueros que sirvieron al banco de inversiones Goldman Sachs para gobernar Grecia e Italia? ¿Qué es la llegada de Lukas Papademos y de Mario Monti sino la capitulación de la democracia liberal ante la aun insatisfecha Banca Internacional?

    ResponderEliminar
  20. Los flamantes presidentes de gobierno, Mario Monti en Italia y Lukas Papademos en Grecia, no fueron elegidos, son tecnócratas supuestamente no vinculados con ningún partido y que tienen la independencia de tomar medidas necesarias para su país. Pero si se analiza a fondo estos personajes tienen largas carreras vinculados con los sectores financieros, una caracterización de tecnócrata que disfraza el hecho de que son profundamente políticos actuando toda su carrera a favor de los multimillonarios que dirigen los sectores financieros. Un avance más sobre la concentración de poderes políticos y económicos en manos de personas que son instrumentos de los sectores financieros y significa gobiernos no elegidos que buscan defender los intereses de grupos económicos, un tipo de democracia oligárquica donde el primer ministro o presidente actúa por su cuenta, por decreto, con el que la banca interviene y particularmente los grandes capitales que dominan el mercado de Bonos y utilizan su influencia en el mercado de deuda para presionar por una resolución definitiva en el sentido de programas de austeridad y privatizaciones.
    Los nuevos dirigentes políticos son pues simples instrumentos de un poder establecido. No están mediando entre varios sectores sociales; solamente es el poder absoluto del capital financiero, instrumento de la Banca de Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos. Lo que caracteriza a los nuevos gobiernos, es que han sido elegidos a dedo por la Banca. Nunca se presentaron en cualquier elección para ser los nuevos dirigentes. Son líderes autoritarios. ¿Y qué van a hacer? Una nueva política con la que los banqueros van a imponer primero recortes en los salarios de los empleados públicos; despidos de cientos de miles de trabajadores públicos; recortes en los fondos de pensión. Las metas sobre el presupuesto están dadas desde el ángulo de los banqueros, sin tener que presentarse en ninguna elección. Es puro y duro reemplazo de los gobiernos democráticos, corruptos y decadentes a un gobierno autoritario despótico. Monti y Papademos son déspotas, están mandando simplemente por los intereses del gran capital financiero, su programa y decisiones, todo derivado de lo que exige la Banca. No van a tomar en cuenta ningún interés popular en ningún lado y en ningún momento. Ese es el sentido que tienen estos nuevos gobiernos. Tienen la fuerza para imponer las decisiones macro y micro económicas sobre las poblaciones. Recambio que es una manera de fortalecer las decisiones hechas en el exterior. Grecia ahora, científicamente, es un país colonizado. Todas las grandes decisiones sobre deuda, presupuesto, inversión, recortes, salarios y todas las demás políticas, están hechas desde afuera como ocurría en cualquier país durante el período colonial en África, América Latina o Asia. Colonizado por los banqueros que utilizan como intermediarios a los llamados tecnócratas. ¿Y qué pasa con las instituciones representativas? Se quedan, pero dentro de los parámetros fijados por los poderes coloniales. En este sentido se puede decir que esta forma de gobernar no es en nada diferente de una dictadura, a pesar de que toda la fachada parlamentaria, de elecciones y partidos siga. La nueva cara del autoritarismo está centrada en quién toma las decisiones fundamentales para decidir el futuro del país porque no es que van a afectar a corto plazo; las proyecciones de recortes y las medidas que deben implementar, van afectar a toda la próxima generación. Y ese es el sentido que tienen estos cambios.

    ResponderEliminar
  21. Silvio Berlusconi dice textualmente que Mario Monti es producto de un golpe de Estado, para imponer una figura que representa a la Banca Internacional a través de la troika: Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo. Ellos fijan el marco, las exigencias y la agenda que debe implementar Mario Monti, que ahora tiene que enfrentar no tanto al Parlamento, porque está sometido al acuerdo que fija la troika. Pero más allá de eso el problema son las grandes masas italianas que no están dispuestas a ser sacrificadas en el nombre de una pseudo unidad nacional. En Italia la lucha va a continuar afuera del Parlamento. Se pueden unificar los socialdemócratas con los derechistas atrás de Monti, pero afuera, millones de empleados públicos son otra cosa.  En tanto Mario Monti exige que todos los partidos no respondan a ninguna presión popular, que se sometan al acuerdo. Y dice que si los partidos no prestan apoyo absoluto al mandato de la Banca, él va a renunciar. Entonces están amenazando con otra crisis económica. Italia es clave para toda Europa, es la tercera economía más grande de la eurozona, un país que tiene un papel muy importante económicamente. Si los banqueros no alcanzan a imponer las medidas para pagarse los Bonos de deuda soberana, Italia provoca la caída del euro y eso es lo que está en juego. Los obreros no están dispuestos a sacrificarse para los dueños de los Bancos que son los grandes financistas de Francia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. Ahora entre ellos arreglan una solución, pero puede ser un arreglo coyuntural porque mucho depende de la capacidad de implementar eso frente a la gran masa de movilizados italianos.

    ResponderEliminar
  22. Suponiendo que en Grecia subsistiera todavía alguna apariencia de soberanía nacional y de funcionamiento democrático, aunque sea “formal”, sus instituciones pertenecen a un tiempo pasado. La manera como Papandreu fue obligado a retractarse del referéndum, después de ver cómo se le dictaba de la manera más humillante la fecha y los términos de la pregunta que se iba a hacer, tanto como las condiciones de su salida del poder y las maniobras que se llevaron a cabo en la más completa opacidad para constituir un gobierno de “acuerdo y unidad nacional”, constituyen en el sentido más estricto un golpe de estado, el primero cuya concepción y establecimiento se han hecho bajo la dirección de la Unión Europea. Es necesario apuntar que el actual gobierno griego está desprovisto de cualquier legitimidad democrática, ya que se le confió explícitamente la aplicación de los acuerdos con la troika: medidas de austeridad aún más severas que todas las anteriores, acompañadas de la puesta del estado bajo tutela permanente y de la venta en subasta de la casi totalidad del patrimonio público restante, lo que comprometerá al país para las futuras décadas.
    Papademos y la Union Europea no quieren un simple equipo de transición encargado de una misión limitada, quieren establecer un gobierno de guerra para generar un contraproducente y conveniente descontento.
    La Union Europea aparece tal como es, una amenaza mortal para las más elementales reglas democráticas, las del régimen parlamentario liberal. No tiene nada de coincidencia la simultaneidad de los cambios de gobierno en Grecia e Italia, la toma de poder en ambos caso por apoderados de los banca, salidos de las entrañas de la Finanza Internacional. Desde que estalló la crisis de las deudas soberanas Grecia es un país en “terapia de choque”, algo que no se puede hacer en el marco político e institucional existente. Las “terapias de choque” son indisociables de los “desastres” y llevan a la instauración de un “estado de emergencia” cada vez más radical dirigido en este caso por el directorio franco-alemán, portavoz de la Banca de inversión.

    ResponderEliminar
  23. Empujada por Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, Europa ha decidido, so pretexto de la urgencia de la crisis, encarcelar la democracia para instalar gobiernos formados por "expertos" exonerados de acudir a las urnas.
    Lukas Papademos en Grecia y Mario Monti en Italia tienen más credibilidad que los gobiernos de Yorgos Papandreu y Silvio Berlusconi. Por tanto pista libre para los eurócratas. Aseguran que estos tienen el mérito de comprender tanto a los mercados como los engranajes de Europa. Se supone que encarnan esos gobiernos de la razón, que junto con la pareja franco-alemana pueden ayudar a sacar a Europa de la crisis.
    Pero en realidad han estado en todas maniobras de los últimos tiempos en Europa. No solo han participado activamente en su evolución sino que también, si no impulsaron, por lo menos ampararon las maniobras, manipulaciones y errores habituales que hoy están en el meollo de la crisis de Europa y del euro. Con Mario Draghi, el nuevo presidente del Banco Central Europeo, han formado uno de esos tríos que están en el epicentro de los problemas de las deudas soberanas y mantenido una relación más que estrecha con Goldman Sachs y los bancos estadounidenses de inversión. Los mismos bancos que hoy especulan contra los Estados europeos y el euro.
    Hace años que Goldman Sachs se infiltró en la cúspide gubernamental de Estados Unidos. El banco "cede" generosamente a a sus exdirectivos al Gobierno estadounidense en nombre del "interés general". Henry Paulson, expresidente de Goldman Sachs fue nombrado secretario del Tesoro por Georges Bush y encargado en este puesto de gestionar la explosión de la crisis financiera; con Barack Obama le sucedió Timothy Geithner, lo que le asegura prácticamente la impunidad frente a todas las autoridades de control e inspección, a pesar de las múltiples revelaciones habidas sobre sus prácticas.
    Aunque desde hace años Goldman Sachs ha tenido todas las puertas abiertas en la Comisión Europea, hasta ahora no había penetrado tan profundamente en las más altas esferas de la Unión Europea. La cercanía de Mario Draghi con respecto a Goldman Sachs ya se señaló antes incluso de su nombramiento a dirigir el Banco Central Europeo. Después de su paso por la Dirección General del Tesoro de Italia, trabajó de consejero de Goldman Sachs entre los años 2002 a 2005.

    ResponderEliminar
  24. Todo comenzó en noviembre del año 2009, cuando Yorgos Papandreu, recién elegido, decidió someter a examen la gestión de sus predecesores en el Gobierno. Confesó que todas las cifras estaban falseadas: el déficit no era del 5,8 %, sino del 12 % del Producto Interno Bruto -PIB-, y el endeudamiento pasaba del 90 % al 120 % del PIB. En ese momento el Gobierno griego reconoció que en realidad Grecia nunca había cumplido los criterios de convergencia exigidos en el marco del Tratado de Maastricht. Hubo engaño desde el principio. Y el engaño lo gesto Goldman Sachs.
    Al constatar que las cuentas no cuadraban, el Gobierno griego, aconsejado por Goldman Sachs, llevó a cabo una serie de maniobras para enmascarar ese delito de alta finanza. Gracias a tales gestiones, en el año 2000 Grecia consiguió un préstamo de mil millones de dólares, pero para que no quedara reflejado en las cuentas públicas y por tanto aumentara la deuda del Estado, toda la opaca operación se llevó a cabo utilizando una "entidad" pantalla llamada Ariana, que recibió el préstamo, pero gracias a operaciones de "ingeniería financiera" ideadas especialmente para hacer aparecer un resultado contable que no guardaba relación con los méritos económicos de la operación, el préstamo se convirtió en un simple intercambio de divisas con falsificación de cuentas, por lo que no hacía falta contabilizarlo como una deuda suplementaria. En contrapartida, el Gobierno griego garantizó la amortización del préstamo con los ingresos futuros obtenidos de la lotería nacional. El año siguiente Grecia repitió la operación a través de una "entidad" distinta, de nombre Eolo. Esta vez la garantía para el préstamo fueron los ingresos futuros de los aeropuertos. Semejantes maniobras, que no se alejan mucho de las de las asociaciones público-privadas, reportaron 300 millones de dólares a Goldman Sachs. En todo caso, los cambios de divisas por importe de mil millones de dólares difícilmente podían escapar al control de las autoridades de control bancario europeas de la época, y además estaban prohibidos.
    En el año 2005, el nuevo ministro griego de Hacienda, Yorgos Alogoskoufis, denunció esas operaciones que privaban al Gobierno de importantes ingresos, pues los aeropuertos y la lotería nacional se habían convertido de hecho en concesiones de Goldman Sachs. El banco, "con el ánimo de restablecer las buenas relaciones con la república griega", aceptó negociar los acuerdos y al final revendió la mayor parte de los títulos al Banco Nacional de Grecia. A finales del año 2009, cuando el Gobierno griego ya estaba luchando contra la asfixia financiera, los directivos de Goldman Sachs, que especulaban en grande en torno a la deuda griega a través del mercado de CDS (Credit Default Swaps), volvieron a Atenas para proponer que se renovara la misma operación, garantizándola esta vez con el sistema sanitario. El Gobierno declinó la propuesta.
    Si hay una persona que no pudo estar al margen de esas maniobras es Lukas Papademos. Como Mario Draghi en Italia, era gobernador del Banco Central de Grecia. Estuvo en el puesto hasta el año 2002, cuando fue nombrado vicepresidente del Banco Central Europeo. Durante todo ese periodo su misión principal consistía en organizar la transición del dracma griego al euro. Por tanto conocía al detalle la situación financiera de Grecia y sabía perfectamente que no se ajustaba a los criterios exigidos por Europa. Sin embargo no le han formulado ni una pregunta sobre su papel en aquel periodo. Y ahora se presenta como el único personaje "riguroso e íntegro", capaz de restablecer el orden en Grecia e imponer los planes de austeridad que exige la Unión Europea.

    ResponderEliminar
  25.  Después de dejar la Dirección General del Ministerio de Hacienda de Italia en el año 2001, Mario Draghi fue nombrado asesor jefe de Goldman Sachs. El comunicado del banco de inversión que anunció la contratación de Draghi, señalaba que su misión consistía en "ayudar a la entidad a desarrollar y llevar a cabo operaciones con las principales empresas europeas y con los gobiernos y agencias gubernamentales a escala mundial". Colocado a la defensiva  Draghi contestó que no comenzó a trabajar para el banco de Wall Street hasta el año 2002, mucho después de los montajes en torno a la deuda griega. En una comparecencia ante el Parlamento Europeo previa a su nombramiento, en junio de 2011, el banquero italiano recalcó: "Las operaciones entre Goldman Sachs y el Gobierno griego se llevaron a cabo mucho antes de que yo entrara a trabajar en Goldman Sachs. Además yo no tuve nada que ver con esas operaciones, ni antes ni después. Yo no estaba encargado de vender servicios a gobiernos. De hecho trabajaba para el sector privado. Y aunque Goldman Sachs esperaba de mí que trabajara para el sector público cuando me contrataron, les dije francamente que por el hecho de haber estado anteriormente en el sector público yo no tenía interés ni ganas de trabajar para el sector público".
    ¿Se puede creer que Goldman Sachs hubiera aceptado desaprovechar los buenos contactos de uno de los hombres más conocedores de las esferas gubernamentales europeas y de la Comisión Europea, cuando lo habían contratado precisamente para eso, sin ninguna precaución con respecto al conflicto de intereses? Aunque es evidente que sí se ocupó de la gestión de la deuda europea cuando estuvo en Goldman Sachs, contrariamente a lo que afirmó.
    Más allá de las omisiones el nuevo presidente del Banco Central Europeo no puede ignorar lo que se había ejecutado en Grecia. Conocía muy bien este tipo de operaciones, que Italia ya había llevado a cabo antes de que Grecia recurriera a ellas. En el año 1996, el Gobierno italiano dirigido por Romano Prodi, que pasaría seguidamente a presidir la Comisión Europea, se vio de asfixiado por el déficit. El banco estadounidense JP Morgan puso en marcha un préstamo basado en una operación de cambio de divisas con un tipo de cambio favorable. Gracias a esta maniobra de "ingeniería financiera" el presupuesto italiano quedó equilibrado, y puesto que oficialmente se trataba de una operación de cambio de divisas, nada se hizo constar en las cuentas públicas. En esa época Dragui llevaba cinco años en el puesto de director general del Ministerio de Economía. Imposible que no se enterara de aquellos manejos y todo indica que incluso participó en ellos activamente. Ahora el flamante presidente del Banco Central Europeo se presenta como un defensor intransigente de la ortodoxia financiera y reclama transparencia y rigor a los gobiernos. Está claro que participó en la redacción de la carta enviada por el BCE al Gobierno de Berlusconi el verano pasado, en la que el banco emisor europeo dictaba sus exigencias de reforma y recortes sociales.

    ResponderEliminar
  26. En la época de las citadas operaciones del gobierno de Italia, Mario Monti era comisario europeo encargado del Mercado Interior, al que no se le escapaba nada de lo que ocurre entre los bastidores del poder. ¿Realmente no supo de aquellos manejos de "creatividad contable"? Mario Monti se ocupaba en aquel entonces de los servicios públicos, propugnando su privatización para asegurar una competencia libre no falseada. Pero también supervisó los primeros textos sobre la liberalización de los servicios financieros y la regulación bursátil y bancaria. Lo mismo ocurriría más tarde, cuando fue nombrado comisario de Competencia entre los años 1999 a 2004, y estaba facultado para autorizar las grandes fusiones y adquisiciones orquestadas por los principales bancos internacionales.
    Goldman Sachs lo contrata nada más dejar su cargo europeo, lo que Monti olvida mencionar en el año 2010, cuando el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, le confía la misión relativa a una nueva profundización del mercado único. El excomisario propone acelerar el proceso, tanto con respecto a los productos como a los servicios y las finanzas. También insiste en la necesidad de acentuar la movilidad de los ciudadanos equiparando la fiscalidad y la protección social en el sentido que "tranquilice" a los "mercados" de la ortodoxia mortífera. 

    ResponderEliminar
  27. Son nueve los bancos que controlan al mundo, entre ellos Goldman Sachs, quien provoco la destrucción en Grecia, apostó por la balcanización del euro y ahora coloca a sus ex funcionarios en la cúpula del poder tecnocrático de los gobiernos de la eurozona para salvarse de la hoguera, más que para rescatar a Europa.
    Desde el año 2007, esos bancos ahora en plena insolvencia, han perdido entre el 50 y el 90 por ciento de su valor bursátil. Pese a todo Goldman Sachs ha perdido más de la mitad de su valor, y cuya catástrofe tendrá un efecto dominó en Wall Street, al unísono de la implosión de la eurozona.
    Goldman Sachs tiene con 2 billones de dólares Credit Default Swaps o de seguros quiebra sobre deudas soberanas, que incluyen una cantidad oculta de la deuda de los países de la eurozona. La alternativa es una segunda crisis financiera, seguida de un segundo colapso económico.
    Se entiende pues la desesperación de Goldman Sachs en defenestrar a los gobernantes democráticos de Grecia e Italia e instalar tecnócratas fiscalistas en el poder con el fin de rescatar sus gigantescos créditos. Se impone en el gobierno a tecnócratas sin elegir, y se suspenden las reglas normales de la democracia y quizá de la democracia misma. Y al colocar a un anterior ejecutivo de Goldman Sachs a cargo de un país occidental, se lleva a nuevas alturas el poder político de un banco de inversiones que es considerado políticamente tóxico, lo cual representa la culminación exitosa del Proyecto Goldman Sachs de instalar una bancocracia.
    Con los masivos rescates gubernamentales se trata ante todo de salvar a los bancos.
    Otmar Issing, miembro del Bundesbank alemán y del Banco Central Europeo, además de ser uno de los arquitectos del euro, es parte de las dos docenas de poderosos consejeros internacionales de Goldman Sachs. Otros son Peter Sutherland, procurador general de Irlanda, o Petrud Christodoulou, quien se encuentra a cargo del pago de la deuda del gobierno griego. Hasta la división europea del Fondo Monetario Internacional era dirigida por un hombre de Goldman Sachs, el portugués Antonio Borges, quien acaba de dimitir.

    ResponderEliminar
  28. La crisis europea de la deuda soberana es ya oficialmente sistémica. La Reserva Federal de los Estados Unidos asume como escenario probable el colapso del euro y los bancos estadounidenses informan que están preparándose para el derrumbe del euro.
    Es que los "mercados" sólo se fían de países como el Reino Unido, Suiza o Estados Unidos que cuentan con bancos centrales capaces de garantizar la deuda.
    La Comisión Europea sigue presionando para que se introduzcan eurobonos, pero la Alemania se niega a que el Banco Central Europeo sea un prestamista de última instancia, porque teme que una medida de emergencia se vuelva un estado de normalidad. Dura demasiado este pulso peligroso. El tiempo pasa, los rescates no llegan, la reforma del Tratado de Maastricht llevará su tiempo y entre tanto la economía real se hunde. Para cobrar el tiempo del capitalismo es la urgencia, la emergencia, la aceleración de las reformas, el "no hay tiempo dense prisa", el autoritarismo del "ya"; en cambio, a la hora de pagar, o de socializar las pérdidas, el tiempo del capitalismo será el aplazamiento, la prórroga, la promesa, la amenaza y la huida hacia adelante escapando de la recesión presente.

    ResponderEliminar
  29. Nadie pone en duda la grave responsabilidad del gobierno de Angela Merkel en el colapso de la Unión Europea, sin embargo poco se habla del capitalismo financiero que sigue gobernando ese caos. Es tan opaco, obsceno y complejo el funcionamiento de la megamáquina que gobierna Europa, que no resulta extraño que reine el silencio en sus dominios y que todo intento de reforma seria del capitalismo financiero sea desechada. Poco o casi nada se ha comentado del fracaso del la reforma de las agencias de calificación propuesta el 14 de noviembre por Michel Barnier, Comisario europeo de Mercado Interior y Servicios. Se trataba del tercer intento de reforma en tres años. Barnier se vio obligado a renunciar por presiones de las agencias de calificación a una proposición clave: la suspensión de la calificación soberana de un país en dificultades que intentaba reducir la dependencia de las instituciones financieras con respecto a la calificación de las tres agencias mundiales, Standard & Poor's, Moody's y Fitch Ratings, obligando a los inversores a llevar a cabo sus propias evaluaciones y a constituir un índice europeo de calificaciones. Poco se ha hablado también de la decisión del Parlamento Europeo de prohibir las ventas al descubierto de un título antes de tenerlo con la esperanza de comprarlo a un precio más bajo. En realidad esas operaciones meramente especulativas seguirán estando permitidas, pero los operadores deberán demostrar ahora que están en condiciones de contar con el título en el momento de su entrega, que tendrá lugar en un plazo de tiempo más corto.

    En medio a la volatilidad criminal en las Bolsas que desestabiliza todo el continente y hunde a los Estado, apenas si se habla también de las transacciones de alta frecuencia -high frequency trading-. Se entiende por transacciones de alta frecuencia el empleo de herramientas tecnológicas sofisticadas que permiten realizar al mismo tiempo miles de órdenes en distintos mercados. Gracias a ciertos algoritmos, a través de medios informáticos se pueden realizar 10.000 órdenes en 6 segundos. Cuestión de microsegundos por orden. Hoy el 50% del negocio bursátil se realiza así. La finanza está en manos de las máquinas, y las sociedades de intermediación financiera ya no buscan buenos corredores de Bolsa, sino buenos ingenieros informáticos para crear programas cada vez más sofisticados de "apostar" en Bolsa pensados para eliminar el componente emotivo del corredor, que siempre tiene dificultad, cuando opera en Bolsa, para aceptar pérdidas. Lo importante es ser el más rápido no en acabar adquiriendo el título, sino en comprar y vender, entrar y salir, correr y picar, pero sin llegar jamás a la meta. Los defensores del mecanismos esgrimen un argumento que en el capitalismo financiero resulta lapidario: este tipo de comercio inyecta liquidez. Los detractores avisan que estas transacciones electrónicas no sólo generan inestabilidad en el mercado sino que perturban su naturaleza. Si antes el mercado bursátil servía de intermediario entre un inversor y la economía real, ahora resulta una cuestión tan peligrosa que es objeto de atención de las agencias de inteligencia, porque el robo o el acceso a un código fuente de las transacciones automáticas adquiere incluso tintes bélicos, ya que la tecnología se está empleando al máximo para ampliar el campo de batalla moderno de modo que se vuelva prácticamente infinito.

    ResponderEliminar
  30. Hay un dato muy sencillo: de los 200 billones de dólares en activos financieros globales, solo 50 billones están garantizados por capital, y el resto es deuda o dinero. A mayor apertura y globalización de las economías, pero especialmente de los mercados financieros, mayor número de crisis, quiebras o reestructuraciones de las divisas y deuda publica de los países. La apertura implica un mayor crecimiento y una mejora del nivel de vida de la gente, pero periódicamente se sufren crisis más agudas.

    ResponderEliminar
  31. El 23 de noviembre de 2011 hubo una fallida subasta de bonos de deuda soberana alemana, lo que fue un verdadero y real punto de inflexión. Significa que la mayor y más poderosa economía de Europa no escapará al contagio que está arrastrando al sur. Los costos del endeudamiento alemán crecerán con sus finanzas bajo la lupa. Lo que está moviendo a los "mercados" del dinero "inteligente" es que los inversores ponderan la probabilidad de una caída de la eurozona. De aquí la conmoción; el escenario de pesadilla está comenzando a abrirse paso.
    De los 6 mil millones de euros ofrecidos en la subasta, sólo consiguieron colocarse 3,6 mil millones, dejando al Bundesbank con los restantes el restante 39% del total ofrecido, la mayor proporción jamás registrada.
    Aunque en grado menor, la deuda alemana se ha convertido también en activo de riesgo.
    La Eurozona está experimentando ya un pánico bancario, sólo que hasta ahora el grueso del dinero se había limitado a ir de los países más débiles a los más fuertes. Y eso es lo que está empezando a cambiar. El problema no es la ratio entre la deuda pública y el PIB de Alemania, ni sus perspectivas de futuro, lo que sucede es que está atada a otras deudas soberanas tambaleantes en un pacto suicida de moneda común. Y no hay forma de desligarse.
    La negativa de Angela Merkel a los eurobonos y a las trasferencias fiscales es una sentencia de muerte para la Eurozona. También se niega a permitir que el Banco Central Europeo actúe como prestamista de último instancia, lo que frenaría la huída de los bonos públicos.
    Ya puede ser Alemania una potencia económica con las finanzas publicas en orden, pero eso no cuenta para nada si continua la fuga de capitales, tendrá que enfrentarse a los mismos costos devastadores que los demás países de la zona euro.
    La solución tiene sólo dos opciones: o ir rápidamente hacia la integración política y fiscal total, o desechar completamente el europroyecto y disolver la Union Europea, lo que traerá consigo una espiral mortífera de quiebras bancarias y empresariales, un desempleo disparado, una agónica deflación y una década de gravísima depresión.

    ResponderEliminar
  32. La entrada masiva de los fondos de pensión estadounidenses es el factor central que impulsa los precios de los commodities -bienes básicos- al alza. Desde el periodo 2004 a 2008 se experimenta la mayor burbuja de commodities de la historia. Si se observan los 25 commodities más comercializados, los precios se han duplicado en el curso de ese período. Para los ocho productos más intercambiados, la subida fue  pasmosa. Durante el siglo XX sólo hubo 13 episodios en los cuales el precio de un commodity en particular creció un 500 por ciento o más. Pero en periodo 2004 a 2008, hubo ocho commodities cuyos precios mostraron ese desempeño: fuel-oil -gasolina- 1313 %, níquel 1237%, petróleo crudo 1205%, plomo 870%, cobre 606%, zinc 616%, estaño 510% y trigo 500 por ciento.
    Para los 25 commodities que usualmente se incluyen en los índices, la subida de precio promedio desde 2003 ha sido 203 por ciento.
    El Congreso de los Estados Unidos comenzó a investigar esa burbuja y los inversionistas, avisados, retiraron una porción significativa de sus fondos especulativos, lo que produjo que la burbuja colapsara en el año 2008. Sin embargo, cuando el Congreso pasó a ocuparse de la crisis, el techo de deuda de los Estados Unidos y otras cuestiones, los especuladores volvieron a las andanzas.
    Tomando los 33 commodities más comercializados, desde oro y petróleo hasta caucho, semillas de lino, yute, madera contrachapada y fosfato diamónico, se prueba que durante los últimos 110 años, el índice de precios compuesto por esos 33 bienes ha declinado a una tasa anual de 1,2 por ciento. A pesar que la demanda de esos 33 commodities ha crecido mucho a lo largo del siglo, nuevas técnicas de producción, sumadas a una exploración satisfactoria, derivaron en una tendencia de precios declinante. El movimiento actual de precios es una desviación asombrosa de la tendencia general. Es un escalada sin precedentes. Nada ni siquiera cercano a esto ha sucedido antes, en ningún mercado, incluyendo la burbuja tecnológica y la de las hipotecas.
    Los especuladores han estado siempre presentes en los mercados de futuros de los commodities. Usualmente los vendedores de commodities quieren asegurarse un precio alto, y los compradores quieren protegerse de las fluctuaciones de mercado asegurándose un precio bajo. Entonces los mercados de futuros se desarrollan para juntar a ambas posiciones, permitiendo que cada lado se cubra. Los especuladores llenan el espacio entre la parte vendedora y la compradora. Pero el tema es que los especuladores normales nunca son apostadores hacia un solo lado, algunos piensan que el precio va a subir y otros que va a bajar. El fenómeno inusual que se verificó en el curso de esta escalada de precios ha sido la entrada de fondos de un monto descomunal que tomaron una apuesta única: que los precios subieran.

    ResponderEliminar
  33. Estos fondos no compran directamente commodities ni tampoco contratos futuros. En lugar de ello, compran índices de contratos futuros. Es una apuesta pura que indexa los precios. Se los llama "especuladores de índices" y alrededor del 85 por ciento del dinero de ese negocio viene del sistema estadounidense de fondos de pensión. Estos fondos han acumulado una riqueza financiera que equivale al 75 por ciento del PIB de los Estados Unidos, así que son enormes. Si dirigen sólo el 5 por ciento de la inversión hacia los índices de commodities, hacen subir los precios. Muchísimo dinero procurando altas tasas de retorno en relación a las oportunidades de inversión en el mundo real. Y por complejas razones, es el índice de precios el que determina los precios spot, o el valor al que el commodity se vende en este momento. De manera que son estos especuladores los que empujan hacia arriba los precios de los commodities.
    Los bienes básicos y otros activos financieros no estaban correlacionados antes del año 1999, por eso los fondos de pensión fueron advertidos que ante una quiebra del mercado podrían diversificar el riesgo si invertían en commodities. La falta de correlación existió sólo porque a los fondos de pensión no les era permitido entrar en los mercados de commodities. Eso cambió cuando Estados Unidos aplicó la desregulación en el año 1999. Una vez que los fondos de pensión comenzaron a entrar en esos mercados, a través de contratos de futuro e índices, la correlación aumentó y llegó al 100 por ciento. Esta es la explicación: a medida que el mercado de activos financieros -stocks- crece, los fondos de pensión tienen mayor riqueza financiera para invertir y entonces se mueven hacia commodities, lo que empuja sus precios. Entonces, más fondos invierten en stocks y commodities. Si los precios de los stocks caen, los especuladores deben vender otros activos, incluyendo commodities, para cubrir desfasajes financieros en sus balances, lo que lleva a que caigan los precios de los commodities. En la crisis financiera global desatada en el año 2008 se observa que todos los activos tienen una correlación que se acerca a la unidad.
    Los fondos de pensión representan el 85 por ciento de la especulación con índices. Si se los forzara a salir de esas inversiones, el principal impulso para la subida desaparece. En el otoño del año 2008, en plena crisis financiera de derivados, cuando los fondos de pensión sacaron un tercio de su dinero de los índices, el precio del petróleo cayó desde 150 dólares hasta 50 dólares el barril. La especulación con los índices no es el único factor detrás del alza de los precios de los commodities, ya que una parte se explica por cuellos de botella del mundo real. De forma que si bien no todos los precios de los commodities caerían en una proporción de dos tercios, pero es seguro que la escalada de precios se terminaría.
    Una explicación común es que la demanda de commodities creció fuertemente impulsada por los mercados de China e India. Al menos en el caso de los alimentos, con una oferta relativamente fija y Estados Unidos que demanda biodiésel, hicieron los precios subir, pero aun así son los precios de 33 commodities los que gozan del alza desmesurada, no sólo alimentos. Además la noción que la oferta de alimentos está fija es errónea. La mayor causa de hambre en el mundo es el acceso injusto a los alimentos, no la falta de capacidad para producirlo. Buena parte del mundo sólo necesita una redistribución de la tierra para incrementar la oferta de alimentos. Además, Canadá y Estados Unidos podrían incrementar enormemente su producción si la demanda efectiva fuera suficiente. No obstante la política de los Estados Unidos de subsidio a la producción de maíz y soja para producir biodiésel o carne barata, es una practica altamente ineficiente.

    ResponderEliminar
  34. Al 9 de diciembre de 2011 la pregunta es: ¿Y las 25 cumbres europeas celebradas desde el año 2008 para enfrentar la quiebra financiera? Lamentable error de apreciación o la repetición cómica como un arma posible contra la crisis. Apenas si se vislumbra otra hipótesis a la altura de una asombrosa recurrencia en la tragicomedia melodramática convertida en única línea firme y clara de los gobernantes europeos, totalmente pasmados.
    La ecuación del euro no tiene solución porque tiende a resolverse a favor de los especuladores. La improvisación disputa a la incomprensión crasa de los acontecimientos en curso, y el despliegue oportunista muy metódico de una inflexible agenda neoliberal, cuyos pontífices y artífices son los únicos que ganan. Como los banca "graciosamente" sacada a flote con bonos, prebendas y dividendos, que desviaron la atención de las taras de las finanzas hacia los "problemas de la deuda pública", en un consumación del arte de la distracción, el escamoteo y el contraataque. Ni pasa nada tampoco con que sea la fanfarronada directa de la crisis financiera privada de la banca de inversión. A los banqueros por lo menos se les reconocerá el real talento de haber convertido en gran avance una crisis que debería haber significado su histórica descalificación. En realidad hace mucho tiempo que perviven los arranques para preparar el terreno y acostumbrar a las mentes a la idea del despojo. La propiedad más impresionante del neoliberalismo reside en su capacidad de alimentar como avances sus propios fracasos. Y las cumbres europeas son el escenario por excelencia de esta transmutación, que sin duda todavía no terminó. Las finanzas en modo de pánico salieron a alinear a dos de sus candidatos al salvamento uno detrás del otro. El extravagante nombramiento de primeros ministros tecnócratas-banqueros, barbarismo político tan grosero que incluso los medios de comunicación se dieron cuenta, durará poco. El único mérito que podría reconocérseles a las figuras de Mario Monti y Lucas Papademos, ¿no es de ser simplemente más creíbles en el manejo de las cuentas, es decir en eso mismo en lo que están fracasando? Lo único que puede esperarse de ellos es que hagan lo mismo que sus antecesores pero peor. Resulta la súbita entrada en la escena política de una de esas aberraciones que atestiguan las desesperadas maniobras de un sistema que transmite la ortodoxia fallida, o sea más o menos el retrato robot de todo lo que ha fracasado y no por eso es menos repetido, además del desprecio por la política democrática.

    ResponderEliminar
  35. Sólo un banco central, imprimiendo moneda en cantidad virtualmente infinita, puede atravesar la especulación con alguna chance de éxito. Incluso sería necesario que se decidiera a ello, y más aún, que lo dijera alto y fuerte, anunciando compromisos ilimitados, única manera de impresionar a los "mercados" y hacerlos retroceder. Pero el Banco Central Europeo -BCE- no hace ni lo uno ni lo otro. Poco interviene mientras la situación ya superó los umbrales críticos de deterioro.
    Ocurre que el Banco Central Europeo es una de las altas esferas de la tara europea: prisionero de dogmas absurdos, reglas paralizantes y obsesiones alemanas, es también el epicentro del problema objetivo de riesgo moral en el seno de una comunidad de políticas económicas conducidas independientemente pero solidarizadas de hecho por su común pertenencia a la Eurozona. Acorralado, el BCE intenta regular con todo el esmero que puede una posición de compromiso donde se juega su propia existencia. Intervenir masivamente, como se le pide en la actualidad, equivaldría a sus ojos a validar la inconducta de los Estados con finanzas degradadas, y lo que es más, sugiriéndoles implícitamente la posibilidad de abusar de él como último recurso siempre disponible, es decir, la peor incitación a la ortodoxia presupuestaria de la cual se considera guardián. Pero no intervenir es correr el riesgo de dejar que la situación de conjunto se deteriore, a tal punto que la destrucción de la zona euro se convertirá en la única salida posible, y con ella la desaparición del Banco Central Europeo en tanto que tal.

    ResponderEliminar
  36. Apenas un mes después de la elección de Papandreu en octubre de 2009, Gary Cohn, número 2 de Goldman Sachs, desembarca en Atenas, acompañado por "inversores", incluido John Paulson que será en el centro de lo que se llama el escándalo Abacus.
    Favorito del mundo de los negocios, de los banqueros y de los socios internacionales, Lucas Papademos, deja la vicepresidencia del Banco Central Europeo para convertirse en el nuevo Primer Ministro de Grecia sin haber sido elegido. Fue gobernador del Banco Central griego entre los años 1994 y 2002 y participó a este respecto en la operación de trucaje de las
    cuentas publicas perpetrado por Goldman Sachs. Hay que señalar que el gestor de la deuda griega no es otro que un tal Petros Christodoulos, un ex operador de Goldman Sachs.
    No existe duda de que Grecia dejó de ser una nación soberana: para continuar con las misiones regulares de la Troika que visitan a los Ministerios se establecerá una misión permanente con domicilio en Atenas para controlar y supervisar la política económica del país. Con la finalidad de afinar bien la ocupación financiera de Grecia, la Troika tiene previsto un nuevo plan de endeudamiento mientras el peso de la religión de la deuda va aplastando inexorablemente al pueblo griego.

    ResponderEliminar
  37. La troika, que integran la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo, exige al ministro de Reforma Administrativa de Grecia, Dimitris Reppas, el despido de otros 150 mil funcionarios públicos en el plazo de tres años, para completar una reducción del 30 por ciento de la nomina estatal, desde el inicio de la crisis hasta el año 2015.
    Los acreedores internacionales pretenden reactivar la economía griega rebajando brutalmente los ingresos de los trabajadores del sector privado, reduciendo para ello el salario mínimo de 751 euros mensuales a unos 450, denuncian los sindicatos.
    Las medidas también incluyen la derogación normativa sobre los acuerdos colectivos de ámbito laboral, la reducción de la cobertura sanitaria y las prestaciones sociales, o la creación de nuevos tipos de contratos precarios y con baja remuneración, entre otras medidas severas de austeridad.
    El Gobierno griego deberá ultimar y aprobar todas las medidas que se le impongan antes de que finalice el presente año, para que a principios de 2012 la troika evalúe lo realizado y decida los siguientes pasos a dar.
    Al respecto, Lucas Papademos, presidente de facto, dejó claro su compromiso para llevar a la práctica cuanto se le pida desde Bruselas y reclamó idéntica responsabilidad para el Gobierno que venga en el futuro, pues el acuerdo con los acreedores externos contempla hasta el año 2014.

    ResponderEliminar
  38. El capitalismo es un juego de suma cero: siempre que unos ganan hay otros que pierden, en una proporción de veinte a ochenta, o en una gradiente de minoría a mayoría.

    ResponderEliminar
  39. Durante su reciente visita a Estados Unidos, Mario Monti tuvo una reunión a puerta cerrada en el edificio del grupo Bloomberg, la mayor red de información financiera mundial. Monti se encerró con varios tiburones de las finanzas mundiales: entre otros, Lloyd Blankfein, Director ejecutivo de Goldman Sachs; George Soros, renombrado especulador financiero; Peter Grauer presidente del grupo Bloomberg y Henry Kravis del Fondo KKR. A la salida de la comprometedora reunión comentó: “Creo que los he convencido, aunque jamás te dirían lo contrario en plena reunión”. Así está la democracia hoy: un presidente de gobierno no elegido democráticamente debe convencer a otro electorado distinto del pueblo soberano: los mercados.
    Aún no se ha alcanzado los tres meses, el momento en que se suele hacer el primer balance de cualquier gobierno, y sin embargo a Mario Monti, Presidente del Consejo de Ministros italiano, ya lo han puesto en un pedestal. Coincidiendo con su primera visita a Estados Unidos, la revista Time le dedicó una portada con este titular: ¿Podría este hombre salvar a Europa? Antes de la consagración en Estados Unidos, Philip Stephens, uno de los articulistas del Financial Times, titulaba así su análisis: Europa descansa en los hombros de Monti, el político “más interesante” del viejo continente, por encima de Sarkozy y Merkel. El día 15 de febrero Mario Monti intervino ante el Parlamento Europeo. Cuentan que la intervención fue bien acogida por el portavoz socialista Swoboda (“Vuelva al escenario europeo para que le podamos elegir”), el liberal Verhofstadt propuso enviar a Monti a resolver los problemas de otros países apenas termine en Italia, y la portavoz de los Verdes, Harms, lo felicitó por su contribución a que la política de la Europa comunitaria sea “más civilizada”. Muchos poderes fuertes apoyan el experimento político que tiene lugar en Italia. Monti afirmó en el Parlamento Europeo que Italia ya no aplicará pasivamente las líneas de actuación de la Unión Europea, sino que será “promotora de ellas”. Y conviene observar con mucha atención lo que está ocurriendo deprisa en un país que suele anticipar -llámese fascismo, democracia cristiana o populismo mediático- el rumbo de la política europea. La versión oficial del nuevo rol de Italia se resume en un silogismo sencillo: si Italia llegara a quebrar, lo haría toda la Unión Europea; y si cayera Europa, se derrumbaría la economía mundial. El propio Monti reconocía en esta entrevista a Die Welt que Europa ha de tener más de dos polos, para estar basada en algo más que el eje francoalemán.

    ResponderEliminar
  40. Existe una conspiración internacional cuyo objetivo es darle a Grecia el golpe de gracia. Se trata de exterminarla físicamente con el desempleo, el hambre y la miseria. Si los griegos no se sublevan para detenerlos, el riesgo de extinción de Grecia es real. Podría ocurrir en los próximos diez años. Lo único que sobreviviría de Grecia sería el recuerdo de la civilización clásica antigua.
    Hasta 2009, la situación económica en Grecia no era muy grave. Los grandes lastres de su economía fueron el excesivo gasto militar y la corrupción de una parte importante del mundo político, financiero y de los medios. Pero también son responsables algunos países extranjeros, entre ellos Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos, que ganaron miles de millones de euros a costa de la riqueza nacional griega vendiéndoles año tras año equipamiento militar. Esta hemorragia constante impidió avanzar a Grecia mientras enriquecía a otros países. Lo mismo se podría decir en lo que respecta al problema de la corrupción. Por ejemplo, la empresa alemana Siemens tenía una agencia especial dedicada a corromper a los griegos con el fin de que éstos diesen preferencia a sus productos en su mercado interno.
    Esa riqueza, producto del trabajo del pueblo griego, se drenó hacia países extranjeros y los políticos trataron de compensar las pérdidas mediante préstamos excesivos que dieron lugar a una deuda de 300 billones de euros, un 130% del Producto Nacional Bruto.
    Con una estafa así, los extranjeros ganaban por partida doble: en primer lugar mediante la venta de armas y de sus productos y, en segundo, con los intereses sobre el capital que le prestaban al gobierno, no al pueblo griego, que fue la principal víctima en ambos casos. Un solo ejemplo bastará para demostrarlo: en 1986, el gobierno de Andreas Papandreu pidió prestado un billón de dólares a un banco de un gran país europeo. Los intereses de ese préstamo terminaron de pagarse en 2010 y ascendieron a 54 billones de euros.
    En 2008, con la gran crisis económica provocada por la banca de inversión estadounidense, la economía griega, hasta entonces clasificada entre los 30 países más ricos del mundo, inicio un declive auqnue prácticamente no haya cambiado, a pesar del aumento de la deuda pública. La deuda pública no se traduce necesariamente en una crisis económica. Los factores determinantes son el crecimiento económico y la producción. Si ambos son positivos, es posible obtener préstamos bancarios a un interés bajo, hasta que pase la crisis.
    En noviembre 2009, cuando Giorgios Papandreu llegó al poder, habría podido enfrentarse a la crisis económica, que era un reflejo de la de Europa, con préstamos bancarios al interés habitual, es decir, por debajo del 5%. Si lo hubiera hecho, Grecia no habría tenido tantos problemas, ya que estaba en plena fase de crecimiento económico. Pero cuando Papandreu aún candidato se reunió en secreto con Strauss-Kahn para poner a Grecia bajo la tutela del FMI, ya se había iniciado la conspiración contra el pueblo griego. Fue el propio exdirector del FMI quien hizo esta revelación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para lograrlo fue necesario falsificar la situación económica de Grecia con el fin que los bancos extranjeros se alarmasen y aumentaran hasta niveles de alto riesgo las tasas de interés que exigían por los préstamos. Aquella costosa operación se inició con el incremento artificial del déficit público, desde el 12% al 15% para el año 2009 -Andrés Georgiu, Presidente de la Junta Directiva del Instituto Nacional de Estadística, ELSTAT- decidió súbitamente en 2009, sin el consentimiento de su Junta Directiva, incluir en el cálculo del déficit a algunas organizaciones y empresas que nunca antes se habían tenido en cuenta en ningún otro país europeo, con la excepción de Noruega, y ello con el objetivo de que el déficit de Grecia sobrepasara al de Irlanda con el 14%, para convertir así a Grecia en el eslabón débil de Europa. Debido a este aumento artificial del déficit, el fiscal del Estado, Grigoris Peponis, ha encausado ante la justicia hace escasos veinte días a Papandreu y a Papakonstantinu su exministro de Hacienda.
      A continuación Papandreu y su ministro de Hacienda iniciaron una campaña de descrédito que duró cinco meses, durante los cuales trataron de persuadir a los extranjeros que Grecia se estaba hundiendo y de que los griegos son corruptos, perezosos e incapaces de hacer frente a las necesidades del país. Las tasas de interés subían después de cada una de sus declaraciones y todo eso contribuyó a que Grecia dejase de poder contraer préstamos regulares y su adhesión a los dictados del FMI y del Banco Central Europeo se convirtiese en una operación de rescate que en realidad es el principio de su fin.

      Eliminar
  41. En mayo de 2010, el ministro de Finanzas firmó el Memorándum, es decir, la sumisión de Grecia a los bancos prestamistas. Según la ley griega, la adopción de un acuerdo como éste debe presentarse al Parlamento y necesita la aprobación de las tres quintas partes de los diputados. Eso significa que tanto el memorándum como la troika que gobierna de facto Grecia son ilegales, no sólo desde el punto de vista de la legislación griega, sino también de la europea.
    El Memorándum regala a los extranjeros la independencia nacional y la propiedad de la nación, es decir, sus puertos, aeropuertos, carreteras, electricidad, agua y todos los recursos naturales. A éstos hay que añadir sus invaluables monumentos históricos, como la Acrópolis, Delfos, Olimpia, Epidauro y otros.
    Todo el paquete de rescate de decenas de miles de millones de euros que supuestamente llegan a Grecia están en cuentas bloqueados, para regresar luego a su acreesdores, mientras Grecia se endeuda cada vez más a causa de unas tasas de interés estratosféricas. Y como es necesario mantener las funciones del Estado, los hospitales y las escuelas, la troika impone impuestos exorbitantes a la calumniada sociedad griega, que la están llevando directamente a la ruina.

    ResponderEliminar
  42. Durante gran parte de la última década, Grecia –con una población de 11 millones– ha sido uno de los mayores importadores de armas del mundo. La mayoría de las costosas armas, incluidos submarinos, tanques y aviones de combate, se fabricaron en Alemania, Francia y Estados Unidos.
    Las compras de armas excedieron la capacidad de absorción de Grecia, incluso antes del impacto de la crisis financiera. Grecia compró varios tamques Leopard a Alemania, pero no hubo dinero para pagar la munición de los cañones. Incluso en 2009, cuando ya era obvia la magnitud del desastre financiero, Grecia compró a Alemania 233 cañones sin retroceso y un submarino por importe de 403 millones de euros.
    En el nuevo acuerdo de rescate, Grecia se comprometerá a reducir sus gastos de defensa en unos 400 millones de euros. Hasta ahora los dirigentes de la Eurozona se han mostrado mucho más tolerantes con los gastos griegos en armamento, aunque ascienden al doble del promedio de la OTAN conr especto al PIB, que con los gastos en sanidad o en pensiones.
    La justificación del gran ejército de Grecia, 156.000 efectivos en comparación con las 250.000 del ejército alemán, es la presunta amenaza turca, que exige que los griegos mantengan alguna forma de paridad militar con una nación que tiene siete veces su población.

    ResponderEliminar
  43. La troika Banco Central Europeo, Unión Europea y Fondo Monetario Internacional exigen a Grecia otros 3.000 millones de euros en recortes del gasto público aunque el desempleo alcance el 20% y la economía se haya hundido un 7% en el último trimestre. ¿Qué sentido tiene hacer algo tan contraproducente como eso? No necesitan ser unos iluminados para darse cuenta que Grecia jamás alcanzará sus objetivos presupuestarios si los ingresos fiscales continúan cayendo porque a la gente la han despedido o le han recortado los ingresos. Solo conseguirán que una mala situación empeore. Pero a la troika parece no preocuparle este tipo de cuestiones, ni que sus absurdas teorías económicas hayan fallado una y otra vez o que sus medidas de austeridad no sean sino un fracaso total.
    A estas alturas lo único probable es que Grecia no vaya a pagar su deuda. Si Grecia utilizara el préstamo de 130.000 millones de euros del supuesto rescate en estímulos fiscales, entonces valdría la pena el compromiso. Porque ese dinero haría que mucha gente volviera a tener trabajo y que la economía se pusiera en marcha. Pero el préstamo va a emplearse en recapitalizar a los bancos y en pagar a los acreedores, ninguno de los cuales hará nada para impulsar la actividad económica o crear puestos de trabajo. Entonces, ¿por qué empezar aceptando el préstamo? ¿Por qué no declarar rápidamente el impago y acabar de una vez? Que los acreedores, principalmente los bancos alemanes, franceses e inglese, afronten las pérdidas como debe ser por asumir riesgos de casino más que de finanzas reguladas. No se pretende en modo alguno ‘ayudar’ a Grecia. Solo se trata de asegurar que la banca alemana y francesa minimicen sus pérdidas. Solo se intenta comprar tiempo hasta que los mercados financieros se hayan estabilizado a un nivel en que puedan manejar la bancarrota real de Grecia sin una reacción en cadena. Sin quiebras bancarias, no hay consecuencias a través de la pérdida del seguro del crédito, ni para el problema de deuda existente en demás países de la Eurozona.
    Es obvio que los fondos no se entregarán a Grecia sino que se colocarán en una cuenta especial de dónde se irán sacando para satisfacer las obligaciones de deuda del país. Alemania y los Países Bajos han sugerido que la Unión Europea asuma el control de las finanzas griegas y que se suspendan las elecciones a favor de un gobierno tecnocrático que cuente con la confianza de Berlín, París y Bruselas. Al final, el comunicado exige que Grecia apruebe una ley de ocupación colonial en la que se dé prioridad a la amortización de la deuda por encima de cualquier otra obligación del gobierno.
    Es completamente irrelevante si Grecia era país sujeto de crédito. Es responsabilidad del prestamista hacer las diligencias debidas para asegurarse que el prestatario es solvente. El prestatario no tiene responsabilidad en ese sentido. Es así como se supone funciona el sistema.
    Pero la gente en el poder rechaza esta línea de razonamiento porque no creen que la banca o los tenedores de bonos deban perder siquiera un centavo. Y de eso se trata fiasco del rescate, de intentar proteger a la banca de las pérdidas en sus apuestas de alto riesgo. Pero si los banqueros no asumen las pérdidas, entonces, ¿quién lo hará? La sociedad en general por supuesto.

    ResponderEliminar
  44. La guerra que hace el Estado a la población en nombre del capital y de su sector hegemónico, el capital financiero, tiene como principales objetivos a los jóvenes y a los ancianos, pero no perdona a casi ninguna categoría de la población. Los jóvenes sufren muy en particular la hipoteca sobre sus vidas que supone el endeudamiento financiero masivo tanto público como privado. El capital productivo compraba medios de producción, incluida la fuerza de trabajo, para obtener un beneficio a corto o medio plazo. El capital financiero compra el tiempo y las vidas de las personas, les impone su norma, obligándolas a un pago permanente y sin límites de los intereses y el principal de una deuda sin fin. Por eso, aunque el capital financiero pueda considerar como su enemigo al conjunto de la sociedad cuyo presente coloniza, los jóvenes son su "enemigo" por excelencia, pues encarnan de manera emblemática el futuro que las finanzas ya se han apropiado.

    ResponderEliminar
  45. La crisis de las finanzas privadas se desencadenó en Estados Unidos, fue una expresión típica de las contradicciones de lo que puede denominarse el capitalismo de baja presión salarial en el que la doble limitación de la rentabilidad accionaria y de la competencia del libre cambio lleva a los salarios a una compresión continua y no deja otra solución a la solvencia de la demanda final que el sobreendeudamiento de los hogares.
    Esa configuración es la que explotó en el sector particular de los créditos hipotecarios, conocidos como subprimes, y en un año desestabilizó todo el sistema financiero estadounidense y después, interconexiones bancarias obligan, el europeo, hasta el «momento Lehman», donde se llega al borde del precipicio y por lo que hubo que salvar a los bancos, porque la ruina completa del sistema bancario habría llevado en cinco días, en el aspecto económico, al «estado de naturaleza».
    Mientras tanto los banqueros rescatados juran que no deben nada a la sociedad con el pretexto de que la mayoría de ellos han reembolsado las ayudas de emergencia que recibieron en el otoño de 2008. Naturalmente, para restablecer su conciencia al mismo tiempo que sus balances financieros, fingen ignorar la amplitud de la recesión que el choque financiero dejo tras él. Un choque financiero del que vinieron, en una primera etapa, el hundimiento de los ingresos fiscales, el recorte automático de los gastos sociales, el crecimiento del déficit y la explosión de las deudas. Y después, en una segunda etapa, los planes de austeridad exigidos e impuestos por los mismos sectores financieros a los que se acababa de rescatar a costa del Estado.
    Para rematar los mercados exigen a los Estados –y por supuesto lo consiguen- políticas restrictivas coordinadas que tienen el mérito de llevar a un resultado exactamente opuesto al que presuntamente se busca: la restricción generalizada es tal que los ingresos fiscales se hunden tan rápido como se recortan los gastos, y finalmente las deudas crecen. Pero la austeridad no es mala para todo el mundo: su excusa perfecta «del problema de las deudas públicas» permite a la agenda neoliberal acumular progresos espectaculares impensables en cualquiera otra circunstancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión no es tanto económica como política. Por una parte está la extraordinaria posición de poder conquistada por la industria financiera, que puede obligar a los poderes públicos a socorrerla y después puede volverse contra dichos poderes públicos especulando con las deudas soberanas, y para remate rechazar cualquier tipo de regulación seria. Por otra parte está la fuerza de la agenda neoliberal que, inflexible, sigue su camino en medio de las ruinas que ha producido: El neoliberalismo nunca ha conocido un avance tan prodigioso como este gracias… a su crisis histórica, el estallido de las deudas públicas que ha creado una oportunidad formidable y sin precedentes para desmantelar el Estado social por medio de los planes de austeridad y el «pacto del euro». Por todas partes solo se ven grandes regresiones. Finalmente, y quizá sobre todo, está la crisis histórica de la soberanía, atacada por dos flancos: los mercados financieros, porque ahora ya es obvio que las políticas públicas no se conducen según los intereses legítimos del cuerpo social, sino según las conminaciones de los acreedores internacionales convertidos en un «cuerpo social competidor», tercer intruso del contrato social que ha eliminado de manera espectacular a una de las partes. Y por otro lado el ataque de la construcción europea, porque «en buena lógica» es necesario reconducir y profundizar en eso que ya se ha demostrado convenientemente tóxico: un tipo de modelo europeo que somete las políticas económicas nacionales por una parte a la tutela de los mercados de capitales y por otro lado a un mecanismo de reglas cuyo endurecimiento está conduciendo al despojo absoluto de las soberanías en beneficio de un cuerpo de controladores representados en la Comisión Europea, u obligaciones constitucionales de las que solo hay que ver la depresión en la que han hundido al sistema desde que se vienen aplicando en 2008.
      Si como se podía avisorar desde 2010 cuando se lanzaron los planes de austeridad coordinados, el fracaso macroeconómico anunciado conduce a una oleada de bancarrotas soberanas, el hundimiento bancario que seguirá inmediatamente -o que precederá, por un efecto de anticipación de los inversores- será, al contrario del de 2008, irrecuperable, en cualquier caso para los Estados, que financieramente ya están rendidos; solo quedará la alternativa de una emisión monetaria masiva o el estallido de la Eurozona si el Banco Central Europeo, es decir Alemania, rechazan la primera solución. En unos días cambiará literalmente el mundo y podrían ocurrir cosas insólitas: restauración de los controles de capitales, nacionalizaciones inmediatas e incluso expropiación de los bancos, restablecimiento de los bancos centrales nacionales –esta última medida firmaría, por sí misma, la desaparición de la moneda única-, la salida de Alemania y otrosd países satélites, la constitución de un eventual bloque «sureuropeo», o bien el regreso de las monedas nacionales.

      Eliminar
  46. “El EFSF -Fondo Europeo de Estabilidad Financiera- podrá, a través de una petición escrita al Estado Miembro Beneficiario, cancelar el Fondo y/o declarar que la cantidad principal agregada de toda asistencia financiera realizada o pendiente sea devuelta junto a los intereses adquiridos si: el Estado Miembro Beneficiario o el Banco de Grecia no fuese capaz de pagar cualquier cantidad o interés en relación a cualquier Asistencia Financiera o a cualquier otra cantidad debida por este acuerdo en su fecha acordada, tanto en su totalidad como en parte, en el modo y la divisa acordada en este Acuerdo”.
    El martes 20 de marzo de 2012, el parlamento griego aprobó con 213 votos a favor y 79 en contra la incorporación del nuevo acuerdo de préstamo, un documento absolutamente neocolonial a la ley griega. Mientras este acuerdo sea válido, Grecia se convierte en un estado sin estado. Cuando Grecia suspenda pagos por segunda vez, los términos y las condiciones descritas por este documento entrarán en vigor, incrementando la sumisión del país.
    Al repago del nuevo préstamo se le garantiza prioridad absoluta. Grecia acuerda “no garantizar a ningún otro acreedor o tenedor de su deuda soberana prioridad alguna sobre el EFSF”, y significa que Grecia jamás retornará a los mercados. Pues siendo obvio para cualquier inversor privado que el sector oficial tiene absoluta prioridad, jamás prestarán su dinero a Grecia, al saber que serán los últimos a los que se devolverá su dinero y los primeros en sufrir pérdidas.
    La suspensión de pagos oficial de Grecia el pasado 9 de marzo, un suceso crediticio no voluntario que supuso la activación de Cláusulas de Acción Colectiva, provocó que los mercados, reacios al riesgo, abandonasen Grecia. Puesto que el hecho de que los tenedores de bonos individuales no sean compensados por sus pérdidas bloquea el préstamo interno, y la prioridad del sector oficial de los estados miembros de la Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario internacional, bloquea el camino a los mercados. Este hecho no tiene precedentes en un estado desarrollado y convierte a Grecia en una colonia de la Eurozona o Cuarto Reich. Una nueva “ley de la bancarrota del estado” ha emergido, como herramienta del moderno capitalismo totalitario para degradar estados soberanos a la categoría de estados parias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tendrá consecuencias dramáticas el hecho de que los nuevos bonos griegos, con un valor del 46,5 % respecto a los bonos previos, no han sido emitidos bajo la ley griega. “Este Acuerdo y cualquier obligación no contractual que se derive de él o en conexión con él deberá ser gobernada e interpretada de acuerdo a la ley inglesa. Las Partes se comprometen a presentar cualquier disputa que pudiera surgir respecto a la legalidad, validez, interpretación o puesta en práctica de este Acuerdo a la exclusiva jurisdicción de los tribunales del Gran Ducado de Luxemburgo”. Esto complicará cualquier intento del Estado griego de cambiar los términos de los bonos sin el completo consentimiento de los acreedores. Es una cláusula suicida, que impide al gobierno utilizar herramientas que incluso el gobierno de Papadimos, amigo de los acreedores, ha activado para convertir la insuficiente participación voluntaria en el canje de bonos en una participación coercitiva. La garantía que se ofrece a los acreedores es, de hecho, un contracto que evita los riesgos de divisas. “Todos los pagos hechos por el Estado Miembro Beneficiario deben ser hechos en euros”, significa que los bonos griegos están inoculados contra cualquier cambio de divisa en Grecia sea una decisión de Berlín.
      Aunque lo que realmente conduce a Grecia a un callejón sin salida es la cláusula que fuerza al gobierno griego a renunciar a la inmunidad soberana, permitiendo a los acreedores confiscar activos estatales. “El Estado Miembro Beneficiario y el Banco de Grecia, por la presente, renuncian irrevocable e incondicionalmente a toda inmunidad a la que cada uno de ellos tenga o pueda tener derecho respecto a sí mismo o a sus activos, sobre los procedimientos legales en relación a este Acuerdo, incluyendo, sin limitaciones, la inmunidad a demanda, juicio u otra orden, embargo, arresto o mandamiento judicial anterior a sentencia, y de la ejecución y aplicación contra sus activos hasta los límites no prohibidos por la ley”.
      De acuerdo a este artículo, los acreedores puede confiscar fácilmente activos públicos, si bien no dentro de Grecia, donde esta decisión tiene que respetar la ley nacional, sí en el extranjero, allá donde haya activos griegos. Por ejemplo, en la cámara acorazada del Banco Central Británico o en la Reserva Federal de Estados unidos, donde el Banco Central Griego guarda la mayor parte de su oro.

      Eliminar
    2. Lo ocurrido en Grecia es un golpe de Estado perpetrado por la Unión Europea para establecer en el gobierno heleno a la banca internacional, y constituye un verdadero fraude económico y político.
      Los pasos dados en las últimas semanas durante las negociaciones sobre el nuevo memorando de préstamo como en las relativas al canje, o quita, de la deuda soberana en manos de los acreedores privados, la llamada Participación del Sector Privado (PSI, por sus siglas en inglés), y la aprobación parlamentaria del acuerdo de préstamo del pasado 12 de febrero, establece una serie de falsedades como la que fija el valor de la deuda para 2020 en el equivalente al 120,5% del PIB. Avaladas por el hecho de que todas las estimaciones sobre la evolución de los indicadores económicos de los últimos años han resultado erróneas, el incremento de la deuda desde 2009, la proyección del desempleo, la evolución de la actividad económica y el déficit público, una caída del PIB del 6,8% durante el último año y las previsiones negativas para el presente de -2,8%, no existe ninguna posibilidad de recuperación económica para 2014, aunque así lo contemple la ley; reducciones salariales del 30%, de las pensiones, privatización de todas las propiedades estatales, recortes impediosos en sanidad; el costo social de estas medidas será catastrófico y todo ello bajo el control de la ley británica, para mayor seguridad de los inversores.
      La negociación del PSI se dejó en manos de acreedores, especuladores y banqueros, y cerraron un acuerdo negativo para el desarrollo económico y los intereses sociales griegos. 12 mil millones de euros pertenecientes al fondo de pensiones de la Seguridad Social, en manos del Banco Central de Grecia, se perderán debido a los términos de la quita. Por el contrario, 50 mil millones del nuevo préstamo se destinarán a la recapitalización de los bancos griegos cuando, curiosamente, bastarían 40 mil para su saneamiento y nacionalización. Pero existe además una cantidad adicional de 30 mil millones, habitualmente presentada en los medios de comunicación como ´incentivo´ para los inversores más reacios, cuyo destino no está nada claro pero que constituye simple y llanamente un soborno.

      Eliminar
  47. Con la inminente salida de Grecia de la zona euro, los bancos españoles e italianos sufrirán enormes retiros de dinero porque los depositantes intentarán transferir su liquidez hacia Alemania. Entonces controles 'de facto' prohibirán a los bancos de esos países transferir depósitos fuera del país y se impondrán límites a las retiradas de dinero en efectivo. Como opción alternativa, o que se podría dar paralelamente, el Banco Central Europeo realizará enormes inyecciones de crédito 'para evitar el colapso de la banca', y con ello la ruptura total de la zona euro en cuestión de meses.

    ResponderEliminar
  48. Una reciente encuesta mostró que los griegos apoyan mayoritariamente al partido de izquierda radical SYRIZA, con lo que aumentan las opiniones de que esta agrupación podría ganar en las nuevas elecciones parlamentarias del 17 de junio próximo, después lo cual hará que Grecia salga de la eurozona.
    Si Grecia saliera de la Unión Europea su moneda se devaluará al menos 4 veces, con lo que el miedo a una congelación de depósitos heleno se siente en el aire. La inestabilidad política y su incapacidad para formar un gobierno común en las últimas elecciones agudizan la incertidumbre.
    Si van a devaluar la moneda y a salir del euro, automáticamente lo que se hará es sacar el dinero en euros para que de esa manera no se reduzcan los ahorros, porque lógicamente el dracma, no se sabe exactamente, pero se va a devaluar bastante.
    La fuga masiva de capitales ya ha encendido las alarmas. El Banco Central griego advierte de un posible colapso si no se limitan los retiros en efectivo. En lo que va de año, las entidades financieras han perdido 10.000 millones de euros.
    La decisión de permanecer o no con la divisa única es de los propios griegos, dice el presidente de la Comisión Europea, José Manoel Barroso. Lo decidirán en las nuevas elecciones del 17 de junio, en las que serán decisivas las duras medidas de ajuste impuestas por Bruselas, que quiere recuperar los 200.000 millones de euros del rescate.
    Europa anima a que Grecia, con un nuevo gobierno provisional, siga dentro de la zona euro y según los expertos su salida sería además muy negativa. Las consecuencias se sentirían en los 27 países que integran la Unión Europea.
    Para la Unión Europea el problema no es tanto absorber la salida de Grecia sino el ’efecto dominó’ que pueda tener.

    ResponderEliminar
  49. El capitalista no es directamente identificable. ¿Con quién se rompe cuando se rompe con el capitalismo? ¿Qué instituciones hay que atacar para poner fin a la dictadura del mercado, fluido, mundial y anónimo?
    Más extraño es que los medios de comunicación dominantes difundan esa imagen desencarnada y despolitizada de las poderosos de las finanzas. La cobertura periodística de la designación de Mario Monti como presidente italiano bien podría constituir, en ese sentido, el ejemplo perfecto de un discurso-pantalla que hace referencia a “tecnócratas” y “expertos” allí donde se conforma un gobierno de banqueros. Incluso pudo leerse en el sitio internet de algunos diarios que “personalidades de la sociedad civil” acababan de tomar las riendas. La mayoría de los ministros del equipo de Monti integraban los directorios de los principales trusts de Italia. El mismo Mario Monti fue asesor de Coca Cola y de Goldman Sachs, y director de Fiat y de Generali.
    En suma, muchos antiguos miembros de gobiernos, cambiaron el traje de funcionario público por el de hombre de negocios. En general los medios de comunicación omiten constantemente dar a conocer los intereses privados de las personalidades públicas.
    Más allá de la porosidad entre dos mundos que se muestran fácilmente como distintos si no opuestos, la identificación de sus dobles agentes es necesaria para la buena comprensión del funcionamiento de los mercados financieros.
    Las altas finanzas tienen uno o más bien, varios rostros, los de una oligarquía de propietarios y administradores de fortunas.
    En 2005 el 0,2% de la población mundial controlaba la mitad de la capitalización bursátil del planeta. Estas pprofusas carteras son administradas por bancos como Goldman Sachs, Santander, BNP Paribas, Société Générale,, empresas de seguros como AIG, AXA, Scor, fondos de pensión o inversión como Berhshire Hathaway, Blue Ridge Capital, Soros Fund Management; instituciones que invierten además sus propios fondos.
    Esta minoría especula con la cotización de las acciones, de la deuda soberana o de las materias primas, gracias a una gama casi ilimitada de productos derivados que revelan la inagotable inventiva de los ingenieros financieros. Lejos de representar el resultado “natural” de la evolución de economías maduras, los “mercados” constituyen la punta de lanza de un proyecto que fue concebido para incrementar los ingresos de la clase máS pudiente. Un éxito innegable: el mundo cuenta actualmente con alrededor de 63.000 “centimillonarios” o sea poseedores de al menos 100 millones de dólares, que representan una fortuna combinada de aproximadamente 40 billones de dólares, es decir, un año de Producto Interno Bruto mundial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen nombre, ni rostro, ni partido; nunca presentarán su candidatura, nunca serán, pues, elegidos.
      Figura obligatoria de la comunicación política, la denuncia de los “mercados financieros”, tan virulenta como inofensiva, sigue siendo hasta ahora letra muerta. Al igual que el presidente Barack Obama, que otorgó su indulto presidencial a los responsables estadounidenses de la crisis, los dirigentes del Viejo Continente perdonaron en muy poco tiempo los excesos de los especuladores “ávidos” que ponían en el banquillo de los acusados. Sólo quedaba entonces recuperar el prestigio injustamente mancillado de los dignos representantes de la oligarquía. ¿Cómo? Designándolos a la cabeza de comisiones encargadas de elaborar nuevas reglas de conducta para los mercados: Paul Volcker (JPMorgan Chase), Mario Draghi (Goldman Sachs), Jacques de Larosière (AIG, BNP Paribas), Lord Adair Turner (Standard Chartered Bank, Merrill Lynch Europe) o incluso el barón Alexandre Lamfalussy (CNP Assurances, Fortis), todos los coordinadores encargados de brindar una respuesta a la crisis financiera mantenían estrechos lazos con los más importantes operadores privados del sector. Los “irresponsables” de ayer, como por obra de gracia, acababan de metamorfosearse en “sabios” de la economía, alentados por los medios de comunicación e intelectuales dominantes que, poco tiempo antes, no tenían palabras lo bastante duras como para denunciar la “suficiencia” y la “ceguera” de los banqueros.
      El oportunismo y el cinismo del que dan muestras los “depredadores” en cuestión no debe hacer olvidar que contaron, para alcanzar sus objetivos, con el apoyo de las más altas esferas del Estado.
      ¿Acaso John Paulson, luego de haber ganado más de 2.000 millones de dólares en la crisis de las subprime, de la que fue el principal beneficiario, no contrató al ex patrón de la Reserva Federal, Alan Greenspan, entonces asesor de Pimco (Deutsche Bank), uno de los principales acreedores del Estado estadounidense? Y qué decir de los principales administradores internacionales de hedge funds: el ex presidente del National Economic Council bajo el gobierno de Obama y ex secretario del Tesoro de William Clinton, Lawrence Summers, fue director ejecutivo de la firma D.E. Shaw con 32.000 millones de dólares de activos; el fundador del grupo Citadel Investment, Ken Griffith, oriundo de Chicago, financió la campaña del actual presidente de Estados Unidos.

      Eliminar
  50. Solo cinco de los 28 Estados miembros de la OTAN gastan un 2% de su producto interno bruto en las fuerzas armadas, como quiere la OTAN. Uno de ellos es Grecia en un curso rápido de neoliberalismo armado. Primero la obligaron a adquirir costosos submarinos de Francia y Alemenia; luego la obligaron a hacer recortes presupuestarios. Fue el plan de ayuda de “alimentos por submarinos” de la OTAN. A los amos del mundo Grecia, la cuna de la democracia, les importa un comino; quieren su dinero.

    ResponderEliminar
  51. La crisis financiera, que ahora tiene cuatro años, terminará por costar a la economía mundial entre 60 billones -millones de millones- de dólares y 200 billones en pérdida del PIB. El Producto Interno Bruto de Estados Unidos, el mayor del mundo, es de unos 15 billones. La crisis financiera terminará por cortar al mundo ingresos reales entre 4 y 13 veces el tamaño del actual Producto Interno Bruto de Estados Unidos, lka mayor potencia económica mundial de la historia. Y hasta podría resultar que se trata de un pronóstico optimista, porque a la larga la crisis financiera podría destruir la civilización occidental.
    La gran pérdida económica debida a la crisis financiera no tiene precedentes. El enorme costo de la crisis tiene una sola fuente, la desregulación financiera que termine siendo el error que destruya la civilización occidental.
    La desregulación permitió que los bancos apalancaran una pequeña cantidad de capital con enormes deudas a fin de maximizar el rendimiento de los valores, maximizando con ello la inestabilidad del sistema financiero y el costo para la sociedad de las malas apuestas de los bancos. Permitió también que las instituciones financieras dejaran de lado los límites a las posiciones de especuladores y dominaran los mercados de materias primas, convirtiéndolos en un casino de juego y aumentando los precios de la energía y los alimentos.
    La desregulación permite que las instituciones financieras vendan opciones no cubiertas, lo que significa vender al mercado las acciones de una compañía o lingotes de oro y plata que el vendedor no posee con el fin de reducir el precio.
    El dólar en su papel de moneda de reserva mundial es la fuente del enorme poder de Estados Unidos. Permite que controle el sistema internacional de pagos y que excluya del sistema financiero a los países que no sigan sus órdenes. Permite que se imprima dinero para pagar sus cuentas y comprar la cooperación de gobiernos extranjeros o para financiar la oposición en países cuyos gobiernos no logra comprar, como Irán, Rusia y China. Si el dólar no fuera la moneda de reserva mundial y reflejara realmente su verdadero valor depreciado por la creciente deuda de Estados Unidos y la operación de las prensas de impresión, ese poder estadounidense se limitaría drásticamente.
    Goldman Sachs, cuyos ex empleados dominan el Tesoro de Estados Unidos y las agencias reguladoras financieras, además del Banco Central Europeo, el gobierno de Italia e, indirectamente Grecia, ayudó al gobierno griego a ocultar su verdadero déficit, engañando así a los bancos privados europeos que adquirían los bonos del griegos. Una vez lanzada la crisis de la deuda soberana europea, Estados Unidos tuvo interés en que continuara, ya que hace que los poseedores de euros huyan hacia dólares “seguros”, aumentando así el valor de cambio del dólar, a pesar del enorme aumento de la propia deuda estadounidense y de la duplicación del suministro de dinero en Estados Unidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado el oro y la plata aumentaron rápidamente su precio, y el oro llegó a 1.900 dólares la onza e iba en camino de 2.000 dólares cuando repentinamente las ventas cortas comenzaron a dominar los mercados de ventas en lingotes. Las ventas en corto de lingotes de oro y plata lograron reducir el precio del oro en 350 dólares por onza desde su punto máximo. Muchos observadores informados creen que el motivo por el cual Estados Unidos no ha encausado a los banqueros por sus crímenes financieros conocidos es que sirven de auxiliares para proteger el valor del dólar al vender lingotes y monedas rivales.
      Resulta que la desregulación, que abolió la separación de los bancos de inversión de los bancos comerciales, permitió que el JPMorganChase jugara con depósitos federales asegurados. A pesar de ello, los republicanos están resueltos a restaurar la desregulación financiera total. Una receta para el desastre seguro.
      El problema es que la política económica corresta está bloqueada por las inmensas donaciones que los bancos hacen a las campañas políticas. Así, los políticos a sueldo de la banca, distraerán a todos de la verdadera crisis urdiendo otra “crisis” por el techo de la deuda.
      Este daño al presupuesto será duradero porque afecta al presupuesto cuando lo que se necesita es que sea más fuerte porque la sociedad está envejeciendo, al restaurar y reconstruir los ingresos, que han sido totalmente devastados por la crisis financiera, el vínculo entre lo que hizo la banca al presupuesto. En consecuencia los banqueros siguen recibiendo grandes beneficios mientras imponen enormes costos a la sociedad. Las tasas oficiales de inflación y desempleo son ficciones; sin embargo, los medios de prensa siguen mencionando sin inmutarse las tasas como un hecho irrefutable.
      Es irónico que el resultado de la desregulación financiera en Estados Unidos sea lo contrario de lo que prometieron los defensores del libre mercado. En lugar de firmas financieras altamente competitivas que vivan o mueran solo por su habilidad sin intervención gubernamental, hay una concentración financiera sin precedentes. Bancos enormes, “demasiado grandes para quebrar”, envían ahora sus pérdidas multibillonarias para que las paguen los contribuyentes estadounidenses fuertemente endeudados cuyos ingresos reales no han aumentado en 20 años. Los banqueros hacen fortunas en bonificaciones anuales por su éxito en la socialización de las pérdidas de los bancos del “libre mercado” y la privatización de los beneficios hasta el punto de que ni siquiera pagan impuestos a la renta.
      En Estados Unidos los economistas del libre mercado, impulsaron la avaricia y permitieron que se le diera rienda suelta.

      Eliminar
    2. China, el mayor acreedor de Estados Unidos, y en el pasado un seguro comprador de bonos del Tesoro, posee unos dos billones de dólares en esos activos, mientras es rodeada de bases militares estadounidenses y se le presenta en contra acciones legales artificiosas en la Organización Mundial de Comercio. Incluso hay una versión de verdad oficial que afirma que las empresas estadounidenses no se van de su país por el costo de la mano de obra china, sino gracias a los ´subsidios´ chinos a las firmas estadounidenses allí relocalizadas.
      A Estados Unidos le gustaría una guerra fría con China en lugar de las guerras calientes en Medio Oriente y Asia. Aunque las guerras calientes son lucrativas para el complejo militar industrial, le han significado la pérdida de prestigio de superpotencia por la incapacidad para prevalecer bélicamente después de años de conflicto, y encima no generan el nivel de beneficios que fluirían de una carrera armamentista de alta tecnología con China. Washington cree que el desvío de inversión china de la economía intensiva al fortalecimiento militar le reducirá el ritmo de crecimiento.
      Y si en lugar de morder el anzuelo China atacara el lado débil de Estados Unidos -el del dólar como moneda de reserva mundial- y decidiera lanzar algún billón de dólares de deuda del Tesoro estadounidense al mercado de bonos en lugar de involucrarse en una carrera armamentista de 30 años, haría que el precio de los bonos se derrumbe.
      Es cierto que la Reserva Federal puede imprimir efectivo para comprar los bonos, pero si en su defecto China lanza el billón de dólares impresos a los mercados de divisas extranjeras, Estados Unidos no puede imprimir euros, libras esterlinas, rublos, francos suizos y otras monedas para comprar dólares, de manera que el tipo de cambios devaluaría el dólar y con ello el control sobre las tasas de interés de la Reserva Federal.
      No obstante tarde o temprano el dólar colapsará como moneda de reserva y refugio.

      Eliminar
  52. Lo que le espera al mundo del siglo XXI indudablemente será muy complicado. Casi todo es posible o probable, desde otra Gran Recesión en Estados Unidos hasta un estancamiento europeo o incluso el colapso de la eurozona, a una ralentización en todas las economías emergentes, una tempestad en los mercados de divisas, el colapso de instituciones financieras, y una quiebra global global.

    ResponderEliminar
  53. Probablemente el país que más sufriría en un primer momento la salida de Grecia del euro sería España, por su gran exposición a un contagio. Se calcula que la exposición española es de 37.000 millones de euros y la italiana de 55.000. Portugal e Irlanda, no acumulan tanto riesgo, ya que al estar ellos mismos ‘rescatados’ no fueron obligados a participar en los planes de rescate a otros estados. El problema español es que su sistema financiero está hecho añicos por la enorme cantidad de activos inmobiliarios tóxicos que posee. Paradójicamente y en comparación, el sistema bancario griego, está bastante más saneado ya que siempre se ha mantenido en unas ratio depósito-préstamos cercanas a la cobertura total de los segundos por los primeros. Así es que una salida de Grecia del euro podría precipitar el estallido incontrolado del sistema bancario español, aún cuando su exposición sea bastante menor que la de Italia o Alemania. O a la inversa: España podría irse a la bancarrota anticipándose a Grecia, con efectos devastadores en toda Europa. En el caso de Grecia hay que contar con que la dinámica de su crisis ha generado cierta antipatía hacia el país, especialmente en Centroeuropa. Aunque sin explicitarlo, a la crisis griega se le ha dado un sesgo balcánico. Las trampas del gobierno de Nueva Democracia con la envergadura de la deuda descubierta en 2010, el continuo y violento rechazo social que han encontrado las medidas de austeridad impuestas por Bruselas, la partidocracia fallida, el desastroso sistema fiscal, el problema de la corrupción… de ahí que para muchos tenga cierto componente, incluso subconsciente, de “desbalcanización”, de cortar con la gangrena balcánica.
    Hay que tener en cuenta que el gobierno griego fue ayudado por los profesionales de Goldman Sachs muy eficientes: hicieron desaparecer 50.000 millones de euros de las cuentas de deuda griega que a día de hoy nadie en el Ministerio de Finanzas griego dice saber dónde están. Al final fue el PASOK quien tiró expuso el problema abruptamente, por sus propias conveniencias políticas, dejando en evidencia que Europa algo tenía que hacer. Luego todo eso se ha mezclado con apelaciones al pasado, la conocida historicitis balcánica –cosa que no ha sucedido en Portugal, Irlanda, España o Italia-. Europa produce más historia de la que puede consumir. Esta frase, tradicionalmente aplicada a los Balcanes y a los griegos, afecta en realidad a todos los países del viejo continente.
    En Alemania y Austria hay mucha gente que desea hacer un escarmiento ejemplar con los griegos. Pero los alemanes también imponen a todos el chantaje de sus propios fantasmas, con ese terror patológico a que vuelva la hiperinflación de 1923, como si el mundo no hubiera cambiado en casi un siglo.
    El estado de dislocación a que ha llegado la política griega se ha podido constatar tras el fracaso para formar gobierno. En Europa preocupa mucho que al final tras las elecciones de junio, se constate que Grecia sigue políticamente descabezada, y entonces a ver quién aplica el programa de reformas y la administración del rescate. Por eso se habla tanto de la salida de a la griega del euro.

    ResponderEliminar
  54. En el Tratado de Maastricht firmado en 1992 se apuntalaba la construcción de un espacio exclusivamente económico en los que los capitales, financieros e industriales, pudieran ampliar la escala de sus negocios para hacer frente a los Estados Unidos en un mundo que por aquel entonces era exclusivamente unipolar. A ello se sumaba el proyecto de crear una moneda única, el euro, que acabara convertida en una moneda mundial que hiciera la competencia al dólar en los intercambios comerciales y financieros internacionales.
    Pero ese espacio siempre careció de un gobierno económico de naturaleza política. Tan sólo se acompañó de la creación de un banco central encargado de controlar exclusivamente la evolución de la inflación, al que ni siquiera se le dieron funciones de supervisión de los sistemas bancarios y financieros, quedando éstas en las esferas nacionales; y al que además se le dotó, por imposición de Alemania, de absoluta independencia con respecto a los poderes políticos nacionales y supranacionales. Es por ello que hay que extrañarse ahora cuando su titular Mário Draghi hace oídos sordos a todas las demandas de relajación de su política monetaria o de compra de deuda soberana a los Estados miembro: ese fue el engendro que produjo el sueño de la razón neoliberal alemana y al que se sumaron el resto de los gobiernos europeos.
    El proyecto carecía también de instrumentos de política fiscal que permitieran hacer frente a los impactos económicos que pudieran sufrir las economías que integraran la Eurozona -fueran estos shocks particulares o asimétricos sobre un estado o sobre el conjunto de los estados o simétricos, por la vía de redistribución de la renta a nivel interno. Es decir, la construcción europea carece de una verdadera Hacienda Pública con recursos suficientes para poder desarrollar las funciones que le son propias al interior de cualquier espacio económico que aspira a ser viable frente a las embestidas de los mercados. Y desde luego, se obviaron las necesidades de coordinar las políticas económicas para evitar que cada estado pudiera seguir una senda que pusiera en riesgo al conjunto.
    La resultante ha sido una estructura en el que el mercado se convierte en el director de la política económica, principal rector en el proceso de asignación de los recursos y en mano invisible que opera a través de la mano tangible de los estados nacionales en su intento por favorecer las mejores condiciones posibles para la rentabilización de los capitales nacionales y atraer a los transnacionales.
    Y dadas las desigualdades inherentes de cada uno de los Estados miembro, lo que ha ocurrido es que el mercado ha ido incrementando esos desequilibrios hasta hacerlos insostenibles. Por lo tanto, esta crisis y su repercusión no son producto de una coyuntura sino de una estructura mal diseñada.

    El modelo neoclásico de las zonas monetarias óptimas plantea que éstas no pueden funcionar correctamente en ausencia de una Hacienda común si no existe flexibilidad absoluta en el mercado de trabajo y movilidad perfecta del factor trabajo. La idea subyacente es que cuando una economía se vea afectada por un shock asimétrico, el trabajo sea el factor que absorba el peso del ajuste, bien reduciendo sus salarios bien desplazándose hacia otras economías que no hayan experimentado el shock.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alemania es el único Estado de la Eurozona que no sólo disfruta de soberanía económica, por cuanto maneja, indirectamente, la política monetaria del Banco Central Europeo, sino que además tiene un proyecto de Estado hegemónico a cuyo servicio ha puesto el proyecto europeo. Todo ello se ha traducido en el rechazo a la mayor parte de las propuestas de sus socios como los eurobonos, la inyección de liquidez del Banco Central Europeo, la unión fiscal, etc...

      Eliminar
  55. Quienes reclaman el retorno de Keynes y las políticas keynesianas no han entendido que hace mucho tiempo que el mundo dejó de ser keynesiano, es decir, un mundo de Estados-nación con fronteras definidas y defendidas, controles de capitales, proteccionismo, flujos controlados de bienes, servicios y capitales. Las recetas keynesianas tenían sentido y fueron útiles mientras el mundo tuvo esas características. La globalización desmanteló ese mundo e hizo a las economías crecientemente dependientes y más difíciles de gobernar internamente. Sí es cierto que hay ciertas ideas de Keynes que son absolutamente rescatables y que servirían como mecanismo temporal de resolución de los desequilibrios al interior de la Eurozona en tanto se avanza, de una vez, hacia una integración fiscal.
    No se trata sólo de acometer un “pacto de crecimiento” porque si no se alteran las condiciones estructurales e institucionales de funcionamiento de la Eurozona los efectos se agotarán más pronto que tarde y los desequilibrios se reproducirán. Se trata de enfrentar con perspectiva de solución estructural los desequilibrios comerciales dentro de la Eurozona y para eso sí se pueden buscar pistas en Keynes, aunque eso supondría un giro radical en el fundamentalismo monetarista sobre el que se sustenta la construcción europea.
    Así, por ejemplo, podría pensarse en un pacto para penalizar los superávit comerciales excesivos, es decir, cualquier Estado que acumulara un superávit comercial del 3% de su PIB debería acometer proyectos de inversión productiva en los países que presentaran déficit comercial en lugar de acumularlos y enjugarlos por la vía de fomentar el endeudamiento de éstos. De esa forma, se tendería a una nivelación de las condiciones productivas y de bienestar dentro de la Eurozona, sin que la rentabilidad del capital se viera menoscabada y sin que los desequilibrios se acumularan y se volvieran insostenibles. Así también se evitaría, simultáneamente, que esos desequilibrios actuaran como mecanismo de reproducción incrementada de las desigualdades y de consolidación de la posición de poder de unos estados frente a otro en la Eurozona. Esa parte de Keynes sí es perfectamente rescatable.
    Hay elementos que apuntan a que la política y los políticos han sido cooptados, cuando no directamente sustituidos, por los grandes grupos de poder económico y financiero, articulados en intrincadas tramas personales y empresariales desde las que no sólo acaparan renta, recursos y riquezas sino que también controlan la información y hasta el pensamiento a través de los medios de comunicación de masas.
    Además, frente a lo que se ha querido vender, el neoliberalismo se encuentran en uno de sus momentos más dulces, a pesar de que, precisamente por ello, las amenazas que se ciernen sobre el mismo son esperanzadoramente más rotundas. Nunca antes, en el pasado reciente, había existido mayor confusión acerca de lo que ocurre en el entorno; nunca la desigualdad, barómetro esencial para medir el grado de éxito del proyecto neoliberal, había sido más acusada; nunca se ha tenido acceso a más información y nunca se ha dispuesto de menos herramientas intelectuales para procesarla y actuar; nunca las personas y las sociedades han estado tan comunicados; y nunca antes se habían encontrado tan debilitados los vínculos de solidaridad social. Todo ello está provocando mutaciones de una profundidad ignota que deben hacer reflexionar sobre aquella frase de Margaret Thatcher: “la economía es el método, pero el objetivo es cambiar el alma”.

    ResponderEliminar
  56. Los bancos españoles tienen un descubierto de más de 300.000 millones de euros en el sector inmobiliario, en su mayoría en créditos a promotores inmobiliarios. El Banco Central de España considera que alrededor de 180.000 millones de este descubierto son ‘problemáticos’.
    Las estimaciones sugieren que hay alrededor de 700.000 casas nuevas sin vender, pero si se incluyen las propiedades recuperadas, el total podría llegar a un millón e incluso más. Con los niveles actuales de ventas, se necesitarían muchos años para liquidar el atraso, que se irá agravando cuando se acaben nuevos proyectos y vayan llegando al mercado. Los precios de las viviendas han caído entre un 15 y un 20%, pero las previsiones dicen que caerán finalmente hasta un 50-60%. La grave recesión y la tasa de desempleo del 25% significa que es probable que también aumenten las pérdidas actuales de 600.000 millones de euros en créditos hipotecarios.

    ResponderEliminar
  57. Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, las tasas de consumo y los cambios de los precios aumentan a medida que la Reserva Federal no puede decir si va a ampliar la política de 1.750.000 millones de dólares para la compra de bonos del Tesoro y bonos hipotecarios a través de la llamada flexibilización cuantitativa. El rango diario de la rentabilidad a 10 años tiene un promedio de 12 puntos básicos desde el 18 de marzo, cuando el plan fue anunciado, por encima de 8,6 puntos básicos desde el año 2002.
    La Reserva Federal ha sometido a la economía estadounidense a un período de 22 meses de exceso de liquidez masiva. El actual incremento de la liquidez, antes conocido como M3, que ya no se publica, está creciendo a alrededor del 18%. El propósito principal es que el Tesoro y la Reserva Federal se comprometan a un aumento en el gasto de 14.800.000 millones del rescate a los bancos, Wall Street y la industria de seguros, todo lo cual se volvió en una inversión de casino.
    El método elegido para hacer frente a una crisis financiera causada por la deuda insostenible creada por el exceso de liquidez es crear más dinero y crédito que se canalizan al sector financiero para reactivar sus balances, que son la deuda infestada con deuda tóxica. Wall Street, la banca y los seguros son el desapalancamiento con el contribuyente que toma todo el riesgo, ya que la sociedad en general recibe muy poco a cambio. En realidad el mundo está sitiado por zombis financieros, que se mantienen vivos después que casi destruyeron el sistema financiero del mundo industrializado.

    ResponderEliminar
  58. La inflación es el resultado de salarios que apenas suben. Mientras la pérdida de poder adquisitivo recae sobre la mayoría de la población. Desde que el libre comercio, la globalización, la deslocalización y la subcontratación comenzaron en la década de los años ochenta, los salarios no han seguido el ritmo de la inflación. Producción gravitada hacia un mundo con bajos salarios que exacerban la inmigración masiva tolerada ilegal. Esto fue acompañado por la sobrecapacidad crónica que hizo que el consumo ostentoso se vuelva relativamente barato y acompañado por el acceso al crédito mucho más fácil.
    Veintitrés meses de una implosión resultado de estas políticas, que todavía están vigentes. Sin esta continuación de la deuda el sistema no puede seguir funcionando y la espiral descendente se alimenta a sí misma.
    Como resultante naciones con fallidas políticas económicas y fiscales que se enfrentan a un déficit récord y a una deuda inmensa e impagable.
    ¿Realmente creen las naciones del mundo industrializado que van a financiar esos déficit públicos indefinidamente?
    es lo que capital llama destrucción creativa. Debido a la contratación electrónica, que ha llevado a la política comercial importante de los intercambios establecidos, y entre esas regiones oscuras, no se sabe quién está haciendo qué. Un flujo neto de información para los inversores donde la transparencia casi ha desaparecido. Holdings bancarios que son propietarios de la Reserva Federal, pueden ver de antemano lo que sus clientes están interesados ​​en comprar y ejecutar las órdenes desde sus propias cuentas. Y si cometen errores cuantiosos acaban rescatados por la Reserva Federal.
    La transparencia, la supervisión y la rendición de cuentas no existen. Lo más importante en el mundillo de la alta finanza es todo lo que se hace en secreto. No se sabe de cargos civiles o penales en contra de cualquiera de estos delincuentes de cuello blanco. Ni siquiera hay investigaciones. Peor aún cuando los mercados de acciones, bonos y de capital dependen de la confianza.
    Hasta el momento todo lo que se ha visto es un tapar al sistema financiero. El Tesoro y la Reserva Federal ofrecen el llamado Término de Respaldado por Activos para Facilidad de Préstamos de Valores, o el Programa de Inversión Pública Privada, como la prueba de su esfuerzo de saneamiento financiero. El agujero de las entidades financieras estadounidenses y extranjeras ya se encuentra en los 14.8 billones de dólares. El costo que la SEC y la CFTC lograron al proteger a la banca capaz de manipular los mercados.

    ResponderEliminar
  59. Se cree que los mercados financieros sólo atienden a la evolución de las variables monetarias y financieras y sin embargo al final, la fuente de los recursos con los que se debe atender el pago de las rentas financieras proviene de la economía real. Si ésta no funciona, nada funciona. A pesar de la financiarización y del grado de autonomía que ésta ha adquirido sobre la economía productiva, al final las rentas financieras provienen también de la creación de riqueza material.
    Las entidades bancarias son expertas en contabilidad creativa y lo que hasta ayer era una posición solvente se revela al día siguiente como una de quiebra.
    en el marco de esta Unión Europea, un proyecto hegemónico alemán, no hay viabilidad para los países periféricos y por ende esta crisis no es económica sino política. Y sólo una solución política podría revertir la situación.
    Los llamados mercados operan de forma tramposa porque se les deja operar así. Si los mercados sitúan en el punto de mira las debilidades macroeconómicas de algún país, basta con que lo ataquen, que operen contra él, que le restrinjan el crédito y le endurezcan las condiciones de financiación para que la prima de riesgo se dispare. Desde ese momento se entra en una espiral diabólica: ese país comienza a tener que pagar más por su deuda porque se le exige una mayor rentabilidad sin más fundamento que las propias creencias de quienes así creen que debe ser y están beneficiándose de ello. Ya no hay vía de escape salvo que una institución decida hacer frente a las necesidades de financiación de esa economía, rompiendo el lazo que la ahorca en los mercados financieros e inyectando toda la liquidez que sea necesaria. Esa institución debe ser el banco central, como viene ocurriendo en los Estados Unidos y como no viene sucediendo en Europa.
    ¿Son insaciables los mercados? Por supuesto que sí; porque saben que son capaces de hacerle trampas al destino y obligarlo a que cumpla con sus profecías y entre tanto devastar una economía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el problema fuera la deuda pública, desde el 2008, cuando explotó la burbuja de las hipotecas subprime, la crisis habría golpeado primero a Grecia y a Italia con deudas públicas del 110% y del 106% del PBI, respectivamente. Pero los mercados castigan antes a Irlanda -44%-, España -40%- y Portugal -65%- y solo después a Grecia e Italia. ¿Qué tienen en común esos países? El desequilibrio en la balanza de pagos, causado por la moneda única, algo reconocido hasta por el FMI, llevó a la acumulación de la deuda privada.
      Si un país compra en el exterior más de lo que vende, deberá conseguir que en el exterior le den la diferencia. Un déficit en la balanza de pagos lleva al endeudamiento externo, generalmente privado. Pero, ¿por qué el resto del mundo sigue dándole crédito? Simplemente para financiar la venta de sus propios productos. Es lo que sucede entre China y los Estados Unidos. La crisis explota en Europa cuando los bancos alemanes, intoxicados por las subprimes, deben exigir el pago de sus créditos a los países periféricos.
      El problema surge debido a que los bancos, cuyos créditos son la deuda de los privados, han prestado excesivamente, con grandes ganancias: cuando la crisis económica pone a las empresas y a las familias en dificultades, el Estado salva a los bancos, a través de los impuestos a las familias, debido al histórico “demasiado grande para quebrar -too big to fall-”. Y entonces la deuda se vuelve pública.

      Eliminar
  60. Grecia nunca fue el problema. En términos estructurales, el problema es el euro, que está mal diseñado, y Alemania, dueña y señora de la la Europa del capital, que no quiere enderezar porque entiende que puede extenderse al resto de Europa la receta de la austeridad y la ética protestante a ella asociada sin que el euro salte por los aires. Es un proyecto de construcción hegemónica sobre sustratos ideológicos muy concretos y para ello, Alemania, no sólo cuenta con la potencia de su economía sino también con la potencia de fuego de los mercados que juegan a su favor.
    No puede ser que las decisiones sobre todo lo que está ocurriendo en Europa en estos momentos se tomen desde instancias institucionales que carecen de legitimidad democrática directa, como por ejemplo, la Comisión europea o el Banco Central Europeo. No puede ser que el Banco Central Europeo, al que se hizo independiente de cualquier autoridad política y ajeno a cualquier tipo de legitimidad democrática, sea el guardián de las finanzas y sólo intervenga diligentemente y por iniciativa propia cuando hay que aliviar la situación de los bancos, mientras los gobiernos deben arrastrarse suplicando intervenciones para que la prima de riesgo no se vaya a la estratosfera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy confiesan algunos ilustres protagonistas que la entrada en el euro se adoptó porque convenía a Alemania.
      Los manuales de economía explican que el hecho de atarse a un valor fuerte, con el espajnto del vínculo exterior, a menudo sirve para imponer “disciplina” a los actores sociales de un país.
      La balanza comercial de Alemania con China es negativa y ha empeorado. Ha mejorado sin embargo con los países de la eurozona. Eso se debe a que las reformas en el mercado laboral en Alemania se tradujeron en una sustancial precarización, basada en la compresión de los salarios. Es una forma de devaluación interna. Sin embargo no hay que olvidar que Alemania para absorber el costo social fue la primera que se vio obligada a violar el Pacto de estabilidad, subsidiando a una gran cantidad de subocupados y por lo tanto a su sistema industrial. Luego de las reformas Alemania los salarios reales han caído un promedio del 6,5%.

      Eliminar
    2. La zona euro es una miniatura del sistema de Bretton Woods que se estableció tras la segunda guerra mundial y que subordinaba la periferia al centro, siendo Estados Unidos el centro de ese sistema, que quería mantener su papel de potencia dominante y se ganó su derecho a la hegemonía gracias al Plan Marshall. Alemania ahora ha emergido como la economía más fuerte de Europa y podría ocupar el puesto que ocupó Estados Unidos tras la guerra, pero para ello debería preocuparse por el bienestar de la periferia, no solo por su propio interés nacional, imponiendo una falsa ideología, a través del tratado de Maastricht y el de Lisboa.
      Los Estados miembros renunciaron a un derecho propio cuando delegaron la capacidad de imprimir dinero en el Banco Central Europeo. El resultado es que cuando los Estados se endeudaron lo hicieron en una moneda que no controlaban, igual que en las crisis de los países emergentes en la década de los años ochenta y noventa. Como consecuencia de ello los mercados financieros han forzardo la quiebra de algunos países de la zona euro, algo que nunca pasa si un país se endeuda en su propia divisa. Si tiene el control sobre su divisa, ésta puede perder su valor, provocar inflación, empeorar el tipo de cambio, pero siempre se uede pagar.
      Cuando se introdujo el euro los mercados declararon que los bonos soberanos estaban libres de riesgo. Los bancos podían comprar cualquier cantidad de esta deuda sin asumir ningún riesgo y como resultado, las entidades acumularon deuda de los países más vulnerables, los de la periferia, España, Italia, Portugal, Grecia e Irlanda,
      con el objetivo de ganar unos cuantos puntos básicos más. Alemania, que estaba asumiendo por entonces las deudas de la reunificación y tenía mucha deuda, tuvo que ajustar sus presupuestos, adoptar reformas estructurales, eliminar durante años los aumentos salariales y eso la hizo Alemania mucho más competitiva, frente a países periféricos. La convergencia de tipos de interés creó una divergencia de competitividad. Cuando estalla la crisis financiera y quiebra Lehman Brothers en 2008, algunos países tienen que hacerse cargo de sus bancos con altos niveles de deuda. Una combinación de crisis soberana, de crisis bancaria, divergencia competitiva y también una crisis política. Hay que poner esos cuatro elementos juntos porque después de todo, Europa no es una nación, es una unión de países y cuando hay una crisis cada país trata de protegerse a si mismo y no piensa en demás.

      Eliminar
    3. El verdadero peligro es que Europa quedará permanente dividida entre acreedores y deudores. A los primeros siempre les irá mejor que a los segundos porque estos tienen que pagar tipos de interés mucho mayores por el capital, lo que se convierte en una desventaja permanente que ampliará las diferencias entre ambos. Así la periferia estará permanentemente deprimida y dependiente del centro, que acaparará toda la inversión y el talento, y que dejará a la periferia permanentemente en crisis.
      Las dinámicas políticas se imponen y llevan a Alemania a no asumir ningún riesgo más en nombre de Europa, pese a que si el euro fracasa ellos perderían mucho más dinero. Pero están decididos a no hacer nada en esa dirección. Los mercados financieros no se van a quedar esperando, van a presionar la prima de riesgo y a provocar la crisis del euro. Ya lo están logrando. La última decisión del Banco Central Europeo con la rebaja de tipos de interés en julio, duró una semana y los mercados volvieron donde estaban. La situación solo va a empeorar.
      El hecho de que los Estados miembros no controlan la divisa en la que tienen denominada su deuda, lo que con las justas pone un limite a la escalda de la prima de riesgo pero no es suficiente para hacer que baje a niveles sostenibles.

      Eliminar
  61. Los armadores griegos tienen su mano en la mayor flota mercante del mundo. El 24 de mayo 2012, el diario Kattimerini confirma que siguen estando en el primer rango en términos de capacidades, mtanto en toneladas, como en metros cúbicos. Controlan 3.225 navíos, 2014 de los cuales bajo bandera griega, lo que constituye un 39,5% de las capacidades de la UE y aproximadamente 16% de la flota mundial, más que Japón. En 2010, las ganancias declaradas ascendían a 15.400 millones de euros, o sea casi 15% del PBI del país. En 2011, las ganancias declaradas llegaron a 14.100 millones de euros. Pero prácticamente ni un centavo entra a las cajas del estado. Los armadores gozan de un sistema legal en términos de fiscalidad que los hace intocables para los recaudadores de impuestos. Y, como dos precauciones valen más que una, tienen la sede de sus sociedades en Chipre o en Londres. Y su fortuna en Suiza o en los “paraísos fiscales” del derecho anglosajón.
    La Iglesia ortodoxa posee recursos financieros muy importantes y no solamente por los valores llamados intangibles como iglesias y monasterios. Es el mayor propietario de tierras del país: 130.000 hectáreas de campos, bosques, playas y montañas. Posee hoteles, playas de estacionamiento -importante fuente de ingresos en Atenas-, empresas y más de 300 centros turísticos. Para esta fortuna y los ingresos que de ella se derivan, no existen impuestos.
    En plena crisis de la llamada deuda pública, que estalla en 2009, los gastos de armamento de Grecia son, en Europa y con respecto al PBI, los más importantes: 3,1% contra el 2,4% para Gran Bretaña y 2,3% para Francia. En 2009, el gobierno griego desembolsó 2.500 millones de euros por seis fragatas francesas y 400 millones por helicópteros de combate puma, suministrados por EADS, el grupo que construye los Airbus. El alemán TyssenKrupp le ha vendido seis submarinos. El gobierno de Angela Merkel no objetaba los intentos de vender los modernos submarinos Klasse 214, o carros de combate Leopard.
    Según las estadísticas de la OCDE y de la Eurostat, el tiempo de trabajo anual medio de los asalariados de la industria, del comercio y de la agricultura en 2008 era en Grecia de 2120 horas, o sea 470 más que los británicos. Muy lejos de los clichés. En 2007, el monto medio de jubilaciones estaba en 617 euros, y en 2009 el salario mínimo en 752 euros. La frase “viven por encima de sus medios” para explicar la “crisis de la deuda” surge de una propaganda que está en sintonía con una austeridad brutal y con prácticas gubernamentales autoritarias que acompañan la introducción de nuevas normas sociales y morales de reproducción y utilización de la fuerza de trabajo.

    ResponderEliminar
  62. El desarrollo del capitalismo involucra a la sociedad de forma total, a todos los niveles. La cooptación de la sociedad por el capital no es formal sino real. Todos los valores que la sociedad produce son traducidos en valores de intercambio. Se introducen bajo la categoría de la moneda. Operan como una serie de transformaciones que incluyen la composición técnica y política de las sociedades. Se trata de una modificación que concierne al trabajo, a la producción y a las formas de vida, a los modos en que los sujetos conducen sus vidas. La configuración del trabajo cambió porque el trabajo cognitivo se convirtió en hegemónico dentro del sistema productivo. La configuración política cambia porque nos encontramos ante una multitud de singularidades cohesionadas en la tensión productiva y reproductiva de la vida social.
    Es un universo laboral que se expande a toda la sociedad, y corresponde a una cierta espacialización en la producción, en la financiarización en la que se computa o se mide el trabajo cognitivo. No existe otra medida del trabajo cognitivo que no sea a través de los instrumentos financieros que tratan de una “finanza de tiempo”. Un problema de educación y de costos. La crisis se presenta como una incapacidad de las relaciones de producción -estatales, financieras, globales- para contener la nueva productividad común. El mundo de las necesidades, del deseo de los trabajadores, es la dimensión cognitiva. Y las finanzas, sus formas, su viejo bloque, insisten con la capacidad de convertir la ganancia en renta.
    ¿Cómo pueden conceptualizarse nuevamente estas relaciones fuera del conocimiento de que los mercados financieros y globales son sede eminente de producción autónoma, política y legal?
    El orden ejercido por el capital financiero tiende a saltar las mediaciones institucionales de las modernas democracias y se funda en el chantaje, por el solo hecho de que las garantías, en última instancia, del goce de los derechos esenciales, de la vivienda, la salud, la reproducción de la vida y los mismos salarios dependen, en forma irreversible, de las dinámicas y las continuas turbulencias del mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las figuras de subjetividad en torno a las cuales gira la experiencia de la vida, la primera es la del endeudado que asienta la transformación productiva sobre un movimiento que lleva del trabajo asalariado al trabajo precario, que es un trabajo cognitivo, en red, cooperativo, que aparece como un excedente de capacidad productiva. La figura del trabajador precario pierde su autonomía bajo el capital financiero, que lo convierte en quasi esclavo.
      La otra figura tangible es la del ser humano mediatizado, que está dentro del círculo de los medios de comunicación, pero que también está capturado por ellos. Ya no es más la conciencia del individuo alienado, sino de aquel tomado por el juego del poder. Está claro que la sociedad hipermoderna es extremadamente compleja, y que los riesgos y los miedos vienen por todos lados, sobre todo en la expansión de los sistemas carcelarios, un proceso de exclusión para introducir miedo. Esto es el Estado moderno: vive de la creación del miedo. La construcción del concepto de miedo viene de una voluntad de dominio, no de asociación. Las constituciones democráticas actuales y la idea de representación social que construyeron, son el peor enemigo. El ser humano representado es la suma del ser endeudado, mediatizado y del asegurado sin garantías.

      Eliminar
  63. Los ingresos de los directores ejecutivos bancarios mejor remunerados aumentaron un 12% el año pasado, según un análisis de los 15 mayores bancos del sistema. Esos ejecutivos recibieron un promedio de 12,8 millones de dólares per cápita, a pesar de la baja de los valores de las acciones y de las ganancias de la mayoría de los bancos.
    Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase, nuevamente lideró la lista al recibir 23,1 millones de dólares, un aumento de 11% respecto a 2010. Bajo la dirección de Dimon, JPMorgan tuvo pérdidas especulativas de miles de millones de dólares.
    Gobiernos de todo el planeta han rescatado a estos bancos millones de millones de dólares. Han subvencionado masivamente a esas gigantes instituciones financieras en manos privadas, y están listos para volver a rescatarlos cuando sea necesario.
    Las décadas que precedieron al derrumbe de Wall Street del año 2008 presenciaron un dramático enriquecimiento de esta clase social y la rediseño de la política para ajustarla a sus necesidades. La oligarquía financiera ejerce una influencia monopolista en la vida política y los mecanismos policiales del Estado, reforzados desde 2001, se han establecido en gran parte para proteger su riqueza.
    El gobierno de Barack Obama es una expresión de este proceso. En 2008, Barack Obama recibió más dinero de la industria financiera que cualquier otro candidato de la historia de Estados Unidos, y después de su elección, procedió a llenar su gabinete de antiguos ejecutivos de Wall Street. Una vez asumido el mando, Barack Obama puso millones de millones de dólares a disposición de los bancos y protegió a los responsables de quiebra de 2008 de una investigación criminal o procesamiento.

    ResponderEliminar
  64. La semana pasada la Autoridad de Servicios Financieros -FSA- del Reino Unido impuso al Barclays Bank una multa de 59,5 millones de libras. Al mismo tiempo el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la Commodity Futures Trading Commission -CFTC- sancionaron al banco con multas por valor de 160 millones de dólares y 200 millones de dólares respectivamente, obligando a Barclays a pagar un total de 290 millones de libras -451,4 millones de dólares-. El motivo: la confirmación de la manipulación del líbor -London InterBank Offered Rate-, pero también del euríbor -European Interbank Offered Rate, el tipo europeo de oferta interbancaria- es decir, el precio al que se prestan los bancos entre ellos.
    Barclays y otros bancos estaban siendo investigados desde marzo de este año por alterar los tipos de oferta interbancaria en beneficio propio; por ejemplo, prestándose a precio reducido para luego conceder préstamos a un interés mayor. Estos tipos los fijan de manera bastante opaca 16 entides financieras en el caso del líbor y 34 en el caso del euríbor, lo que no ha impedido la colusión entre ellas. En realidad, la práctica es generalizada y un escándalo similar ya se produjo en relación con el tíbor -el interbancario japonés-. El período que se está investigando corresponde al de la década pasada, especialmente a partir de 2006, cuando las cosas comenzaban a ponerse críticas para los bancos.
    Tanto el líbor como el euríbor sirven de referencia a préstamos y derivados financieros en todo el mundo valorados en cientos de billones de dólares.
    Las implicaciones legales de semejante fraude y sobre todo las posibles indemnizaciones a que podrían dar derecho exceden con creces la capacidad del sistema financiero mundial en su conjunto. Si uno o dos bancos fueran declarados culpables de manipular los tipos en, por ejemplo, 0,03 puntos porcentuales durante 10 años, la compensación teórica podría ser de 1 billón de dólares, equivalente a todo el mercado de capitalización del índice 300 de las principales acciones europeas. Por supuesto, semejante pena nunca podría aplicarse. Los clientes que salieron perdiendo tendrán que tragárselo.
    El sistema financiero "demasiado grande para caer", concierne al funcionamiento último de la economía de la deuda y a la valorización de la cooperación social productiva. Las ganancias fueron lo suficientemente cuantiosas como para que el reclamo de indemnizaciones desestabilice el sistema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las autoridades americanas y británicas, que investigaban sobre la manipulación en los mercados del tipo de interés interbancario Libor y Euribor, desde hace más de un año, propusieron a Barclays transigir y pagar una multa a fin de parar las acciones judiciales que la amenazaban, la dirección del banco británico se apresuró a aceptar.
      Desde hace veinte años, y aún más desde la crisis financiera, todos los grandes grupos han adoptado esta facilidad ofrecida por los poderes públicos que les permite enterrar prontamente, y en la más absoluta discreción, los expedientes molestos, mediando alguna indemnización financiera, bastante menos elevada a menudo de lo que podría ser el precio de una condena ante la justicia.
      A lo largo de los días las revelaciones sobre las actuaciones y las costumbres de la City y del mundo bancario se hacen cada vez más devastadoras. Tras la “mano invisible del mercado” y los mitos de la autorregulación, emerge todo un universo de trampeo, de maquillaje, de avaricia. La colusión entre los bancos, las autoridades de regulación y el poder está emergiendo.
      Cada día los bancos toman prestado o prestan a otros bancos dinero, en múltiples divisas, por duraciones de tiempo muy variables. Las condiciones de los préstamos cambian en función de los montantes, de la duración y de la firma. A partir de década de los años ochenta, se decidió por la Asociación de los Bancos Británicos -BBA- establecer un tipo de referencia, el Libor, que serviría de medida de referencia a numerosas operaciones entre bancos. Cada día, antes de las 11 de la mañana, diez y seis bancos británicos indican a qué tipo cogen fondos. Las cuatro ofertas más bajas y las cuatro más elevadas son descartadas, y la media se hace a partir de las otras ocho. Esta media calculada por dos agencias privadas, Thomson Reuters y Bloomberg, es publicada y sirve de referencia a todas las transacciones de la jornada. El funcionamiento es poco más o menos igual para el Euribor, pero son cuarenta bancos europeos los que participan en su establecimiento. Todo está pues bajo el control únicamente del mundo bancario.
      Pero este indicador no sirve solo al mercado interbancario. Sirve a todas las operaciones sobre los productos derivados de tipos. Lo que está en juego, entonces, se vuelve enorme. Una simple variación de algunos puntos de base -un punto de base equivale a 0,01%- puede traducirse en millones de ganancias o de pérdidas cada día. Y este índice no está solo reservado al mundo financiero. Es también utilizado como referente para millones de créditos bancarios concedidos a los particulares y a las empresas y también para los créditos hipotecarios, que en numerosos países son calculados sobre intereses variables.
      Como se le suponía ser el perfecto reflejo de las condiciones en el mercado interbancario, el Libor se ha visto a lo largo de los años como objeto muy codiciado. A medida que la cultura de los traders, que no piensan más que en las operaciones a corto plazo, en las ganancias inmediatas, en los bonus, ha ganado a todo el mundo financiero, la tentación de utilizarlo para operaciones especulativas se ha ido haciendo cada vez más crucial.

      Eliminar
    2. La ceguera de las autoridades de regulación deja estupefacto a cualquiera. A partir del otoño del 2008, tras la caída de Lehman Brothers, el mercado interbancario está totalmente congelado. Los bancos se niegan a prestarse entre ellos. Cuando la actividad se reactiva un poco, la tasa interbancaria es escrutada por todos, pues está considerada como un indicador de la confianza y por tanto de la solidez que los bancos se atribuyen entre ellos. Barclays, cada vez, publica tasas más elevadas que los demás bancos británicos. El gobierno se inquieta y se pregunta si no hay problemas ocultos en el banco, si no va a tener que nacionalizarlo, como ha nacionalizado el Royal Bank of Scotland.
      El gobierno laborista de Tony Blair habría contribuido también con el conjunto de los bancos a manipular el Libor, anunciando tasas más bajas de lo que eran realmente, a fin de tranquilizar a los mercados sobre la solidez del sistema bancario británico.
      Solo a partir de 2009 el Barclays ha introducido un sistema de control sobre las ofertas en el mercado interbancario, y procurado cortar todo lazo con los departamentos que especulan con los productos derivados.
      No solo Barclays está acusado de manipulación y de hacer trampas. HSBC, Royal Bank of Scotland, Lloyd´s, en una palabra, todos los grandes nombres de la City, están también en cuestión, aunque las investigaciones sobre ellos no hayan aún dado un resultado definitivo.
      ¿Cómo excluir que las manipulaciones hayan permanecido limitadas al Libor y no hayan tenido lugar también sobre el Euribor, una tasa que concierne directamente al euro y la zona euro? Las autoridades europeas no parecen estar precucpadas al respecto.

      Eliminar
    3. Barclays y otros grandes bancos, incluidos Citigroup, HSBC, J.P. Morgan Chase, Lloyds, Bank of America, UBS y Royal Bank of Scotland, manipularon la principal tasa de interés del mundo, el Libor, que prácticamente afecta todas las inversiones con intereses ajustables. Eso significa que manipularon una buena parte de la economía global.
      Todavía forman parte del grupo de bancos que fija el Libor cada día, y ninguno ha sido imputado criminalmente. Han estado manipulando el Libor a diario desde 2005.
      Específicamente, el producto interno bruto del mundo es de 80 millones de millones -billones-. En contraste, más de 800 billones de dólares en inversiones son afectados por la tasa Libor. En otras palabras, un mercado de más de 10 veces el tamaño de toda la economía global es afectado por Libor, incluidos 350 billones en swaps y 10 billones en préstamos.
      el mercado de derivados es de aproximadamente 1.200 billones de dólares. Los derivados con tasa de interés representan la mayor parte de todos los derivados, y podrían estallar y derribar todo el sistema financiero. Es apenas el costo de hacer negocios cuando el fraude es el modelo de negocios.
      Los mayores vendedores de derivados con tasas de interés incluyen a Barclays, Deutsche Bank, Goldman y JP Morgan, muchos de los cuales están siendo expuestos por manipular el Libor.
      El Libor es determinado por un sondeo diario que solicita que los bancos estimen cuánto les costaría pedir prestado entre ellos para diferentes períodos y en diferentes divisas. Como las informaciones de los bancos no se basan en negocios reales, están abiertas a manipulación por los negociantes. Reguladores de todo el mundo están investigando por lo menos a una docena de firmas por colusión para manipular la tasa, un parámetro para 350 billones de dólares en valores.

      Eliminar
  65. Los bancos del Reino Unido fijaron la tasa de endeudamiento interbancario de Londres (Libor), con la complicidad del Banco de Inglaterra, a una velocidad baja con el fin de obtener préstamos baratos.
    Los bancos no son los únicos beneficiarios de tasas Libor bajas. Deudores e inversores, cuya tasa flotante de préstamos a interés variable están vinculadas de alguna manera a Libor, también se beneficiaron. Mediante la fijación de la tasa a la baja, los bancos estaban engañando sobre los ingresos por intereses, debido a que el efecto tasa Libor a la baja es reducir la tasa de interés de los préstamos de los clientes, tales como hipotecas de tasa variable que los bancos poseen en sus carteras. La tasa Libor fija les permitió mejorar sus balances, así como ayudar a perpetuar el régimen de tasas de interés bajas. Lo último que los bancos quieren es un aumento en las tasas de interés, lo que haría caer los valores de sus propiedades y revelar grandes pérdidas enmascaradas por las tasas de interés manipuladas.
    Como los precios de todos los instrumentos de deuda tienden a moverse en la misma dirección, y en la dirección opuesta a las tasas de interés -bajas tasas de interés significan altos precios de los bonos, y viceversa-, el efecto de las menores tasas de la Libor es para apuntalar los precios de los bonos respaldados por activos, instrumentos financieros y otros "valores". El resultado final es que las hojas de balance de los bancos parecen más sanas de lo que realmente son.
    Los perdedores por el escándalo son los compradores de los swaps de tipos de interés, los ahorradores que reciben menos intereses en sus cuentas, y en última instancia, todos los tenedores de bonos cuando la burbuja de bonos sufran con el colapso de los precios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede concluirse que las tasas Libor a la baja fueron manipuladas como un medio para impulsar los precios de los bonos y títulos respaldados por activos. En el Reino Unido, como en los Estados Unidos, la tasa de interés de la deuda pública es menor que la tasa de inflación. La tasa de inflación del Reino Unido es de aproximadamente 2,8%, y la tasa de interés de los bonos públicos a 20 años es del 2,5%. Además, en el Reino Unido, como en los Estados Unidos, la deuda pública como porcentaje del PIB está aumentando. Actualmente la relación en el Reino Unido es casi el doble de su promedio durante el período 1980-2011.
      La pregunta es, ¿por qué los inversores compran bonos a largo plazo, que pagan menos de la tasa de inflación, de gobiernos cuya deuda está aumentando como porcentaje del PIB? Podría pensarse que los inversores entienden que están perdiendo dinero y vender los bonos, lo que disminuye su precio y aumenta la tasa de interés.
      La explicación es que a pesar de la tasa de interés negativa, los inversionistas estaban obteniendo ganancias de capital de sus tenencias de bonos del Tesoro, porque los precios estaban subiendo mientras las tasas de interés fueron llevadas bajaban.
      Pero ¿Qué estaba empujando las tasas de interés a la baja?
      La respuesta es aún más clara ahora. En primer lugar, Wall Street ha vendido grandes cantidades de swaps de tasas de interés, esencialmente una manera de poner en cortocircuito las tasas de interés para conducirlas hacia abajo. Y por lo tanto, haciendo que los precios de los bonos vayan al alza.
      En segundo lugar, la fijación de Libor a tasas más baja tiene el mismo efecto. Menores tasas de interés de la deuda pública del Reino Unido hacen subir sus precios.
      Puede argumentarse que los bancos rescatados en los Estados Unidos y en el Reino Unido están devolviendo el favor que recibieron de los rescates de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra por los precios del aparejo de la deuda pública, con lo que apuntalan al mercado de bonos que de otro modo, no sería inducido por la abundancia de nueva deuda y de su monetarización, o al menos de una parte de ella.
      ¿Cuánto tiempo puede la burbuja de la deuda pública mantenerse? ¿Cómo pueden las tasas de interés negativas ser impulsadas? ¿Puede una economía en declive compensar el impacto sobre la inflación por la creación de la deuda y su monetización, con el resultado de que la inflación cae a cero, con lo que las bajas tasas de interés de la deuda pública sea positiva?
      De acuerdo con sus declaraciones públicas, la inflación cero no es el objetivo del presidente de la Reserva Federal. Él cree que algo de inflación es un estímulo para el crecimiento económico, y ha dicho que su objetivo es el 2% de inflación. A los precios actuales de los bonos, significa una continuación de las tasas de interés negativas.
      La Reserva Federal ha sido consciente de la manipulación de tasa Libor, y por lo tanto, aparentemente la apoyo desde el año 2008. El círculo de complicidad está cerrado. Los intereses de la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra, los bancos de Estados Unidos y del Reino Unido están alineados, sus políticas se refuerzan mutuamente y son mutuamente beneficiosas para ellos. La fijación de Libor es otro indicio de esta colusión.
      A menos que los precios de los bonos puede seguir aumentando a medida que la nueva deuda se emita, la era de los precios de los bonos manipuladas ha llegado a su fin. Parece ser sólo cuestión de tiempo antes de que estalle la burbuja de los bonos.

      Eliminar
    2. Una la "superburbuja" conformada por la expansión crediticia siempre creciente, la globalización de los mercados financieros y la eliminación progresiva de las regulaciones financieras, donde cada uno de los fenómenos se desarrollan de forma independiente de cualquier idea sobre ellos. Así es como se dio vía libre a la desregulación y a otras muchas innovaciones basadas en el falso supuesto de que los mercados tienden al equilibrio y las desviaciones son aleatorias.

      Eliminar
    3. LIBOR, acrónimo de London Interbank Offered Rate, es la tasa de interés promedio calculada a través de las tasas de interés de los principales bancos en Londres.
      LIBOR representa un gran monto en derivados por un total de más de $ 350 billones de dólares, o aproximadamente la mitad del ´valor´ de todo el monto de derivados tóxicos.

      Eliminar
    4. El escándalo Libor -abreviatura de ´London Interbank Offered Rate´- configura el abuso de información privilegiada a gran escala de mayores dimensiones que se conozca. Supone que la gran banca manipula las tasas de interés básicas para poder realizar apuestas con el dinero que prestan o pagan, maniobra que les dará ingentes beneficios provenientes del uso de información privilegiada en tiempo real sobre lo que ocurre el mercado, predicciones seguras que no sólo no comparten con sus clientes pero que además usan para sacarles dinero. Violación de la confianza pública que equivale a una estafa, y en realidad billones de dólares en circulación que personas promedio entregan a la banca en formas de préstamos y el endeudamientos.
      El hecho es que los grandes bancos cometen abusos sistemáticos con información privilegiada en su función básica de fijación de tarifas en base a la demanda del mercado para préstamos. Los grandes bancos ya no hacen mucho banca tradicional, dado que los depósitos y los préstamos tradicionales se han convertido en una pequeña parte de su actividad empresarial. En su lugar se dedican principalmente a la especulación financiera y a los derivados.

      Eliminar
  66. En la crisis los bancos son puertos seguros para el reciclaje financiero. Un informe de Naciones Unidas refuerza estos datos al afirmar que en 2009 el reciclaje de dinero sucio en todo el planeta creció más de un 30% hasta llegar a US$ 1,6 billones, equivalente al PBI de Gran Bretaña. Los capitales mafiosos consiguen grandes beneficios de la crisis financiera global que les permite infiltrarse en manera capilar en la economía legal. Prácticamente fue el único capital de inversión líquido que algunos bancos tenían a su disposición durante la crisis de 2008 para evitar el colapso. Los préstamos interbancarios comenzaron a ser sistemáticamente financiados con el dinero del tráfico de droga y otras actividades ilícitas. Algunos bancos se salvaron solo gracias a estos capitales cuando empezó la crisis actual sistémica, el fenómeno se ha agravado. Según el Fondo Monetario Internacional, entre enero de 2007 y setiembre 2009, los bancos estadounidenses y europeos perdieron más de un billón de dólares en títulos tóxicos y empréstitos incobrables y más de 200 institutos que daban préstamos hipotecarios fueron a la quiebra.
    Los bancos de Estados Unidos son usados para acoger grandes cantidades de capitales ilícitos, ocultados en los miles de millones de dólares transferidos todos los días de banco a banco. Muchas de esas entidades –instituciones de primer nivel– ya pagaron multas millonarias al fisco estadounidense por haber violado la ley.
    Para los bancos las ventajas de la convivencia con los capitales mafiosos son ante todo comerciales, en particular porque la liquidez se ha convertido en el gran problema del sistema financiero y el dinero criminal es determinante para muchas economías nacionales. Son los únicos que tienen enormes cantidades de dinero para invertir y reciclar.

    ResponderEliminar
  67. Puede decirse que los elementos más deficientes en el juego de herramientas intelectual convencional de cálculo de riesgos en la economía, son el modelo de valuación de activos de capital y la hipótesis del mercado eficiente. Los eventos de los últimos cinco años, en los que movimientos de precios que según las predicciones de los modelos deberían ocurrir una vez cada un millón de años, se observaron varias veces por semana Así a teoría financiera es culpable de una ´fantasía´ que postula que los mercados financieros y las instituciones financieras fueron víctimas y no causantes de la recesión, lo que supone que tampoco puede culparse a la hipótesis del mercado eficiente porque la mayor parte de las inversiones está en manos de administradores con estrategias activas que descreen de la eficiencia de los mercados.
    Las leyes de desregulación se basaron en la premisa que los mercados financieros podían en gran medida ocuparse de sí mismos, y las instituciones financieras y sus directorios eran los indicados para controlar el riesgo y defender a sus empresas. Una falacia interferente que arrinconan a los estados y a sus gobiernos.

    ResponderEliminar
  68. El objetivo global anglosajón es acabar con todos los Estados-Naciones y reemplazarlos con pequeñas entidades étnicas o religiosas caóticas y fáciles de manipular. Un Estado-Nación es un cuerpo de leyes y un pueblo que impone sus leyes. Todas esas leyes son obstáculos para los mercados financieros controlados por los anglosajones a través del dólar. Rusia y China vislumbraron de pronto ese grave peligro, y se despertaron con la guerra contra Libia.
    Esta crisis económica es consecuencia directa del sistema financiero anglosajón que se impone a través de la Unión Europea y de sus tratados. El principal mecanismo de ese sistema es la deuda. Puede comprobarse que todos los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), o sea los países que sufren directamente el poder estadounidense, están considerablemente endeudados. Ese endeudamiento con los mercados financieros anglosajones se los impone a través del euro, moneda que pertenece a esos mercados y cuyo control han perdido países industrializados como Francia, explotada y extorsionada en la eurozona, una deuda inicua que no es más que una trampa mortal, un juego de escrituras que no le cuesta nada a nadie.

    ResponderEliminar
  69. El tratamiento despiadado por parte del Banco Central Europeo de los Estados soberanos endeudados contrasta con su apoyo a los bancos. La gran cantidad de liquidez proporcionada a los bancos desde el inicio de la crisis ha restado su apoyo a la deuda soberana. En definitiva, los gobiernos trasladaron la responsabilidad de las decisiones económicas fuera del control democrático.
    La independencia del Banco Central Europeo parece insostenible. Esta se basó en tres supuestos: la competencia técnica, la neutralidad política y una limitación estricta de funciones. En el caso del Banco Central Europeo y otros grandes bancos centrales, estos tres factores se han ignorado.
    La crisis de la deuda soberana en realidad ha sido siempre una continuación de la crisis bancaria de 2008. En ausencia de reformas serias, los bancos han permanecido frágiles, sobreapalancados y altamente interconectados entre fronteras. Las suspensiones de pagos soberanas significarían el desastre para muchos de los principales bancos de las economías más importantes de la Eurozona y del Reino Unido, que escasos de oportunidades seguras de inversión y provistos de nueva liquidez procedente de los programas de apoyo de sus bancos centrales, miraron hacia el sur en 2008 y 2009 para invertir en deuda soberana periférica. Los rescates de estos Estados fueron rescates de los bancos también.
    Los bonos del Estado se aceptan generalmente como un activo colateral seguro para utilizar como préstamo, pero la crisis de la deuda y las degradaciones de la deuda periférica efectuadas por las agencias de calificación han hecho que gran parte de los bonos del Estado no sea idónea, exacerbando los problemas de liquidez.
    Desde 2007 los préstamos del Banco Central Europeo a las instituciones de crédito de la Eurozona han triplicado desde aproximadamente 400.000 millones de euros a más de 1.200.000 millones de euros. El balance del Banco Central Europeo se ha incrementado desde aproximadamente el 15% a más del 30% del PIB de la Eurozona. Como continúa aceptando los activos colaterales ‘no negociables’, permite a los bancos cambiar sus malas inversiones de los años buenos por dinero de mejor calidad: el de la reserva del banco central.

    ResponderEliminar
  70. Estas acciones empezaron con el comienzo de la crisis crediticia de agosto de 2007 cuando el BCE inyectó rápidamente 95.000 millones de euros de liquidez automática a los bancos con problemas de la Eurozona. Esto continuó en años sucesivos, pero la intervención más dramática tuvo lugar en diciembre de 2011 con ocasión de una operación de refinanciación a largo plazo -LTRO por sus siglas en inglés-, un término hueco para una acción sin precedentes.
    Como se temía que el sistema bancario de la Eurozona estaba al borde de un colapso estilo Lehman Brothres, el BCE proporcionó al sistema bancario un suministro ilimitado de préstamos ‘colateralizados’ a tres años a un interés del 1% al sistema bancario el 21 de diciembre de 2011 y otra vez el 28 de febrero de 2012. En total la cantidad era aproximadamente de un billón de euros. Los beneficiarios fueron los principales bancos de la Eurozona y también del Reino Unido. Dado que los bancos utilizaron sus activos malos como colaterales, esto casi representó dinero gratis.
    El objetivo declarado de la LTRO era que los bancos volvieran a prestar a la ‘economía real’. Sin embargo, hay poca evidencia de que esto ocurriera. Analistas estiman que de los 489.000 millones de euros prestados en la LTRO de diciembre de 2011, sólo 50.000 millones de euros volvieron a la economía.
    Uno de los resultados de todo este apoyo ha sido el uso de los préstamos fácilmente accesibles del Banco Central Europeo para emprender operaciones de carry trade -pedir prestado dinero a bajo interés y prestar a interés mayor- con los gobiernos de la Eurozona. Como el Banco Central Europeo no puede prestar directamente a los gobiernos, presta más barato a los bancos que a su vez prestan a gobiernos y reciben mayores tipos de interés a cambio. Se dice que los bancos españoles, por ejemplo, han comprado 83.000 millones de euros en bonos del Estado español desde diciembre. Esto es más que una manera fácil de hacer dinero: intensifica la relación entre los bancos comerciales y el Estado, de forma que cada uno no pueda sobrevivir sin el otro.
    Como consecuencia de este apoyo a los bancos, el Banco Central Europeo está ahora en posesión de una gran cartera de cientos de miles de millones de euros de activos bancarios de alto riesgo. Esto va mucho más allá de hacer de ‘prestamista de último recurso’ al sistema bancario -lo que se espera tradicionalmente de los bancos centrales- y representa una transferencia masiva de riesgo desde las áreas privadas a la públicas. El valor de estos activos, muchos de los cuales están vinculados a los mercados inmobiliarios hiperinflados, permanece muy incierto.

    ResponderEliminar
  71. Entre los rescatados, Portugal era hasta ahora el alumno modelo para la Troika -Comisión Europea, BCE y FMI- se acaba de convertir en el primer rebelde entre los rescatados de la eurozona. La presión popular ha obligado al gobierno del conservador Pedro Passos Coelho a dar marcha atrás en sus planes de recorte de las contribuciones sociales a las empresas para subírselas a los empleados, lo que equivalía a una reducción generalizada de sueldos de un 7%. El Ejecutivo tendrá que encontrar ahora otras vías, probablemente por medio de nuevas subidas de impuestos y recortes de gasto, que logren equivalentes reducciones del déficit. Pero la Troika no perdona y si Portugal, al que se ha dado un año más en sus objetivos de déficit público, no cumple, tampoco habrá desembolso de la siguiente partida del rescate.
    Portugal no acaba de cumplir sus objetivos de déficit, porque la recesión está haciendo estragos. La economía se va a encoger otro 3% este año, y al menos un punto más el siguiente. Atrapado en el corsé del euro, Passos Coelho ha intentado una devaluación fiscal, pero se ha topado de frente con la resistencia popular. El presidente Aníbal Cavaco Silva ha evitado un enfrentamiento mayor, al convocar al Consejo de Estado que echó por tierra el plan.
    La cuestión que sigue planteada es hasta dónde es posible, desde la racionalidad social tanto como desde la económica, una austeridad a ultranza sin el menor crecimiento. Lo importante es si la Eurozona está dispuesta a contemplar alguna otra alternativa para Portugal. Hoy por hoy, no lo parece.

    ResponderEliminar
  72. La realidad estadounidense es que el Pentágono es su verdadero Estado de bienestar, los fabricantes de armas son sus reales “reyes del bienestar” a los cuales no han parado nunca de atiborrar con dinero público. Existe un enorme y generalizado despilfarro, así como fraude y abusos del Pentágono y de los contratistas militares, que dan por resultado mayor bienestar para los ricos. En lo que concierne a las cuestiones militares de la nación, no funciona eso de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Teniendo en cuenta el permanente estado de guerra en el que viven, llama la atención la gran cantidad de estadounidenses que se alegran de no “saber nada”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La formación de la voluntad del Congreso y la selección del presidente estadunidense se ha vuelto un privilegio reservado para las clases pudientes del país, es decir el 20 por ciento de la población que controla 93 por ciento de la riqueza; los felices pocos que administran las empresas y los bancos, son dueños y operan los medios noticiosos y de entretenimiento, componen las leyes y gobiernan las universidades, controlan las fundaciones filantrópicas, los institutos de política, los casinos y las arenas deportivas. Su compañía ansiosa y despilfarradora tiene la marca de la oligarquía. Es la sabiduría de esta época donde el dinero gobierna al mundo, trasciende las fronteras de estados soberanos, sirve como la luz para las naciones y es lo que riega el árbol de la libertad. ¿Qué necesidad hay para estadistas, y menos políticos, cuando en verdad no es necesario conocer sus nombres ni acordarse de lo que dicen? El futuro es un producto que se compra, no una fortuna que se descubre.

      Eliminar
  73. La crisis del mercado hipotecario estadounidense mutó en un sentido fundamental hacia una crisis de la hegemonía del dólar. El rol internacional del dólar como moneda global le permitió a Estados Unidos ejercitar un privilegio exorbitante en el mercado financiero internacional, siendo el eje de la red global de flujos financieros la amplitud y profundidad de su mercado financiero que atrae inversores de todo el mundo. Esta función ha sido preservada y extendida a pesar del crecimiento del déficit comercial y la deuda externa estadounidense durante las décadas previas al estallido de la crisis. En un país latinoamericano, un déficit de cuenta corriente similar hubiera disparado un ataque especulativo sobre su moneda. A diferencia de otros países deficitarios, Estados Unidos puede financiar sus crecientes déficit emitiendo su propia deuda a través de la acumulación de reservas en dólares y bonos del tesoro en los países acreedores.
    Lo que comenzó como un estallido del mercado de hipotecas subprime en Estados Unidos cuatro años atrás mutó hacia una crisis de deuda soberana que amenaza con dividir la Eurozona. Las economías emergentes en América latina, Asia y Europa del Este, que experimentaron un fuerte ingreso de capitales desde los 598 mil millones de 2008 hasta el pico de 1,1 billones en 2010, según el Instituto Internacional de Finanzas, ahora están atravesando la sequía de esa bonanza. En 2012, el ingreso neto de capitales a esos países caerá hasta los 912 millones de dólares mientras que la preocupación ante un posible default en la Eurozona espanta a los inversores. Los países en desarrollo enfrentan un pronóstico de fuga de capitales y crisis de balanza de pagos que fueron la ruina en las décadas de los años ochenta y noventa.
    El poder militar y las presiones diplomáticas fueron fundamentales para estructurar la hegemonía del dólar, con lo que Estados Unidos ha estado cumpliendo el rol de banquero del mundo atrayendo los excedentes de Asia y los países exportadores de petróleo, y reciclando esos recursos en la forma de flujos de capitales privados hacia las economías emergentes en la periferia. Mientras que esos flujos gravitaron hacia América latina en los años setenta, desde los ochenta también han llegado a países en Asia. En la década pasada, las economías del este europeo también se volvieron receptoras de esos recursos. Esos flujos de capitales privados funcionaron como una válvula de seguridad para el régimen del dólar y la periferia-deudora cargó con lo peor de los ataques especulativos, colaborando para proteger y preservar la hegemonía del dólar. Al mismo tiempo, la periferia-deudora fue forzada a implementar el proceso de reformas neoliberales y liberalizar sus mercados financieros, enterrándose todavía más adentro en el régimen del dólar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desaparición de la maquinaria crediticia no sólo fomentó una sed insaciable de dólares, sino que el shock después del colapso del mercado subprime en Estados Unidos también comenzó, en lo que fue un extraño giro de los acontecimientos, a destruir el edificio que sostenía a su principal contendiente: el euro.
      La capacidad para endeudarse con China, una parte importante de los mecanismos que ayudan a perpetuar la hegemonía del dólar, también permanece en su lugar. Mientras que algunos la ven como un contendiente emergente, por el creciente poderío de su brazo financiero, China está metida bien adentro del régimen del dólar.
      El dólar continúa siendo el ancla del sistema financiero global. A pesar de su declinación en la última década, cuando llegó a representar el 70 por ciento, las reservas internacionales en dólares siguen alrededor del 62 por ciento, más que el doble que su competidor más cercano, el euro, 24 por ciento. El 85 por ciento de todas las transacciones en moneda extranjera involucran al dólar. La dominancia del dólar, a pesar de la crisis, no tiene rivales.
      A Estados Unidos, el privilegio exorbitante del dólar le otorgó una línea internacional de crédito que ayudó a impulsar una fiesta de consumo, financiada a través de brujería financiera y deudas crecientes. Si bien Estados Unidos no ha sido inmune a los episodios de fragilidad financiera en este período, esas situaciones no precipitaron una crisis financiera de la misma magnitud que la de los países periféricos.

      Eliminar
    2. Como ha sido el caso durante una década, dos categorías, la atención sanitaria y asistencia social, primordialmente servicios ambulatorios de atención sanitaria, y el personal de hostelería representan el 50% de los nuevos puestos de trabajo. No cesa de haber un crecimiento continuo del empleo de gente en restaurantes y bares a pesar de la creciente dependencia de la población de Estados Unidos de cupones alimentarios.
      Los demás empleos nuevos tienen lugar en el comercio minorista, el transporte y el almacenaje, actividades financieras, primordialmente intermediación de créditos, servicios profesionales y empresariales, sobre todo servicios administrativos y de residuo,) y educación gubernamental estatal, donde los puestos de trabajo de los que se habla parecen extraños a la luz de los despidos de maestros y el aumento de tamaño de las aulas.
      Los trabajos de alta tecnología que los políticos y economistas prometieron como recompensa por deslocalizar puestos manufactureros estadounidenses y servicios profesionales comercializables, como ingeniería de software y tecnología de la información, nunca se materializaron. “La Nueva Economía” solo fue otro engaño, como “las armas iraquíes de destrucción masiva” y “las bombas nucleares iraníes”.
      Mientras los empleos se tambalean, el índice de precios al consumidor aumentó en agosto 0,6%, el mayor aumento desde junio de 2009. Si la tasa de agosto marca la anual, significa malas noticias en el frente de la inflación. En lugar de traer trabajos de alta tecnología, devuelve el país a “la Nueva Economía”, a la estanflación de finales de los años setenta.

      Eliminar
  74. Roland Berger Strategy Consultants responde a Roland Berger, confidente de los grandes patrones alemanes, asesor de la canciller Angela Merkel y el presidente portugués Aníbal Cavaco Silva. Con 2.000 consultores repartidos en 24 países de Europa, Asia y América, el grupo se ha convertido en uno de los principales gabinetes de asesoría de estrategia y proyecta la creación de una agencia de calificación europea.
    En octubre de 2011, Roland Berger Strategy Consultants y su presidente director, Martin Wittig, asesoran a Angela Merkel para resolver el sobreendeudamiento de Grecia. El plan, bautizado como «Eureca», está calcado del sistema implementado en Alemania en el momento de la reunificación en 1990 para reestructurar y privatizar cerca de 8.500 empresas de la ex RDA, o República Democrática Alemana. Pretende reagrupar un conjunto de activos públicos tasados en 125 millones de euros -autopistas, aeropuertos, puertos, propiedad inmobiliaria, telefonía- en una estructura común a ser comprada por una institución europea y financiada por los Estados, cuya sede podría situarse en Luxemburgo, para dirigir la cesión de dichos activos, con un vencimiento fijado en 2025. Los honorarios de gestión incumben pues a los Estados. Los 125,000 millones recolectados deberían servir a Grecia para desendeudarse comprando sus obligaciones al Banco Central Europeo y al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. En otros términos, los Estados europeos toman a su cargo la venta a buen precio para el sector privado de lo que queda público en Grecia y el dinero de la venta no queda en la caja del Estado sino que se va al Banco Central Europeo con el pretexto de cancelar los créditos que supuestamente salvarían a Grecia. Por tanto, según sus creadores, este plan permitiría a Atenas, que ya no puede financiarse o lo que significa no poder endeudarse vendiendo bonos u obligaciones a largo plazo, regresar a los mercados, es decir endeudarse vendiendo estos dichosos bonos, por ejemplo a 10 años.
    Endeudarse para pagar antiguas deudas con la pretensión de resolver el problema, tiene un aire de déjà vu: los países del sur han pagado ya muchas veces la deuda que tenían en el momento de la crisis de la deuda de los años 1980, pero siguen endeudándose para seguir pagando. Con el juego de los intereses, este círculo vicioso del endeudamiento se ha cerrado sobre ellos y los acreedores tienen la última palabra para cualquier cambio político de importancia. En suma, un verdadero caballo de Troya para los griegos y para otros pueblos europeos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como colofón palabras de Bernard de Montferrand, miembro del gabinete Roland Berger Strategy Consultants y ex embajador de Francia en Berlín, que sugieren una privatización a escala continental: “Pero una nueva forma de Eureca europeo, destinado primero a los países del sur de Europa que están asfixiados por su endeudamiento y por la reducción acelerada de sus déficits tendría un efecto de desmultiplicación y abriría una perspectiva política sin equivalente y sobre todo más rápida“.

      Eliminar
  75. Grecia da un paso más hacia una sociedad en ruinas a merced de sus acreedores.
    Cerca de la medianoche de ayer, tras la votación nominal de los 300 diputados, se procedió al recuento de los votos: 153 a favor, 128 en contra, 18 abstenciones y una ausencia. El Marco de Estrategia Financiera a Medio Plazo quedó aprobado. Acto seguido, mediante sendas notas manuscritas de Evangelos Venizelos y Antonis Samarás, se comunicó al presidente del Congreso que los diputados del PASOK y Nueva Democracia que en el último momento no habían votado a favor, quedaban expulsados de sus respectivos grupos parlamentarios.
    Toda una lección de democracia. Ni la nefasta marcha del país en los últimos años, ni el empobrecimiento progresivo de la sociedad griega, ni las más de 100.000 empresas que han dado cerrado, ni los miles de movilizaciones de protesta llevadas a cabo por los ciudadanos, ni el probado fracaso de las recetas aplicadas, ni las fundadas advertencias sobre su inconstitucionalidad, ni los coherentes argumentos presentados por voces discrepantes, ni las evidentes fisuras que empiezan a registrarse entre los más declarados defensores de la teología neoliberal, ni siquiera la honradez de cada diputado frente a su propia conciencia, pueden justificar ante este Gobierno la “deslealtad al partido”. PASOK y Nueva Democracia -eternos rivales del tradicional bipartidismo- votan si como un solo cuerpo y expulsan a los disidentes. La infidelidad a las promesas y a los electores siempre es excusable; lo que es sagrado es la fidelidad a los amos. Y así lo han demostrado.
    Quedó aprobada la nueva fase del rescate. El plan para 2013 prevé nuevas medidas de recorte por 13.500 millones de euros, el cese de 25.000 funcionarios más, mayor liberalización de la legislación laboral, copago sanitario, nueva reducción de las jubilaciones, incremento del índice de paro y aumento de la recesión. Del agresivo plan de privatización de bienes nacionales -que ya incluye hasta el agua-, el Gobierno esperaba obtener 50.000 millones: ahora, se conforma con sacar 10.000, y repartidos a lo largo de los próximos cuatro años. Es decir, vende el país y el Estado a precio de ganga para obtener 2.500 millones al año; y entretanto, del préstamo de los 36.000 que vienen con el nuevo paquete, 26.000 se irán directamente a capitalizar la banca, sin pedirle siquiera garantías de que esos fondos se destinarán al crédito.

    ResponderEliminar
  76. Europa ahora no vive un periodo de paz sino una guerra económica que está causando cada vez más miseria, hambre y muerte.
    El euro no es la moneda de la Unión Europea, sino una de ellas, la de una Unión Europea más desunida que nunca en política exterior, donde es incapaz de hablar con una sola voz, ni sobre la guerra de Siria, ni sobre la adhesión de Turquía, ni sobre la paz en los Balcanes. Pese a que aseguraban que la institución de un Servicio Europeo Exterior haría que la Unión Europea hablara con una voz y contaría con una diplomacia activa, las primaveras árabes, Palestina o la guerra del Congo no demuestran más que un hecho: que sigue siendo una excelente productora y traficante de armas, que sigue haciendo grandes negocios con la guerra.
    No hay acuerdos sobre impuestos a las finanzas, tampoco sobre el papel del Banco Central Europeo, ni sobre qué hacer con la quiebra de Grecia y del resto de los países PIIGS.
    El Nobel de la Paz del año 2012 que acaba de recibir y que tanta indignación ha generado se inscribe en este marco.
    Lo que hoy está en crisis son los fundamentos fundacionales mismos y primeros, la razón de ser de esta Unión Europea: la de "economía social de mercado altamente competitiva", según el artículo 3 del Tratado de Lisboa, y el instrumento para llevarla a cabo, o sea, el Euro, artículo 4 del mismo tratado.
    El Nobel de la Paz no ha sido sino un ejercicio de propaganda mediática para fortalecer la moneda única y lo que ella representa: el sometimiento a un poder monetario supranacional de las soberanías nacionales parlamentarias. Una vasta tecnocracia que respete y apoye los "ajustes estructurales" que sean necesarios, aunque mueran ciudadanos por ellos, y que signifique la supremacía alemana a través del euro.

    ResponderEliminar
  77. El riesgo principal que amenaza a los bancos no es la suspensión de pagos de la deuda soberana por parte de los Estados. Ninguna de las quiebras bancarias desde 2007 ha sido provocada por tal falta de pago. Ninguno de los rescates bancarios organizados por los Estados fue necesario debido a una suspensión de pago de parte de un Estado sobreendeudado. Lo que amenaza a los bancos desde 2007 es la cantidad de deudas privadas que los bancos han acumulado progresivamente a partir de las grandes desregulaciones que comenzaron a finales de los años 70 y que concluyeron en el transcurso de los años 90. Los balances de los bancos privados están cargados de activos dudosos: estos comprenden desde activos tóxicos que son verdaderas bombas de relojería, a activos no líquidos o que no pueden ser vendidos o traspasados en los mercados financieros, pasando por los activos cuyo valor está completamente sobrevalorado en los balances bancarios. Las ventas y las depreciaciones de activos que los bancos han registrado hasta el momento en sus cuentas para reducir el peso de estos activos tóxicos no bastan. Un número significativo de ellos dependen de la financiación a corto plazo, proporcionada o garantizada por los poderes públicos con el dinero de los contribuyentes, para mantenerse a flote y hacer frente a las deudas en sí mismas a corto plazo.
    La gigantesca suma de deudas privadas comenzó a derrumbarse con el estallido de la burbuja especulativa en el sector inmobiliario de Estados Unidos, seguida de situaciones parecidas en Irlanda, el Reino Unido o España. La burbuja inmobiliaria estalló en los Estados Unidos cuando los precios de las viviendas construidas en cantidades exageradas empezaron a caer al no encontrarse compradores para estas viviendas.
    Las explicaciones simplistas o directamente falsas de la crisis que estalló en los Estados Unidos en 2007, con un enorme efecto de contagio hacia Europa occidental principalmente, han prevalecido en las interpretaciones dadas por los medios de comunicación dominantes. Regularmente en 2007 y durante buena parte de 2008, se explicó a la opinión pública que la crisis se inició en los Estados Unidos porque la extensa clase media se había endeudado demasiado para adquirir casas que después no podrían pagar. Este comportamiento irracional fue señalado como el origen de la crisis. A partir de fines de septiembre del 2008, después de la quiebra de Lehman Brothers, el discurso dominante cambió y comenzó a señalar a las ovejas negras que, en el seno del mundo de las finanzas, habían pervertido el funcionamiento virtuoso del capitalismo. Se pasó la responsabilidad de la crisis a las manzanas podridas presentes en la clase capitalista: Bernard Madoff, que había montado una estafa de 50.000 millones de dólares o Richard Fuld, el jefe de Lehman Brother.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sucesivas crisis bancarias y bursátiles del cada vez más consumado modelo de economía de mercado desregulada, se han multiplicado a partir de la década de los años 80, tomando formas cada vez más agudas.
      Aprovechando el profundo movimiento de desregulación que banca impuso -los bancos abandonaron el modelo de conceder el préstamo y mantenerlo en el balance hasta que sea cancelado- para aumentar el rendimiento respecto a sus fondos propios. Para ello el sector financiero inventó nuevos procedimientos, en particular la titularización, que consiste en transformar los créditos bancarios en títulos financieros. El objetivo perseguido era simple: quitar de sus cuentas los créditos y riesgos correspondientes. Transformaron estos créditos en títulos bajo la forma de productos financieros estructurados, que vendieron a otros bancos e instituciones financieras privadas. Se habla aquí de un nuevo modelo bancario llamado conceder para traspasar, llamado igualmente conceder, empaquetar y vender. Para el banco, la ventaja es doble: disminuye su riesgo al sacar del activo de su balance los créditos que ha concedido y dispone además de medios suplementarios para especular.
      La desregulación permitió al sector financiero privado y en particular a los bancos abusar de la llamada estrategia del apalancamiento.
      El mundo bancario se ha endeudado mucho por medio de lo que se llama el efecto apalancamiento, que consiste en recurrir al endeudamiento para aumentar la rentabilidad de los recursos propios. Y para que éste funcione, es necesario que la tasa de rentabilidad del proyecto seleccionado sea superior al tipo de interés a abonar por la suma tomada en préstamo. El apalancamiento se ha vuelto cada vez más importante con el tiempo, lo que evidentemente no deja de plantear problemas. Así, en la primavera de 2008, los bancos de inversión de Wall Street tenían un apalancamiento que oscilaba entre 25 y 45, o sea, por un dólar de fondos propios habían tomado prestado entre 25 y 45 dólares. Por ejemplo, Merrill Lynch tenía un apalancamiento de 40 veces sus recursos propios. Esta situación era obviamente explosiva, ya que suponía al caso que sus fondos propios desaparecían con una bajada del 2,5% o 1/40 del valor de los activos adquiridos.
      Gracias a la desregulación los bancos han podido desarrollar actividades que implican volúmenes gigantescos de financiación, y por lo tanto de deudas, sin asumirlos en sus balances contables. El endeudamiento fuera de balance llegó a tal punto que en 2011 el volumen de las actividades en cuestión sobrepasaba 67 billones de dólares, lo que equivale aproximadamente a la suma de los PIB de todos los países del planeta: este es el llamado sector bancario en la sombra, el shadow banking.
      Cuando la actividad fuera de balance desemboca en pérdidas masivas, ello repercute tarde o temprano en la banca que la haya iniciado. Son los grandes bancos los que dominan de muy lejos esta actividad oculta. La amenaza de la quiebra conduce a los Estados a prestarles auxilio, en particular recapitalizándolos.
      Mientras que los balances oficiales de los bancos registraron una reducción de volumen desde el inicio de la crisis en 2007-2008, el volumen fuera de balance, el shadow banking, no siguió la misma evolución. Después de haber disminuido entre 2008 y 2010 volvió en 2011-2012 al nivel de 2006-2007, lo que constituye un síntoma claro de la peligrosidad de la situación de las finanzas privadas mundiales. Y los reguladores no tienen siquiera los medios para conocer las actividades reales de los bancos que se supone deben controlar.

      Eliminar
    2. El neoliberalismo pone de relieve sus tres principios políticos angulares: Los gobiernos deben eliminar todas aquellas leyes que se interpongan en el camino de la acumulación de beneficios; los gobiernos deben vender todos los activos que posean para que las corporaciones los puedan dirigir en su propio beneficio, lo que en la práctica significa que si una corporación no puede proporcionar el servicio para su propio beneficio, este, en consecuencia, no es realmente necesario; y los gobiernos deben reducir drásticamente la financiación de los programas sociales.
      Se resume como desregulación, privatización de entidades públicas y recortes de los servicios de los gobiernos. Este modelo se ha impuesto a través del mundo de una manera extrema y brutal.
      El auge del neoliberalismo a nivel estadounidense e internacional ha coincidido con el auge de Estados Unidos como potencia militar dominante mundial. Ambas cosas están relacionadas directamente. La mano oculta del mercado nunca funcionará sin el puño oculto. Por ejemplo McDonalds no puede prosperar sin McDonnel Douglas. El puño oculto que hace que el mundo sea un lugar seguro para que prosperen las tecnologías del Silicon Valley se llama ejército estadounidense.
      Estados Unidos posee el ejército mayor y más poderoso del mundo para mantener el sistema, y para estar disponible cuando un país no solo resiste sino que potencialmente puede obstaculizar los cimientos mismos sobre los que se asienta el sistema.

      Eliminar
  78. Los inicios de la crisis se remontan al 2006, cuando el precio de las viviendas se derrumbó en los Estados Unidos debido al exceso en la construcción y oferta, que fue provocado a su vez por la burbuja especulativa que al inflar el precio de los inmuebles había conducido al sector inmobiliario a aumentar exageradamente su actividad en comparación con la demanda solvente. Fue esta caída del precio de los bienes inmuebles la que condujo al aumento del número de familias incapaces de pagar sus mensualidades de créditos hipotecarios subprimes. Visto que los precios de los bienes inmuebles tendieron a bajar, las familias que habían recurrido a los préstamos subprimes ya no podieron refinanciar favorablemente su crédito hipotecario, y los impagos comenzaron a multiplicarse, lo que provocó la quiebra de 84 sociedades de crédito hipotecario en los Estados Unidos entre enero y agosto de 2007.
    La causa real de esta mega crisis financiera hay que buscarla en los sectores de la producción y en la especulación. El hecho de que una burbuja especulativa haya sido creada y terminara por estallar no hace sino que multiplicar los efectos de la crisis que se inició en la sobre producción. Todo el sistema de los préstamos subprimes y los productos estructurados creados desde mediados de los años 90 se vino abajo, lo que tuvo terribles repercusiones sobre la producción en diferentes sectores de la economía real. Acto seguido, las políticas de austeridad amplificaron el fenómeno desembocando en el periodo recesivo-depresivo prolongado en el cual la economía de los países más industrializados se encuentra estancada.
    El impacto de la crisis inmobiliaria en los Estados Unidos y de la crisis bancaria que la remplazó tuvo un enorme efecto de contagio internacional ya que numerosos bancos europeos habían invertido masivamente en los productos estructurados y derivados estadounidenses. Desde los años 90, el crecimiento en los Estados Unidos y en varias economías europeas estuvo sostenido por una hipertrofia del sector financiero privado y por un aumento incomparable de las deudas privadas: deudas de las familias, deudas de las empresas financieras y no financieras. En cambio, las deudas públicas tuvieron tendencia a bajar entre la segunda mitad de los años 1990 y los años 2007-2008.
    Hipertrofia pues del sector financiero privado. El volumen de los activos de los bancos privados europeos en relación al producto interior bruto se infló de manera extraordinaria a partir de los años 90 para alcanzar en 2011 3,5 veces el PIB de los 27 países miembros de la Unión Europea. En Irlanda, en 2011, los activos de los bancos representaban 8 veces el producto interior bruto del país.
    Las deudas de los bancos privados de la zona euro representan igualmente 3,5 veces el PIB de la zona. Las deudas del sector financiero británico alcanzan cifras récord en proporción al PIB: 11 veces superiores, mientras que la deuda pública representa alrededor del 80% del PIB.
    La deuda bruta de los Estados de la zona euro representaba 86% del PIB de los 17 países miembros en 2011. La deuda pública griega representaba 162% del PIB griego en 2011, mientras que las deudas de su sector financiero representan 311% del PIB, es decir el doble. La deuda pública española alcanzaba 62% del PIB en 2011 mientras que las deudas del sector financiero alcanzaban 203%, es decir el triple de la deuda pública.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tamaño del ‘shadow banking’, o banca a la sombra, que escapa a toda regulación, es de 67 billones de dólares, que incluyen a 25 países con 90% de los activos financieros mundiales. Se trata de 5 a 6 billones más que en 2010. Este sector ‘paralelo’ representa él solo la mitad del tamaño de los activos totales de los bancos.
      En relación al Producto Interior Bruto del país, la banca oculta prospera en: Hong-Kong 520%, Países Bajos 490%, Reino Unido 370%, en Singapur 260%, Suiza 210%. En términos absolutos los Estados Unidos permanecen en primera posición puesto que allí este sector paralelo representaba 23 billones de activos en 2011, seguido por la zona euro incluido el Reino Unido con billones de dólares con activos a la sombra.

      Eliminar
  79. Una gran parte de las transacciones financieras escapa totalmente al control oficial. El volumen de la actividad bancaria oculta representa la mitad del volumen de los activos totales de los bancos, una cifra colosal. También hay que medir el mercado “over the counter”, u OTC por sus siglas en inglés, que es una contabilidad a parte sin control de las autoridades oficiales de los mercados con productos financieros derivados desregulados, que han crecido de manera exponencial entre los años 1990 y los años 2007-2008. Si bien ha declinado un poco a inicios de la crisis, el valor hipotético de los contratos de derivados en el mercado OTC alcanzó en 2011 la astronómica suma de 650 billones de dólares, es decir unas 10 veces el PIB mundial.
    Los swaps distribuidos en una multitud de ´productos financieros´ sobre tipos de interés representan 74% del total, mientras que los derivados en el mercado de divisas representan 8%, los Credit default swaps -CDS- 5%, los derivados sobre las acciones 1%.

    ResponderEliminar
  80. Mas austeridade e mercados mais calmos não significam que a crise esteja encerrada --na verdade, apontam para o surgimento de uma "eurozona alemã". Analistas que criticam a ausência de liderança forte durante a crise estão bem longe do alvo.
    Na prática, a austeridade está transformando a periferia da Europa numa grande Alemanha Oriental: uma área com crescimento tênue, baixos salários, pobreza e nenhum dinamismo econômico.
    Aqueles que defendem um organismo abrangente que cuide da política fiscal europeia ou uma união bancária que reduza o risco de colapso das instituições financeiras também estão longe do alvo.
    Esse tipo de debate só serve para desviar a atenção da determinação alemã de impor disciplina fiscal rígida aos "delinquentes" e de monitorar só os maiores bancos da eurozona, deixando de fora os pequenos bancos alemães.
    Mas a prova mais reveladora da "eurozona alemã" é a relutância em enfrentar a principal causa da crise: a diferença de competitividade entre Alemanha e demais países.
    A situação é insustentável: provoca desemprego, destrói a capacidade produtiva e espalha a desesperança. Na Grécia, as condições já ultrapassaram o estágio do absurdo.

    ResponderEliminar
  81. ¿Por qué es más fácil imaginar la destrucción de la humanidad –por una guerra nuclear o una catástrofe climática– que encarar el sistema de relaciones engendrado por el capitalismo? Será porque la base del capitalismo posmoderno es una combinación ´competitiva´ del mantra de salarios chinos de manufactura taiwanesa y una austeridad sin reglas.
    En el año 2010 la riqueza del 1% de los estadounidenses aumentó en un 11,6%, mientras en el caso del 99% fue solo del 0,2%. Es la base de la democracia dura del neoliberalismo capitalista y la mercantilización absoluta de todo en la vida, que no produjo el ´fin de la historia´ sino un nuevo mundo desordenado, entrópico, con océanos de medievalismo que abusan de unas pocas islas de alta tecnología, mientras las elites europeas y estadounidenses aumentan su belicismo para enfrentarse al progreso de China en África y Asia, cuando el intervencionismo chino es del tipo empresarial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rápida inflación laboral en China y las nuevas tecnologías de software basadas en recorte de costos en la manufactura en Estados Unidos contribuyen a que el modelo de la globalización se vuelva obsoleto. La liberalización financiera, que también ha desembocado en una montaña rusa de terror financiero, y el libre flujo de capitales, se encuentran en asedio a escala mundial cuando los bancos se han vuelto rápidamente nacionalistas. La eurozona está en el núcleo de la tendencia a la desglobalización. El mundo se encamina a regionalismos puntuales con sus respectivas esferas de influencia concomitantes al retorno de nacionalismos y hasta de subnacionalismos que exhiben la vitalidad del género humano que rehúsa sucumbir bajo los espejismos del neoliberalismo global descerebrado y carente de creatividad.

      Eliminar
  82. El conocido como fracking del gas esquisto o shale gas, es ya catalogado en Estados Unidos de burbuja especulativa.
    El fracking es un término en inglés que se refiere a la técnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional, y consiste en la extracción de gas natural mediante la fracturación de la roca madre de pizarras y esquistos, lo que requiere una enorme e intensiva depredación ambiental tóxica.
    El modelo neoliberal de la escuela de Chicago prolonga así su agonía mediante otra de sus múltiples burbujas especulativas, y ahora le toca el turno al fracking del gas esquisto, que significa las mayores ganancias especulativas sin sustento de algunos de los grandes bancos de inversiones de Wall Street.
    Analistas financieros y los banqueros de inversiones fueron los impulsores más retóricos de la explotación del gas esquisto, lo cual resultó en una sobreoferta artificiosa en el mercado del gas natural que sufrió un desplome anómalo de precios. En 2011, la demanda de gas natural en Estados Unidos fue excedida por la oferta en cuatro veces. La estratagema tenía como objetivo proporcionar el flujo de efectivo necesario para sostener las imprudentes posiciones de apalancamiento de los operadores, que como de costumbre instrumentaron nuevos productos financieros exóticos ex profeso.

    Responder